HIL­FI­GER

Tommy “He apor­ta­do mi gra­ni­to de are­na a la cul­tu­ra pop”

Esquire (Spain) - - Grooming: -

Es bas­tan­te im­po­nen­te pa­ra un exa­do­les­cen­te de fna­les de los 90 en­fren­tar­se a una en­tre­vis­ta con el ti­po que di­se­ña­ba las ca­mi­se­tas que se po­nía esos fnes de se­ma­na de “a las on­ce en ca­sa” y dis­co­te­cas light. Pues con esa car­ga de me­lan­co­lía me plan­té en el 285 de Ma­di­son Ave­nue, en Nue­va York, don­de Tommy Hilf­ger tie­ne su cuar­tel ge­ne­ral. Pa­ra su­mar­le so­lem­ni­dad al asun­to, la en­tre­vis­ta se iba a rea­li­zar en su des­pa­cho, un es­pa­cio más pe­que­ño y mu­cho más sen­ci­llo de lo que me es­pe­ra­ba: una es­tan­te­ría lle­na de pre­mios se en­fren­ta con un es­cri­to­rio de es­ti­lo nór­di­co, con pa­tas co­lor pino na­tu­ral y ta­pa blan­ca, prác­ti­ca­men­te des­pe­ja­da, con so­lo un or­de­na­dor por­tá­til ce­rra­do, una enor­me ve­la aro­má­ti­ca y un ejem­plar de Elle con una no­ta de agra­de­ci­mien­to, ima­gino, por­que no me de­jan co­ti­llear mu­cho ( ni si­quie­ra dis­tin­go el país al que co­rres­pon­de la edi­ción). Pe­se a la sen­ci­llez del es­pa­cio, la sa­la es­tá es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­da en la es­qui­na su­r­es­te del edif­cio, con unas vis­tas in­me­jo­ra­bles de las úl­ti­mas plan­tas y la an­te­na del Em­pi­re Sta­te. Su­pon­go que el efec­to de la si­lue­ta del edi­fi­cio, a tra­vés de los ven­ta­na­les, so­bre nues­tro pro­ta­go­nis­ta de­be de im­pri­mir­le un plus ci­ne­ma­to­gráf­co a cual­quier reu­nión, pe­ro es so­lo una su­po­si­ción, ya que pa­ra char­lar nos sen­ta­mos en unos so­fás chés­ter en­fren­ta­dos, ta­pi­za­dos con retales de jeans an­ti-

guos, si­tua­dos en­tre los tro­feos y la me­sa de des­pa­cho, una es­pe­cie de zo­na de es­tar con me­sa de cen­tro lle­na de li­bros de la mar­ca edi­ta­dos por As­sou­li­ne o Tas­chen.

Con una ho­ra exac­ta de re­tra­so apa­re­ce Tommy (así me ins­ta unos mi­nu­tos des­pués a que me di­ri­ja a él), en­fun­da­do en un im­pe­ca­ble tra­je cru­za­do azul tin­ta de raya di­plo­má­ti­ca y tras sus ya ca­rac­te­rís­ti­cas ga­fas de pas­ta. A po­cos cen­tí­me­tros de él se si­túa un hom­bre que iden­ti­fi­co co­mo su asis­ten­te per­so­nal y que lle­va un por­ta­do­cu­men­tos, pro­ba­ble­men­te de Hilf­ger (no hay du­da de que los ame­ri­ca­nos son los re­yes del efec­tis­mo, por­que la es­tam­pa no pue­de ser más pe­li­cu­le­ra). La ho­ra de re­tra­so es­ta­ba ple­na­men­te jus­tif­ca­da: Man­hat­tan a esas ho­ras es un caos des­co­mu­nal. “To­das las ma­ña­nas ha­go ejer­ci­cio, pa­so un ra­to con mi mu­jer e hi­jos y lue­go, en el co­che, des­de ca­sa a la ofi­ci­na, atien­do emails que al­terno con lla­ma­das de mi equi­po”, co­men­ta. Aun­que tie­ne un apar­ta­men­to en Man­hat­tan, vi­ve en Con­nec­ti­cut, que es­tá a una ho­ra lar­ga en co­che.

