JA­VIER PÉ­REZ RO­YO* LA NO RE­FOR­MA ES EL MA­YOR RIESGO

La so­cie­dad española con­ti­núa es­tan­do po­seí­da por el te­mor a lo que co­lo­quial­men­te se vie­ne de­no­mi­nan­do ‘abrir el me­lón’ de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal

Esquire (Spain) - - Tribuna -

Una vez ejer­ci­do el po­der cons­ti­tu­yen­te, la vi­da del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal des­can­sa en la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. La re­for­ma es la má­xi­ma ex­pre­sión del prin­ci­pio de le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca en el in­te­rior del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal, y es, por ello, la úni­ca ins­ti­tu­ción me­dian­te la que se re­nue­va el víncu­lo en­tre la le­gi­ti­mi­dad de ori­gen y la le­gi­ti­mi­dad de ejer­ci­cio.

Un Es­ta­do no pue­de vi­vir in­de­fi­ni­da­men­te de la le­gi­ti­mi­dad cons­ti­tu­yen­te ori­gi­na­ria, por muy fuer­te que esta sea. El pa­so del tiem­po la de­bi­li­ta inexo­ra­ble­men­te y pue­de lle­gar has­ta a ha­cer­la des­apa­re­cer. Esta es la ra­zón por la que la re­for­ma es con­te­ni­do obli­ga­to­rio de la Cons­ti­tu­ción. A tra­vés de ella el cons­ti­tu­yen­te ori­gi­na­rio in­di­ca de qué ma­ne­ra se ten­drá que re­no­var su ma­ni­fes­ta­ción de vo­lun­tad en la que des­can­sa el sis­te­ma po­lí­ti­co y el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal. No hay Es­ta­do que pue­da man­te­ner­se co­mo un Es­ta­do de­mo­crá­ti­ca­men­te cons­ti­tui­do sin ha­cer uso de la re­for­ma.

La evi­den­cia empírica en es­te te­rreno es con­clu­yen­te. La so­cie­dad española no ha he­cho uso de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal prác­ti­ca­men­te nun­ca. Las dos re­for­mas de la Cons­ti­tu­ción de 1978, la del ar­tícu­lo 13 y la del ar­tícu­lo 135, han si­do dos ‘in­ci­den­tes’ del pro­ce­so de in­te­gra­ción en la Unión Eu­ro­pea y la mo­ne­da co­mún. No han si­do re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les ‘es­pa­ño­las’. La re­for­ma es la asig­na­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal de la que la so­cie­dad española no se ha exa­mi­na­do to­da­vía. Y se re­sis­te a hacer­lo. Cuan­to más se pro­lon­gue esta re­sis­ten­cia, ma­yor es el riesgo de des­com­po­si­ción de su sis­te­ma po­lí­ti­co y de des­ba­ra­jus­te de su or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal. No por­que los problemas con los que tie­ne que en­fren­tar­se la so­cie­dad española sean in­ma­ne­ja­bles, sino por­que lo aca­ba­rán sien­do si no se les ha­ce fren­te me­dian­te la re­for­ma apro- pia­da de la ley fun­da­men­tal. La so­cie­dad española tie­ne que ser cons­cien­te de que la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción no es una op­ción, sino una ne­ce­si­dad. Tie­ne que sa­ber que un Es­ta­do no es­tá ‘nor­ma­li­za­do’ cons­ti­tu­cio­nal­men­te has­ta que no ha­ce uso del o de los pro­ce­di­mien­tos de re­for­ma pre­vis­tos en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal. La re­for­ma de una cons­ti­tu­ción es el equi­va­len­te a la al­ter­nan­cia del po­der de un sis­te­ma po­lí­ti­co. Un sis­te­ma po­lí­ti­co se con­si­de­ra con­so­li­da­do cuan­do pa­sa la prue­ba de la al­ter­nan­cia en el po­der. Una cons­ti­tu­ción, cuan­do pa­sa la prue­ba de la re­for­ma. Es­pa­ña su­peró muy bien la prue­ba de la al­ter­nan­cia en 1982, 1996, 2004, 2011 y 2018.

