Siga a ese pe­rio­dis­ta

Esquire (Spain) - - Grooming - TEX­TO ALE­JAN­DRO AVILLEIRA FO­TO­GRA­FÍA PEPE CAS­TRO

El 64% de los vo­tan­tes en Es­pa­ña tie­nen más de 45 años. Y bue­na par­te de su per­cep­ción de la so­cie­dad, la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía o los mo­vi­mien­tos so­cia­les se ba­sa en la opi­nión de es­tos cin­co pe­rio­dis­tas que aún no han cum­pli­do esa edad. Ha­bla­mos con ellos de in­for­ma­ción, opi­nión, ‘ fa­ke news’ y res­pon­sa­bi­li­dad ( la su­ya y la nues­tra). Es­cu­cha con aten­ción

Lo que pue­de lle­gar a cam­biar un en­torno en ape­nas unos me­ses... Tan­to co­mo pa­ra que en­ca­je co­mo un guan­te de ci­ru­jano aque­lla mí­ti­ca fra­se que pro­nun­ció el po­lí­ti­co so­cia­lis­ta Al­fon­so Gue­rra al fnal de la Tran­si­ción: “A Es­pa­ña no la va a co­no­cer ni la ma­dre que la parió”. Y es que des­de que co­men­za­mos a cua­drar agen­das con los pro­ta­go­nis­tas de es­te re­por­ta­je has­ta que se ce­rró por úl­ti­ma vez el ob­tu­ra­dor de mi co­le­ga Pepe Cas­tro, efec­ti­va­men­te a Es­pa­ña no la co­no­ce ni la ma­dre que la parió. Ma­riano Ra­joy aho­ra es re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad y quien vi­ve en La Mon­cloa es Pe­dro Sán­chez; el dia­rio El País lo di­ri­ge So­le­dad Ga­lle­go-díaz, la pri­me­ra mu­jer al man­do en to­da su his­to­ria, y Ju­len Lo­pe­te­gui es el en­tre­na­dor de un Real Ma­drid en el que ya no es­tá Cris­tiano Ro­nal­do.

Los que sí con­ti­núan al pie del ca­ñón, in­for­man­do de to­dos esos cam­bios

“Nues­tra la­bor es ayu­dar a la gen­te a for­mar­se una opi­nión, que pue­de o no coin­ci­dir con la tu­ya, pe­ro que sea un jui­cio for­ma­do” –Pi­lar Gó­mez

( y los que vie­nen), ge­ne­ran­do de­ba­te, creando opi­nión y me­tién­do­se en di­ver­sas po­lé­mi­cas tui­te­ras son Ig­na­cio Es­co­lar (di­rec­tor de el­dia­rio.es), Pi­lar Gó­mez (sub­di­rec­to­ra de La Ra­zón), Fer­nan­do Berlín (di­rec­tor de ra­dio­ca­ble.com), Ana Par­do de Ve­ra (di­rec­to­ra de pu­bli­co.es) y Jor­ge Bus­tos ( je­fe de Opi­nión de El Mun­do). Pe­rio­dis­tas de orí­ge­nes y pre­sen­tes tan di­ver­sos co­mo los co­lo­res del ar­coí­ris, pe­ro con va­rios ne­xos en co­mún: en pri­mer lu­gar, per­te­ne­cen a la mis­ma ge­ne­ra­ción, jó­ve­nes pe­ro con ex­pe­rien­cia so­bra­da en el mun­do del pe­rio­dis­mo que han ido sus­ti­tu­yen­do a los pe­rio­dis­tas más clá­si­cos en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo in­for­ma­ti­vo; en se­gun­do lu­gar, sus me­dios, sus opi­nio­nes, sus in­ter­ven­cio­nes te­le­vi­si­vas y ra­dio­fó­ni­cas ayu­dan a mi­llo­nes de per­so­nas a en­ten­der lo que pa­sa en es­te ben­di­to país y más allá. Son crea­do­res de opi­nión, aun­que a al­gu­nos de ellos no les gus­te o no es­tén de acuer­do exac­ta­men­te con esa ex­pre­sión.

