El año de Bro­lin

SI­CA­RIO SALTA EL MU­RO

Esquire (Spain) - - Sumario - POR MAXIMILLIAN POT­TER

Ha­bla­mos con el ac­tor es­ta­dou­ni­den­se, que vuel­ve con la es­pe­ra­dí­si­ma se­gun­da par­te de Si­ca­rio.

Re­sur­gi­do de sus pro­pias ce­ni­zas, JOSH BRO­LIN ha sal­ta­do so­bre sus de­mo­nios y adic­cio­nes pa­ra dar­lo to­do en su me­jor año: ‘Ven­ga­do­res, In­fi­nity War’, ‘Dead­pool 2’ y aho­ra ‘Sol­da­do’, la se­cue­la de su th­ri­ller fron­te­ri­zo ‘Si­ca­rio’. “Por las ma­ña­nas es co­mo si me hu­bie­ra to­ma­do me­dia ta­za de ca­fé y me­dia de LSD, es­toy fli­pan­do du­ran­te to­do el día”, nos cuen­ta el ac­tor en su ca­sa de Ca­li­for­nia

El 5 de ju­nio de 2016, Josh Bro­lin sa­lió a me­dia tar­de a la azo­tea de su ca­sa de las co­li­nas de San­ta Fe. Ha­bía al­go que te­nía que ha­cer. A los po­cos días el ac­tor iba a ini­ciar el ro­da­je de Hé­roes en el in­fierno, el re­la­to del in­cen­dio de Yar­nell Hill, un dra­ma ba­sa­do en la ca­tás­tro­fe que en 2013 aca­bó con la vi­da de 19 bom­be­ros en Pres­cott, Ari­zo­na. En la cin­ta, Bro­lin en­car­na a Eric Marsh, el ca­ris­má­ti­co je­fe del equi­po de bom­be­ros fo­res­ta­les.

Bro­lin y sus com­pa­ñe­ros de re­par­to aca­ba­ban de rea­li­zar un cur­so in­ten­si­vo de dos se­ma­nas en un cam­po de en­tre­na­mien­to pa­ra bom­be­ros fo­res­ta­les y el ac­tor que­ría de­jar hue­lla de su com­pro­mi­so con la pe­lí­cu­la. Así que subió a la azo­tea, des­nu­do ex­cep­to por un par de bo­tas ne­gras, y se de­tu­vo, con las pier­nas se­pa­ra­das y los bra­zos en ja­rras. Mi­ró ha­cia las mon­ta­ñas en don­de se iba a ro­dar la pe­lí­cu­la y le pi­dió a su mu­jer que le hi­cie­ra una fo­to. La subió des­pués a su cuen­ta de Ins­ta­gram con el si­guien­te pie: “Las bo­tas ya es­tán do­ma­das”. En­se­gui­da le lle­ga­ron a Bro­lin, y a Jo­seph Ko­sins­ki, el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, tex­tos y co­rreos de la pro­duc­to­ra: “Es una fal­ta de res­pe­to. Pien­sa en los hom­bres que mu­rie­ron y en sus fa­mi­lias. Haz el fa­vor de eli­mi­nar­la”.

Tam­po­co sa­bían en la pro­duc­to­ra lo cer­ca­nos que le son a Bro­lin los bom­be­ros, ni que es­tu­vo du­ran­te años cer­ca de una uni­dad, apren­dien­do a lu­char con­tra el fue­go. Por­que uno de esos hom­bres ayu­dó a Bro­lin a lu­char con­tra su pro­pio y des­truc­ti­vo fue­go in­te­rior, si­mi­lar al que ar­día den­tro de Eric Marsh.

CA­BE­ZA GRAN­DE, PIER­NAS CORTAS

Ya han pa­sa­do ca­si dos años des­de que subió la fo­to y Bro­lin es­tá de nue­vo en una azo­tea, es­ta vez en un edi­fi­cio de cin­co plan­tas en Ve­ni­ce Beach, Ca­li­for­nia. Nos ha in­vi­ta­do a su ca­sa y, que cons­te, no va des­nu­do. Lle­va una ca­mi­se­ta ver­de y unos pan­ta­lo­nes de en­tre­na­mien­to am­plios, aca­ba de vol­ver del gim­na­sio. La vis­ta es ab­so­lu­ta­men­te ca­li­for­nia­na, tras las pal­me­ras, el azul Pa­cí­fi­co se ex­tien­de en el ho­ri­zon­te.

