La luz de In­grid

Esquire (Spain) - - Sumario - TEXTO: ALE­JAN­DRO AVILLEIRA FO­TO­GRA­FÍA: DA­RÍO ARAN­YO

Da­mos por inau­gu­ra­do el ve­rano con un día en la pis­ci­na con la ac­triz In­grid Gar­cía-jons­son, pro­ta­go­nis­ta de Ana de día.

La úl­ti­ma vez, y la pri­me­ra por aquel en­ton­ces, que pa­sé unas ho­ras con In­grid Gar­cía-jons­son (Ske­llef­teå, Sue­cia, 1991) fue ha­ce jus­to tres años, tam­bién pa­ra un asun­to de Es­qui­re. Nos vi­mos en un res­tau­ran­te, ella aún sa­bo­rea­ba la on­da ex­pan­si­va del boom de Her­mo­sa ju­ven­tud ( que le va­lió la no­mi­na­ción a Me­jor Ac­triz Re­ve­la­ción en los Pre­mios Go­ya de 2015), era muy ru­bia y se iba a co­mer el mun­do. Hoy, cuan­do nos en­con­tra­mos en una ca­sa a las afue­ras de Ma­drid, to­man­do un ca­fé, co­men­tan­do lo fría que es­ta­rá el agua de la pis­ci­na y re­cor­dan­do aquel pri­mer en­cuen­tro, su afán por co­mer­se el mun­do va por muy buen ca­mino. Pe­ro aho­ra es muy mo­re­na.

“Es la pri­me­ra se­sión de fo­tos que ha­go con el pe­lo así”, di­ce cuan­do ve las ca­ras de sor­pre­sa de to­do el equi­po, que es­pe­ra­ba en­con­trar­se con esa bo­ni­ta me­le­na ru­bia fru­to de jun­tar los ge­nes de un pa­dre es­pa­ñol y una ma­dre sue­ca. Exi­gen­cias del guion, cla­ro. En es­te ca­so de Ana de día, la ópe­ra pri­ma de An­drea Jau­rrie­ta, que for­mó par­te de la sec­ción ofi­cial del úl­ti­mo Fes­ti­val de Má­la­ga. En el fil­me, In­grid es Ana, una jo­ven es­tu­dian­te de De­re­cho, res­pon­sa­ble, con una vi­da or­de­na­da, que, de re­pen­te, des­cu­bre que una do­ble exac­ta­men­te igual a ella es­tá ha­cien­do to­do lo que ella tie­ne que ha­cer. “Ha ocu­pa­do su lu­gar y Ana ve la opor­tu­ni­dad de lar­gar­se e in­ten­tar te­ner la vi­da que siem­pre qui­so. Huir de sus res­pon­sa­bi­li­da­des, de lo abu­rri­do… Se per­mi­te el lu­jo de ir­se”, ex­pli­ca. No de­bió re­sul­tar­le di­fí­cil me­ter­se en el pa­pel, por­que In­grid hi­zo al­go pa­re­ci­do cuan­do es­tu­dia­ba Ar­qui­tec­tu­ra y un día de­ci­dió que aquel no era el rum­bo que que­ría to­mar. “Me fui de ca­sa, sin do­ble ni na­da. Y aquí es­toy”, di­ce en­tre ri­sas. Lo cier­to es que ya ha­bía te­ni­do al­gu­nas se­ña­les, co­mo aque­llos dos pro­fe­so­res, uno de dan­za y otro de fi­lo­so­fía, que le pre­gun­ta­ron, res­pec­ti­va­men­te: “¿ Y tú por qué quie­res ser bai­la­ri­na y no ac­triz?” y “¿pe­ro a ti te gus­ta la Ar­qui­tec­tu­ra?”. “Se me que­dó el run­rún en la ca­be­za”, re­co­no­ce.