Creo que la f gu­ra del crea­dor de opi­nión es­tá un po­co so­bre­va­lo­ra­da”, di­ce Berlín: “La gen­te lo que bus­ca es or­ga­ni­zar una opi­nión que ya tie­ne más o me­nos conf­gu­ra­da”. “Es una def ni­ción de­ma­sia­do am­pu­lo­sa y am­bi­cio­sa”, in­ci­de en la mis­ma lí­nea Bus­tos. “Yo me con­si­de­ro pe­rio­dis­ta, no me veo co­mo crea­dor de opi­nión”, ex­pli­ca Es­co­lar, “y co­mo pe­rio­dis­tas sí que so­mos quie­nes de­ci­di­mos qué es im­por­tan­te y qué es ac­ce­so­rio e in­ten­ta­mos con­tar­lo de la ma­ne­ra más ho­nes­ta po­si­ble”. En to­do ca­so, al mar­gen de esta mo­des­tia más o me­nos na­tu­ral, sí que es in­du­da­ble que lo que es­tos hom­bres y mu­je­res di­cen en los al­ta­vo­ces que tie­nen a su dis­po­si­ción, que son unos cuan­tos, ca­la en bue­na par­te de la so­cie­dad y ayuda a di­ri­gir de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta el pen­sa­mien­to co­lec­ti­vo. “A un crea­dor de opi­nión se le pre­su­po­ne cri­te­rio y co­no­ci­mien­to de la in­for­ma­ción, y con eso ela­bo­ra sus aná­li­sis y los pro­yec­ta. Por eso el gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad es muy im­por­tan­te”, di­ce Par­do de Ve­ra. “Nues­tra la­bor es ayu­dar a la gen­te a for­mar­se una opi­nión que pue­da o no coin­ci­dir con la tu­ya, pe­ro que sea una opi­nión for­ma­da”, apun­ta Gó­mez.

He­mos que­da­do con to­dos ellos en la ca­lle, en pleno cen­tro de Ma­drid, en las ar­te­rias más bu­lli­cio­sas, ro­dea­dos de esa ciu­da­da­nía que los si­gue dia­ria­men­te. Na­die, sin em­bar­go, re­pa­ra en ellos, sal­vo al­gu­na mi­ra­da fur­ti­va más de cu­rio­si­dad que de asom­bro. No son des­co­no­ci­dos, por­que sus ros­tros son ha­bi­tua­les en te­le­vi­sión, pe­ro nin­gún ciu­da­dano se de­tie­ne a de­cir­les na­da, a ha­cer al­gún co­men­ta­rio. Pa­san des­aper­ci­bi­dos an­te to­das esas per­so­nas que, cu­rio­sa­men­te, se ven in­fui­das ca­si a dia­rio por lo que ellos y sus me­dios di­cen.

Y es que ha­ce no mu­cho na­die sa­bía qué as­pec­to te­nía el di­rec­tor de un dia­rio o de un pro­gra­ma de ra­dio, que no sa­lían de su en­torno más que pa­ra al­gún de­ba­te o ter­tu­lia es­po­rá­di­ca. Pe­ro en la ac­tua­li­dad, si quie­res, pue­des ver a nues­tros pro­ta­go­nis­tas ca­da día en te­le­vi­sión, a ve­ces en dos pro­gra­mas se­gui­dos de ca­de­nas dis­tin­tas. “Si los me­dios di­gi­ta­les son in­fu­yen­tes es gra­cias a las re­des so­cia­les, pe­ro so­bre to­do a la te­le­vi­sión, que es el me­dio de di­fu­sión por ex­ce­len­cia: lle­ga a to­dos los pú­bli­cos y lo ha­ce muy rá­pi­do”, di­ce Par­do de Ve­ra. “Pa­ra los me­dios im­pre­sos siem­pre fue ne­ce­sa­rio el al­ta­voz de la te­le y la ra­dio”, ex­pli­ca Es­co­lar, “y el he­cho de que aho­ra exis­tan mu­cha más ofer­ta, más de­ba­tes, más ca­de­nas, más pro­gra­mas ha­ce que ese al­ta­voz sea más po­ten­te. La te­le­vi­sión si­gue sien­do el me­dio de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas por ex­ce­len­cia. Una columna mía muy leí­da tie­ne me­dio mi­llón de per­so­nas de au­dien­cia, y una in­ter­ven­ción en La Sex­ta la ven dos mi­llo­nes. Es in­com­pa­ra­ble”.

