‘Sir’ Mo­ra­ta

QUE­DA­MOS CON EL FI­CHA­JE ES­PA­ÑOL MÁS CA­RO DE LA HIS­TO­RIA PA­RA HA­BLAR DE ES­TI­LO, FÚT­BOL Y SUS PLA­NES DE VI­DA EN LON­DRES

Esquire (Spain) - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍA Da­río Aran­yo / ES­TI­LIS­MO Ma­ría Mo­li­na / TEXTO Iván Alon­so

El de­lan­te­ro es­pa­ñol del Chel­sea nos ha­bla de sus se­cre­tos de es­ti­lo y su vi­da en Lon­dres.

No nos ha­ce es­pe­rar mu­cho. Vie­ne di­rec­ta­men­te del en­tre­na­mien­to y de ha­ber pa­sa­do ca­si una ho­ra ti­ra­do en la ca­mi­lla del fsio­te­ra­peu­ta, a cau­sa de los pro­ble­mas fí­si­cos que le han de­ja­do fue­ra de la Se­lec­ción en los par­ti­dos pre­pa­ra­to­rios pa­ra el Mun­dial, con­vir­tien­do su pre­sen­cia en Ru­sia 2018 en uno de los cu­le­bro­nes fut­bo­lís­ti­cos de la tem­po­ra­da. El lu­gar de la en­tre­vis­ta es un ma­ra­vi­llo­so y lu­jo­so ho­tel de es­ti­lo clá­si­co vic­to­riano si­tua­do a es­ca­sos ki­ló­me­tros de la ciu­dad de­por­ti­va del Chel­sea, a las afue­ras de Lon­dres. Un pa­ra­je al que Ál­va­ro Mo­ra­ta lle­ga ca­si co­jean­do y que pron­to ten­drá cer­ca de su ca­sa, ya que aban­do­na­rá el exclusivo ba­rrio de Chel­sea, re­ple­to de bou­ti­ques y tien­das de lu­jo, por es­ta zo­na. ¿El mo­ti­vo? El hi­jo que él y su mu­jer es­pe­ran pa­ra den­tro de unos me­ses.

Pre­ci­sa­men­te por ese es­ti­lo per­so­nal y por sus va­lo­res den­tro y fue­ra del cam­po, Hu­go Boss le ha ele­gi­do, jun­to a otros jó­ve­nes fut­bo­lis­tas co­mo Ju­lian Drax­ler, Philippe Cou­tin­ho o Harry Ka­ne co­mo ima­gen de su nue­va fra­gan­cia Boss Bottled Uni­ted. Y es que es un ído­lo pa­ra una ge­ne­ra­ción de mi­llen­nials que es­pe­ra aca­bar triun­fan­do co­mo él. Así que lo pri­me­ro que ha­go es pe­dir­le un con­se­jo. “Nun­ca ima­gi­né lle­gar has­ta aquí, pe­ro creí en mis ca­pa­ci­da­des y tu­ve cla­ro que, si que­ría lle­gar a al­go, te­nía que es­tar cen­tra­do en con­se­guir­lo. No hay na­da im­po­si­ble en es­ta vi­da, pe­ro el es­fuer­zo es fun­da­men­tal. He vis­to a mu­chos que no han lle­ga­do por ol­vi­dar es­to”. Más cla­ro im­po­si­ble, y lo di­ce un hom­bre que se ha la­bra­do su pro­pio ca­mino y que aho­ra recoge los fru­tos a mi­les de ki­ló­me­tros de su Ma­drid na­tal, en una de las li­gas más com­pe­ti­ti­vas de Eu­ro­pa.

EL CLAN ES­PA­ÑOL

Sin em­bar­go, su vi­da en Lon­dres por el mo­men­to no es de­ma­sia­do british. “Me gus­ta ir a dar pa­seos por la ciu­dad, vi­si­tar las tí­pi­cas ca­lles de Lon­dres o sa­lir a to­mar al­go con mis ami­gos es­pa­ño­les, co­mo Pe­dro o Cesc Fá­bre­gas [ con los que com­par­te club]. Hay un gran gru­po en es­te equi­po. De he­cho, en el ves­tua­rio se ha­bla ca­si más es­pa­ñol que in­glés. Nos lo pa­sa­mos muy bien”, ase­gu­ra. Aun­que él mis­mo se da cuen­ta pron­to, mien­tras ha­bla, de que no co­no­ce la ciu­dad en la que vi­ve des­de ha­ce ya un año, cuan­do fi­chó por el club in­glés: “No he he­cho mu­cho tu­ris­mo, y eso que mi mu­jer in­sis­te en que visitemos si­tios. Con decirte que so­lo he vis­to el Big Ben al pa­sar con el autobús…”.

