AME­RI­CAN WAY OF LI­FE

EL ACHIEVE ES UN EJEM­PLO DE CÓ­MO CAL­VIN KLEIN RE­CU­RRE A SUS RAÍ­CES PA­RA CREAR UNA CO­LEC­CIÓN INS­PI­RA­DA EN LOS AN­TI­GUOS RE­LO­JES DE­POR­TI­VOS

Esquire (Spain) - - Guru - POR AN­DRÉS MO­RENO

La tra­yec­to­ria re­lo­je­ra de Cal­vin Klein Re­lo­jes, des­de su en­tra­da en Swatch Group en 1997, ha es­ta­do mar­ca­da por su fi­de­li­dad al es­pí­ri­tu crea­ti­vo de la fir­ma ame­ri­ca­na de mo­da. Al igual que sus crea­cio­nes, los re­lo­jes siem­pre se han ca­rac­te­ri­za­do por un gus­to por el mi­ni­ma­lis­mo y la so­brie­dad, don­de el con­tras­te de tex­tu­ras era la tó­ni­ca. So­lo la in­clu­sión de un fac­tor sorpresa, un ín­di­ce de ma­yor ta­ma­ño, sal­va­ba a la re­fe­ren­cia de caer en la ru­ti­na. Sin aban­do­nar es­ta ima­gen de mar­ca tan ca­rac­te­rís­ti­ca, el pre­si­den­te de Cal­vin Klein Re­lo­jes, Car­lo Gior­da­net­ti (tam­bién di­rec­tor crea­ti­vo de Swatch), ha apos­ta­do por una evo­lu­ción de los con­cep­tos bá­si­cos con el ob­je­ti­vo de con­tex­tua­li­zar me­jor la ima­gen de la ca­sa. Es­te de­seo se con­cre­ta en la nue­va co­lec­ción achieve (por lo que ve­mos, la re­gla de de­jar los nom­bres de las lí­neas en mi­nús­cu­la sí que se man­tie­ne in­va­ria­ble), don­de la sen­ci­llez da pa­so a una bus­ca­da re­fe­ren­cia vin­ta­ge que vin­cu­le a Cal­vin Klein con sus raí­ces es­ta­dou­ni­den­ses. El achieve no es un re­loj re­tro al uso, sino que in­ter­pre­ta los com­po­nen­tes tra­di­cio­na­les de una for­ma mo­der­na. La pro­pia fir­ma lo ex­pli­ca de una ma­ne­ra muy efi­caz al com­pa­rar­lo con un gi­ra­dis­cos mo­derno, ca­paz de re­pro­du­cir vi­ni­los an­ti­guos y trans­for­mar la se­ñal analó­gi­ca en di­gi­tal, pa­ra po­der es­cu­char las can­cio­nes en el or­de­na­dor.

El re­sul­ta­do es evi­den­te: la ca­ja en ace­ro en for­ma de co­jín nos re­cuer­da a los an­ti­guos mo­de­los de los años 60 y 70, mien­tras la es­fe­ra, muy lim­pia y equi­li­bra­da, es Cal­vin Klein pu­ra. El achieve se ha pre­sen­ta­do en dos ver­sio­nes di­fe­ren­tes, que de­pen­den del mo­vi­mien­to ele­gi­do (tres agu­jas o cro­nó­gra­fo, siem­pre en cuar­zo). La ofer­ta se am­plía con los co­lo­res (nos en­can­ta la ver­sión bá­si­ca azul con el real­ce en ama­ri­llo). El pre­cio me­nor es de 199 eu­ros pa­ra la ver­sión de tres agu­jas con correa de cue­ro, que sube a 239 si lo es­co­ge­mos con bra­za­le­te de ace­ro. Los cro­nó­gra­fos es­tán en 319 eu­ros, con correa de cue­ro, y 359 con pulsera de ace­ro.

“La ca­ja de ace­ro en for­ma de co­jín nos re­cuer­da a los an­ti­guos mo­de­los de los años 60 y 70, mien­tras la es­fe­ra, muy lim­pia y equi­li­bra­da, es Cal­vin Klein pu­ra”

Los Cal­vin Klein achieve siem­pre in­cor­po­ran de­ta­lles que per­mi­ten a sus re­lo­jes es­ca­par de la abu­rri­da mo­no­to­nía del clá­si­co es­ta­dou­ni­den­se. En es­ta ver­sión, de tres agu­jas, los en­con­tra­mos en la cu­rio­sa com­bi­na­ción del azul y el ama­ri­llo, que reavi­va su es­fe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.