Pe­ro ¿esos pro­gra­mas son in­for­ma­ti­vos o de en­tre­te­ni­mien­to? “Hay par­te de am­bas, no sa­bría de­cir la pro­por­ción. Pe­ro eso de que te co­lo­ca ahí un par­ti­do o un po­de­ro­so es men­ti­ra. To­do se gra­dúa en fun­ción de la au­dien­cia. No te ima­gi­nas has­ta que pun­to es ‘dar­wi­nis­ta’ la te­le­vi­sión. Si no fun­cio­nas, caes”, cuen­ta Bus­tos. “Son au­dien­cias...”, coin­ci­de Gó­mez, que con­fe­sa que úl­ti­ma­men­te los di­rec­to­res de esos pro­gra­mas de ter­tu­lia han acor­da­do ba­jar el tono, so­se­gar un de­ba­te que por mo­men­tos era di­fí­cil de di­fe­ren­ciar, en el con­ti­nen­te, de los pro­gra­mas del co­ra­zón. “Si nos pe­lea­mos [en­tre los in­vi­ta­dos] es un es­pec­tácu­lo, pe­ro ese pro­gra­ma a lo me­jor ya no cumple la fun­ción que tie­ne que cum­plir, que es in­for­mar”, aña­de la sub­di­rec­to­ra de La Ra­zón. “Yo soy muy crí­ti­co con al­gu­nos pro­gra­mas de ter­tu­lia de te­le­vi­sión”, di­ce Berlín. “La ter­tu­lia en Es­pa­ña es­tá tan arrai­ga­da que na­ce en los ca­fés, pe­ro tras­la­da­da al for­ma­to te­le­vi­si­vo han bus­ca­do una fórmula pa­ra man­te­ner la aten­ción, bus­can­do ele­men­tos pro­pios del en­tre­te­ni­mien­to. Aun­que creo que eso se pro­du­ce so­lo en al­gu­nos pro­gra­mas noc­tur­nos, don­de la com­pe­ten­cia es fe­roz”. “¡Yo he ter­mi­na­do al­gu­na ter­tu­lia con do­lor de gar­gan­ta!”, son­ríe Gó­mez co­mo def­ni­ción de esas trin­che­ras que se for­man en esos pro­gra­mas. “Aho­ra, o eres in­de­pen­den­tis­ta o eres un fa­cha”, aña­de Par­do de Ve­ra. “No hay ma­ti­ces. Y eso en la te­le­vi­sión se po­ten­cia. Creo que ese en­fren­ta­mien­to es ma­lo, so­bre to­do en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias. No apor­ta na­da”, sostiene la di­rec­to­ra de pu­bli­co.es.

Vi­vi­mos en la épo­ca de las fa­ke news, que se han ins­ta­la­do en nues­tro cuer­po co­mo un ca­ta­rro del que nos es­tá cos­tan­do des­pren­der­nos más de la cuen­ta. Y en es­te pun­to, la la­bor de los pe­rio­dis­tas es más im­por­tan­te que nun­ca, y son cons­cien­tes de ello. Su res­pon­sa­bi­li­dad a la ho­ra de des­en­mas­ca­rar esas ‘ in­for­ma­cio­nes’ o, de otra for­ma, edu­car al ciu­da­dano pa­ra que no se las tra­gue es in­ne­ga­ble... aun­que no fá­cil. “Es fá­cil ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca min­tien­do o bus­can­do apo­yos pa­ra que pro­yec­ten esa men­ti­ra e in­ci­dan so­bre ella. Cla­ro que se pue­de, so­bre to­do con tan­tos ca­na­les de di­fu­sión”, opi­na Par­do de Ve­ra. No cree lo mis­mo Fer­nan­do Berlín, que pien­sa que “es ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­fí­cil [la ma­ni­pu­la­ción]. Es­toy to­tal­men­te con­ven­ci­do de que la gen­te