IM­PUL­SAR LA MAR­CA

Hoy, su pri­me­ra ta­rea al lle­gar a la of­ci­na es aten­der a Esquire Es­pa­ña, pe­ro nor­mal­men­te tie­ne reunio­nes. “Me veo con el de­par­ta­men­to de mar­ke­ting o di­gi­tal. Tam­bién sue­lo te­ner reunio­nes con di­fe­ren­tes per­so­nas que pue­den ayu­dar a la mar­ca, tra­ba­jan­do aquí, o gen­te fa­mo­sa con la que po­der co­la­bo­rar. En def­ni­ti­va, per­so­nas que pue­den per­mi­tir­nos ser más gran­des, más di­ver­ti­dos y me­jor ma­ña­na de lo que he­mos si­do hoy”, ex­pli­ca. Y es que, des­de sus co­mien­zos, Tommy Hilf­ger ha si­do un hom­bre abier­to a nue­vas ideas, y no hay me­jor ejem­plo que aque­lla cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, que es ya un hi­to de la mo­da y el mar­ke­ting, di­se­ña­da por el crea­ti­vo Geor­ge Lois, que se col­gó en Ti­mes Squa­re en los 80 y que fue la pre­sen­ta­ción of­cial de su lo­go: la fa­man­te ban­de­ra tri­co­lor –azul, blan­ca y ro­ja–, em­ble­ma de su frma. Des­de en­ton­ces, su nom­bre se ha im­pre­so en su­da­de­ras, anoraks, ca­mi­se­tas... y, por su­pues­to, en ro­pa in­te­rior: “Al prin­ci­pio te­nía una sen­sa­ción muy di­fe­ren­te a la que ten­go aho­ra: era al­go com­ple­ta­men­te in­creí­ble ver a la gen­te con mi nom­bre en su ro­pa. Aho­ra pien­so que si al­guien no lle­va mi nom­bre es que al­go no va bien [ri­sas]”.

Pe­se al in­ne­ga­ble po­si­cio­na­mien­to de su em­pre­sa en EEUU y en el res­to del mun­do, Tommy afrma que no ha cam­bia­do na­da des­de que fun­da­ra en El­mi­ra, su ciu­dad na­tal, People’s Pla­ce, la pri­me­ra mar­ca que creó jun­to con unos ami­gos en los años 70 y que du­ró has­ta que se eman­ci­pó en 1985 pa­ra lan­zar Tommy Hilf­ger. Pe­ro des­de en­ton­ces has­ta aho­ra lo cier­to es que to­do ha cam­bia­do... y mu­cho. “Si­gue sien­do emo­cio­nan­te pa­ra mí es­tar aquí. Ca­da día que pa­sa es di­fe­ren­te. Me en­can­ta im­pul­sar la mar­ca y pen­sar con­ti­nua­men­te en nue­vas ideas”, afrma cuan­do le pre­gun­tó qué le em­pu­ja a se­guir lle­van­do el ti­món de es­te tras­atlán­ti­co de la mo­da tras 32 años de tra­ba­jo y con 67 años cum­pli­dos.

Y de­be de ser ver­dad, por­que en las úl­ti­mas cua­tro tem­po­ra­das sus pre­sen­ta­cio­nes se han con­ver­ti­do en ma­cro­des­fles emi­ti­dos por strea­ming, con mi­les de in­vi­ta­dos, con­cier­tos de es­tre­llas del pop, top mo­dels, ce­le­bri­ties, los ma­yo­res in­fluen­cers mun­dia­les y, co­mo guin­da del pas­tel: “See now, buy now” o, lo que es lo mis­mo, po­der com­prar on­li­ne jus­to al fna­li­zar el des­fle y des­de cual­quier pun­to del mun­do lo que se ha pre­sen­ta­do en la pa­sa­re­la. Es­ta ini­cia­ti­va de ven­ta es­tá re­ser­va­da pa­ra gran­des cor­po­ra­cio­nes de mo­da con una ca­pa­ci­dad de

