La Razón (Madrid) - Especiales

Convicción por el poder de atracción de la gastronomí­a

FEPET ha conseguido que cada año una ciudad española se convierta en protagonis­ta gracias a su cocina

-

TanTan importante es contar con una buena gastronomí­a como tener la capacidad de exportarla, explicarla y acercarla a todos. Se podría decir que esa es una de las muchas caracterís­ticas que define a la Federación Española de Periodista­s y Escritores de Turismo (FEPET). Gracias a su incansable trabajo y la creación –hace ya diez años– del título de Capital Española de la Gastronomí­a (CEG), se ha hecho en esta ocasión con el galardón a la «Divulgació­n de la Cultura Gastronómi­ca».

A finales del año pasado se anunció que Sanlúcar se convertía en la nueva Capital Española de la Gastronomí­a para 2022, motivo por el que LA RAZÓN ha elegido al municipio para celebrar los premios nacionales de Gastro y Cía. El nombramien­to se hizo oficial en Fitur, la Feria Internacio­nal del Turismo celebrada en Madrid del 19 al 23 de enero. La finalidad de esta iniciativa, llevada a cabo por FEPET, es contribuir a la difusión de la oferta gastronómi­ca de la ciudad que cada año ostente el título, a proponer acciones que ayuden a incrementa­r las cifras del turismo (Sanlúcar recibe más de 80.000 turistas al año) y poner en valor los programas de excelencia gastronómi­ca.

Este galardón anual, auspiciado por la Federación Española de Periodista­s y Escritores de Turismo (FEPET) y con la participac­ión de Hostelería de España, nació en 2012 con el objetivo de reconocer a la ciudad o la comunidad autónoma que más hubiera destacado en la promoción, a nivel nacional e internacio­nal, de la gastronomí­a como principal atractivo para el turismo en España. Un jurado, formado por destacadas personalid­ades del turismo, la cocina y la comunicaci­ón, al otorgar este galardón, expresa su voluntad de premiar al territorio que más se esfuerza en difundir su patrimonio culinario.

Así nació este exitoso evento, convertido en la plataforma más influyente de promoción gastronómi­ca, que en solo diez años ha recorrido la geografía española de Norte a Sur, de Este a Oeste, para rendir homenaje a la calidad y diversidad de nuestra gastronomí­a. Y es que en España se come muy rico, muy variado, muy saludable y a un precio muy asequible. Y eso lo saben muy bien los turistas que nos visitan. Según los datos de la Secretaría de Turismo un 10 por ciento de los turistas extranjero­s reconocen que viajaron a España atraídos por la variada y rica oferta de nuestra cocina.

El premio de Capital Española de la Gastronomí­a es un verdadero regalo para las ciudades elegidas con sus innumerabl­es ventajas. Entre los beneficios que reciben las ciudades destacan los siguientes: se convierte en el destino gastronómi­co de moda, gracias a su constante presencia en los medios por sus actividade­s; es un evento potente, de larga duración, que se extiende a lo largo de los 12 meses; atrae turistas que eligen el destino por la recomendac­ión de los medios; los beneficios se reparten en forma transversa­l. Del restaurant­e gastronómi­co, a los bares de tapas o las casas de comidas; se incrementa notablemen­te notablemen­te el consumo en hostelería; fomenta y protege el producto alimentari­o propio; promociona la despensa local; alienta los programas de formación en escuelas de hostelería, en cocina y sala; genera la creación de paquetes de destino gastronómi­co para visitantes foodies; y la ciudad nominada se sitúa en el mapa de ciudades gastronómi­cas.

El recorrido por las 10 ciudades que han ostentado el título de Capital Española de la Gastronomí­a es una ruta de goce y sabores para el paladar. En orden de antigüedad, estas son las ciudades que se han llevado el reconocimi­ento: Logroño-La Rioja 2010, la tierra con nombre de vino, gracias a su incomparab­le Calle Laurel y su cocina tradiciona­l y de vanguardia; Burgos 2011, cuna de la morcilla, el queso, el lechazo y el vino Ribera del Duero; Vitoria-Gasteiz 2012, fantasía del pintxo y paraíso de las barras de tapas; Cáceres 2013, fusión de cultura, turismo y gastronomí­a, ofrece la mejor despensa de España con el jamón de la dehesa y tarta del Casar ; Toledo 2014, ciudad Patrimonio de la Humanidad y de la cocina de las 3 religiones, ofrece unos platos sabrosos como las carcamusas, la perdiz y el mazapán; Huelva 2015, a orillas del Atlántico, desveló sus tesoros escondidos entre el mar (la gamba) y la montaña (el jamón de Jabugo). Convenció ampliament­e con ambos; León 2016, manjar de Reyes, se imponía gracias a sus productos identitari­os: la cecina, el barrio Húmedo, el botillo, el cocido maragato o los tesoros gastronómi­cos de El Bierzo; Almería 2017, combinaba la vieja Alcazaba con sus bares de tapas como el Quinto Toro, sus playas, la gamba de la Garrucha o las hortalizas de sus fértiles invernader­os; la pandemia quiso que Murcia, la ciudad de la eterna primavera, fuera capital en 2020 y repitiera en 2021, dando testimonio de sus tesoros culinarios: la mayor huerta de Europa, el caldero del Mar Menor, sus pescados del mar de Alborán, las migas o los paparajote­s; y Sanlúcar de Barrameda 2022. La fortuna nos condujo a orillas del Guadalquiv­ir, donde hace 500 años unos valientes marinos surcaron los mares buscando el tesoro de las especias. Y en esta bendita tierra se disfruta del langostino y de la tortita de camarones (proclamado­s recienteme­nte por Ferrán Adrià como Patrimonio de la Humanidad) y de ese milagro del sol y el clima que es la Manzanilla de Sanlúcar.

POR L. R. A.

 ?? KIKO HURTADO ?? Mariano Palacín, presidente de FEPET, durante su discurso
KIKO HURTADO Mariano Palacín, presidente de FEPET, durante su discurso

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain