AR­MA­RIO?

T E X T O: BOR­JA MO­RAIS ABRIL 2018 _ es­qui­re

Esquire (Spain) - - ■ Best Version -

Des­de la fun­da­ción de la Li­ga Es­pa­ño­la en 1929, más de 14.800 fut­bo­lis­tas han dispu­tado al­gún par­ti­do en Pri­me­ra o en Se­gun­da Di­vi­sión. De to­dos ellos, ni uno so­lo ha de­cla­ra­do pú­bli­ca­men­te ser ho­mo­se­xual. En­tre las prin­ci­pa­les li­gas eu­ro­peas, con sus dis­tin­tos clu­bes pro­fe­sio­na­les y los di­fe­ren­tes ju­ga­do­res que han pa­sa­do por ca­da uno, so­lo tres hom­bres (el in­glés Jus­tin Fas­ha­nu, el es­ta­dou­ni­den­se Rob­bie Ro­gers y el ale­mán Tho­mas Hitzls­per­ger) de­cla­ra­ron abier­ta­men­te ser gais. Fas­ha­nu no vol­vió a ju­gar al fútbol pro­fe­sio­nal tras su de­cla­ra­ción y ter­mi­nó sui­ci­dán­do­se; Ro­gers se re­ti­ró el mis­mo año – aun­que re­gre­só me­ses des­pués– y Hitzls­per­ger sa­lió del ar­ma­rio una vez aban­do­nó la prác­ti­ca del fútbol. ¿Qué es­tá pa­san­do en el lla­ma­do de­por­te rey? En de­cla­ra­cio­nes a Es­qui­re, José Ra­món de la Mo­re­na, di­rec­tor y pre­sen­ta­dor de El Tran­sis­tor, de On­da Ce­ro, po­ne el ba­lón en jue­go: “En Es­pa­ña na­die ha da­do to­da­vía el pa­so, ser el pri­me­ro en de­rri­bar ese mu­ro im­pli­ca­ría una va­len­tía ad­mi­ra­ble, pe­ro no es­toy se­gu­ro de que fue­ra com­pen­sa­to­ria, la­men­ta­ble­men­te aún no”.

IN­VES­TI­GAR O RE­SIG­NAR­SE

“En es­te club no hay ma­ri­co­nes”. Cuan­do re­ci­bió un email que ter­mi­na­ba con es­ta sen­ten­cia, el pe­rio­dis­ta Juan An­to­nio Al­ca­lá pu­so fin a su lu­cha por que los fut­bo­lis­tas de­ci­dan li­bre­men­te si quie­ren re­ve­lar su ver­da­de­ra orientación se­xual. El co­rreo elec­tró­ni­co, es­cri­to por un al­to car­go de un pres­ti­gio­so club, fue un knoc­kout di­rec­to a la mandíbula reivin­di­ca­ti­va del pri­mer pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo español que con­fe­só abier­ta­men­te ser gay: “Lle­va­ba más de un año tra­ba­jan­do en un re­por­ta­je para OUT Ma­ga­zi­ne, la pres­ti­gio­sa re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se di­ri­gi­da al pú­bli­co LGTBI. Te­nía la mis­ma es­pe­ran­za que me es­tás mos­tran­do tú [ se re­fie­re al pe­rio­dis­ta que ha re­co­gi­do el tes­ti­go de in­ves­ti­gar el ca­so para Es­qui­re] por nor­ma­li­zar al­go que for­ma par­te na­tu­ral de nues­tra sociedad. Pe­ro si el fútbol quie­re vi­vir en el si­glo XIX, no seré yo quien lo im­pi­da”.

Los or­ga­nis­mos que ri­gen el de­por­te rey español son cons­cien­tes de su in­fluen­cia en la sociedad. Laliga, aso­cia- ción que in­te­gra a los clu­bes que par­ti­ci­pan en Pri­me­ra –Laliga San­tan­der– y Se­gun­da Di­vi­sión –La­li­ga123–, tie­ne una ar­dua ta­rea com­ba­tien­do con­tra al­gu­nos de los ma­les que se ai­rean en las gra­das. Se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do el año pa­sa­do por FARE Net­work (ONG que es­tu­dia la dis­cri­mi­na­ción en el fútbol), los es­ta­dios es­pa­ño­les ocu­pa­ron el pri­mer pues­to en in­ci­den­tes ho­mó­fo­bos en par­ti­dos de las tem­po­ra­das 2015/16 y 2016/17, con 13, se­gui­dos por Croa­cia ( 10), Reino Uni­do ( 10) y Mé­xi­co (10). En un co­mu­ni­ca­do ex­clu­si­vo para es­te ar­tícu­lo, Laliga afir­ma: “El fútbol es un de­por­te edu­ca­ti­vo, in­clu­si­vo y social. Des­de aquí tra­ba­ja­mos para que es­te es­pec­tácu­lo sea un en­tre­te­ni­mien­to don­de par­ti­ci­pen y jue­guen to­dos, y para que no ha­ya en nin­gu­na ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con el fútbol com­por­ta­mien­tos vio­len­tos, ra­cis­tas, xe­nó­fo­bos y/u ho­mó­fo­bos”.

Lo cier­to es que las le­yes no lo po­nen fá­cil. Ha­ce po­co más de un año, el 2 de fe­bre­ro de 2017, Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya pre­sen­tó pre­ci­sa­men­te una pro­po­si­ción de re­for­ma so­bre la Ley 19/2007, de 11 de julio, con­tra la vio­len­cia, ra­cis­mo, xe­no­fo­bia e in­to­le­ran­cia en el de­por­te para in­cluir la ho­mo­fo­bia, la trans­fo­bia y la bi­fo­bia co­mo ac­tos pu­ni­bles. Has­ta aho­ra, la ley so­lo cas­ti­ga, li­te­ral­men­te, los ac­tos vio­len­tos, xe­nó­fo­bos, ra­cis­tas e “in­to­le­ran­tes”. La ho­mo­fo­bia no apa­re­ce co­mo tal en el texto. La pro­po­si­ción fue apro­ba­da por el Pleno del Senado el 8 de mar­zo del año pa­sa­do y con­ti­núa ac­tual­men­te su trá­mi­te par­la­men­ta­rio. Al cie­rre de es­ta edi­ción no hay no­ti­cias so­bre cuán­do en­tra­rá en vi­gor la nue­va ley. Al­gu­nos ex­per­tos con­sul­ta­dos ad­vier­ten de una in­vi­si­ble di­fi­cul­tad para apli­car­la: no hay ju­ga­do­res de­cla­ra­dos pú­bli­ca­men­te ho­mo­se­xua­les, con lo que el de­li­to de ho­mo­fo­bia no po­dría de­mos­trar­se, de ahí que sea tra­ta­do so­lo co­mo un sim­ple in­sul­to.

Cier­tos sec­to­res re­cla­man una mayor im­pli­ca­ción de Laliga en un asun­to aún con­si­de­ra­do ta­bú en el mundo del fútbol. “He­mos vis­to muy po­co in­te­rés de Laliga, al me­nos, a la ho­ra de erra­di­car los cán­ti­cos ho­mó­fo­bos en las gra­das”, afir­ma Ru­bén Ló­pez, por­ta­voz de Ar­có­po­li, aso­cia­ción LGTB de Ma­drid.

la RFEF, la Aso­cia­ción de Fut­bo­lis­tas Es­pa­ño­les (AFE) y de to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos en el mundo del fútbol, in­clui­dos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo la FIFA o la UEFA. Es­tas si­ner­gias ha­rían más fá­cil que se co­men­za­ra a an­dar un ca­mino que el fútbol, tar­de o tem­prano, ten­drá que re­co­rrer”.

La ac­tua­ción de los or­ga­nis­mos más im­por­tan­tes del ba­lom­pié español, por tan­to, se ve des­de dos pun­tos de vis­ta: los pe­si­mis­tas que cri­ti­can la pa­si­vi­dad con la que se tra­ta un te­ma de re­le­van­cia social; y los op­ti­mis­tas que ava­lan las dis­tin­tas medidas cen­tra­das en la edu­ca­ción des­de la plu­ra­li­dad y la to­le­ran­cia. Los rea­lis­tas asu­men que to­do son, de mo­men­to, teo­rías y ha­bla­du­rías. Los da­tos si­guen sien­do los que son.

Un gran avan­ce en es­te sen­ti­do pue­de ser el plan pre­sen­ta­do por el Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes (CSD) el pa­sa­do mes de fe­bre­ro lla­ma­do Fútbol y Vi­si­bi­li­dad LGTBI, con el fin no so­lo de com­ba­tir la dis­cri­mi­na­ción, sino de nor­ma­li­zar la presencia de to­das las sen­si­bi­li­da­des en los te­rre­nos de jue­go. La cam­pa­ña se­rá im­pul­sa­da en re­des so­cia­les con el hash­tag # Con­traho­mo­fo­bia­fut­bol, un mo­vi­mien­to más que in­tere­san­te pues­to que, se­gún un es­tu­dio pro­mo­vi­do por Sén­ti­sis, empresa es­pa­ño­la de­di­ca­da a la mo­ni­to­ri­za­ción de re­des, un ter­cio de los usua­rios uti­li­za men­sa­jes ho­mó­fo­bos para in­sul­tar en los par­ti­dos.

MÁS FÁ­CIL PARA LOS PE­QUE­ÑOS

Ri­chard Zu­bel­zu, di­rec­tor del do­cu­men­tal Fue­ra de jue­go, lle­va tiem­po in­ves­ti­gan­do el te­ma. “Siem­pre se ha es­pe­cu­la­do con que las di­rec­ti­vas de cier­tos clu­bes han prohi­bi­do a de­ter­mi­na­dos ju­ga­do­res de­cla­rar abier­ta­men­te su ho­mo­se­xua­li­dad”, de­nun­cia. Las ac­cio­nes de los clu­bes más gran­des siem­pre tie­nen más re­per­cu­sión, pe­ro co­mo di­ce Da­niel Aban­da, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ke­ting del CD Le­ga­nés, “si hay vo­lun­tad, da igual la en­ver­ga­du­ra del club”. Sí es cier­to que la ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra de los equi­pos más mo­des­tos les da cier­ta ven­ta­ja. “Cuan­do de­ci­di­mos lan­zar la ac­ción del bra­za­le­te –cuen­ta Álex Ló­pez–, bus­cá­ba­mos que los clu­bes se­cun­da­ran la idea de for­ma es­pon­tá­nea, su­bien­do fotos a sus re­des so­cia­les. El Ei­bar nos co­mu­ni­có que lo iban a ha­cer en la si­guien­te jor­na­da y to­do se ace­le­ró. La aco­gi­da fue muy bue­na y pe­se a no ser una ini­cia­ti­va ofi­cial de Laliga, va­rios equi­pos se­cun­da­ron la pro­pues­ta”.

Una de las po­ten­cia­les vías para la nor­ma­li­za­ción es, inexo­ra­ble­men­te, la cul­tu­ra. La Fun­da­ción de la Real Sociedad, jun­to con Do­nos­tia Kul­tu­ra, han pa­tro­ci­na­do la pri­me­ra edi­ción de Kor­ner Kul­tu­ra & Fut­bol Fes­ti­ba­la, ce­le­bra­do en fe­bre­ro y que fo­men­ta las co­ne­xio­nes en­tre cul­tu­ra y fútbol con un pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des en­fo­ca­das al gran pú­bli­co. En él se es­tre­nó la obra de tea­tro El ju­ga­dor, en la que un fut­bo­lis­ta ho­mo­se­xual con­trae el VIH y es obli­ga­do por su club a de­cla­rar pú­bli­ca­men­te que ha si­do por una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial con otra mu­jer. Asier An­due­za, di­rec­tor y guio­nis­ta, afir­ma que cuan­do le pre­sen­tó la pro­pues­ta a la Real Sociedad “el club aplau­dió la idea por­que au­na­ba im­pac­to social, cul­tu­ra y fútbol”.