“Las re­des so­cia­les han con­tri­bui­do a un ‘ to­do va­le’ don­de la opi­nión de al­guien res­pe­ta­do, una emi­nen­cia, no pue­de va­ler igual que la de un tuitero anó­ni­mo” –Ig­na­cio Es­co­lar

es mu­cho me­nos ma­ni­pu­la­ble de lo que pen­sa­mos”. Aquí des­de lue­go no hay cuó­rum. “Es muy fá­cil”, opi­na Bus­tos, “pe­ro ten­go la es­pe­ran­za de que ha­ya un re­bo­te. Aho­ra to­do el mun­do se que­ja, to­dos los pe­rio­dis­tas es­ta­mos com­pra­dos por el Ibex... Ese har­taz­go, que da alas a los po­pu­lis­tas, crea sus pro­pios an­ti­cuer­pos. Ten­go la es­pe­ran­za de que cuan­do la sa­tu­ra­ción de men­ti­ras sea tan gran­de que nos asf­xie, la gen­te se vol­ve­rá a los eco­sis­te­mas tra­di­cio­na­les”. “Cuan­do se en­sal­za tan­to el va­lor de las fa­ke news”, re­to­ma Berlín, “a mí me en­tran mu­chas du­das, la ver­dad. El que crea que en Ca­ta­lu­ña la gen­te cam­bió su dis­cur­so por unos bots pu­bli­ca­dos des­de Ru­sia... La gen­te ya te­nía su mar­co es­ta­ble­ci­do. Creo que es­to es apli­ca­ble a otros ca­sos”.

No ha­ce tan­to, 10-15 años, re­cuer­do a mi pa­dre lle­gar a ca­sa por la tar­de ca­da día con el pe­rió­di­co de­ba­jo del bra­zo. Y ha­ce me­nos to­da­vía, en­trar en un bar a desa­yu­nar e in­ten­tar co­ger el pe­rió­di­co pa­ra echar­le un vis­ta­zo en­tre sor­bos de ca­fé con le­che y tos­ta­da era po­co me­nos que im­po­si­ble. Hoy, los pe­rió­di­cos se es­ta­cio­nan so­li­ta­rios en­ci­ma de las má­qui­nas de ta­ba­co y los pa­rro­quia­nos desa­yu­nan le­yen­do las no­ti­cias en el mó­vil. Fa­ce­book, Twit­ter o Ins­ta­gram son aho­ra las fuen­tes de las que be­be­mos la in­for­ma­ción. A sor­bi­tos, ca­si sin sa­bo­rear. Las re­des so­cia­les son un Le­jano Oes­te don­de se ha­ce di­fí­cil dis­tin­guir en­tre la ver­dad y la men­ti­ra, en­tre lo im­por­tan­te y lo su­per­fuo, en­tre el pres­ti­gio y los se­gui­do­res.

“Creo que la re­des so­cia­les han con­tri­bui­do a un ‘to­do va­le’ don­de la opi­nión de al­guien muy res­pe­ta­do, una emi­nen­cia, no pue­de va­ler igual que la de un tuitero anó­ni­mo”, opi­na Es­co­lar al res­pec­to. “El he­cho de que to­dos ten­gan voz da la im­pre­sión de que to­dos tie­nen la mis­ma re­le­van­cia, y no es así. Es bue­na la de­mo­cra­ti­za­ción de la opi­nión en las re­des, pe­ro es ma­la si se in­ter­pre­ta que to­do es exac­ta­men­te igual, que opi­ne un ca­te­drá­ti­co a que lo ha­ga mi cu­ña­do”. En­la­za con esta idea Bus­tos: “Hay gen­te que tie­ne 200.000 se­gui­do­res en Twit­ter y su opi­nión es ab­so­lu­ta­men­te in­tras­cen­den­te. Co­se­cha­rán el aplau­so de los su­yos, pe­ro no in­flui­rán en el po­der. Lue­go hay quien tie­ne 1.000 se­gui­do­res pe­ro son to­dos fis­ca­les, dipu­tados y mi­nis­tros. Y lo que di­ga ese ti­po in­flu­ye en to­da Es­pa­ña. La in­fuen­cia no se mi­de por la can­ti­dad de se­gui­do­res que tie­ne el emi­sor, sino por el po­der de de­ci­sión que tie­ne el re­cep­tor”, re­cal­ca el pe­rio­dis­ta de El Mun­do.

