POR EL PIN­TE­REST TE QUIE­RO...

PA­RA EVAN SHARP, LA RED QUE FUN­DÓ EN 2010 ES AL­GO MÁS QUE UN LU­GAR DON­DE COL­GAR BO­NI­TAS FO­TO­GRA­FÍAS. EN ES­PA­ÑA AÚN NO GA­NA DI­NE­RO, PE­RO TO­DO A SU TIEM­PO. DE MO­MEN­TO, ES UNA FUEN­TE DE INS­PI­RA­CIÓN A NI­VEL MUN­DIAL

Esquire (Spain) - - Negocios -

La his­to­ria de Evan Sharp ( York, Pen­sil­va­nia, EEUU, 1982) es un cla­ro ejem­plo del sue­ño ame­ri­cano. Su ho­gar es­tá en San Fran­cis­co, pe­ro via­ja por me­dio mun­do se­gún los ob­je­ti­vos que mar­ca su em­pre­sa. Es ar­qui­tec­to de for­ma­ción, pe­ro en un mo­men­to da­do dio un gi­ro a su vi­da y se em­bar­có en la fun­da­ción de Pin­te­rest, una de las re­des so­cia­les más re­le­van­tes a ni­vel mun­dial, que se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal fuen­te ins­pi­ra­ción de más de 250 mi­llo­nes de usua­rios, los lla­ma­dos pin­ners, que com­par­ten fo­tos por me­ro pla­cer es­té­ti­co. Sharp tie­ne muy cla­ra la def­ni­ción de su com­pa­ñía: “So­mos una em­pre­sa que ayu­da a las per­so­nas a des­cu­brir las co­sas que les gus­tan. La gen­te que par­ti­ci­pa en nues­tra web bus­ca ideas de to­do ti­po en fun­ción de sus gus­tos. Tie­ne ga­nas de co­no­cer, de sa­ber y de in­ves­ti­gar qué co­sas hay por el mun­do. Los te­rri­to­rios más bus­ca­dos son el de la co­mi­da, los via­jes y la de­co­ra­ción de la ca­sa. En ci­fras te di­ré que re­ci­bi­mos más de 10.000 mi­llo­nes de re­co­men­da­cio­nes y hay más de dos­cien­tos mi­llo­nes de pin­ners ac­ti­vos al mes”.

An­tes de em­pe­zar a ha­blar de ne­go­cios nos des­ve­la que va a ser pa­dre aho­ra, en oc­tu­bre, por lo que re­co­no­ce que sus gus­tos han cam­bia­do. Sus úl­ti­mas bús­que­das se di­ri­gen ha­cia “ideas pa­ra el cuar­to del ni­ño, y tam­bién bus­co bue­nos es­ta­ble­ci­mien­tos don­de co­mer en Ma­drid. Me en­can­ta es­ta ciu­dad y siem­pre bus­co re­co­men­da­cio­nes cu­li­na­rias in­tere­san­tes”, re­co­no­ce.

Ha­bla­mos de sus co­mien­zos, que na­da tie­nen que ver son su vi­da ac­tual. “Cuan­do ejer­cía co­mo ar­qui­tec­to acu­mu­la­ba fo­tos de edif­cios que me ins­pi­ra­ban. Pue­de que esa vi­sión ar­tís­ti­ca que te­ne­mos tam­bién ayu­da­ra a crear es­ta em­pre­sa. En el año 2010 lan­cé Pin- te­rest jun­to a un ami­go, pe­ro no pen­san­do en ha­cer de ello una gran com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca, sino co­mo un pro­yec­to de di­se­ño pa­ra que ami­gos y fa­mi­lia­res pu­die­ran usar­lo. Co­mo siem­pre ocu­rre, cuan­do se mon­ta un ne­go­cio los pri­me­ros co­ne­ji­llos de in­dias son los fa­mi­lia­res”, co­men­ta en­tre ri­sas. “Ca­da uno apor­ta­ba su gra­ni­to de are­na. Pri­me­ro pro­ba­mos so­lo con ellos, ca­si co­mo un jue­go, has­ta que al año y me­dio, apro­xi­ma­da­men­te, em­pe­zó a te­ner for­ma pa­ra ser una em­pre­sa. Ins­ta­la­mos nues­tra pri­me­ra of­ci­na en un pe­que­ño apar­ta­men­to y allí tra­ba­já­ba­mos ocho per­so- nas, dos de las cua­les vi­vían allí. ¡Te po­drás ima­gi­nar el or­den que ha­bía! El pri­mer in­ver­sor nos en­con­tró ves­ti­dos de ma­ne­ra in­for­mal, y ro­dea­dos de un gran des­or­den. Aun así, no sa­be­mos por qué ra­zón, al­go le lla­mó la aten­ción y nos dio la opor­tu­ni­dad. En la ac­tua­li­dad so­mos 1.200 em­plea­dos”.