“Soy un ti­po con la ca­be­za gran­de y las pier­nas cortas”, ase­gu­ra cuan­do se des­cri­be a sí mis­mo. Pa­ra na­da. Aun­que cum­plió 50 años el pa­sa­do fe­bre­ro, tie­ne más pin­ta de chi­qui­llo que de cin- cuen­tón. En los úl­ti­mos me­ses, ha es­ta­do en­tre­nan­do dos ve­ces al día pa­ra su pa­pel en Dead­pool 2 (en car­tel des­de el 18 de ma­yo). Se­rá la quin­ta pe­lí­cu­la que Bro­lin ha­brá ro­da­do en dos años: an­tes de Hé­roes en el in­fierno, apa­re­ció en The Le­gacy of a Whi­te­tail Deer Hun­ter (aún no es­tre­na­da en nues­tro país) y des­pués, en Sol­da­do, la se­cue­la de Si­ca­rio. Y con tan­to tra­ba­jo ha en­con­tra­do tiem­po pa­ra re­ci­bir­nos en ple­na pro­mo­ción de Ven­ga­do­res: In­fi­nity War, don­de in­ter­pre­ta al vi­llano Tha­nos. Pe­ro Bro­lin ha des­ta­ca­do en va­rios pa­pe­les en los úl­ti­mos diez años. En No es país pa­ra vie­jos fue Lle­welyn Moss, el va­que­ro que co­ge un sa­co de di­ne­ro de la dro­ga y al que per­si­gue An­ton Chi­gurh, el psi­có­pa­ta ase­sino in­ter­pre­ta­do por Ja­vier Bar­dem. Unos años des­pués, en Mi nom­bre es Har­vey Milk, dio vi­da a Dan White, el ul­tra­con­ser­va­dor que ase­si­nó al ac­ti­vis­ta gay; en Si­ca­rio, es el hon­ra­do y sar­cás­ti­co agen­te de la CIA Matt Gra­ver.

Bro­lin es­tu­dió in­ten­sa­men­te to­dos es­tos pa­pe­les y su in­ter­pre­ta­ción ha si­do ala­ba­da uná­ni­me­men­te. Tra­ba­jó du­ro pa­ra es­ta­ble­cer una co­ne­xión mo­ral con los per­so­na­jes y sus his­to­rias. Eso no fue ne­ce­sa­rio con Hé­roes en el in­fierno. Bro­lin nun­ca ha­bía te­ni­do an­tes un víncu­lo tan fuer­te y tan na­tu­ral con una his­to­ria o un per­so­na­je.

“Josh no fin­ge”, me co­men­ta Be­ni­cio del To­ro. “Josh tie­ne sa­bi­du­ría. Es un su­per­vi­vien­te”

“Josh no fin­ge”, me co­men­ta Be­ni­cio del To­ro. Los dos ac­to­res son ami­gos des­de ha­ce más de 20 años y han tra­ba­ja­do jun­tos es Si­ca­rio y Sol­da­do. “Josh tie­ne sa­bi­du­ría. Es un su­per­vi­vien­te”, aña­de. Se es­tre­nó en el ci­ne en 1985, cuan­do te­nía 16 años, con un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en su pri­me­ra pe­lí­cu­la, The Goo­nies. Bro­lin era Brand, el her­mano ma­yor de un gru­po de preado­les­cen­tes que van a la bús­que­da de un te­so­ro. Fue un éxi­to, pe­ro co­mo con­fie­sa Bro­lin: “A par­tir de ahí to­do fue cues­ta aba­jo”. Lo si­guien­te fue­ron dos lar­gas e ines­ta­bles dé­ca­das.

