LA CÁ­MA­RA DE LAS MARAVILLAS

PO­CAS VE­CES VE LA LUZ, PE­RO NO­SO­TROS LO HE­MOS CON­SE­GUI­DO. EN­TRA­MOS EN LA MA­YOR RE­SER­VA DE COÑACS AÑE­JOS DEL MUN­DO: LA BO­DE­GA DE RI­CHARD HENNESSY, CREA­DA PA­RA ALO­JAR SUS MÁS PRE­CIA­DAS ‘EAUX-DE-VIE’

Esquire (Spain) - - Gastro: - POR AN­DRÉS GALISTEO

Si Ri­chard Hennessy (17241800) le­van­ta­ra la ca­be­za, lo en­con­tra­ría to­do tal cual lo de­jó. Al me­nos en lo que a su par­ti­cu­lar cá­ma­ra de las maravillas se re­fe­re y que es el más so­lem­ne le­ga­do de la mai­son que fun­dó en Cog­nac, en las tie­rras que Luis XV le en­tre­gó por los ser­vi­cios pres­ta­dos a la Co­ro­na al fren­te de la Bri­ga­da Ir­lan­de­sa. La im­por­tan­cia de su bo­de­ga per­so­nal, en la que qui­so guar­dar los eli­xi­res más ex­qui­si­tos, va mu­cho más allá de lo que fí­si­ca­men­te con­tie­ne. La his­to­ria de Hennessy es tam­bién la del ape­lli­do Fi­llioux, li­ga­do a la di­nas­tía du­ran­te ocho ge­ne­ra­cio­nes. Re­naud es el úl­ti­mo maî­tre as­sem­bleur de­sig­na­do, el úni­co que co­no­ce la for­mu­la­ción se­cre­ta, el que tie­ne el pri­vi­le­gio de de­ci­dir la com­bi­na­ción de aguar­dien­tes de vino que con­for­ma­rán, con el de­ve­nir del tiem­po, la va­lio­sa mez­cla fnal: el cog­nac. Él es el que los se­lec­cio­na o re­cha­za y quien man­tie­ne un in­ven­ta­rio de las re­ser­vas y eli­ge dón­de ma­du­ra­rán an­tes de unir­los. Tam­bién cuá­les han al­can­za­do su pun­to óp­ti­mo y son dig­nos de es­pe­rar en las da­ma­jua­nas de cris­tal que duer­men en ese san­tua­rio, don­de se pro­te­ge a aque­llos que se con­ver­ti­rán en los em­ble­mas de la ca­sa: Pa­ra­dis, Pa­ra­dis Im­pé­rial y Ri­chard Hennessy. Re­naud des­cri­be su of­cio ca­si co­mo un ar­te, co­mo un “di­rec­tor de

or­ques­ta que acom­pa­ña y guía al aguar­dien­te has­ta que lle­ga a ese apo­geo des­ve­la­do en esas eti­que­tas”. Re­naud Fi­llioux es un es­la­bón cru­cial en la com­ple­ja ca­de­na de ela­bo­ra­ción, pe­ro no es el úni­co ar­te­sano.

EL ORÁCU­LO

La la­bor de Re­naud no re­sul­ta­ría sin un equi­po de ca­ta de so­lo sie­te ex­per­tos ele­gi­dos. To­dos y to­do in­fu­yen: la ca­li­dad de la uva ug­ni blanc, la des­ti­la­ción en alam­bi­ques di­se­ña­dos en el si­glo XVII... Pa­ra el en­ve­je­ci­mien­to, Hennessy tam­bién fa­bri­ca mu­chos de sus ba­rri­les de ro­ble fran­cés de más de cien años. Re­naud nos mues­tra el más vie­jo: 1893. Los que re­po­san en la bo­de­ga del fun­da­dor son in­to­ca­bles, pe­ro has­ta pa­ra ha­cer­lo hay una bri­ga­da es­pe­cíf­ca cu­yo sa­voir fai­re se trans­mi­te de unos a otros. Frank Cha­rrier, uno de los tres úni­cos ca­lí­gra­fos for­ma­dos pa­ra es­cri­bir so­bre las ba­rri­cas, re­ci­bió un tes­ti­go que, co­mo es­tos im­po­nen­tes coñacs, pa­sa­rá a la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.