El Va­len­cia CF es otro equipo con un com­pro­mi­so re­se­ña­ble por la in­te­gra­ción de las mi­no­rías. El con­jun­to ché fue no­ti­cia en su día por apo­yar el na­ci­mien­to de una pe­ña in­te­gra­da en su to­ta­li­dad por mu­je­res, y ha­ce po­co más de un año que cuen­ta con su pri­me­ra pe­ña LGTB. “Es­ta­mos en per­ma­nen­te con­tac­to. Nues­tra in­ten­ción es apo­yar dis­tin­tas cau­sas y el club siem­pre se ha mos­tra­do en­can­ta­do con nues­tras pro­pues­tas”, afir­ma Raúl Jiménez, por­ta­voz de la pe­ña. El he­cho de que la mi­tad de los equi­pos de Pri­me­ra Di­vi­sión ha­yan par­ti­ci­pa­do* de un mo­do u otro en es­te ar­tícu­lo de­no­ta que se tra­ta de un asun­to que cuen­ta ca­da vez con una aten­ción mayor. Pe­ro fal­ta el pa­so de­fi­ni­ti­vo.

¿A QUIÉN TE­ME EL FUT­BO­LIS­TA?

Pe­tón, co­mo ju­ga­dor que fue, cuen­ta que “cuan­do te­nía 19 años re­cién cum­pli­dos y es­ta­ba en el Real CD Ca­ra­ban- chel, los ve­te­ra­nos co­no­cían a un en­tre­na­dor que for­mó un equipo en Cas­ti­lla -La Man­cha don­de to­da la plan­ti­lla era ho­mo­se­xual. Y es­toy ha­blan­do de 1977. Du­ran­te mi ca­rre­ra co­no­cí a dos ju­ga­do­res que eran gais. Así que es muy im­pro­ba­ble que no ha­ya un so­lo fut­bo­lis­ta gay”. Y aña­de: “El afi­cio­na­do lla­ma ma­ri­cón al que sa­be que no lo es. Lo ha­ce con el fin de des­es­ta­bi­li­zar, no de me­ter­se con él per­so­nal­men­te. ¿Quié­nes han si­do siem­pre ob­je­to de es­te in­sul­to? Ju­ga­do­res he­te­ro­se­xua­les que, ade­más, te­nían éxi­to con el gé­ne­ro opues­to”.

Ja­vi Ló­pez, ca­pi­tán del Es­pan­yol, con­si­de­ra que “si de ver­dad to­da­vía es ne­ce­sa­rio nor­ma­li­zar la ho­mo­se­xua­li­dad en el fútbol es que te­ne­mos un pro­ble­ma gran­de co­mo sociedad que de­be­ría­mos arre­glar”. Àlex Gra­nell, ca­pi­tán del Gi­ro­na, es­tá con­ven­ci­do de que en su ves­tua­rio “no se de­be­ría ges­tio­nar nin­gún am­bien­te ex­tra­or­di­na­rio, pues­to que a to­das las personas se las tra­ta des­de el res­pe­to”.

Cuan­do Tho­mas Hitzls­per­ger de­ci­dió com­par­tir con el mundo su ho­mo­se­xua­li­dad, en 2014, el en­tre­na­dor español Ro­ber­to Mar­tí­nez, ac­tual se­lec­cio­na­dor de Bél­gi­ca y por aquel en­ton­ces téc­ni­co del Ever­ton in­glés, úl­ti­mo club de Hitzls­per­ger, de­cla­ró en rue­da de pren­sa: “Apo­ya­mos la de­ci­sión de Tho­mas de ser fe­liz co­mo per­so­na, de sa­lir del ar­ma­rio y de de­cir­lo. Es im­por­tan­te en cual­quier fa­ce­ta de la vi­da, no so­lo en el de­por­te. De­bes ser quien eres y ser ca­paz de ex­pre­sar tu se­xua­li­dad”. El ges­to de Mar­tí­nez es aún más sig­ni­fi­ca­ti­vo cuan­do nos cuen­ta que no lle­gó a coin­ci­dir con Tho­mas: “En­tré en el car­go co­mo en­tre­na­dor cuan­do él ya no for­ma­ba par­te de la plan­ti­lla”, ex­pli­ca.