“El he­cho de que gen­te sin in­for­ma­ción opi­ne nos ha­ce caer en el riesgo de la ba­na­li­za­ción”, di­ce Par­do de Ve­ra. “Por eso hay que reivin­di­car el pe­rio­dis­mo. Un es­pe­cia­lis­ta ten­drá in­for­ma­ción so­bre un te­ma con­cre­to, pe­ro el pe­rio­dis­ta abar­ca un aba­ni­co mu­cho más am­plio. Eso sí, siem­pre con ho­nes­ti­dad, sin men­ti­ras ni exa­ge­ra­cio­nes”. De to­dos mis ‘ con­ter­tu­lios’, la úni­ca que no tie­ne perfl en Twit­ter o Fa­ce­book es Pi­lar Gó­mez [“es una de­ci­sión per­so­nal, nun­ca lo he echa­do en fal­ta”] y es, además, la que se mues­tra más ta­jan­te res­pec­to al pa­pel de las re­des so­cia­les en el sec­tor de la in­for­ma­ción: “Con 140 ca­rac­te­res [aho­ra son 280] no te in­for­mas, no nos equi­vo­que­mos. Hay que en­te­rar­se de las co­sas a fon­do”. “Además, en re­des so­cia­les nos mo­ve­mos en círcu­los más ce­rra­dos de lo que cree­mos”, ex­pre­sa Fer­nan­do Berlín, “y ter­mi­na­mos ais­lán­do­nos de in­for­ma­cio­nes que nos pro­du­cen al­gún ti­po de con­tra­dic­ción. Pe­ro tam­bién creo que hay mu­cha mi­to­lo­gía en eso: no creo que sea tan fá­cil en­ce­rrar­se. Al f nal, la in­for­ma­ción nos aca­ba lle­gan­do por una vía u otra, por­que nues­tro cam­po de ac­ción no son so­lo las re­des so­cia­les: es­tá tu fa­mi­lia, tus ami­gos, tu en­torno la­bo­ral...”.

De mis cin­co in­vi­ta­dos, cua­tro de ellos se de­di­can a la prensa es­cri­ta: Ig- na­cio Es­co­lar y Ana Par­do ‘na­ve­gan’ en el mun­do di­gi­tal y Jor­ge Bus­tos y Pi­lar Gó­mez es­tam­pan su tra­ba­jo ca­da día en pa­pel (aun­que sus me­dios tam­bién sur­can el océano bi­na­rio, por su­pues­to). Me in­tere­sa co­no­cer su opi­nión so­bre la ac­tual influencia y pres­ti­gio de esos mun­dos, si es que se pue­den se­pa­rar, que pa­re­ce que no. “Ya no hay pe­rió­di­co de pa­pel o pe­rió­di­co di­gi­tal: to­do son pe­rió­di­cos y to­dos son di­gi­ta­les”, di­ce cla­ra­men­te Bus­tos. “Creo que los pe­rió­di­cos to­da­vía es­ta­mos en la cú­pu­la de la je­rar­quía in­for­ma­ti­va. Yo, cuan­do voy a la te­le, la me­sa es­tá lle­na de los pe­rió­di­cos del día y la es­ca­le­ta se ha­ce en fun-

ción de los te­mas que lle­ven los pe­rió­di­cos, y no so­lo los de pa­pel. Has­ta lo que lle­ga a las re­des so­cia­les es una de­can­ta­ción de lo que se ex­pre­sa en los pe­rió­di­cos, y creo que eso es bueno”. En la mis­ma lí­nea se ex­pre­sa Es­co­lar: “No­so­tros no so­mos un me­dio im­pre­so, pe­ro sí so­mos un me­dio es­cri­to, así que en reali­dad so­mos lo mis­mo”, di­ce el di­rec­tor de el­dia­rio.es. “Aho­ra hay más ac­ce­so a la prensa es­cri­ta. An­tes, el 15% de la so­cie­dad se in­for­ma­ba por prensa es­cri­ta y un 85% lo ha­cía a tra­vés de la te­le­vi­sión. La so­cie­dad ha cam­bia­do y hoy el 50% de la gen­te se in­for­ma a tra­vés de prensa es­cri­ta. Hay he­rra­mien­tas que an­tes no exis­tían y que han per­mi­ti­do esa evo­lu­ción”.

