Ar­te­sa­nía ‘co­ol’

Esquire (Spain) - - Best Version -

Pa­ra Maz­da, sus co­ches de­ben ser una ex­ten­sión del con­duc­tor, am­bos de­ben es­tar en per­fec­ta ar­mo­nía. Por eso sus mo­de­los se di­se­ñan en torno a las per­so­nas, te­nien­do en cuen­ta las emo­cio­nes que trans­mi­ten. Y la emo­ción es­tre­lla es­te in­vierno es el cui­da­do ar­te­sa­nal, el mi­mo por los de­ta­lles. La em­ble­má­ti­ca mar­ca ja­po­ne­sa es cons­cien­te de que las ma­nos con­ti­núan sien­do la prin­ci­pal he­rra­mien­ta de di­se­ño ar­te­sano. Por eso sus di­se­ña­do­res uti­li­zan las su­yas pa­ra mo­de­lar las for­mas so­bre blo­ques de ar­ci­lla an­tes de pa­sar al or­de­na­dor. Se ne­ce­si­tan más de 20 años pa­ra que un apren­diz de Maz­da sea con­si­de­ra­do maes­tro Ta­ku­mi. Só­lo así, co­ches co­mo el nue­vo Maz­da CX-5 co­bran vi­da.

La ten­den­cia ‘hand­ma­de’ se apo­de­ra de la mo­da, el di­se­ño, el ar­te... ¡y del mun­do de los au­to­mó­vi­les! El nue­vo Maz­da CX-5 de­mues­tra qué tie­ne lo ar­te­sa­nal pa­ra que tan­to gus­te.

L o s d e f n s o r e s d e l a t e or ía de la Tie rra a ir nt me s e A S N a l r o p o d a c i l b u p lo do to e qu n pla­na cree

la ma­que­ta le­van­tan­do el pe­que­ño con­ti­nen­te blan­co co­mo la ta­pa de una ca­ce­ro­la] creo que hay un reino es­con­di­do”.

El pu­bli­co se acer­có pa­ra ver la ma­que­ta de cer­ca. Se for­mó un gru­po al­re­de­dor de Kenny, a quien acri­bi­lla­ron a pre­gun­tas. En un mo­men­to da­do, su­gi­rió que el Po­lo Nor­te po­dría ha­ber da­do a los na­zis ac­ce­so a la Tie­rra Hue­ca – el con­cep­to que pro­po­ne un mun­do ha­bi­ta­ble den­tro de nues­tro pla­ne­ta–. Era di­fí­cil sa­ber có­mo aca­ba­ría to­do eso, pe­ro cuan­do Kenny reanu­dó su dis­cur­so que­dó cla­ro que so­lo es­ta­ba ca­len­tan­do mo­to­res: “Que cons­te que las co­sas que voy a de­cir en mi pró­xi­ma pre­sen­ta­ción son, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma, bas­tan­te ex­tra­va­gan­tes”.

Re­pa­sé des­pués mis fre­né­ti­cas ano­ta­cio­nes. Kenny ex­pli­có que las cú­pu­las en­tre los ani­llos con­cén­tri­cos del mun­do pron­to se abri­rían y per­mi­ti­rían a la hu­ma­ni­dad ver to­dos los sis­te­mas so­la­res de nues­tro uni­ver­so: “Una ali­nea­ción ga­lác­ti­ca”, lo lla­mó. Pre­di­jo que la NASA se iría de la Tie­rra y co­lo­ni­za­ría Mar­te. “Qui­zás su­fra­mos una fal­sa in­va­sión alie­ní­ge­na”, es­pe­tó, co­mo si tal co­sa. “No lo sé. So­lo es una hi­pó­te­sis”. Es­ta­ba más se­gu­ro de que el Po­lo Nor­te ser­vi­ría co­mo un por­tal pa­ra que unos po­cos ele­gi­dos via­ja­ran 3.000 años ha­cia el fu­tu­ro. “Va a ha­ber via­jes en el tiem­po”, de­cla­ró Kenny. “Vi­vi­mos mo­men­tos in­creí­bles”.

Kenny re­cor­dó un co­mu­ni­ca­do de enero de 2018 del Bu­lle­tin of the Ato­mic Scien­tists en el que se anun­cia­ba que el Re­loj del Apo­ca­lip­sis, que pro­por­cio­na una cuen­ta atrás sim­bó­li­ca pa­ra la des­truc­ción to­tal de la hu­ma­ni­dad, ha­bía si­do fja­do a tan so­lo dos mi­nu­tos de la me­dia­no­che y que ten­dría lu­gar el 21 de di­ciem­bre de 2020, mu­cho an­tes de lo es­pe­ra­do. A na­die del pú­bli­co pa­re­cía preo­cu­par­le. “Si su­ce­de cuan­do yo creo, acép­ten­lo y con­sue­len a los que les ro­dean”, su­gi­rió Kenny, an­tes de aña­dir, ca­si co­mo una idea de úl­ti­ma ho­ra: “Si no su­ce­de, pues no pa­sa na­da. La vi­da si­gue”.