To­man­do co­mo ejem­plo a Hitzls­per­ger, “si un ju­ga­dor die­ra el pa­so, el mayor be­ne­fi­cia­do no se­ría úni­ca­men­te él mis­mo, sino to­dos aque­llos que desean ac­tuar co­mo él y no se atre­ven”, pien­sa Da­niel Aban­da. “El fut­bo­lis­ta con ca­be­za ca­si siem­pre bus­ca cons­truir una fa­mi­lia y no ex­po­ner­se de­ma­sia­do, lo que me pa­re­ce una de­ci­sión acer­ta­da.

Fue­ra de jue­go es el do­cu­men­tal que se es­tre­nó en Fil­min el 19 de fe­bre­ro (Día In­ter­na­cio­nal Con­tra la Ho­mo­fo­bia en el Fútbol) y en el que, me­dian­te en­tre­vis­tas a per­so­na­jes de dis­tin­tos ám­bi­tos, se tra­ta la in­vi­si­bi­li­dad de la ho­mo­se­xua­li­dad en es­te de­por­te. Su di­rec­tor afir­ma que se en­con­tró con la ne­ga­ti­va de im­por­tan­tes clu­bes y com­par­te una in­tere­san­te re­fle­xión: “Mu­chos tie­nen en­tre sus pa­tro­ci­na­do­res a mar­cas ára­bes. Por lo tan­to, po­dría ser un pro­ble­ma que uno de los in­te­gran­tes de su plan­ti­lla de­ci­die­ra sa­lir del ar­ma­rio”.

Yo sí que apo­ya­ría a un ju­ga­dor que se atre­vie­ra a rom­per el hie­lo, aun­que con­si­de­ro que es una de­ci­sión en la que no ca­be con­se­jo de na­die, pues­to que uno no pue­de equi­vo­car­se en al­go así”, ex­po­ne Pe­tón.

Víc­tor Gu­tié­rrez , wa­ter­po­lis­ta pro­fe­sio­nal y miem­bro de la se­lec­ción na­cio­nal, fue el pri­mer de­por­tis­ta español de equipo que anun­ció su ho­mo­se­xua­li­dad. “De­ci­dí ha­cer­lo por el buen feed­back que re­ci­bí tan­to de mis com­pa­ñe­ros de equipo, co­mo de la Se­lec­ción y de mi gen­te más que­ri­da”. Co­mo to­do pio­ne­ro, tu­vo que en­fren­tar­se al mie­do que cau­sa lo des­co­no­ci­do: “Hu­bo quien me di­jo que era lo co­rrec­to y quien me acon­se­jó que no lo hi­cie­ra, aun­que ten­go cla­ro que si hu­bie­ra sa­bi­do que to­das las reac­cio­nes iban a ser tan bue­nas y que el asun­to se iba a tra­tar con to­tal nor­ma­li­dad, lo ha­bría di­cho an­tes”.

El wa­ter­po­lis­ta se­ña­la el mé­to­do que ve para nor­ma­li­zar es­ta si­tua­ción: “La di­ver­si­dad y la acep­ta­ción tie­nen que tra­ba­jar­se des­de los co­le­gios y los de­por­tes ba­se. Sim­ple­men­te es una pre­fe­ren­cia se­xual di­fe­ren­te, no so­lo im­por­tan­te para el ho­mo­se­xual, sino para que los com­pa­ñe­ros he­te­ro­se­xua­les se per­ca­ten de que de­ben con­vi­vir con ello”. Y nos cuen­ta su mayor sa­tis­fac­ción pos­te­rior: “Sin du­da, ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer la his­to­ria de personas que han su­fri­do. Cuan­do ves que hay gen­te que in­clu­so ha te­ni­do que de­jar de ha­cer de­por­te por su­frir ho­mo­fo­bia te das cuen­ta de lo im­por­tan­te que es dar vi­si­bi­li­dad a es­te co­lec­ti­vo”.