pro­duc­ción al­tí­si­ma que no ne­ce­si­tan la ma­du­ra­ción tra­di­cio­nal de la in­dus­tria, que fun­cio­na por de­man­da de los com­pra­do­res pa­ra desa­rro­llar las uni­da­des de ro­pa que com­po­nen una co­lec­ción. Sin em­bar­go, es­ta for­ma de ven­der no es­tá exen­ta de crí­ti­cas. “Creo que fo­men­tar las dis­cre­pan­cias es muy im­por­tan­te hoy en día pa­ra po­ten­ciar una mar­ca co­mo la mía. See now, buy now rom­pió las nor­mas es­ta­ble­ci­das”, afrma. Y es ver­dad lo re­vo­lu­cio­na­rio de un sis­te­ma que tam­bién atien­de a la ne­ce­si­dad de con­su­mo ac­tual de la so­cie­dad. “El pú­bli­co hoy quie­re las co­sas de ma­ne­ra in­me­dia­ta, ob­te­ner pla­cer con­ti­nua­men­te y vi­vir ex­pe­rien­cias emo­cio­nan­tes. Creo que la mo­da tie­ne cier­ta obli­ga­ción de res­pon­der las de­man­das de la so­cie­dad en la que le to­ca vi­vir. Y en es­ta lí­nea es­tá Tommy Hilf­ger”, di­ce.

PA­RA TO­DOS LOS PÚ­BLI­COS

La sin­to­nía de la mar­ca con los nue­vos tiem­pos es tan­gi­ble. Ha pe­ne­tra­do en nu­me­ro­sos gru­pos so­cia­les: los pi­jos ya la co­no­cían bien, los ra­pe­ros aho­ra no pue­den vi­vir sin ella y la ex­tra­ña tri­bu de los new preps – esa mez­cla en­tre preppy, ra­pe­ro y look de­por­ti­vo– la ve­ne­ra. Es­to so­lo pue­de te­ner una ex­pli­ca­ción, y es que Tommy se ha es­for­za­do en co­no­cer có­mo fun­cio­na la mo­da hoy en tér­mi­nos de con­su­mo. La es­ti­ma que tie­ne al clien­te tam­bién es un pun­to a su fa­vor, pe­ro ¿a quién va di­ri­gi­da su mar­ca? “Nues­tra ro­pa es bien re­ci­bi­da por gen­te muy di­fe­ren­te, con di­fe­ren­te fee­ling, am­bien­te, back­ground, edad...”, cuen­ta. Den­tro de ese gru­po ob­je­ti­vo, in­de­ter­mi­na­do en es­ta res­pues­ta, lo que que­da cla­ro es que su vi­sión so­bre la ma­sa con­su­mi­do­ra dis­ta mu­cho de las vo­ces que con­si­de­ran que en la épo­ca ac­tual la so­cie­dad so­lo va­lo­ra lo vi­sual y lo ins­tan­tá­neo, y él opi­na que los men­sa­jes si­guen pe­ne­tran­do: “Creo que hoy la gen­te quie­re to­do. Quie­re lo vi­sual, por su­pues­to, pe­ro tam­bién quie­re au­ten­ti­ci­dad, quie­re his­to­ria en una mar­ca y quie­re sa­ber to­do acer­ca del pro­duc­to que es­tán com­pran­do, a la vez que ne­ce­si­tan es­tar en­te­ra­dos de lo que pa­sa al­re­de­dor, en la mú­si­ca, en el de­por­te, qué ha­cen sus co­no­ci­dos y ami­gos...”. Y de es­te co­no­ci­mien­to ha be­bi­do la ac­ti­vi­dad de mar­ke­ting de la ca­sa en los úl­ti­mos tiem­pos. Por ejem­plo, pa­ra di­se­ñar y co­mu­ni­car su lí­nea fe­me­ni­na ha con­ta­do en las úl­ti­mas tem­po­ra­das con Gi­gi Ha­did, que con sus co­lec­cio­nes cáp­su­la dis­pa­ró las ven­tas.

