¡Arri­ba!

HAN PASAD UN O CAM­BI VEIN­TE QUEESA O RA­DI­CA AÑOS L DE LA DE PASTIL EN LA LLEGAD VIAGR LIGON LITAAZUL VI­DA A DEL EL ES DE SE SEXUA CONGR DIS­CO CON­VIR L DE LOS A A ESO DE , EL TIERAEN HOMB AL TO­DOS AL­GO RES (Y MERC LA ELLOS EEUU, MEDIC LA CORRIE DE SUS ADO,

Esquire (Spain) - - Sumario -

El Via­gra cum­ple vein­te años y lo ce­le­bra­mos f... iel­men­te con­tán­do­te la his­to­ria de es­ta píl­do­ra mi­la­gro­sa.

Aho­ra,vein­te años des­pués, nos cuen­tan la his­to­ria por pri­me­ra vez. Roo­ney Nel­son, con su MBA re­cién sa­ca­do, se dio cuen­ta, cuan­do pi­só las of­ci­nas de Pf­zer en Nue­va York, de que su tra­ba­jo iba a ser un muer­mo. Com­pa­ra­da con su Ja­mai­ca na­tal, la em­pre­sa era “de­ma­sia­do con­ser­va­do­ra”, es­ta­ba lle­na de em­plea­dos som­bríos, lú­gu­bres. “No era pre­ci­sa­men­te un lu­gar con chis­pa”, co­men­ta rien­do.

Pf­zer exis­tía des­de 1849 y se ha­bía he­cho un nom­bre por ser el prin­ci­pal pro­duc­tor de pe­ni­ci­li­na du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En los úl­ti­mos años, sin em­bar­go, se ha­bía que­da­do re­za­ga­da con res­pec­to a las gran­des com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas co­mo Merck y John­son & John­son. Ne­ce­si­ta­ba un cam­bio, que, co­mo sue­len ser los cam- bios, lle­gó cuan­do me­nos lo es­pe­ra­ban. Los cien­tíf­cos del la­bo­ra­to­rio de Pf­zer en el pe­que­ño pue­blo cos­te­ro de Sand­wich, en In­gla­te­rra, ha­bían he­cho un ex­tra­ño des­cu­bri­mien­to en 1991, mien­tras pro­ba­ban un me­di­ca­men­to pa­ra tra­tar el do­lor to­rá­ci­co. Los vo­lun­ta­rios in­for­ma­ron de do­lo­res mus­cu­la­res, ce­fa­leas y mo­les­tias al tra­gar. Y al­gu­nos, co­mo le trans­mi­tió un cien­tíf­co a Ian Os­ter­loh, el in­ves­ti­ga­dor clí­ni­co que di­ri­gía el es­tu­dio, tam­bién su­frían erec­cio­nes.

Du­ran­te mu­cho tiem­po se creía que la dis­fun­ción eréc­til se tra­ta­ba con mé­to­dos exó­ti­cos que in­cluían in­yec­cio­nes en el pe­ne. Aun­que a Os­ter­loh le in­tri­gó que hu­bie­ra ese au­men­to de erec­cio­nes en­tre los vo­lun­ta­rios, tam­po­co le dio ma­yor im­por­tan­cia. En­ton­ces no se con­si­de­ra­ba la im­po­ten­cia co­mo un pro­ble­ma clí­ni­co, sino psi­co­ló­gi­co, y no era al­go que se pu­die­ra arre­glar con una pas­ti­lla. Aun así, Os­ter­loh sa­bía que el ha­llaz­go me­re­cía más es­tu­dio. Se acor­da­ba bien del sen­ti­mien­to de des­am­pa­ro que su­frió cuan­do em­pe­za­ba co­mo mé­di­co y un hom­bre de cua­ren­ta años le pre­gun­tó si po­día cu­rar­le la im­po­ten­cia. Os­ter­loh le pre­gun­tó a su je­fe, que le con­tes­tó que no po­dían ha­cer na­da.