¿Y si hu­bie­ra si­do fut­bo­lis­ta?, pre­gun­ta­mos. “Ha­bría ac­tua­do igual, siem­pre que el club para el que jue­go me lo per­mi­tie­ra. Es­to, uni­do a una rue­da de pren­sa con to­dos los com­pa­ñe­ros apo­yan­do para que el pú­bli­co vie­ra que la res­pon­sa­bi­li­dad no so­lo re­cae en el in­di­vi­duo, sino que el ves­tua­rio es una gran fa­mi­lia”.

El fútbol es un de­por­te que mue­ve mu­cho di­ne­ro, y a na­die se le es­ca­pa el pe­so de la va­ria­ble eco­nó­mi­ca en es­te asun­to. “Es­tá por ver­se si la re­per­cu­sión de una no­ti­cia así no apor­ta­ría gran­des in­gre­sos… Creo que, des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial, se­ría muy po­si­ti­vo para el pro­ta­go­nis­ta”, ima­gi­na Pe­tón. “Si un fut­bo­lis­ta per­die­ra un con­tra­to, al mo­men­to ten­dría ofer­tas de diez mar­cas dis­tin­tas”, ase­gu­ra con­ven­ci­do Víc­tor Gu­tié­rrez. “Es im­pen­sa­ble que en el si­glo XXI exis­tan mar­cas que cues­tio­nen la con­di­ción se­xual del de­por­tis­ta para va­lo­rar su pa­tro­ci­nio. Es­tos se va­lo­ran por lo que apor­ta a la mar­ca la fi­gu­ra del de­por­tis­ta por sus lo­gros co­mo pro­fe­sio­nal”, ex­pli­ca So­nia Llá­cer, Mar­ke­ting Ma­na­ger de Kel­me.

En la tem­po­ra­da 2015-2016, el Ra­yo Va­lle­cano es­ta­ba en Pri­me­ra Di­vi­sión y lan­zó co­mo se­gun­da equi­pa­ción una ca­mi­se­ta cu­ya fran­ja, ha­bi­tual­men­te ro­ja, po­seía los co­lo­res del ar­coí­ris. “Su di­rec­ti­va nos pro­pu­so per­so­na­li­zar es­te con­jun­to ne­gro con la fran­ja co­lo­ri­da y que ca­da co­lor apo­ya­ra una cau­sa social. Las reac­cio­nes fue­ron muy bue­nas, tan­to de me­dios co­mo de afi­cio­na­dos. La ac­ción tu­vo una enor­me re­per­cu­sión a ni­vel in­ter­na­cio­nal, por lo que des­de Kel­me con­si­de­ra­mos que fue una idea ex­ce­len­te”, cons­ta­ta So­nia.

Aun­que se acu­só al club de usar cau­sas so­cia­les co­mo he­rra­mien­ta de mar­ke­ting, el con­jun­to ma­dri­le­ño des­ti­nó una par­te de ca­da ven­ta a una aso­cia­ción di­fe­ren­te, y Ar­có­po­li fue la ele­gi­da para re­ci­bir la do­na­ción de la ca­mi­se­ta ar­coí­ris: “El club nos dio un eu­ro por ca­da ca­mi­se­ta ven­di­da y re­cau­da­mos más de 3.500, así que fue una gran ini­cia­ti­va”, apun­ta Ru­bén.

EL FÚTBOL, TE­RRI­TO­RIO CO­MAN­CHE

Ha­bi­tual­men­te en­fo­ca­mos es­ta si­tua­ción des­de las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que pue­den sur­gir en la ca­rre­ra de un de­por­tis­ta. Pe­ro ¿en qué le po­dría be­ne­fi­ciar? Jesús Me­na, mé­di­co psi­co­te­ra­peu­ta y psi­có­lo­go que ha tra­ba­ja­do con fut­bo­lis­tas de ca­te­go­rías in­fe­rio­res, ar­gu­men­ta: “Es po­si­ble que en el fútbol ha­ya es­ta­dís­ti­ca­men­te me­nos ho­mo­se­xua­les por­que el ado­les­cen­te cree que, por su orientación, no va a lle­gar le­jos. El ser hu­mano rehú­ye sen­tir­se fue­ra de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.