En la lí­nea mas­cu­li­na, Ra­fael Na­dal pu­so ca­ra y cuer­po en co­lec­cio­nes pa­sa­das. Aho­ra es el mo­men­to del pi­lo­to de Fór­mu­la 1 Le­wis Ha­mil­ton. “Los fa­mo­sos que es­co­ge­mos pa­ra que sean nues­tros em­ba­ja­do­res no son so­lo gran­des pro­fe­sio­na­les, sino que ade­más son bue­nas per­so­nas. Pien­so que la gen­te ad­mi­ra, so­bre to­do a los de­por­tis­tas, por es­tas dos ra­zo­nes y me pa­re­ce in­tere­san­te in­te­grar eso en nues­tro men­sa­je”, cuen­ta Hilf­ger. Ha­mil­ton, de he­cho, ha pa­sa­do de ser em­ba­ja­dor a di­se­ña­dor y es el en­car­ga­do de la pro­pues­ta pa­ra hom­bre es­te oto­ño/ in­vierno. “Con Le­wis so­lo fui un men­tor por­que él te­nía mu­chas y muy bue­nas ideas”, di­ce Tommy. “Es un gran apren­diz, es muy per­fec­cio­nis­ta y cui­da­do­so. Sa­be có­mo quie­re que sea su ro­pa y ofre­ce ideas in­tere­san­tes. Eso ayu­dó a evo­lu­cio­nar a un nue­vo es­pa­cio de mo­da en la lí­nea de lo que él que­ría pa­ra el hom­bre Tommy. Y aho­ra no es so­lo un su­per­pi­lo­to de Fór­mu­la 1. Tam­bién es un icono de mo­da”.

UN LE­GA­DO

Aun­que es bas­tan­te evi­den­te que Tommy es un hom­bre permea­ble al mo­men­to en el que vi­ve, es cons­cien­te igual­men­te de la im­por­tan­cia de cui­dar el fu­tu­ro y pla­nea con cui­da­do cuál se­rá su le­ga­do. Su em­pre­sa co­la­bo­ra con nu­me­ro­sas aso­cia­cio­nes be­néf­cas y de es­tu­dio con­tra en­fer­me­da­des di­fe­ren­tes, pe­ro tam­bién es­tá en la lí­nea de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de la mo­da que es­te úl­ti­mo año se han po­si­cio­na­do en la de­fen­sa del pla­ne­ta. “Apos­ta­mos por la sos­te­ni­bi­li­dad y lo apli­ca­mos en nues­tra ma­ne­ra de la­var el te­ji­do va­que­ro, có­mo tra­ba­ja­mos con fbras or­gá­ni­cas, la ma­ne­ra en la que re­ci­cla­mos te­ji­dos que en otro mo­men­to ha­brían si­do des­car­ta­dos... Pa­ra no­so­tros, la sos­te­ni­bi­li­dad es uno de nues­tros asun­tos prin­ci­pa­les”, afrma. Ali­via oír es­to de una em­pre­sa em­ble­má­ti­ca de EEUU, que for­ma par­te de un con­glo­me­ra­do em­pre­sa­rial (PVH) en el que tam­bién se en­cuen­tra Cal­vin Klein, que tra­ba­ja de la mis­ma ma­ne­ra. So­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta que Do­nald Trump no mue­ve un de­do por la pre­ser­va­ción del pla­ne­ta. “We no gon­na do po­li­ti­cals (‘no va­mos a ha­blar de po­lí­ti­ca’)”, me con­tes­tó Hilf­ger cuan­do in­ten­té sa­car­le al­gu­na de­cla­ra­ción so­bre Trump. El cam­bio de ter­cio era inevi­ta­ble. Le pre­gun­té por el úl­ti­mo li­bro que ha­bía leí­do: “Me gus­ta leer bio­gra­fías de otras per­so­nas. Aca­bo de ter­mi­nar una de Da­vid Bo­wie [se­ña­la una enor­me fo­to­gra­fía del can­tan­te que tie­ne so­bre el so­fá en el que es­ta­mos sen­ta­dos]. An­tes leí las de Ste­ve Jobs, Keith Ri­chards y Paul Si­mon. Na­da so­bre po­lí­ti­ca [son­ríe]. Leo es­to pa­ra co­no­cer bien a los per­so­na­jes y có­mo ha­ce otra gen­te pa­ra rea­li­zar­se co­mo per­so­na”. Gen­te que ha mar­ca­do a otra gen­te, qui­zás un buen re­fe­jo pa­ra al­guién que se­gu­ro ha he­cho me­lla en otros: “Pien­so que he te­ni­do al­go que ver en las ge­ne­ra­cio­nes en las que he desa­rro­lla­do mi mar­ca, he apor­ta­do mi gra­ni­to de are­na a la cul­tu­ra pop”. Aun­que ha­ga es­ta afrma­ción en pa­sa­do, no es atre­vi­do de­cir que a es­tas al­tu­ras Tommy Hilf­ger le es­tá hin­can­do el diente y con fuer­za a la ge­ne­ra­ción Z (na­ci­dos en­tre 1994 y 2010). Pe­ro eso ha­brá que con­tar­lo en un fu­tu­ro, no muy le­jano.