En Pfi­zer con­sin­tie­ron en lle­var a ca­bo un es­tu­dio pi­lo­to de “ba­ja prio­ri­dad” con do­ce hom­bres pa­ra ver si las erec­cio­nes eran una ano­ma­lía. Os­ter­loh y los de­más se die­ron cuen­ta en­se­gui­da de que te­nían en sus ma­nos al­go más que una cu­ra pa­ra los do­lo­res de pe­cho. Se ha­bían to­pa­do con una píl­do­ra ca­paz de pro­du­cir erec­cio­nes.

ata­ñe a la se­xua­li­dad”, ex­pli­ca Brin­kley. “No se con­si­de­ra­ba un me­di­ca­men­to digno”.

Pe­ro des­pués de que un buen nú­me­ro de vo­lun­ta­rios in­for­ma­ran de lo que sen­tían tras la to­ma del fár­ma­co, ya no que­da­ba du­da al­gu­na: no se tra­ta­ba de un efec­to se­cun­da­rio, sino de un re­sul­ta­do di­rec­to. En 1996, Pfi­zer dio luz ver­de a Brin­kley pa­ra ofre­cer la píl­do­ra al pú­bli­co. Se lla­ma­ba Via­gra, una pa­la­bra sin sen­ti­do ele­gi­da, si aca­so, por­que las dro­gas que em­pie­zan con la le­tra V sue­nan más po­ten­tes.

Brin­kley sa­bía que el Via­gra so­lo fun­cio­na­ría si lo­gra­ba su­pe­rar el ma­yor re­to de to­dos –y pa­ra Pf­zer, tam­bién el más arries­ga­do–: ser to­ma­do en se­rio. El mun­do ex­te­rior su­po­nía un pro­ble­ma, pe­ro la via­bi­li­dad del pro­yec­to tam­bién pe­li­gra­ba den­tro de la pro­pia em­pre­sa. Cuan­do Nel­son oyó ha­blar de la “píl­do­ra del pe­ne”, co­mo la lla­ma­ban, tu­vo la mis­ma reac­ción que la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res de Pfi­zer. “Al prin­ci­pio so­lo era mo­ti­vo de ri­sas”, re­cuer­da.

Si Via­gra iba a con­ver­tir­se en al­go más que un mal chis­te, Brin­kley ne­ce­si­ta­ba un equi­po de lan­za­mien­to au­daz, y pa­ra ello Pf­zer no le ofre­ció más que a una ex­tra­ña pa­re­ja: Roo­ney Nel­son y el Dr. Sal. “¿Has vis­to esa pe­lí­cu­la de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, Los ge­me­los gol­pean dos ve­ces?”, pre­gun­ta Nel­son rien­do. “Éra­mos co­mo ellos. Él es un ti­po ba­ji­to, re­gor­de­te, ita­liano, so­cia­ble, y yo soy un ne­gro al­to, adus­to y que se to­ma muy en se­rio su tra­ba­jo”.

Nel­son era un pro­me­te­dor ven­de­dor de Pfi­zer: ade­más de la ca­pa­ci­dad de lan­zar el Via­gra, con­ta­ba tam­bién con las co­ne­xio­nes per­fec­tas. En los úl­ti­mos dos años lle­va­ba Car­du­ra, un tra­ta­mien­to pa­ra los sín­to­mas de la in­fla­ma­ción de prós­ta­ta, por lo que ha­bía cul­ti­va­do re­la­cio­nes con uró­lo­gos de to­do el país, pre­ci­sa­men­te el co­lec­ti­vo ideal pa­ra res­pal­dar y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, re­ce­tar Via­gra. So­lo te­nía que con­ven­cer­los.

El Dr. Sal era el com­ple­men­to ideal pa­ra Nel­son. Un far­ma­céu­ti­co iró­ni­co de me­dia­na edad, con cin­co hi­jos y dos tí­tu­los en Co­lum­bia, di­rec­tor de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de Pf­zer, que era el ex­per­to mé­di­co res­pon­sa­ble de la ima­gen y la repu­tación de la com­pa­ñía. “Pf­zer era en­ton­ces una em­pre­sa muy tra­di­cio- nal con raí­ces muy con­ser­va­do­ras”, cuen­ta, “y que­ría­mos co­mer­cia­li­zar una dro­ga pa­ra el se­xo”. Gra­cias a la ex­pe­rien­cia mé­di­ca del Dr. Sal y al ta­len­to de Nel­son lo­gra­ron ven­der el me­di­ca­men­to se­xual al mun­do en­te­ro.

son. “Dis­fun­ción eréc­til se en­tien­de co­mo al­go que tú su­fres y de lo que no tie­nes cul­pa”.