Quien sí es­ta­ble­ce una di­fe­ren­cia en­tre uno y otro for­ma­to es Pi­lar Gó­mez: “El pa­pel aho­ra es­tá muy de­nos­ta­do y des­vir­tua­do, pe­ro yo siem­pre veo a los po­lí­ti­cos con ellos. Es ver­dad que hay mu­chos di­gi­ta­les que dan no­ti­cias im­por­tan­tes, pe­ro tam­bién es cier­to que nin­gún po­lí­ti­co o em­pre­sa­rio quie­re ver­se nun­ca en el pa­pel, por­que el pa­pel que­da, no lo pue­des bo­rrar. En una web sí que pue­des ba­jar una no­ti­cia o qui­tar­la de la ho­me, pe­ro en un pe­rió­di­co eso no se pue­de ha­cer. Si eres por­ta­da lo se­rás siem­pre. ¡Y eso pe­sa mu­cho!”. Pa­ra

“La figura del crea­dor de opi­nión es­tá so­bre­va­lo­ra­da. Lo que bus­ca la gen­te es or­ga­ni­zar una idea que ya tie­ne con­fi­gu­ra­da” –Fer­nan­do Berlín

Par­do, sin em­bar­go, “mu­chos pe­rió­di­cos de pa­pel se de­di­can ca­si ex­clu­si­va­men­te a ha­cer po­lí­ti­ca” y po­ne un te­ma so­bre la me­sa: el editorial. “Ya no tie­ne tan­ta re­per­cu­sión, ya no fun­cio­na, sal­vo que sea una no­ti­cia en sí mis­mo, co­mo que un pe­rió­di­co se po­si­cio­na­ra cla­ra­men­te a fa­vor de un par­ti­do po­lí­ti­co, por ejem­plo”. Ni pu­bli­co.es ni el­dia­rio.es tie­nen edi­to­ria­les. “Creo que es un con­cep­to un po­co an­ti­guo. La lí­nea del pe­rió­di­co es­tá en la in­for­ma­ción, en có­mo se tra­ta y en sus di­fe­ren­tes ar­tícu­los de opi­nión”, in­sis­te Par­do de Ve­ra. “La opi­nión siem­pre de­be es­tar fir­ma­da”, aña­de Es­co­lar. “No pue­de es­tar frma­da por una SL, por­que una SL tie­ne deu­das, cré­di­tos, in­tere­ses... No de­be­ría te­ner opi­nión”. En el po­lo opues­to se en­cuen­tra Jor­ge Bus­tos, en­car­ga­do de es­cri­bir los edi­to­ria­les de su pe­rió­di­co: “En El Mun­do to­dos co­no­cen per­fec­ta­men­te la lí­nea editorial y el po­si­cio­na­mien­to del pe­rió­di­co. To­dos te­ne­mos que asu­mir que el editorial es la columna de opi­nión que es­cri­bi­ría El Mun­do si fue­ra un ser hu­mano”, di­ce. “Lo que ocu­rre es que a la gen­te le cues­ta mu­cho dis­tin­guir en­tre el editorial del pe­rió­di­co y una columna es­cri­ta por un co­la­bo­ra­dor, y eso crea mu­chos que­bra­de­ros de ca­be­za so­bre qué opi­nión tie­ne el me­dio so­bre un de­ter­mi­na­do te­ma. Pe­ro la lí­nea editorial del pe­rió­di­co es­tá en el editorial. Pun­to”.

