Un pio­ne­ro de las ope­ra­cio­nes de ca­de­ra

El doc­tor Ma­nuel Ri­bas, un ci­ru­jano or­to­pé­di­co re­co­no­ci­do más allá de nues­tras fron­te­ras, fue el im­pul­sor de la co­lo­ca­ción de pró­te­sis con una in­ci­sión mí­ni­ma, lo que fa­ci­li­ta la re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te y reduce las po­si­bles com­pli­ca­cio­nes

La Razón (Madrid) - Especiales - - Médicos Del Año - Pe­dro Gon­zá­lez-Ma­drid

EE­nEEn Es­pa­ña se rea­li­zan ca­da año unos 30.000 re­em­pla­zos de ca­de­ra. Una cifra que, co­mo con­se­cuen­cia del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, se­gu­ra­men­te crez­ca en el fu­tu­ro más in­mi­nen­te. La co­lo­ca­ción de es­te ti­po de pró­te­sis re­sul­ta bas­tan­te ha­bi­tual en­tre las per­so­nas ma­yo­res. Y el doc­tor Ma­nuel Ri­bas, que li­de­ra el equi­po de es­pe­cia­lis­tas de la Uni­dad de Ca­de­ra del Ins­ti­tut Ca­ta­là de Trau­ma­to­lo­gia i Me­di­ci­na de l’Es­port (Icat­me) del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri De­xeus-Gru­po Qui­rón­sa­lud, fue el im­pul­sor de un nue­vo abor­da­je qui­rúr­gi­co pa­ra la co­lo­ca­ción de pró­te­sis de ca­de­ra, por lo que es re­co­no­ci­do co­mo Me­jor Trau­ma­tó­lo­go Es­pe­cia­lis­ta en es­te ti­po de ci­ru­gía.

La téc­ni­ca, de­no­mi­na­da «Su­per­path», re­sul­ta bas­tan­te más con­ser­va­do­ra que las tra­di­cio­na­les, lo que a la pos­tre con­tri­bu­ye a fa­ci­li­tar la re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te tras so­me­ter­se a la ci­ru­gía, has­ta prác­ti­ca­men­te es­qui­var por com­ple­to las op­cio­nes de su­frir com­pli­ca­cio­nes y se­cue­las.

Una in­no­va­do­ra téc­ni­ca, con una in­ci­sión mí­ni­ma, que ya ha­ce más de tres años per­mi­tió al Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­ri De­xeus -Gru­po Qui­rón­sa­lud acre­di­tar­se co­mo cen­tro de re­fe­ren­cia en nues­tro país.

Es­ta téc­ni­ca es­tá in­di­ca­da so­bre to­do pa­ra pa­cien­tes de unos 70 años que ne­ce­si­tan po­der se­guir con una ac­ti­vi­dad mo­de­ra­da. Ade­más, reduce al­gu­nas de las com­pli­ca­cio­nes más fre­cuen­tes y pe­li­gro­sas, co­mo la de su­frir una lu­xa­ción de la pró­te­sis tras su co­lo­ca­ción, gra­cias a que se man­tie­ne to­da la es­truc­tu­ra de la cáp­su­la de la ar­ti­cu­la­ción que sos­tie­ne la pró­te­sis co­lo­ca­da. Y ello re­sul­ta es­pe­cial­men­te re­le­van­te, má­xi­me te­nien­do en cuen­ta que la pri­me­ra cau­sa de re­cam­bio se de­be más a la ines­ta­bi­li­dad de la pie­za que al des­gas­te.

