VERSION

Esquire (Spain) - - Esquire -

gu­na cau­sa, has­ta que de gol­pe te das cuen­ta de que tie­nes que es­tar­lo por­que tu tra­se­ro es­tá en jue­go”.

¿SUER­TE O BUEN OJO?

Hay un de­je de tris­te amar­gu­ra en sus pa­la­bras al re­fe­rir­se a la épo­ca de la gue­rra de Viet­nam, cuan­do de gol­pe y po­rra­zo cre­ció. De­vi­to per­dió va­rios ami­gos en esa gue­rra. “Y, mi­ra, aho­ra mis­mo hay un hom­bre con una pis­to­la en la mano a pun­to de ma­tar a al­guien en cual­quier rin­cón de cual­quier ciu­dad”, ad­vier­te. “En to­dos los ám­bi­tos se han con­su­ma­do co­sas ho­rri­bles, y no so­la­men­te en EEUU”.

No so­la­men­te co­mo actor, sino tam­bién co­mo di­rec­tor y so­bre to­do co­mo pro­duc­tor De­vi­to ha te­ni­do un ol­fa­to fino. “Le ha­go ca­so a mi cu­rio­si­dad, y son mu­chas mis curiosidades”. Pe­ro le pi­do que en­tre más en de­ta­lles: “Cuan­do veo o es­cu­cho so­bre al­go que lla­ma mi aten­ción, le si­go la pis­ta”. Y se lan­za a re­la­tar, por enési­ma vez, pe­ro eso qué más da, cuan­do co­no­ció a Quen­tin Ta­ran­tino: “El guion de Re­ser­voir Dogs ca­yó en mis ma­nos. Me pa­re­ció fan­tás­ti­co, y de in­me­dia­to qui­se ha­cer­lo. Pe­ro me di­je­ron que ha­cía po­co que se ha­bía ro­da­do, así que di­je: ‘Bueno, me gus­ta­ría co­no­cer al tío que lo es­cri­bió’”. En­ton­ces, De­vi­to tu­vo un rá­pi­do en­cuen­tro con el po­li­fa­cé­ti­co rea­li­za­dor. “Le di­je que que­ría in­vo­lu­crar­me en su pró­xi­mo pro­yec­to”. “Es una his­to­ria en­tre­la­za­da”, em­pe­zó a de­cir Ta­ran­tino, pe­ro Danny no le de­jó ter­mi­nar: “Sen­tí que po­día de­po­si­tar to­da mi fe en él. Le pe­dí que lo es­cri­bie­ra y que cuan­do es- tu­vie­se lis­to que me lo en­via­ra”, aña­de pa­ra po­ner­le emo­ción al epi­so­dio. “Aquel mis­mo día ce­rra­mos el tra­to pa­ra pro­du­cir aque­lla pe­lí­cu­la de la que no sa­bía na­da. Y al ca­bo de un año me lle­gó un fa­jo gor­do de 155 pá­gi­nas de un guion des­lum­bran­te que se lla­ma­ba Pulp Fic­tion. Apos­té y tu­ve ra­zón”. Y sí, “el res­to es his­to­ria”.

DE­JAR­SE LLE­VAR

Danny De­vi­to cree en la suer­te, por­que igual pa­só con Erin Bro­ko­vich (Ste­ven So­der­bergh, 2000). “Ju­lia Ro­berts fue la pri­me­ra ac­triz a quien con­tac­ta­mos. Gra­cias a dios que le en­can­tó la his­to­ria”. Tam­bién su­ce­dió con la acla­ma­da La gue­rra de los Ro­se (di­ri­gi­da por él en 1989, y en la cual tam­bién ac­túa), “y con el res­to de los fil­mes que he he­cho”, pe­ro es cons­cien­te de que no to­do es la suer­te, ya que “se tra­ta de una com­bi­na­ción de ele­men­tos, y de de­jar­te lle­var por aque­llo que te lla­ma”.

Por eso que­re­mos ce­le­brar tu día, Danny, a tu ma­ne­ra, por­que de­jar­se lle­var siem­pre ha si­do más im­por­tan­te de lo que pa­re­ce.

“No ten­go un ol­fa­to es­pe­cial pa­ra el buen ci­ne: me de­jo lle­var por lo que me lla­ma”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.