Es­tos tres hom­bres y dos mu­je­res son cin­co de los pe­rio­dis­tas que más in­for­ma­ción y opi­nión crean en la ac­tua­li­dad, pe­ro an­tes que ellos hu­bo otros, y le pre­gun­to a ca­da uno cuá­les fue­ron los su­yos, quié­nes for­ma­ron su opi­nión o quién les in­fu­yó cuan­do em­pe­za­ron a in­tere­sar­se más de la cuen­ta por lo que pa­sa­ba a su al­re­de­dor o cuan­do los pi­có el mos­qui­to que trans­mi­te el pe­rio­dis­mo. Ca­si to­dos nom­bran a Iña­ki Ga­bi­lon­do. “Siem­pre ha si­do mi re­fe­ren­te”, di­ce Berlín, “por­que lo que él ha­cía era po­ner pa­la­bras a co­sas que pa­sa­ban por mi ca­be­za en ese

mo­men­to. Yo no te­nía, ni ten­go, su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis”, sostiene el di­rec­tor de ra­dio­ca­ble.com. “To­da mi ge­ne­ra­ción es un po­co de Ga­bi­lon­do”, confrma Gó­mez. “Pe­ro tam­bién he cre­ci­do mu­cho con [Ja­vier] Sardá, al que aho­ra me en­cuen­tro en las ter­tu­lias. Y tam­bién des­ta­ca­ría a Vic­to­ria Pre­go y [Luis Ma­ría] An­són”. “En mi épo­ca el re­fe­ren­te de la prensa es­cri­ta era El País y, co­mo ra­dio, la SER”, cuen­ta Par­do de Ve­ra. “En cuan­to a per­so­nas”, con­ti­núa, “des­ta­ca­ría a Ju­lia Ote­ro, una mu­jer in­de­pen­dien­te y va­lien­te; En­ric Ju­lia­na, di­rec­tor ad­jun­to de La Van­guar­dia; Mi­guel Án­gel Agui­lar, aun­que me gus­ta­ba más an­tes que aho­ra; Joa­quín Es­te­fa­nía; Je­sús Ma­ra­ña, que fue mi di­rec­tor y es uno de los me­jo­res pe­rio­dis­tas de es­te país... Y So­le­dad Ga­lle­go-díaz, que es una fe­nó­meno [ la en­tre­vis­ta se reali­zó an­tes del nom­bra­mien­to de Ga­lle­go-díaz co­mo nue­va di­rec­to­ra de El País, el pa­sa­do 8 de ju­nio]”. Iña­ki Ga­bi­lon­do tam­bién apa­re­ce en­tre los re­fe­ren­tes de Es­co­lar: “Si ten­go que des­con­tar al pe­rio­dis­ta que más me ha in­fui­do, que es mi pa­dre, a quien más he res­pe­ta­do y ad­mi­ra­do es a Ga­bi­lon­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra fjar cri­te­rios y dar la in­for­ma­ción”. El verso suel­to es Bus­tos: “Des­de muy jo­ven leía so­bre to­do las co­lum­nas de los pe­rió­di­cos. Con 14 años ya que­ría ser co­lum­nis­ta, soy así de re­pe­len­te [ri­sas]. Mis co­lum­nis­tas de re­fe­ren­cia eran más li­te­ra­rios: me fas­ci­na­ban [Jai­me] Camp­many, [Fran­cis­co] Um­bral... En la ra­dio, Fe­de­ri­co Ji­mé­nez-lo­san­tos fue una re­fe­ren­cia de mis años uni­ver­si­ta­rios. Pe­ro fgu­ras to­té­mi­cas... nin­gu­na”.