“Es una blas­fe­mia! ¡ Es in­mo­ral!”. Nel­son y el Dr. Sal es­cu­cha­ban pa­cien­te­men­te es­tas y otras fra­ses si­mi­la­res en una sa­la de con­fe­ren­cias en el ho­tel Helms­ley. Otro por­ta­voz re­li­gio­so los ame­na­zó des­pués con lo que le su­ce­de­ría a Pf­zer si al­gu­na vez se co­mer­cia­li­za­ba el Via­gra. Ha­bían reuni­do en una me­sa re­don­da a diá­co­nos, pas­to­res y ra­bi­nos pa­ra eva­luar sus reac­cio­nes a la píl­do­ra de la erec­ción. Era par­te de su tra­ba­jo in­ter­nar­se en ese te­rri­to­rio inex­plo­ra­do, so­me­ter­se a esa prue­ba de fue­go pa­ra de­ter­mi­nar el ti­po de opo­si­ción con que se to­pa­rían cuan­do lan­za­sen el me­di­ca­men­to.

“Exis­tía la preo­cu­pa­ción de que hu­bie­ra ob­je­ción re­li­gio­sa”, di­ce Brin­kley, quien ha­bía in­da­ga­do has­ta en el Va­ti­cano. La me­sa re­don­da iba de mal en peor. “¿ Por qué sa­car al­go así?”, pre­gun­tó un clé­ri­go cons­ter­na­do. “Si ese pro­duc­to sa­le al mer­ca­do, or­ga­ni­za­ré to­do ti­po de pro­tes­tas con­tra él”.

Era una po­si­bi­li­dad muy real que el lan­za­mien­to del me­di­ca­men­to des­en­ca­de­na­ra una es­pe­cie de ‘ pá­ni­co se­xual’ en la po­bla­ción más mo­ra­lis­ta. “Tam­bién pre­ten­dían sen­sa­cio­na­li­zar el Via­gra, ale­gan­do que pro­vo­ca­ría erec­cio­nes a los hom­bres que los con­du­ci­rían a ata­ques de lo­cu­ra se­xual que pro­pa­ga­rían el si­da”.

re­ci­bie­ron crí­ti­cas in­ter­nas. A me­di­da que se co­rrió la voz en Pf­zer, Nel­son y el Dr. Sal co­men­za­ron a so­por­tar ca­da vez más bur­las y chas­ca­rri­llos de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. “Va­mos a ser el haz­me­rreír”, sol­tó al­guien. “¿Pon­drán co­ne­ji­tas Play­boy en re­cep­ción?”, bro­meó otro. “Pe­ro ¿es­táis lo­cos?”, les es­pe­ta­ban.

Cuan­do una em­pre­sa lan­za un nue­vo me­di­ca­men­to, por lo ge­ne­ral se es­fuer­za en pre­sen­tar­lo al mun­do con an­te­la­ción pre­pa­ran­do el mer­ca­do con cam­pa­ñas de pren­sa. Pe­ro el Via­gra era al­go de­ma­sia­do ex­plo­si­vo, así que el equi­po to­mó una de­ci­sión po­co in­tui­ti­va pe­ro no des­ca­be­lla­da: se lan­za­ría a es­con­di­das, so­lo ha­rían pú­bli­co el nue­vo me­di­ca­men­to a las 24 ho­ras de que se apro­ba­ra su ven­ta. “Tu­ve una re­ve­la­ción”, ex­pli­ca Nel­son: “Cuan­to me­nos se ha­ble de es­to, in­clu­so a ni­vel in­terno, me­jor”.

El equi­po re­fi­nó su es­tra­te­gia. Pa­ra pre­sen­tar Via­gra al mun­do, lo re­du­je­ron a tres po­si­bles en­fo­ques (o ‘per­fles de pro­duc­to’). La pri­me­ra op­ción fue la más di­rec­ta: es un me­di­ca­men­to que pue­de cau­sar erec­cio­nes y per­mi­tir las re­la­cio­nes ín­ti­mas a los hom­bres que han per­di­do su ca­pa­ci­dad se­xual. El se­gun­do era bas­tan­te más cien­tíf­co: Via­gra pue­de tra­tar una en­fer­me­dad lla­ma­da ‘dis­fun­ción eréc­til’ y per­mi­tir que los hom­bres re­cu­pe­ren su ca­pa­ci­dad fsio­ló­gi­ca nor­mal. El ter­ce­ro era un en­fo­que com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, que elu­día los de­ta­lles del me­di­ca­men­to y se cen­tra­ba en su sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción: por pri­me­ra vez, hay una píl­do­ra que sir­ve pa­ra com­ba­tir una do­len­cia que siem­pre ha si­do tra­ta­da con ci­ru­gías in­va­si­vas.