SA­GA FA­MI­LIAR

Per­te­ne­cien­te a una lar­ga sa­ga fa­mi­liar de mé­di­cos que se re­mon­ta al si­glo XIX, el doc­tor Ma­nuel Ri­bas de­ta­lla que con es­ta nue­va téc­ni­ca, tam­bién co­no­ci­da co­mo «abor­da­je mi­cro­pos­te­rior» o «abor­da­je su­pe­rior mi­ni­in­va­si­vo», no se desin­ser­ta ab­so­lu­ta­men­te nin­gún múscu­lo y la cáp­su­la ar­ti­cu­lar per­ma­ne­ce in­tac­ta, por lo que el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción es mu­cho más rá­pi­do, com­pa­ra­do no so­lo con las téc­ni­cas con­ven­cio­na­les de im­plan­ta­ción de pró­te­sis to­tal to­tal de ca­de­ra, sino tam­bién com­pa­ra­do con otras téc­ni­cas mi­ni­in­va­si­vas: an­te­rior, an­te­ro­la­te­ral, la­te­ral y pos­te­rior.

De igual mo­do, re­mar­ca que tam­bién evi­ta que una ex­tre­mi­dad que­de más lar­ga que la otra por­que la pro­pia cáp­su­la con­ser­va­da ga­ran­ti­za que no se al­te­re la lon­gi­tud de la pier­na.

For­ma­do en el mis­mo Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio De­xeus, ya ha­ce ca­si 30 años, su maes­tro fue el doc­tor Jo­sé Ma­ría Vi­la­rru­bias, una emi­nen­cia en el cam­po del tras­plan­te de hue­so, li­ga­men­tos, me­nis­co y en la ci­ru­gía de la ca­de­ra. El doc­tor Ma­nuel Ri­bas acla­ra que hay que adap­tar la pró­te­sis a la mor­fo­lo­gía ósea de ca­da pa­cien­te, con­si­de­ran­do a és­te co­mo un to­do. Una ade­cua­da elec­ción de la ti­po­lo­gía de la pró­te­sis, y de un ci­ru­jano ex­per­to, ade­más de evi­tar las com­pli­ca­cio­nes y se­cue­las gra­cias a una téc­ni­ca mí­ni­ma­men­te in­va­si­va se­rán la cla­ve pa­ra que el pa­cien­te pue­da man­te­ner sus ac­ti­vi­da­des.

En 1985 pu­so en mar­cha el Ban­co de Hue­so del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio De­xeus de Bar­ce­lo­na, uno de los más an­ti­guos y de ma­yor ex­pe­rien­cia en Eu­ro­pa. Y en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal abun­dan los hi­tos y re­co­no­ci­mien­tos, den­tro y fue­ra de Es­pa­ña. En 1999, por ejem­plo, reali­zó en nues­tro país la pri­me­ra ex­plan­ta­ción y tras­plan­te de me­nis­co en una ro­di­lla. Pe­ro tam­bién, tras su pa­so por la Clí­ni­ca Ma­yo de Ro­ches­ter-Min­ne­so­ta, in­tro­du­jo aquí la ci­ru­gía del cho­que o atra­pa­mien­to fe­mo­roa­ce­ta­bu­lar y desa­rro­lló una téc­ni­ca mi­ni­in­va­si­va pro­pia que hoy día es una de las más acep­ta­das en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, y que se co­no­ce por su pro­pio nom­bre.

Jun­to al Pro­fe­sor Vi­la­rru­bias, fue pio­ne­ro en la im­plan­ta­ción de pró­te­sis de su­per­fi­cie de ca­de­ra en adul­tos jó­ve­nes. Más allá del qui­ró­fano, ha par­ti­ci­pa­do en más de 300 po­nen­cias cien­tí­fi­cas en to­do el mun­do, ha rea­li­za­do más de 200 pu­bli­ca­cio­nes mé­di­cas y se ha al­za­do con di­ver­sos pre­mios en es­ta es­pe­cia­li­dad.

Cuen­ta en­tre sus pa­cien­tes con co­no­ci­das fi­gu­ras de la éli­te de­por­ti­va, tan­to es­pa­ño­les co­mo del res­to de Eu­ro­pa

El doc­tor Ma­nuel Ri­bas y el con­se­je­ro En­ri­que Ruiz Es­cu­de­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.