En Fran­cia y Ale­ma­nia se tar­dó en torno a 25 años en que se pro­du­je­ra la pri­me­ra al­ter­nan­cia en el Go­bierno con la Cons­ti­tu­ción gau­llis­ta de la Quin­ta Re­pú­bli­ca y con la Ley Fun­da­men­tal de Bonn. Es­pa­ña no ha si­do ca­paz, sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de es­tos paí­ses, que han re­for­ma­do sus cons­ti­tu­cio­nes en más de vein­te oca­sio­nes el pri­me­ro y en más de se­sen­ta el se­gun­do, de su­pe­rar la prue­ba de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Mi im­pre­sión es que se es­tá ago­tan­do el tiem­po pa­ra hacer­lo. La com­bi­na­ción en­tre la cri­sis eco­nó­mi­ca a par­tir de 2008, que al­te­ró pro­fun­da­men­te el con­tra­to so­cial en el que ha­bía des­can­sa­do la con­vi­ven­cia des­de la en­tra­da en vi­gor de la Cons­ti­tu­ción, con una cri­sis te­rri­to­rial des­de 2010, que ha alterado el pac­to cons­ti­tu­yen­te re­la­ti­vo a la in­te­gra­ción de Ca­ta­lu­ña en el Es­ta­do, ha con­du­ci­do a un de­te­rio­ro enor­me de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co y de nues­tro or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal, que no pue­den se­guir ope­ran­do co­mo lo han he­cho en el pa­sa­do co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da.

Aun­que la dis­tan­cia en­tre la Es­pa­ña de la Pri­me­ra Res­tau­ra­ción (Cons­ti­tu­ción de 1876) y la de la Se­gun­da ( Cons­ti­tu­ción de 1978) es enor­me, hay un ex­tre­mo en el que la com­pa­ra­ción en­tre am­bas es per­ti­nen­te. Me re­fie­ro a su tra­yec­to­ria co­mún en lo que a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal se re­fie­re. En la Es­pa­ña de la Pri­me­ra Res­tau­ra­ción, tras la cri­sis del 98, se pu­sie­ron en cir­cu­la­ción múl­ti­ples pro­yec­tos de re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, pe­ro no se aca­bó tra­mi­tan­do par­la­men­ta­ria­men­te ninguno. El re­sul­ta­do es co­no­ci­do: bas­tó una ma­ni­fes­ta­ción tan obli­cua del su­fra­gio universal co­mo unas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les pa­ra que la Cons­ti­tu­ción sal­ta­ra por los ai­res. En la Es­pa­ña de la Se­gun­da Res­tau­ra­ción es­tá ocu­rrien­do lo mis­mo. Se de­ba­te per­ma­nen­te­men­te so­bre la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, pe­ro no se for­ma­li­za nin­gún pro­yec­to o pro­po­si­ción de ley de re­for­ma. La so­cie­dad española con­ti­núa es­tan­do po­seí­da por el te­mor a lo que co­lo­quial­men­te se vie­ne de­no­mi­nan­do ‘ abrir el me­lón’ de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, sin ad­ver­tir que el riesgo de la no re­for­ma es muy su­pe­rior al de la re­for­ma. Ini­ciar un pro­ce­so de re­for­ma no es­tá exen­to de ries­gos, pe­ro no ini­ciar­lo con­lle­va mu­chos más. La po­si­bi­li­dad de que la Cons­ti­tu­ción es­ta­lle es elevada.

*Ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal y autor, jun­to con An­tón Lo­sa­da, del li­bro Cons­ti­tu­ción: la re­for­ma inevi­ta­ble (Ro­ca Editorial, a la ven­ta el 11 de oc­tu­bre).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.