Tras mu­cha dis­cu­sión, lle­ga­ron a un acuer­do: la op­ción nú­me­ro tres. Via­gra es una píl­do­ra se­gu­ra, ba­ra­ta y fá­cil. Un ti­po sim­ple­men­te to­ma­ba una mues­tra, se la me­tía en la bo­ca y veía có­mo fun­cio­na­ba. Es­ta era la for­ma per­fec­ta de ha­cer que los hom­bres se fja­ran en la dro­ga, que pen­sa­ran: “¡Va­le, voy a pro­bar! Y si no fun­cio­na, ¿qué más da?”.

La es­tra­te­gia tu­vo éxi­to. En fe­bre­ro de 1998, Pf­zer es­ta­ba lis­ta pa­ra lan­zar el me­di­ca­men­to. Pe­ro que­da­ba un obs­tácu­lo im­por­tan­te: la apro­ba­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA, por sus si­glas en in­glés). Pf­zer lle­va­ba ca­si cien mi­llo­nes de dó­la­res gas­ta­dos en Via­gra y no ha­bía nin­gu­na ga­ran­tía de que la pri­me­ra píl­do­ra pa­ra la erec­ción del mun­do no se les des­in­fla­se en las ma­nos.

Hoy,vein­te años des­pués del lan­za­mien­to del Via­gra, es más fá­cil que nun­ca ha­cer­se con una de las fa­mo­sas pas­ti­lli­tas azu­les. Aun­que su pa­ten­te no ex­pi­ra has­ta 2020, Pf­zer ha ne­go­cia­do un acuer­do que le per­mi­te a Te­va Phar­ma­ceu­ti­cals co­mer­cia­li­zar una ver­sión ge­né­ri­ca. La píl­do­ra se­rá más ba­ra­ta y más fá­cil de con­se­guir.

El Via­gra se es­tá con­vir­tien­do en un me­di­ca­men­to de uso co­mún, lo que re­sul­ta muy po­si­ti­vo pa­ra tra­tar otras en­fer­me­da­des de es­te ti­po. “To­da­vía hay mu­chas dis­fun­cio­nes se­xua­les sin tra­ta­mien­to”, ase­gu­ra Os­ter­loh, “co­mo la fal­ta de de­seo se­xual en hom­bres y mu­je­res”. Se cal­cu­la que do­ce mi­llo­nes de mu­je­res su­fren tras­torno del de­seo se­xual. El prin­ci­pal can­di­da­to pa­ra tra­tar esa dis­fun­ción es la bre­me­la­no­ti­da, con la que tra­ba­jan AMAG Phar­ma­ceu­ti­cals y Pa­la­tin Tech­no­lo­gies. Han com­ple­ta­do con éxi­to las prue­bas y es­pe­ran te­ner dis­po­ni­ble el tra­ta­mien­to en 2019.

Cuan­do se le pre­gun­ta a Nel­son, que de­jó Pf­zer pa­ra di­ri­gir su pro­pia em­pre­sa de mar­ke­ting, qué ven­drá des­pués, mues­tra una son­ri­sa dia­bó­li­ca: “¿ De ver­dad quie­res que te lo cuen­te?”, pre­gun­ta. En el fu­tu­ro, con­ti­núa, ha­brá sex­bots y dro­gas ar­ti­fi­cial­men­te in­te­li­gen­tes que me­jo­ra­rán aún más la ex­pe­rien­cia se­xual. “Va a ha­ber una píl­do­ra que no so­lo au­men­ta las erec­cio­nes, sino tam­bién el pla­cer”, ase­gu­ra Nel­son. “Va a ser la co­caí­na del se­xo. La píl­do­ra def­ni­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.