Cross

¿Es­ta­mos lo­cos o qué?

Esquire (Spain) - - Grooming: - Tex­to DA­RÍO PES­CA­DOR Fo­to­gra­fía MI­RIAM YELEQ

Die­ci­ocho, die­ci­nue­ve, vein­te... y du­ran­te un mo­men­to te que­das ti­ra­do en el sue­lo co­mo un ama­si­jo de su­dor re­bo­za­do en pol­vo de mag­ne­sio. No hay tre­gua, por­que des­pués de las vein­te fle­xio­nes tie­nes que co­rrer 400 me­tros, y te sor­pren­des pen­san­do: “¡Qué bien! Así mien­tras co­rro po­dré re­cu­pe­rar un po­co el alien­to”. No im­por­ta cuán­tas fle­xio­nes pue­das ha­cer, por­que hoy vas a ha­cer más de cien. No se­rán to­das se­gui­das, sino de vein­te en vein­te, y en­tre me­dias ten­drás que ha­cer do­mi­na­das, sen­ta­di­llas, su­bir por una cuer­da o co­rrer su­je­tan­do una pe­sa ru­sa de 20 ki­los por en­ci­ma de la ca­be­za. To­do es­to sin pa­rar, du­ran­te 20 o 30 mi­nu­tos que se­rán los más lar­gos de tu vi­da. Al fi­nal te sen­ti­rás co­mo si te hu­bie­ra pa­sa­do por en­ci­ma un au­to­bús pe­ro, por al­gún mo­ti­vo, al día si­guien­te, vol­ve­rás a por más.

Es­to es Cross­fit, una mez­cla pa­ten­ta­da de hal­te­ro­fi­lia, gim­na­sia de­por­ti­va, in­ter­va­los de al­ta in­ten­si­dad y al­go que so­lo pue­de des­cri­bir­se co­mo el en­tre­na­mien­to de los ma­ri­nes. El Cross­fit es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el mun­do del de­por­te, le­van­tan­do po­lé­mi­cas y ga­nan­do se­gui­do­res que su­dan con un fer­vor ca­si re­li­gio­so. Es el en­tre­na­mien­to per­fec­to pa­ra el apo­ca­lip­sis zom­bi. Cual­quie­ra de no­so­tros po­dría co­ger un ba­te de béis­bol y des­ca­la­brar a un muer­to vi­vien­te en ca­so de emer­gen­cia. Pe­ro ¿y si son cien zom­bis? Cuan­do se te can­se el bra­zo, se­rás su me­rien­da. Ahí el Cross­fit pre­sen­ta una cla­ra ven­ta­ja.

EL ‘WOD’ NUES­TRO DE CA­DA DÍA

Las se­sio­nes de Cross­fit sue­len du­rar una ho­ra y se es­truc­tu­ran siem­pre igual: unos mi­nu­tos de ca­len­ta­mien­to o fle­xi­bi­li­dad, una se­gun­da par­te de­di­ca­da a la téc­ni­ca de los le­van­ta­mien­tos y la pro­gre­sión en la fuer­za, y el gran fi­nal del WOD (‘Wor­kout Of the Day’), que es co­mo se lla­man es­tos cir­cui­tos bru­ta­les que com­bi­nan di­fe­ren­tes ejer­ci­cios sin pa­rar y que cie­rran ca­da se­sión. Los WOD más in­fa­mes tie­nen nom­bre pro­pio, co­mo los hu­ra­ca­nes: Eli­sa­beth, Fran, Diane, Gra­ce. Cindy, por ejem­plo, con­sis­te en un cir­cui­to de 5 do­mi­na­das, 10 fle­xio­nes y 15 sen­ta­di­llas re­pe­ti­do tan­tas ve­ces co­mo sea po­si­ble du­ran­te vein­te mi­nu­tos. Ca­da día es un WOD dis­tin­to y no se co­no­ce con an­te­la­ción.

La em­pre­sa Cross­fit Inc., fun­da­da en el año 2000, cuen­ta con más de 13.000 gim­na­sios afi­lia­dos en to­do el mun­do, que tie­nen que pa­gar por el uso de la mar­ca y la cer­ti­fi­ca­ción. Fac­tu­ra más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res anual­men­te, aun­que se es­ti­ma que la mar­ca Cross­fit en to­tal mue­ve más de 4.000 mi­llo­nes. El crea­dor de la idea, el en­tre­na­dor Greg Glass­man, se dio cuen­ta de que los di­fe­ren­tes de­por­tes bus­ca­ban po­ten­ciar una ha­bi­li­dad en con­cre­to: fuer­za, ve­lo­ci­dad, fle­xi­bi­li­dad, po­ten­cia, re­sis­ten­cia, ca­pa­ci­dad car­dio­vas­cu­lar, coor­di­na­ción o agi­li­dad. Un le­van­ta­dor de pe­sas no po­día com­pe­tir, pues, con un ci­clis­ta. ¿O sí?