CUAN­DO EN­TRE­VIS­TÉ A HEAT­HER en su ca­sa, me re­sul­ta­ba di­fí­cil no de­jar­me lle­var por su en­tu­sias­mo. Es­cu­pía sus ideas co­mo es­cu­pen mo­ne­das las má­qui­nas tra­ga­pe­rras, de­jan­do fra­ses a me­dias cuan­do le asal­ta­ban re­fle­xio­nes más im­por­tan­tes. Ad­mi­ré su vo­lun­tad de cues­tio­nar los as­pec­tos más fun­da­men­ta­les de nues­tra exis­ten­cia. Pa­re­cía al­go inofen­si­vo. Sin em­bar­go, cuan­do se lo co­men­té a Step­han Le­wan­dowsky, pro­fe­sor de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía Ex­pe­ri­men­tal de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol, es­tu­vo en to­tal desacuer­do. “Es muy pe­li­gro­so, es al­go que de­be­ría te­ner­nos muy preo­cu­pa­dos”, sen­ten­ció.

Le­wan­dowsky es un cien­tíf­co cog­ni­ti­vo. En los úl­ti­mos años, se ha de­di­ca­do a in­ves­ti­gar las for­mas en que tra­ta­mos la des­in­for­ma­ción y los fac­to­res que afec­tan a nues­tra acep- ta­ción de la evi­den­cia cien­tíf­ca. Me ex­pli­có que el hom­bre siem­pre ha si­do sus­cep­ti­ble a la des­in­for­ma­ción, pe­ro que hoy en día no im­por­ta lo im­po­pu­la­res que sean tus creen­cias: en­con­tra­rás una co­mu­ni­dad que las com­par­ta en la red. “Los me­dios so­cia­les au­men­tan nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad cog­ni­ti­va”, me con­fe­só Le­wan­dowsky. Ape­nas sa­be­mos có­mo es­ta era de co­nec­ti­vi­dad afec­ta a nues­tra for­ma de pen­sar, y ya es­ta­mos, sin em­bar­go, li­dian­do con sus con­se­cuen­cias: con­cep­tos co­mo ‘ob­je­ti­vi­dad’ y ‘reali­dad’ se po­nen ca­da vez más en te­la de jui­cio. The Washington Post, a tra­vés de su ba­se de da­tos, afir­ma que Do­nald Trump ha men­ti­do más de 3.200 ve­ces des­de que asu­mió el car­go. En In­ter­net, po­de­mos ele­gir nues­tra pro­pia ver­dad.

bía per­di­do el res­to de las pre­sen­ta­cio­nes del cer­ta­men–. ¿ Pien­san aca­so que no se han lle­va­do a ca­bo mi­sio­nes es­pa­cia­les? ¿ Que nun­ca he­mos en­via­do un te­les­co­pio al es­pa­cio?

–Y tam­po­co he­mos en­via­do nun­ca a un as­tro­nau­ta al es­pa­cio –con­tes­tó Alle­gedly K. A. Da­ve.

Por pri­me­ra vez, los cien­tíf­cos pa­re­cie­ron dar­se cuen­ta del al­can­ce de la cons­pi­ra­ción que in­ten­ta­ban des­men­tir.

–En­ton­ces –si­guió Wi­lliams–, ¿son fal­sos to­dos esos da­tos que pro­vie­nen de te­les­co­pios? La au­dien­cia es­ta­lló en una afrma­ción uná­ni­me. –¿Us­ted los ha vis­to? –pre­gun­tó una mu­jer. –Sí –es­pe­tó Wi­lliams–. ¡Tra­ba­jo a dia­rio con esos da­tos! Los es­pec­ta­do­res co­men­za­ron a be­rrear sus pro­pias pre­gun­tas, es­can­da­li­za­dos por la in­ge­nui­dad de los cien­tíf­cos. Se mi­ra­ban in­cré­du­los y cu­chi­chea­ban. Les pi­die­ron que les ex­pli­ca­ran los de­fec­tos que ha­bían vis­to en los ví­deos de as­tro­nau­tas en el es­pa­cio.

–¿No han vis­to el ví­deo? –in­qui­rió la mu­jer–. ¿Aca­so no es­ta­ban ju­gan­do con los ca­bles?

Los cien­tíf­cos pa­re­cían con­fun­di­dos y per­ple­jos.