ca­pi­ta­li­za­ción de un billón de dó­la­res [ca­si el PIB de Es­pa­ña], es la com­pa­ñía más va­lio­sa del mun­do; Ama­zon le si­gue de cer­ca con 900.000 mi­llo­nes de dó­la­res; Goo­gle [aho­ra lla­ma­da Alp­ha­bet] al­can­za los 862.000 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que Fa­ce­book se que­da en ‘so­lo’ 525.000 mi­llo­nes. Pe­ro lo más sor­pren­den­te es que Ap­ple tie­ne már­ge­nes de be­nef­cio del 32%, al­go que se da más en mar­cas de pro­duc­tos de lu­jo co­mo Her­mès (35%) o Fe­rra­ri (29%) que en em­pre­sas elec­tró­ni­cas. En 2017, Ap­ple ob­tu­vo unos be­nef­cios de 48.351 mi­llo­nes de dó­la­res, mu­cho más que nin­gu­na otra em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se. Y lo que es más, los be­nef­cios de Ap­ple fue­ron ma­yo­res que los in­gre­sos de Co­ca-co­la o Fa­ce­book.

La in­fuen­cia y ri­que­za de las Cua­tro es im­pre­sio­nan­te. ¿Có­mo han lle­ga­do has­ta aquí? La úni­ca for­ma de le­van­tar una em­pre­sa con el do­mi­nio e in­fuen­cia de Goo­gle, Ama­zon, Fa­ce­book o Ap­ple es atraer al ór­gano hu­mano que te ha­ga acep­tar la pla­ta­for­ma de for­ma ins­tin­ti­va.

ttt (00(-& &- $&3&#30 %& -" 01&3"$*»/

Nues­tro ce­re­bro es lo suf­cien­te­men­te sofs­ti­ca­do co­mo pa­ra abor­dar cues­tio­nes com­ple­jas, pe­ro no tan sofs­ti­ca­do a la ho­ra de re­sol­ver­las. Des­de que el Ho­mo sa­piens sa­lió de la cue­va he­mos con­fa­do en ple­ga­rias: mi­ra­mos al cie­lo, for­mu­la­mos la pre­gun­ta y es­pe­ra­mos la res­pues­ta de un ser más in­te­li­gen­te. “¿ Le ocu­rre al­go a mi hi­jo?”, “¿ quién nos va a ata­car?”.

A me­di­da que las na­cio­nes oc­ci­den­ta­les se hi­cie­ron más ri­cas, la re­li­gión per­dió re­le­van­cia, pe­ro aún que­dan las pre­gun­tas sin res­pon­der. Cuan­to más nos ale­ja­mos de la re­li­gión, más pro­pen­sos so­mos a bus­car en Goo­gle las res­pues­tas a nues­tras in­quie­tu­des. Goo­gle es nues­tro dios en la era mo­der­na. Goo­gle re­sul­ta atrac­ti­vo a nues­tro ce­re­bro, ofre- ce co­no­ci­mien­to a to­dos, sin dis­tin­ción de cla­se so­cial o ni­vel de edu­ca­ción. Si tie­nes un te­lé­fono in­te­li­gen­te tus ple­ga­rias siem­pre se­rán aten­di­das. “¿Le ocu­rre al­go a mi hi­jo?”, “sín­to­mas y tra­ta­mien­to de las an­gi­nas...”; “¿ quién nos va a ata­car?”, “na­cio­nes con pro­gra­mas de ar­mas nu­clea­res en ac­ti­vo...”.

Pien­sa en to­dos los mie­dos, es­pe­ran­zas y de­seos que le has con­fe­sa­do al bus­ca­dor de Goo­gle y pre­gún­ta­te a ti mis­mo: ¿ hay al­gu­na otra en­ti­dad a la que ha­yas con­fia­do tan­to tus se­cre­tos más ín­ti­mos? ¿ Hay al­guien que te co­noz­ca me­jor que Goo­gle?