Glass­man de­ci­dió que la so­lu­ción pa­ra lle­gar a una for­ma óp­ti­ma era en­tre­nar to­das esas ap­ti­tu­des a la vez, to­man­do ejer­ci­cios de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas. En Cross­fit se prac­ti­ca el le­van­ta­mien­to de arran­ca­da y en dos tiem­pos, co­mo en hal­te­ro­fi­lia olím­pi­ca, pe­ro tam­bién se usan

las kettle­bell o pe­sas ru­sas (una es­pe­cie de ba­la de ca­ñón de hie­rro con asa), se vol­tean rue­das de trac­tor, se suben cuer­das, se em­pu­jan tri­neos car­ga­dos, hay que co­rrer me­dias dis­tan­cias con y sin car­ga, y por en­ci­ma de to­do, se ha­cen bur­pees, mu­chos bur­pees. Es­te ejer­ci­cio se usó en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra me­dir el es­ta­do de for­ma de los sol­da­dos, y es tan ago­ta­dor que hay ca­mi­se­tas que re­zan: “Los bur­pees tam­bién te odian a ti”.

EFEC­TOS PO­SI­TI­VOS

Aun­que en ca­da cla­se siem­pre hay al­guno a tu la­do, no ha­ce fal­ta ser un su­per­hu­mano pa­ra ha­cer Cross­fit. Si no tie­nes fuer­za pa­ra ha­cer un ejer­ci­cio, hay una ver­sión sim­pli­fi­ca­da que es­tá a tu al­can­ce. Pue­des ha­cer las do­mi­na­das con una ban­da elás­ti­ca, usar me­nos pe­so en la ba­rra o su­bir la cuer­da ayu­dán­do­te con los pies (de lo que nun­ca te li­bra­rás es de ha­cer los cien­tos de re­pe­ti­cio­nes del WOD). La idea es al­can­zar tu lí­mi­te fí­si­co en ca­da una de las se­sio­nes, sea cual sea, y con­se­guir su­pe­rar­lo. De he­cho, cuan­do to­do tu cuer­po te pi­de que pa­res y tú de­ci­des con­ti­nuar, al­go cam­bia en tu ca­be­za. Se ha com­pro­ba­do que el en­tre­na­mien­to de Cross­fit ha­ce au­men­tar los ni­ve­les del fac­tor neu­ro­tró­pi­co de­ri­va­do del ce­re­bro, una pro­teí­na que ha­ce que crez­can nue­vas neu­ro­nas en el hi­po­tá­la­mo. Le­van­tar to­das esas pe­sas es­tá me­jo­ran­do tu men­te.

En­tre otros efec­tos po­si­ti­vos del Cross­fit en la per­so­na­li­dad es­tá el desa­rro­llo de la for­ta­le­za men­tal o tem­ple, de­fi­ni­do co­mo la ‘ca­pa­ci­dad pa­ra se­guir ade­lan­te su­peran­do la fa­ti­ga, el do­lor o la in­co­mo­di­dad’. El re­sul­ta­do fi­nal es una sen­sa­ción de su­pera­ción per­so­nal, ma­yor con­fian­za en ti mis­mo an­te los desafíos y ma­yor ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. “Nues­tra so­cie­dad ti­ra de no­so­tros irre­mi­si­ble­men­te ha­cia la co­mo­di­dad y la gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­neas”, di­ce Sa­muel Ri­bao, head coach y fun­da­dor de Im­pro­ve Cross­fit, el pri­mer box ofi­cial de Ma­drid. “La prác­ti­ca del Cross­fit re­quie­re adop­tar prin­ci­pios co­mo el sa­cri­fi­cio, la dis­ci­pli­na y acep­tar que, le­jos de ser ‘per­fec­tos tal y co­mo so­mos’, te­ne­mos que ser cons­cien­tes de nues­tros pun­tos dé­bi­les y es­tar dis­pues­tos a tra­ba­jar en ellos”, aña­de.

Por­que pa­ra ha­cer Cross­fit no se va al gim­na­sio, sino al box. Ol­ví­da­te de las má­qui­nas an­da­do­ras con pan­ta­lla de te­le­vi­sión, del ai­re acon­di­cio­na­do y de las pe­sas de co­lo­res. Un box se pa­re­ce más a un ga­ra­je, el sue­lo es de go­ma pa­ra so­por­tar los im­pac­tos de las pe­sas (y de los ‘cross­fi­te­ros’) cuan­do caen, y las bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas son aus­te­ras má­qui­nas de hie­rro ne­gro que mue­ven un enor­me ven­ti­la­dor. Hay cuer­das, ca­de­nas y es­fe­ras de hor­mi­gón de 75 ki­los. Aquí no se ha­ce zum­ba ni se va a lu­cir pal­mi­to.