UNA MO­RE­NA Y UNA RU­BIA

Vol­va­mos al pe­lo mo­reno. In­de­fec­ti­ble­men­te, to­dos los pre­sen­tes le de­ci­mos que mo­re­na es­tá real­men­te gua­pa. Al­guno has­ta se atre­ve a de­cir: “Mu­cho más gua­pa que ru­bia”. Hay quien in­clu­so le sa­ca un pa­re­ci­do (más que ra­zo­na­ble) con Da­ko­ta John­son, la pro­ta­go­nis­ta de las pe­lí­cu­las de la sa­ga Cin­cuen­ta som­bras. Ella nos mi­ra con cier­ta com­pa­sión, co­mo si sos­pe­cha­ra que te­ne­mos que de­cir eso por­que so­mos sus an­fi­trio­nes y te­ne­mos que ser ama­bles. “Ya, pe­ro a mí me gus- ta más es­tar ru­bia…”, di­ce ca­si con pu­dor, con un mar­ca­do acen­to se­vi­llano que no le pe­ga na­da a un ros­tro, unos ojos y una piel que la em­pa­ren­tan más con la dio­sa Frey­ja que con una hi­ja del sur de Es­pa­ña. “Hi­ce pu­bli­ci­dad mu­chos años y es ver­dad que me con­tra­ta­ban por mi as­pec­to, por­que en Es­pa­ña no hay mu­chas ru­bias na­tu­ra­les, pre­ci­sa­men­te”, ex­pli­ca. “Pe­ro no sé si eso des­pués es un fac­tor que ha­ya ju­ga­do a fa­vor o en con­tra de mi ca­rre­ra… Nun­ca he si­do de otra ma­ne­ra, así que no pue­do com­pa­rar”. Lo que sí ha­brá si­do, pre­gun­to, es un fac­tor de di­ver­sión, por­que ese fí­si­co da jue­go pa­ra la chan­za. Asien­te. “Prác­ti­ca­men­te el cien por cien de la gen­te que no me co­no­ce me ha­bla en in­glés. Has­ta mis ami­gas me uti­li­za­ban pa­ra gas­tar bro­mas a la gen­te, me pre­sen­ta­ban co­mo la gui­ri del gru­po y cla­ro, me em­pe­za­ban a ha­blar en in­glés y mis ami­gas se des­co­jo­na­ban…”.

A un ve­rano de cum­plir 27 años, la ca­rre­ra de In­grid Gar­cía-jons­son des­de Her­mo­sa ju­ven­tud ha se­gui­do un rit­mo fre­né­ti­co, ca­si sin des­can­so: lar­go­me­tra­jes, cor­to­me­tra­jes, se­ries, pe­lí­cu­las… Pro­yec­tos que ya fue­ron o que es­tán por ve­nir. “Es ver­dad que en 2017 no tra­ba­jé ca­si na­da por­que ve­nía de un año de mu­cho tra­ba­jo (en 2016 lle­gó a de­fen­der tres pe­lí­cu­las en Má­la­ga) y no­ta­ba que no es­ta­ba ha­cien­do las co­sas co­mo de­bía. Y en­ton­ces de­ci­dí pa­rar, via­jar, es­tu­diar… Pe­ro aho­ra ya he vuel­to al rit­mo ha­bi­tual (ri­sas)”.

Co­mo ca­si el cien por cien de la po­bla­ción mun­dial con un te­le­vi­sor a mano, In­grid ha es­ta­do en­gan­cha­da a las se­ries, aun­que aho­ra se es­tá qui­tan­do. “Aho­ra so­lo veo pe­lí­cu­las, pe­ro es que an­tes so­lo veía se­ries, una tras otra. Ayer me vi el pri­mer ca­pí­tu­lo de la se­gun­da tem­po­ra­da de West­world (HBO)

“SON LAS PRI­ME­RAS FO­TOS QUE ME HA­GO CON EL PE­LO MO­RENO… PE­RO A MÍ ME GUS­TA MÁS ES­TAR RU­BIA”