Vi­vi­mos en la era de la in­for­ma­ción (y de los re­tos vi­ra­les, pe­ro aquí es­ta­mos ha­blan­do de co­sas se­rias) y no po­de­mos de­jar de de­ba­tir un úl­ti­mo pun­to: ¿ha­ce­mos to­do lo po­si­ble por es­tar bien in­for­ma­dos? ¿ Es­ta­mos aho­ra me­jor o peor in­for­ma­dos que an­tes, cuan­do no ha­bía un ac­ce­so tan universal a In­ter­net, ni te­nía­mos smartp­ho­ne. “Aho­ra hay una sa­tu­ra­ción in­for­ma­ti­va y opi­na­ti­va muy gran­de”, co­mien­za Bus­tos, y lan­za el si­guien­te men­sa­je: “Los ciu­da­da­nos tam­bién tie­nen una obli­ga­ción con­si­go mis­mos: ¡infórmate! Si lo tie­nes gra­tis en In­ter­net... pon­te en el mó­vil aler­tas de me­dios dis­tin­tos, si­gue en re­des so­cia­les a gen­te que no pien­se co­mo tú... Eso es un ciu­da­dano res­pon­sa­ble. El que quie­re es­tar in­for­ma­do en nues­tra so­cie­dad, aho­ra tie­ne to­dos los me­dios pa­ra es­tar­lo. Lo que pa­sa es que so­mos muy có­mo­dos”. En el la­do opues­to se si­túa Fer­nan­do Berlín: “A mí me cues­ta mu­cho de­cir­le a la ciu­da­da­nía lo que de­be ha­cer, creo que hay un cier­to pa­ter­na­lis­mo en eso. Yo no ten­go ni idea de cuál es el com­por­ta­mien­to co­rrec­to so­cial­men­te. Creo que ten­go una cier­ta per­cep­ción so­bre lo que ocu­rre, pe­ro eso no quie­re de­cir que de­bie­ra ser así”, opi­na. “De ca­li­dad es­ta­mos bien”, di­ce Par­do de Ve­ra, “pe­ro en el ma­re­mág­num de la can­ti­dad, mu­chas ve­ces la ca­li­dad se pier­de. Creo que la so­cie­dad aho­ra es­tá más in­for­ma­da, pe­ro nos que­da ca­mino por re­co­rrer, por­que en oca­sio­nes la gen­te no sa­be dis­tin­guir in­for­ma­ción de opi­nión”. Según Pi­lar Gó­mez, “en ge­ne­ral es­ta­mos me­jor in­for­ma­dos, por el he­cho de que aho­ra se pue­de ac­ce­der a mu­cha más in­for­ma­ción. Pe­ro hay gen­te que aun­que es­té más in­for­ma­da no lo es­tá me­jor, sino peor. Quien se quie­re in­for­mar bien tie­ne las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias, pe­ro vi­vi­mos aho­ra un po­co en un mo­men­to co­mo La gue­rra de los mun­dos y no nos da­mos cuen­ta de có­mo se des­in­for­ma en las re­des so­cia­les, por ejem­plo”. Por úl­ti­mo, Es­co­lar ofre­ce un apunte na­da ba­la­dí: “Hay gen­te que su fil­tro de in­for­ma­ción es el ti­me­li­ne de sus ami­gos y según co­mo sean es­tos así de ses­ga­da se­rá su in­for­ma­ción. Pe­ro más allá de ese fltro, esa gen­te an­tes no se in­for­ma­ba. Ni bien ni mal: no se in­for­ma­ba. Aho­ra al me­nos leen, aun­que sea a tra­vés de ese ti­me­li­ne. Ahí se es­tá lle­gan­do a gen­te que di­rec­ta­men­te an­tes no ac­ce­día a na­da de prensa es­cri­ta y aho­ra por lo me­nos le lle­ga al­go de in­for­ma­ción. Creo que esta si­tua­ción es me­jor que la an­te­rior”.

Po­dría­mos se­guir de­ba­tien­do otros mu­chos te­mas con es­tos cin­co pe­rio­dis­tas, pe­ro me te­mo que tie­nen co­sas más im­por­tan­tes que ha­cer, co­mo por ejem­plo in­for­mar a la so­cie­dad española de las co­sas que pa­san a su al­re­de­dor, dar­les su opi­nión so­bre ellas y lan­zar­se unas cuan­tas pu­llas en torno a una me­sa de te­le­vi­sión. Los de­ja­mos a lo su­yo y no­so­tros a lo nues­tro, que es es­cu­char­los y leer­les, a ellos y a sus me­dios. Y lue­go ya pen­sa­re­mos lo que nos dé la ga­na. Pe­ro bien in­for­ma­dos.

“El que quie­re es­tar in­for­ma­do en nues­tra so­cie­dad tie­ne to­dos los me­dios pa­ra es­tar­lo. Lo que pa­sa es que so­mos muy có­mo­dos” –Jor­ge Bus­tos

“El pe­rio­dis­mo ob­je­ti­vo y una columna de opi­nión tie­nen las mis­mas co­sas en co­mún que la Bi­blia y la re­vis­ta Play­boy”. Wal­ter Cron­ki­te,pe­rio­dis­ta y pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se (1916-2009)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.