“No hay es­pe­jos”, di­ce Víc­tor Suar­día, un in­ge­nie­ro de Ma­drid que lle­va ya dos años ha­cien­do Cross­fit, y que pa­sa­da la cua­ren­te­na pa­re­ce lis­to pa­ra en­trar en com­ba­te. “La ba­ta­lla es in­te­rior, con­ti­go mis­mo, no con el de al la­do”, ex­pli­ca. No es de ex­tra­ñar que el Cross­fit atrai­ga a quie­nes bus­can nue­vos re­tos en su vi­da. “Nues­tro alumno ti­po tie­ne un ni­vel ad­qui­si­ti­vo, pro­fe­sio­nal e in­te­lec­tual me­dio-al­to. Al fin y al ca­bo el Cross­fit no es ba­ra­to”, di­ce Ri­bao. “Vie­ne gen­te exi­gen­te con­si­go mis­mo, tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en lo per­so­nal, que dis­fru­ta de los re­tos y que quie­re sa­lir de su zo­na de con­fort”.

Al con­tra­rio que en otros de­por­tes don­de se bus­ca la com­pe­ten­cia, en el Cross­fit rei­na un cu­rio­so com­pa­ñe­ris­mo. Si te que­das re­za­ga­do en el WOD, en lu­gar de su­frir en so­li­ta­rio re­ci­bi­rás los áni­mos de to­dos los que ya han ter­mi­na­do. El pro­pio Glass­man se dio cuen­ta de que cuan­do en­tre­na­ba a sus clien­tes, ob­te­nían me­jo­res re­sul­ta­dos si lo ha­cían en gru­pos. Es un fe­nó­meno co­no­ci­do: su­frir en com­pa­ñía for­ta­le­ce los la­zos en­tre las per­so­nas, y es lo que ocu­rre con los sol­da­dos en el cam­po de ba­ta­lla. No lu­chan por su país, ni por su ge­ne­ral, sino por el com­pa­ñe­ro que tie­nen al la­do.

NO ES TAN LE­SI­VO

Una de las prin­ci­pa­les crí­ti­cas que re­ci­be el Cross­fit es que se tra­ta de un de­por­te muy le­si­vo, con his­to­rias de te­rror so­bre la te­mi­da rab­do­mió­li­sis, la des­truc­ción del te­ji­do mus­cu­lar por el es­fuer­zo, con sín­to­mas co­mo ori­nar san­gre y el fa­llo re­nal. Sin em­bar­go, es­tos ca­sos son ex­tre­ma­da­men­te ra­ros, y es fá­cil pre­ve­nir­los be­bien­do su­fi­cien­te agua y te­nien­do dos de­dos de fren­te. La prác­ti­ca del Cross­fit no pro­du­ce más le­sio­nes que otros de­por­tes po­pu­la­res, más bien al con­tra­rio. El Cross­fit re­gis­tra 3,1 le­sio­nes por ca­da 1.000 ho­ras de en­tre­na­mien­to, com­pa­ra­das con las 7,6 del fut­bol do­min­gue­ro de afi­cio­na­dos o las 12,1 del run­ning, tan de mo­da.

Mu­chos afi­cio­na­dos en­tre­nan seis días por se­ma­na. Si te pa­re­ce exa­ge­ra­do, pien­sa que los com­pe­ti­do­res pro­fe­sio­na­les en­tre­nan seis ho­ras al día. “No­so­tros so­mos coaches y po­de­mos com­pa­gi­nar el tra­ba­jo con el en­tre­na­mien­to, así que no sa­li­mos del box”, di­ce Sa­ra Ali­cia, de Cross­fit Nor­te Re­don­de­la, el pri­mer equi­po es­pa­ñol, for­ma­do por cua­tro atle­tas, que ha con­se­gui­do su­pe­rar los re­gio­na­les pa­ra com­pe­tir en Chica­go en los Cross­fit Ga­mes, las olim­pia­das de es­te de­por­te. Sin em­bar­go, aun­que las com­pe­ti­cio­nes tie­nen un com­po­nen­te de es­pec­tácu­lo im­por­tan­te, el Cross­fit to­da­vía tie­ne mu­cho que re­co­rrer pa­ra con­ver­tir­se en un de­por­te po­pu­lar, y los com­pe­ti­do­res tie­nen que sa­ber au­to­fi­nan­ciar­se. “El via­je es bas­tan­te ca­ro, so­bre to­do lle­van­do to­do el equi­po, y no es fá­cil con­se­guir pa­tro­ci­na­do­res. Es­to no es co­mo el fút­bol. De he­cho, nos han ayu­da­do más los par­ti­cu­la­res, com­pran­do ca­mi­se­tas, que las mar­cas”, aña­de Sa­ra Ali­cia. Mien­tras tan­to, la ba­ta­lla in­te­rior pro­si­gue con ca­da WOD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.