y me di­je: ‘¡Dios mío no, otra vez en­gan­cha­da a es­to!’”. De mo­men­to aguan­ta bien el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia se­rié­fi­lo gra­cias a “pe­lis ra­ras, ci­ne asiá­ti­co y mo­vi­das eu­ro­peas muy de au­tor”, y afir­ma sen­tir de­bi­li­dad por las de gé­ne­ro “un po­co sin de­fi­nir, co­mo lo que es­tá ha­cien­do Yor­gos Lant­hi­mos, pe­lí­cu­las que te ha­cen pen­sar y te crean cier­ta in­quie­tud”. Que na­die se asus­te, que In­grid tam­bién ve ci­ne ‘ nor­mal’: “¡Sí! A ve­ces so­lo quie­ro una co­me­dia que me ha­ga reír y me fría el ce­re­bro”, sen­ten­cia. Uf, va­le. Su pró­xi­mo re­to, afir­ma, es vol­ver a leer. “Ten­go una es­tan­te­ría lle­na de to­do lo que quie­ro leer cuan­do de­je de ver la te­le­vi­sión”, di­ce. En­tre ellos, la tri­lo­gía de Ver­non Su­bu­tex de Vir­gi­nie Des­pen­tes y los úl­ti­mos (pu­bli­ca­dos, que no es­cri­tos) de J. K. Row­ling. Ven­ga va­le, par­ti­do em­pa­ta­do, co­mo el de sus ge­nes, que han for­ma­do una mez­cla di­fí­cil­men­te me­jo­ra­ble: ojos azu­les que pa­re­cen pin­ta­dos a mano, piel cla­ra con la pro­ce­sión exac­ta de pe­cas, la­bios muy de­fi­ni­dos y un cuer­po con cá­no­nes pa­ra la pa­sa­re­la. Y sin ha­cer un se­gun­do de ejer­ci­cio, por lo vis­to. “No ha­go na­da de de­por­te. De he­cho, siem­pre me to­ca ha­cer al­go de ejer­ci­cio en las pe­lí­cu­las y nun­ca es­toy en for­ma (ri­sas). En el co­le­gio era la úl­ti­ma a la que co­gían pa­ra el de­por­te, pe­ro es que mi pa­dre me apun­tó a na­ta­ción, que es al­go que ha­ces tú so­lo, ¡y a bádminton! Ni fút­bol, ni ba­lon­ces­to… así que chu­pa­ba mu­cho ban­qui­llo”, con­fie­sa. “Pe­ro aho­ra sí que voy a em­pe­zar a en­tre­nar en un gru­po pe­que­ñi­to de chi­cas en el par­que”, di­ce con la bo­ca pe­que­ña. Ya has su­cum­bi­do: eres una mo­der­na de esas que va a col­gar fo­tos en Ins­ta­gram de sus se­sio­nes, le di­go. “¡No! (Ri­sas) Qué va, si de­tes­to a la gen­te que ha­ce de­por­te en el par­que (más ri­sas), lo voy a lle­var con el má­xi­mo se­cre­to por­que me da mu­cha ver­güen­za”.

Aun­que hay sol, el agua de la pis­ci­na es­tá fría, pe­ro In­grid aguan­ta es­toi­ca­men­te en­fun­da­da en un ba­ña­dor que le que­da co­mo un guan­te. Me fi­jo y veo un ta­tua­je en su to­bi­llo. “Es la lla­ve de ca­sa de mi abue­la, la pri­me­ra lla­ve que tu­ve nun­ca. Nun­ca ha­bía que­ri­do ha­cer­me ta­tua­jes, ni si­quie­ra ten­go agu­je­ros en las ore­jas”. Así que de­ci­dió es­pe­rar a es­tar ro­dan­do una pe­lí­cu­la en un pue­blo per­di­do en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y EE. UU. (una pe­lí­cu­la de Luis Mi­ña­rro que es una adap­ta­ción de Sa­lo­mé de Os­car Wil­de) pa­ra per­der la vir­gi­ni­dad con las agu­jas. De vez en cuan­do hay que ha­cer al­gu­na lo­cu­ra, di­go. “Tam­bién leo las car­tas”, suel­ta co­mo si na­da. “No es una lo­cu­ra, es una fri­ka­da, pe­ro mi abue­la leía las car­tas, mi pa­dre tam­bién lo hi­zo… Es un jue­go, pe­ro es ver­dad que te ha­ce pen­sar de ma­ne­ra di­fe­ren­te y te dan pis­tas so­bre co­sas que no te es­ta­bas plan­tean­do”. No te­ne­mos car­tas, así que no po­de­mos sa­ber si vol­ve­re­mos a ver­nos den­tro de otros tres años en es­ta mis­ma re­vis­ta, pe­ro lo que si pa­re­ce se­gu­ro, con car­tas o sin ellas, es que el fu­tu­ro de es­ta chi­ca tie­ne muy bue­na pin­ta.

“NO PRACTICO NA­DA DE DE­POR­TE. SIEM­PRE ME TO­CA HA­CER EJER­CI­CIO EN LAS PE­LÍ­CU­LAS Y NUN­CA ES­TOY EN FOR­MA ( RI­SAS)”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.