REBELDE Y SIN AMOR

Du­ran­te su ado­les­cen­cia, sus pa­dres – Ja­mes Bro­lin, ac­tor, y Ja­ne Ca­me­ron Agee, ac­triz y ac­ti­vis­ta en fa­vor de los ani­ma­les– tu­vie­ron una re­la­ción tor­men­to­sa. Ja­ne be­bía; Bro­lin la re­cuer­da tras­tor­na­da, has­ta el pun­to de lle­gar a apun­tar a un ti­po con un ar­ma. Sus pa­dres se di­vor­cia­ron cuan­do él te­nía 16 años; en­ton­ces, se­gún con­fie­sa el pro­pio ac­tor, él era muy rebelde. Su ma­dre lo echó del ran­cho y él se fue a vi­vir con su pa­dre a San­ta Bár­ba­ra. Allí en­con­tró el ca­lor fa­mi­liar jun­to a un gru­po de sur­fe­ros ado­les­cen­tes, una mez­cla de chi­cos ri­cos y po­bres que, co­mo él, te­nían pa­dres que no eran de­ma­sia­do pa­ter­na­les. Se au­to­de­no­mi­na­ban los Ci­to Rats: ha­cían surf, es­cu­cha­ban gru­pos punks, co­me­tían de­li­tos me­no­res y se me­tían to­do ti­po de dro­gas. “Nues­tros pa­dres es­ta­ban siem­pre fue­ra –ex­pli­ca Bro­lin–, así que nos cui­dá­ba­mos los unos a los otros. Al fi­nal, no nos fue de­ma­sia­do bien”. Bro­lin cuen­ta que mu­chos de los Ci­to Rats aca­ba­ron muer­tos o en la cár­cel.

Mien­tras su vi­da se des­mo­ro­na­ba, Bro­lin si­guió ac­tuan­do cuan­do le ofre­cían al­go. Un año des­pués de The Goo­nies, fue el pro­ta­go­nis­ta de Pa­ti­nar o mo­rir, un dra­ma so­bre el mun­do de los ska­ters. Lo me­jor que se pue­de de­cir de esa cin­ta es que es una pe­lí­cu­la de cul­to me­dio­cre. Tam­bién apa­re­ció en un epi­so­dio de Au­to­pis­ta ha­cia el cie­lo, la se­rie de Mi­chael Lan­don so­bre un án­gel que ha­ce lo que pue­de pa­ra ayu­dar a las afli­gi­das al­mas de los mor­ta­les. Y po­co más. En­ton­ces Bro­lin se mar­chó a Eu­ro­pa y cum­plió con to­dos los tó­pi­cos: se sen­ta­ba du­ran­te ho­ras en los ca­fés y leía y es­cri­bía poe­sía mien­tras mi­ra­ba a las chi­cas fran­ce­sas. Y un día lo atra­ca­ron. A los seis me­ses, vol­vió a EE. UU.

A fi­na­les de los ochen­ta, em­pe­zó a acu­dir a reunio­nes de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos en Tuc­son. En una de ellas, un ti­po lla­ma­do Danny Mar­tin se le­van­tó y ha­bló. Bro­lin co­men­ta: “Pen­sé que te­nía que co­no­cer­lo, al­go en él lo ha­cía es­pe­cial”. Se pre­sen­tó a Mar­tin, un bom­be­ro del ae­ro­puer­to de Tuc­son que tam­bién era el je­fe de una uni­dad de bom­be­ros fo­res­ta­les vo­lun­ta­rios.

Has­ta bien en­tra­da la trein­te­na, Bro­lin era un desas­tre. “Me arres­ta­ron nue­ve ve­ces”, con­fie­sa. De he­cho, con­si­guió ha­cer tan­tos pa­pe­les me­dio­cres co­mo fo­to­gra­fías se iban acu­mu­lan­do en sus ex­pe­dien­tes po­li­cia­les. Su ami­go, el bom­be­ro Danny Mar­tin, siem­pre es­ta­ba a una lla­ma­da de te­lé­fono pa­ra ayu­dar­le a ven­cer a sus de­mo­nios. Mar­tin es la prin­ci­pal ra­zón por la que Bro­lin que­ría ro­dar Hé­roes en el in­fierno. Tam­bién es el mo­ti­vo por el que el ac­tor ha se­gui­do vi­vo pa­ra po­der pro­ta­go­ni­zar­la.

Cuan­do la fa­mi­lia de Bro­lin es­ta­ba en Los Án­ge­les, Mar­tin le pi­dió una no­che que ce­na­ra con él y su fa­mi­lia en su ca­ra­va­na. Esa ce­na se con­vir­tió en mu­chas. Co­mo el tra­yec­to era lar­go y a tra­vés del de­sier­to, el ac­tor se que­da­ba nor­mal­men­te a pa­sar la no­che con ellos. Bro­lin em­pe­zó a pa­sar más tiem­po con Mar­tin y con su cua­dri­lla de bom­be­ros vo­lun­ta­rios, y les acom­pa­ña­ba en sus sa­li­das. Mar­tin le de­ja­ba unir­se a ellos. El chi­co que ha­bía en­con­tra­do una fa­mi­lia en los Ci­to Rats, aho­ra ha­bía ha­lla­do otra en el cuer­po de bom­be­ros.