La pro­fe­sión de fut­bo­lis­ta re­quie­re te­ner siem­pre las ma­le­tas pre­pa­ra­das pa­ra cam­biar de vi­da y ciu­dad. Una cos­tum­bre que Mo­ra­ta ha se­gui­do al pie de la le­tra. En tres años, tres ciu­da­des: Tu­rín, Ma­drid (su ciu­dad na­tal) y, aho­ra, Lon­dres. Aquí re­co­no­ce que la vi­da es di­fe­ren­te a la de la ca­pi­tal de Es­pa­ña: “Ca­da vez que sa­les a ha­cer al­go, por po­co que sea, tar­das cua­ren­ta mi­nu­tos en lle­gar al si­tio, por la can­ti­dad de tráf­co y la gen­te que hay por to­dos la­dos. Has­ta ir a la com­pra es di­fí­cil. Pe­ro vi­vir aquí apor­ta un mon­tón de co­sas di­fe­ren­tes, la va­rie­dad de cul­tu­ras, los mu­chos pla­nes que ha­cer… Al con­tra­rio de lo que pa­sa en Es­pa­ña, aquí la gen­te vi­ve su vi­da y no se fja en la de los de­más, na­die cri­ti­ca al otro por su ma­ne­ra de ves­tir, por sus pen­sa­mien­tos o por la mú­si­ca que es­cu­cha, y eso me gus­ta mu­cho”, re­co­no­ce an­tes de re­co­lo­car­se en el so­fá pa­ra res­pon­der a la pre­gun­ta in­có­mo­da del mi­llón: ¿ vol­ve­rás al­gún día a Ma­drid? “Me en­can­ta­ría vol­ver a Es­pa­ña, no sé si pa­ra ju­gar o pa­ra vi­vir. Aun­que en un fu­tu­ro cer­cano no creo. Es ver­dad que te­ne­mos ca­sa nue­va allí y oja­lá po­da­mos ir pron­to”, di­ce con un re­ga­te co­mo los que mues­tra en los te­rre­nos de jue­go ca­da fn de se­ma­na.

Ser el fcha­je más ca­ro de la his­to­ria de un fut­bo­lis­ta es­pa­ñol le ha he­cho ma­du­rar. Eso y su fu­tu­ro re­to­ño: “Me gus­ta mu­cho bro­mear y el otro día, cuan­do le gas­té una bro­ma a un ami­go, mi mu­jer me di­jo: ‘Con­tró­la­te, que a par­tir de aho­ra vas a ser pa­dre. Hay que dar ejem­plo y ma­du­rar’. Ser pa­dre es al­go muy bo­ni­to, pe­ro tam­bién muy se­rio”, di­ce.

Lo que siem­pre ha te­ni­do cla­ro es su ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar el éxi­to. No to­dos los fut­bo­lis­tas tie­nen la ca­be­za amue­bla­da pa­ra en­ca­jar­lo y Mo­ra­ta lo tie­ne cla­ro: “Hay que dar siem­pre el cien por cien en tu tra­ba­jo. Lo im­por­tan­te no es ser ti­tu­lar o su­plen­te, sino el es­fuer­zo que ha­ces”. Pa­ra cum­plir sus ob­je­ti­vos tie­ne dos es­pe­jos cla­ros en los que mi­rar­se: “Raúl y Mo­rien­tes. Son bue­na gen­te, ele­gan­tes y bue­nos ju­ga­do­res”, afrma. Su otro ído­lo, fue­ra del fút­bol, es Ra­fa Na­dal. “A quien le pre­gun­tes te di­rá que es un ejem­plo, so­bre to­do fue­ra de las pis­tas”, di­ce.

La con­ver­sa­ción de­ri­va aho­ra a te­mas de es­ti­lo y a la in­fuen­cia de un fut­bo­lis­ta, tam­bién en es­te cam­po, en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes: “Me gus­ta la mo­da. Aquí ca­si to­dos van a en­tre­nar en chán­dal o va­que­ros, mien­tras que cuan­do es­ta­ba en Ita­lia, mu­chos iban en tra­je y cor­ba­ta. A mí me gus­ta más lo se­gun­do. Ca­da vez que un fut­bo­lis­ta se po­ne al­go crea ten­den­cia, pa­ra bien o pa­ra mal, lo que con­lle­va cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad”.

SU VI­DA EN LON­DRES NO ES ‘ BRITISH’. DE­MA­SIA­DO “NO HE HE­CHO MU­CHO TU­RIS­MO, Y ESO QUE MI MU­JER IN­SIS­TE EN QUE VISITEMOS SI­TIOS. CON DECIRTE BIG QUE SO­LO HE VIS­TO EL BEN AL PA­SAR CON EL AUTOBÚS…”

BOSS BOTTLED UNI­TED Es­ta edi­ción li­mi­ta­da su­po­ne una re­for­mu­la­ción de la fra­gan­cia clá­si­ca, con un to­que pi­can­te y un fi­nal ele­gan­te y ama­de­ra­do (89 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.