LAS GA­FAS DEL DI­REC­TOR SA­PIENS

Esquire (Spain) - - Sumario -

Iba a es­cri­bir de otra co­sa. Qui­zás del mo­do inad­ver­ti­do en el que es­tá em­pe­zan­do a lle­gar la pri­ma­ve­ra a Ma­drid, anun­cia­do tra­sie­go de ven­ce­jos y des­per­tar re­pen­tino de las gra­mí­neas (¡pe­li­gro, aler­gia!). O del mo­ti­vo por el que las Pan­te­ras Ro­sas (esos bo­lli­tos co­lo­rea­dos que tan­to ayu­da­ron a man­te­ner nues­tros ni­ve­les de azú­car ex­ce­si­va­men­te ele­va­dos en la in­fan­cia) ya no sa­ben co­mo an­tes. Po­dría ha­ber re­cor­da­do los jue­ves por la tar­de de mi ni­ñez: eran jue­ves de vi­si­ta de la tía Lu­ci y, por lo tan­to, de te­beos, “cal­ca­mo­nías” y vio­le­ti­nas. Me han ve­ni­do a la me­mo­ria al co­rre­gir los cro­ma­li­nes del im­pre­sio­nan­te texto que nos ases­ta Ro­sa Mar­tí en la pá­gi­na 136 de­di­ca­do a los di­bu­jan­tes vie­jos que nos hi­cie­ron ni­ños fe­li­ces. Lu­ci ve­nía sol­te­ra y ri­sue­ña a re­ga­lar­nos ca­ra­me­los y lec­tu­ra. A mí, Mor­ta­de­lo y Fi­le­món me en­se­ña­ron a reír en­tre lí­neas.

O ¿por qué no? Po­dría ha­ber apro­ve­cha­do es­ta tri­bu­na para dar­le al­gún con­se­jo a mi hi­jo, a pun­to de en­fren­tar­se a la Evau-pau-se­lec­ti­vi­dad, con­ven­ci­do co­mo lo es­tá­ba­mos no­so­tros de que la vi­da de­pen­de de un exa­men, co­mo si la vi­da de­pen­die­ra de al­go. “Sal ahí y dis­fru­ta”, le di­ría, si no fue­ra por­que a lo me­jor me man­da a la mier­da, y con ra­zón: ¿al­guien al­gún día dis­fru­tó con la Se­lec­ti­vi­dad?

Po­dría ha­ber es­cri­to de to­do eso, pe­ro no. Al cie­rre de es­te texto (hay quien lo lla­ma edi­to­rial, pe­ro la pa­la­bra se me an­to­ja vie­ju­na) lle­ga la tris­te no­ti­cia de que al mundo se le van ca­yen­do los sa­bios a pa­res. El cien­tí­fi­co y pen­sa­dor Jor­ge Wa­gens­berg y la men­te con­tem­po­rá­nea más in­creí­ble, Step­hen Haw­king, han muer­to. Ha­bría que de­cir que la fle­cha del tiem­po los lle­va ya a una nue­va sin­gu­la­ri­dad más allá del mis­te­rio­so ho­ri­zon­te de sucesos de nues­tras vi­das. A S.H. no lo tra­té en per­so­na, pe­ro J.W. es una de las men­tes más bri­llan­tes con las que ja­más me he to­ma­do un ca­fé.y eso que, co­mo di­rec­tor de la re­vis­ta Quo, he te­ni­do el pri­vi­le­gio de to­mar ca­fés con al­gu­nos de los sa­bios y las sa­bias más emi­nen­tes de es­te pla­ne­ta. El ca­fé los sa­bios lo to­man igual que el res­to de los mor­ta­les: con o sin azúc a r , man­cha­do o ame­ri­cano, eso es lo de me­nos. Pe­ro al sen­tar­te de­lan­te tie­nes la sen­sa­ción de que ellos y ellas eli­gen me­jor. Jor­ge ele­gía me­jor el ca­fé, y ele­gía me­jor las pa­la­bras y lo ele­gía me­jor ca­si to­do, en­tre otras co­sas por­que sa­bía me­jor có­mo fun­cio­na esa ma­te­ria que los Ho­mo sa­piens te­ne­mos en­tre las ore­jas y que lla­ma­mos ce­re­bro. La pri­me­ra vez que me ci­té con él fue para pre­sen­tar­me a Fe­rran Adrià. Char­la­mos los tres un buen ra­to pa­sean­do por un bos­que tro­pi­cal de pe­ga en el co­ra­zón del Mu­seo Cos­mo­cai­xa de Bar­ce­lo­na. Yo me acor­dé en­ton­ces del con­se­jo de mi pro­fe­sor de ba­te­ría: ha­gas lo que ha­gas, tra­ta de to­car siem­pre con mú­si­cos mejores que tú. A de­cir ver­dad, en mi ca­so eso no era di­fí­cil.

En aque­lla ci­ta J.W. me en­se­ñó una be­lla idea: ¿y si la cul­tu­ra fue­ra tam­bién una suer­te de ape­ti­to? Del mis­mo mo­do que sen­ti­mos go­zo cuan­do sa­tis­fa­ce­mos nues­tras ne­ce­si­da­des fí­si­cas de se­xo y ali­men­to, co­no­cer al­go nuevo tam­bién ge­ne­ra un pla­cer in­des­crip­ti­ble. El “go­zo in­te­lec­tual”, co­mo lo lla­ma Wa­gens­berg, es tan po­ten­te co­mo (y, en oca­sio­nes, más es­ti­mu­lan­te que) el pla­cer fí­si­co. Qui­zás eso ex­pli­que có­mo fue el gran Haw­king ca­paz de ven­der 10 mi­llo­nes de li­bros de pu­ra fí­si­ca teó­ri­ca en me­dio de un fin de si­glo an­he­lan­te de res­pues­tas. J.W. y S.H. no fue­ron gran­des por dar res­pues­tas, hi­cie­ron al­go me­jor: cam­bia­ron las pre­gun­tas de to­da una ge­ne­ra­ción. Y por eso aho­ra so­mos, sin ellos, un po­co me­nos sa­piens.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.