En 1995, en su 27 cum­plea­ños, su ma­dre cho­có con­tra un ár­bol y mu­rió al día si­guien­te. Bro­lin ya lle­va­ba una ma­la ra­cha: la se­rie Jó­ve­nes ji­ne­tes ha­bía si­do can­ce­la­da tres años an­tes y otra se­rie no ha­bía lle­ga­do a cua­jar. Él y su mu­jer, Adair, te­nían dos hi­jos, Eden y Tre­vor, pe­ro es­ta­ban a pun­to de di­vor­ciar­se. Y Bro­lin vol­vió a be­ber. Mar­tin se en­te­ró y vo­ló a Los Án­ge­les con un mé­di­co de Tuc­son y otro ami­go.

Cuan­do lle­ga­ron al apar­ta­men­to, Bro­lin se ha­bía ido a to­mar un ca­fé. “Cuan­do vol­vió –re­cuer­da Mar­tin– nos di­jo: ‘¿Qué pa­sa?’ No­so­tros le res­pon­di­mos: ‘Es­to es lo que pa­sa, que tu his­to­ria va a ser la de un ti­po muer­to’”.

Se man­tu­vo so­brio y du­ran­te los si­guien­tes años in­ter­pre­tó pa­pe­les que es me­jor ol­vi­dar. “Era el úl­ti­mo re­cur­so”, ad­mi­te Bro­lin. Pen­só que ten­dría éxi­to cuan­do en 2013 pro­ta­go­ni­zó Mis­ter Ster­ling, pe­ro la se­rie no lle­gó ni a su se­gun­da tem­po­ra­da. Sus días ma­los se hi­cie­ron aún peo­res. En 2004 se ca­só con la ac­triz Dia­ne La­ne; a los cua­tro me­ses lo arres­ta­ron por vio­len­cia do­més­ti­ca, aun­que los car­gos fue­ron re­ti­ra­dos y se di­vor­cia­ron en 2013. Con la ayu­da de Mar­tin, Bro­lin ha se­gui­do vi­vo y en for­ma. En 2006 lle­gó No es país pa­ra vie­jos, el fil­me que el ac­tor con­si­de­ra co­mo el pun­to de in­fle­xión en su ca­rre­ra.

En su azo­tea no hay ni me­dia som­bra. Me es­toy asan­do co­mo un po­llo, pe­ro el ca­lor no pa­re­ce mo­les­tar­le a él. Dis­fru­ta de la vis­ta y de la opor­tu­ni­dad de re­la­jar­se. Nues­tra con­ver­sa­ción vuel­ve a Hé­roes en el in­fierno. “Me lo es­toy pa­san­do fe­no­me­nal y es­toy ac­tuan­do co­mo nun­ca en mi vi­da”, co­men­ta. “Por las ma­ña­nas, es co­mo si me hu­bie­ra to­ma­do me­dia ta­za de ca­fé y me­dia de LSD, es­toy fli­pan­do to­do el día (ri­sas)”.

Una nue­va per­so­na do­mi­na la vi­da de Bro­lin: su nue­va es­po­sa, Kathryn. Se co­no­cie­ron cuan­do ella, que es más jo­ven, era su ayu­dan­te. Se ca­sa­ron el pa­sa­do sep­tiem­bre. Tras ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do el di­vor­cio de sus pa­dres y dos en su pro­pia piel, la pre­gun­ta ob­via es ¿por qué ca­sar­se una ter­ce­ra? “Por­que he co­no­ci­do a un ser hu­mano in­creí­ble, así de sim­ple”, di­ce. Y aña­de: “Aho­ra soy más, no sé… más pa­cien­te. Es­toy ner­vio­so, pe­ro de una for­ma to­tal­men­te dis­tin­ta”. Tam­bién es­tá emo­cio­na­do por el es­treno, el pró­xi­mo 29 de ju­nio, de Sol­da­do, la se­cue­la de Si­ca­rio, que ha co­pro­ta­go­ni­za­do jun­to a su ami­go, el tam­bién ac­tor Be­ni­cio del To­ro.

“Aho­ra soy más… no sé… más pa­cien­te. Es­toy ner­vio­so, pe­ro de una for­ma to­tal­men­te dis­tin­ta”, di­ce, tras ha­ber­se ca­sa­do por ter­ce­ra vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.