ttt '"$&#00K 50%0 $03";»/

Fa­ce­book nos atrae con el co­ra­zón. Sen­tir­se que­ri­do es la cla­ve del bie­nes­tar. Es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo en or­fa­na­tos ru­ma­nos de­mues­tran que, en los ni­ños con me­nor desa­rro­llo fí­si­co y men­tal, la cau­sa no era una nu­tri­ción def­cien­te, co­mo se sos­pe­cha­ba, sino la fal­ta de afec­to. Otros es­tu­dios tam­bién han des­cu­bier­to que la ge­né­ti­ca no es el fac­tor de­ci­si­vo de la lon­ge­vi­dad, sino el es­ti­lo de vi­da y, es­pe­cial­men­te, la fuer­za de los víncu­los so­cia­les. Fa­ce­book da a sus 2.200 mi­llo­nes de usua­rios he­rra­mien­tas pa­ra fo­men­tar nues­tra ne­ce­si­dad de amar a los de­más. Con un ‘me gus­ta’ a la fo­to de un ni­ño o con un bre­ve co­men­ta­rio en la pu­bli­ca­ción de un ami­go re­for­za­mos la amis­tad y las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res que son im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros.

ttt "M";0/ 4*&M13& $0/46M*&/%0

La vis­ta es a los ojos y el so­ni­do a los oí­dos lo que el ham­bre es al es­tó­ma­go. Psi­co­ló­gi­ca­men­te, se nos an­to­jan pro­duc­tos de la mis­ma for­ma que nos ape­te­ce azú­car tras una opí­pa­ra co­mi­da. En su ori­gen, es­te ins­tin­to nos ayu­da­ba a la su­per­vi­ven­cia: si se te­nía muy po­co se su­fría ham­bre y una muer­te se­gu­ra, mien­tras que co­mer de­ma­sia­do co­mo mu­cho pro­vo­ca em­pa­cho o re­sa­ca. Si abres la des­pen­sa aho­ra mis­mo te da­rás cuen­ta de que tie­nes en­tre diez y cien ve­ces más de lo que ne­ce­si­tas.

Ama­zon es el in­tes­tino grue­so del con­su­mis­mo. Al­ma­ce­na los nu­trien­tes y los dis­tri­bu­ye en­tre to­dos sus usua­rios, es­pe­cial­men­te los cien mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do que son miem­bros Pri­me. Ha adop­ta­do me­jor que na­die la es­tra­te­gia más ef­caz de la his­to­ria de los ne­go­cios: “Más por me­nos”.

ttt "11-& 5& )"3« 7*#3"3

El ins­tin­to más po­de­ro­so que te­ne­mos, des­pués del de su­per­vi­ven­cia, es el de re­pro­duc­ción. Co­mo cria­tu­ras se­xua­les, que­re­mos se­ña­lar lo ele­gan­tes, lis­tos y crea­ti­vos que so­mos. Que­re­mos mos­trar po­der. El se­xo es irra­cio­nal, el lu­jo es irra­cio­nal, y Ap­ple apren­dió en­se­gui­da a ex­plo­tar nues­tra ne­ce­si­dad de ser desea­dos –y de pa­so au­men­tar su mar­gen de be­nef­cios– pu­bli­can­do anun­cios en re­vis­tas de mo­da y con unas tien­das fí­si­cas que son au­tén­ti­cos tem­plos de cris­tal y pul­cri­tud.

Un or­de­na­dor Dell es po­ten­te y rá­pi­do, pe­ro in­di­ca que no eres miem­bro de la cla­se que lle­va un Mac­book Air. Un ipho­ne es al­go más que un te­lé­fono. Los que pa­gan 1.159 eu­ros por un ipho­ne X no lo ha­cen por­que les apa­sio­na el re­co­no­ci­mien­to fa­cial, sino pa­ra de­mos­trar que vi­ven bien, que apre­cian el ar­te y que tie­nen in­gre­sos sus­tan­cio­sos. Es una se­ñal pa­ra los de­más: si te apa­reas con­mi­go, tus hi­jos tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir que si te acues­tas con al­guien que usa un An­droid. Al fn y al ca­bo, los usua­rios de ipho­ne ga­nan un pro­me­dio del 40% más que los de An­droid. Em­pa­re­jar­se con al­guien de la pla­ta­for­ma IOS es el ca­mino más cor­to ha­cia una vi­da me­jor.

EL PO­DER SIN TRA­BAS DE LAS CUA­TRO SE MA­NI­FIES­TA GE­NE­RAL­MEN­TE EN UN FRENO A LA COM­PE­TEN­CIA.