Res­pec­to al fu­tu­ro, Sharp tie­ne las ideas muy cla­ras. Es par­ti­da­rio de ha­cer las co­sas po­co a po­co, cen­trar­se en un te­ma y, cuan­do se con­si­gan los ob­je­ti­vos, pa­sar al si­guien­te. “Na­da de ‘to­do a la vez’. Eso nun­ca fun­cio­na”, di­ce. Aho­ra es­tán con­cen­tra­dos en la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal, que lle­va sien­do su prio­ri­dad des­de ha­ce año y me­dio. “Mer­ca­dos co­mo Es­pa­ña, Fran­cia, Bra­sil, Ale­ma­nia y Ja­pón son im­por­tan­tí­si­mos pa­ra no­so­tros, por­que el ame­ri­cano ya es­tá con­so­li­da­do. Allí, por ejem­plo, me­dian­te una fo­to­gra­fía pue­des ob­te­ner un link que te lle­va a la com­pra. En es­tos paí­ses que he ci­ta­do, en cam­bio, aún nos fal­ta per­fec­cio­nar ese te­ma. Ade­más, no es lo mis­mo un ame­ri­cano que un es­pa­ñol o un ame­ri­cano que un me­xi­cano. Los es­ti­los de vi­da y los gus­tos va­rían lla­ma­ti­va­men­te y por eso apos­ta­mos por con­tar con pro­fe­sio­na­les de ca­da país que se em­pa­pen de la cul­tu­ra lo­cal. ¿A que no es lo mis­mo la tor­ti­lla de aquí que la me­xi­ca­na? Po­drán com­par­tir in­gre­dien­tes, pe­ro no tie­nen na­da que ver. Por eso es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar lo­cal­men­te, pa­ra que ca­da uno sien­ta que tie­ne su es­pa­cio”, ex­pli­ca.

ES­PA­ÑA, AÚN EN DESA­RRO­LLO

¿En Es­pa­ña te­néis a al­guien ya? Se ríe y con­tes­ta rá­pi­da­men­te: “To­da­vía no. Lo atien­den des­de In­gla­te­rra, pe­ro sí es­ta­mos bus­can­do a una per­so­na. Co­mo da­to cu­rio­so, te con­ta­ré que la je­fa de in­ter­na­cio­nal es de Ma­drid, aun­que nos la he­mos lle­va­do a vi­vir a San Fran­cis­co”, afrma. A la im­por­tan­te pre­gun­ta so­bre có­mo se fnan­cia la em­pre­sa, nos cuen­ta que la ba­se es la pu­bli­ci­dad. “En los paí­ses an­glo­sa­jo­nes ga­na­mos di­ne­ro con ella. En Es­pa­ña to­da­vía no, pe­ro los usua­rios se han tri­pli­ca­do en el úl­ti­mo año y guar­dan al día 1,7 mi­llo­nes de ideas”. Aun­que si­gue sien­do una red fun­da­men­tal­men­te usa­da por mu­je­res, el nú­me­ro de hom­bres ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años a un rit­mo de más del 50% ca­da mes. “Te­ne­mos es­tu­dios que de­mues­tran que nues­tros usua­rios van des­de gen­te muy jo­ven has­ta per­so­nas de la ter­ce­ra edad. Lo que es cu­rio­so es que la gen­te usa Pin­te­rest, pe­ro no ha­bla de ello”. Por úl­ti­mo, un con­se­jo pa­ra fu­tu­ros em­pren­de­do­res: el se­cre­to del éxi­to ra­di­ca en te­ner pa­cien­cia. Los bue­nos re­sul­ta­dos no vie­nen al mo­men­to: siem­pre hay que guar­dar la cal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.