DU­RO DE PE­LAR

SI CREÍAS QUE TO­DOS LOS PANERAI SON IGUA­LES, LA FIR­MA ITA­LIA­NA QUIE­RE DEMOSTRARTE QUE TE EQUIVOCAS CON UNA IM­PAC­TAN­TE VER­SIÓN DE SU LUMINOR EN NE­GRO CON CO­RREA DE CUE­RO DE TI­PO BADANA

Esquire (Spain) - - Gurú: -

NOS­TAL­GIA: Des­pués de unos años don­de el Luminor 1950 ha si­do el gran pro­ta­go­nis­ta del ca­tá­lo­go de Panerai, la frma ita­lia­na pa­re­ce ha­ber re­co­bra­do el in­te­rés por el mo­de­lo ori­gi­nal Luminor, un ges­to que apre­cia­rán los af cio­na­dos más in­con­di­cio­na­les de la mar­ca. Mu­chos de ellos tu­vie­ron por pri­me­ra vez con­tac­to con Panerai a co­mien­zos de los años 90 a tra­vés de sus pri­me­ras ver­sio­nes, hoy en día so­lo dis­po­ni­bles a pre­cios de es­cán­da­lo en el cir­cui­to de pie­zas de se­gun­da mano.

PRO­TE­GI­DA:

El Ca­li­for­nia 8 Days DLC, tam­bién co­no­ci­do por la re­fe­ren­cia PAM 779, es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al res­to de Luminor que he­mos vis­to es­te año. Se pue­de com­pro­bar fá­cil­men­te al ver el DLC de su ca­ja, un tra­ta­mien­to de car­bono que, ade­más de apor­tar­le una re­sis­ten­cia adi­cio­nal a la su­perf cie, des­ta­ca por su vis­to­so aca­ba­do en ne­gro. La ca­ja es­tá rea­li­za­da en ti­ta­nio, tie­ne un diá­me­tro de 44 mi­lí­me­tros y es her­mé­ti­ca has­ta 300 me­tros.

LON­GE­VO: El ca­li­bre uti­li­za­do es un P.5000 desa­rro­lla­do y fa­bri­ca­do por la pro­pia frma en su ma­nu­fac­tu­ra cer­ca de Neu­châ­tel (Sui­za). En el ca­tá­lo­go de Panerai des­de ha­ce cin­co años, se tra­ta de un mo­vi­mien­to de car­ga ma­nual y con una ar­qui­tec­tu­ra de ins­pi­ra­ción an­ti­gua, tal co­mo po­de­mos com­pro­bar en la pre­sen­cia de un gran puen­te pa­ra cu­brir to­do el mo­vi­mien­to o la re­ser­va de mar­cha de ocho días, muy ha­bi­tual en los re­lo­jes de la ca­sa pro­du­ci­dos pa­ra el ejér­ci­to des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

MEZ­CLA: Co­mo no po­día ser de otro mo­do, la es­fe­ra del PAM 779 tam­bién es es­pe­cial. En­tre los co­lec­cio­nis­tas es co­no­ci­da co­mo Ca­li­for­nia, y se dis­tin­gue por te­ner los ín­di­ces de la par­te su­pe­rior con nú­me­ros ro­ma­nos y los de la in­fe­rior con ci­fras ára­bi­gas. Es una dis­po­si­ción que ya usó Panerai en sus pri­me­ros re­lo­jes de los años trein­ta. Apa­re­cen so­bre una su­perf cie ne­gra ma­te y es­tán rea­li­za­dos con un ma­te­rial lu­mi­nis­cen­te co­lor cru­do. Hay que des­ta­car tam­bién el aca­ba­do azu­la­do de las agu­jas.

PER­SO­NAL: Del PAM 779 lla­ma mu­cho la aten­ción su co­rrea, rea­li­za­da en cue­ro os­cu­ro y acom­pa­ña­da de un ac­ce­so­rio de ti­po badana de ori­gen mi­li­tar, gra­ba­do en el fon­do con el lo­go­ti­po de la ca­sa, lo que da al re­loj una ima­gen bas­tan­te ori­gi­nal y ‘au­tén­ti­ca’ en la mu­ñe­ca. Es­ta elec­ción es una con­se­cuen­cia de la de­man­da de co­rreas per­so­na­li­za­das pa­ra re­lo­jes de Panerai que ha ge­ne­ra­do un lu­cra­ti­vo ne­go­cio pa­ra pe­que­ños pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes. El re­loj se en­tre­ga ade­más con una co­rrea adi­cio­nal de cau­cho.

DI­FE­REN­TE: Los re­lo­jes de Panerai tie­nen una ima­gen muy par­ti­cu­lar, al­go que es bueno pa­ra la frma, pe­ro que pue­de lle­gar a ser un pro­ble­ma a la ho­ra de abrir­se a nue­vos clien­tes. Sin per­der la iden­ti­dad de la mar­ca, el PAM 779 es un Panerai di­fe­ren­te. La com­bi­na­ción de la ca­ja ne­gra, la es­fe­ra Ca­li­for­nia y su lla­ma­ti­va co­rrea de cue­ro abre cam­po en bus­ca de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes sin trai­cio­nar con es­ta apues­ta la his­to­ria de la ca­sa. Su pre­cio, de 7.500 eu­ros, es­tá en con­so­nan­cia con otras re­fe­ren­cias de la frma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.