Hay que te­ner en cuen­ta que Ama­zon se ha con­ver­ti­do en una po­ten­cia tan po­de­ro­sa que es ca­paz aho­ra de cau­sar gran da­ño a sus com­pe­ti­do­res po­ten­cia­les an­tes de en­trar en un mer­ca­do.

An­tes se in­ver­tía en bie­nes de con­su­mo se­gún dos se­ña­les: el desem­pe­ño de la em­pre­sa y el cli­ma ma­cro­eco­nó­mi­co. Aho­ra, sin em­bar­go, los in­ver­so­res pú­bli­cos y pri­va­dos han aña­di­do una nue­va se­ñal: lo que Ama­zon desea o no desea ha­cer en el sec­tor. Ejem­plos re­cien­tes: cuan­do Ama­zon anun­ció que en­tra­ría en el ne­go­cio de los su­mi­nis­tros den­ta­les las com­pa­ñías de ese sec­tor ca­ye­ron en­tre un 4 y un 5% en Bol­sa.

Cuan­do sur­ge la cues­tión de com­por­ta­mien­to, el equi­po de re­la­cio­nes pú­bli­cas en­se­gui­da suel­ta su ci­fra fa­vo­ri­ta: “4%”. Es­te es el por­cen­ta­je de ne­go­cio que Ama­zon con­tro­la, mien­tras que el de la ca­de­na de gran­des al­ma­ce­nes Wal­mart es ca­si el do­ble. Esa es su me­jor de­fen­sa. Pe­ro hay otras ci­fras, co­mo los 1.400 mi­llo­nes de dó­la­res de im­pues­tos pa­ga­dos por Ama­zon en EEUU des­de 2008, com­pa­ra­dos con los 64.000 mi­llo­nes que lle­va pa­ga­dos Wal­mart.

¿Y Fa­ce­book? El 84% del tiem­po que pa­sa­mos con nues­tros te­lé­fono lo ha­ce­mos ahí. Cua­tro de las cin­co apli­ca­cio­nes más usa­das en to­do el mun­do –Fa­ce­book, Ins­ta­gram, What­sapp y Mes­sen­ger– son de Fa­ce­book. Y las cua­tro se han uni­do, ba­jo el man­do de Zuck, pa­ra aca­bar con Snap. Nues­tros te­lé­fo­nos ya no son vehícu­los de co­mu­ni­ca­ción, sino dis­po­si­ti­vos al ser­vi­cio de Fa­ce­book.

La em­pre­sa tie­ne in­clu­so una ba­se de da­tos in­ter­na que le co­mu­ni­ca cuán­do una apli­ca­ción de la com­pe­ten­cia se va abrien­do pa­so en­tre sus usua­rios, pa­ra que Fa­ce­book de­ci­da en­ton­ces si ad­qui­rir­la o aca­bar con ella.

Goo­gle, por su la­do, aho­ra con­tro­la el 92% de un mer­ca­do, el de las bús­que­das en In­ter­net, que va­le 92.400 mi­llo­nes de dó­la­res. Eso es más que to­do el mer­ca- do de la pu­bli­ci­dad de cual­quier país me­nos EEUU.

Y lue­go te­ne­mos a Ap­ple, la com­pa­ñía de más éxi­to que ven­de un pro­duc­to de cos­te ba­jo a un pre­cio ele­va­dí­si­mo. El cos­te to­tal de fa­bri­ca­ción de un ipho­ne 8 Plus es de 288 dó­la­res, y cues­ta 799 dó­la­res. Di­cho de otra for­ma, Ap­ple tie­ne el mar­gen de be­nef­cios de Fe­rra­ri y el vo­lu­men de pro­duc­ción de To­yo­ta. Y sus usua­rios ade­más son fe­les: tie­nen una ta­sa de re­ten­ción del 92%, com­pa­ra­do con el 77% de Sam­sung. Ap­ple tie­ne la con­fan­za de un mo­no­po­lio.

MI­RA... EN TU IN­TE­RIOR

Va­mos a ima­gi­nar­nos un mun­do con dos mer­ca­dos. Uno con las si­guien­tes em­pre­sas: Y otro con es­tas frmas sien­do in­de­pen­dien­tes ca­da una: Co­mo le pi­dió Darth Va­der a su hi­jo, quie­ro que “mi­res en tu in­te­rior” y res­pon­das qué mer­ca­do...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.