CON UN PAR

Esquire (Spain) - - Inbox -

¿HAY #METOO CO­MO EL DE PAUL NEW­MAN O NO?

Ha que­da­do cla­ro que no se­réis nun­ca tan ge­ne­ro­sos co­mo el gran Paul New­man, que com­par­tió su suel­do con Su­san Sa­ran­don en 1998 en la pe­lí­cu­la Al caer el sol por­que le pa­re­cía ex­ce­si­va la bre­cha salarial. Pue­de que la co­mu­ni­dad Es­qui­re no es­té pre­pa­ra­da para tan­to amor por la igual­dad, pe­ro sí para dar cien­tos de li­kes a la his­to­ria y com­par­tir­la en Fa­ce­book has­ta la ex­te­nua­ción. No cun­di­rá el ejem­plo, pe­ro sí se ex­tien­de la ac­ti­tud.

En­tráis en bu­cle

Os ha­béis vuel­to lo­cos con el ví­deo de las mon­ta­ñas ru­sas más im­pre­sio­nan­tes, pe­ro con­fe­sad: lo que más os mola es ver el ca­re­to de Alon­so en el Fe­rra­ri World de Abu Da­bi.

Ha­bi­tan mu­chos va­lien­tes en las re­des de Es­qui­re es­te mes, pe­ro no ha­béis si­do vo­so­tros, son ellos

Cam­peo­nes es una his­to­ria pla­ga­da de per­so­na­jes con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. La de al­gu­nos es in­te­lec­tual, es­tá diag­nos­ti­ca­da y les per­mi­te por ello re­ci­bir cier­ta ayu­da del Es­ta­do. La de otros es me­nos vi­si­ble a pri­me­ra vis­ta, nin­gún ex­per­to la ha dic­ta­mi­na­do y no da de­re­cho por tan­to a sub­ven­ción al­gu­na. Cu­rio­sa­men­te es es­ta úl­ti­ma for­ma de dis­ca­pa­ci­dad la que pro­vo­ca en mu­chas ca­sos las li­mi­ta­cio­nes más acu­cian­tes. Así co­mo las personas con di­fi­cul­ta­des de vi­sión desa­rro­llan de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria su ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, ten­go cla­ro que quie­nes tie­nen li­mi­ta­cio­nes a ni­vel in­te­lec­tual desa­rro­llan so­bre­ma­ne­ra su ca­pa­ci­dad emo­cio­nal. Su co­ra­zón. Es un equi­li­brio na­tu­ral. Y cuan­do uno en­tra en con­tac­to con co­ra­zo­nes tan gran­des, tan lim­pios, tan des­pro­vis­tos de pre­jui­cios, tan cá­li­dos y tan sinceros, no pue­de más que sen­tir ad­mi­ra­ción, de­jar­se aca­ri­ciar por ellos y lle­gar a la con­clu­sión de que la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, en ge­ne­ral, es­tá so­bre­va­lo­ra­da. Pre­su­mi­mos mu­cho an­tes del bri­llan­te ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co de nues­tros hi­jos que de sus ha­bi­li­da­des para emo­cio­nar­se, para dis­fru­tar de su exis­ten­cia o para re­la­cio­nar­se con el pa­ja­ri­to del co­co. Sim­ple­men­te dis­fru­tan­do, vi­vien­do el mo­men­to. Ca­breán­do­se si se ter­cia pe­ro per­do­nan­do en tiem­po real, que lo de es­tar en­fa­da­do más de un mi­nu­to se lo de­jan a personas más in­te­li­gen­tes. Po­dría ser es­ta, por cier­to, una nue­va cla­si­fi­ca­ción de la hu­ma­ni­dad. Me pre­gun­tan a me­nu­do si ha si­do di­fí­cil ha­cer una pe­lí­cu­la con personas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, cuan­do real­men­te la pre­gun­ta ló­gi­ca se­ría si ha si­do di­fí­cil tra­ba­jar con personas que no son ac­to­res. Por­que su dis­ca- pa­ci­dad no es más de­ter­mi­nan­te que cual­quie­ra de las dis­ca­pa­ci­da­des de los que es­ta­mos aún a fal­ta de diag­nós­ti­co. Di­cen que el mie­do es la mayor de ellas. Tam­bién es­tá la in­se­gu­ri­dad, la des­con­fian­za. Tam­bién el ego y las ob­se­sio­nes. Es­tá la fal­ta de pe­ri­cia para re­la­cio­nar­nos con el pró­ji­mo, es­tán los ce­los, las en­vi­dias, las arro­gan­cias y la agre­si­vi­dad. Es­tán nues­tras men­ti­ras o nues­tros ro­deos para de­cir las ver­da­des. Es­tá la an­sie­dad de las ex­pec­ta­ti­vas de co­lo­res, la so­le­dad y la inú­til de­pre­sión que sue­le acom­pa­ñar al pro­ce­so crea­ti­vo. Mu­chas dis­ca­pa­ci­da­des que no vie­nen en el nues­tro DNI pe­ro que nos li­mi­tan de­ma­sia­do co­mo para atre­ver­nos a con­si­de­rar “dis­ca­pa­ci­ta­do” a cual­quier otro. Co­mo si el mundo se pu­die­ra di­vi­dir en dos gru­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.