– De ver­dad que tie­nen que ver­lo –con­ti­nuó ella–. Al me­nos, fí­jen­se en lo que les es­ta­mos con­tan­do: mi­ren có­mo to­can las cuer­das. Fue en­ton­ces cuan­do la NASA se con­vir­tió en una fuen­te de in­for­ma­ción po­co fa­ble pa­ra mí – aña­dió–. So­lo tu­ve que atra­par a mi ma­ri­do una vez acos­tán­do­se con otra mu­jer pa­ra sa­ber que vol­ve­ría a ha­cer­lo.

El pú­bli­co pro­rrum­pió en aplau­sos. Los cien­tíf­cos se mo­vían in­có­mo­dos en sus asien­tos. La es­pe­ran­za de con­ven­cer a al­guien se ha­bía des­va­ne­ci­do por com­ple­to.

–¿De ver­dad creen se­ria­men­te que en 1969 te­nían la tec­no­lo­gía pa­ra ate­rri­zar en la Lu­na y atra­ve­sar los cin­tu­ro­nes de Van Allen? –gri­tó un hom­bre, po­nién­do­se de pie–. ¿Es eso po­si­ble? ¿Y lo di­cen us­te­des sin nin­gu­na som­bra de du­da?

–Sí –zan­jó Wi­lliams, con el tono de un hom­bre que ya es­tá más que har­to.

–No so­lo cree­mos que lo hi­cie­ron, sino que yo ade­más me sien­to muy or­gu­llo­so de ello –aña­dió Ky­ria­cou con frme­za.

–¡Oh, no! –so­llo­zó una mu­jer que pa­re­cía es­tar muy an­gus­tia­da.

–Es­to es de­ma­sia­do... –mur­mu­ró pa­ra sí un hom­bre que te­nía cer­ca.

AL­CAN­CÉ A LOS CIEN­TÍ­FI­COS EN EL PA­SI­LLO, jus­to an­tes de que pu­die­ran huir. Es­ta­ban con­mo­cio­na­dos por­que les ha­bía pi­lla­do des­pre­ve­ni­dos lo afian­za­das que es­ta­ban esas ideas tan po­co cien­tíf­cas. Tra­ta­ban de com­pren­der por qué. “Re­sul­ta muy atrac­ti­vo creer en al­go que so­lo com­par­te un pe­que­ño gru­po de per­so­nas”, ex­pli­có A PE­SAR DE QUE SCHOFIELD CUES­TIO­NA­RA su cor­du­ra, Heat­her es­ta­ba or­gu­llo­so de su in­ter­ven­ción. En su opi­nión, in­ci­ta­ría a los es­pec­ta­do­res a to­mar­se más en se­rio la teo­ría de la Tie­rra pla­na la si­guien­te vez que se to­pa­ran con ella en In­ter­net. “An­tes la ha­brían des­car­ta­do sin más, pe­ro aho­ra se lo pen­sa­rán. He plan­ta­do una se­mi­lla”. Unos días más tar­de, una ver­sión edi­ta­da del ví­deo pu­bli­ca­da en Youtu­be se ha­bía vis­to 2,5 mi­llo­nes de ve­ces. Mien­tras tan­to, Heat­her y Vanh han anun­cia­do su in­ten­ción de ce­le­brar en 2019 con­ven­cio­nes so­bre la Tie­rra pla­na en Lon­dres y Áms­ter­dam. Le co­men­té a Heat­her que, aun­que ha­bía dis­fru­ta­do mu­cho du­ran­te la con­ven­ción, no me ha­bía con­ven­ci­do nin­guno de sus ar­gu­men­tos. Me pi­dió que me ima­gi­na­ra el co­mien­zo del uni­ver­so, cuan­do la Tie­rra y el Sol no eran más que pol­vo flo­tan­do en el es­pa­cio. “¿Có­mo co­men­zó ese pol­vo a or­ga­ni­zar­se en el mun­do que aho­ra nos ven­de la cien­cia?”, me pre­gun­tó. Le di­je que yo no po­día ex­pli­car­lo, pe­ro que otra gen­te sí. “Es una cues­tión de con­fan­za”, aña­dí. “Muy bien“, con­tes­tó. “Es tu elec­ción. So­lo te pi­do que di­gas la ver­dad tal y co­mo la ves”. Al día si­guien­te sa­lí de Lon­dres ha­cia la cos­ta sur de In­gla­te­rra. Me de­tu­ve en la pla­ya, y mi­ré ha­cia Fran­cia: el agua ya­cía an­te mí co­mo una vas­ta sá­ba­na de ra­so en la que se re­fle­ja­ba el cie­lo azul. Los trans­bor­da­do­res sa­lían de un puer­to cer­cano y se ale­ja­ban en la dis­tan­cia, con­vir­tién­do­se en pun­tos blan­cos cuan­do se acer­ca­ban a la lí­nea di­vi­so­ria en­tre el mar y el cie­lo. A la luz del atar­de­cer, era di­fí­cil discernir cuán­do se per­dían en el ho­ri­zon­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.