¿ES ANA BLAN­CO UNA RE­PLI­CAN­TE?

Esquire (Spain) - - Best Version - POR AL­BER­TO REY

Cuen­ta Ja­ne Fon­da en su do­cu­men­tal Ja­ne Fon­da en cin­co ac­tos un cu­rio­so tér­mino: epi­fa­nía de pe­lo. Es la ver­sión gla­mu­ro­sa del “si quie­res que tu vi­da cam­bie, cam­bia tu peinado”. Y es que el pe­lo es im­por­tan­te. Si ha­cen un do­cu­men­tal so­bre Ana Blan­co ten­drá que tra­tar­se el te­ma. Y si la pre­sen­ta­do­ra mo­di­fi­ca li­ge­ra­men­te su es­ti­lis­mo ca­pi­lar se ha­bla de ello. Mu­cho.

NO A LA MA­NI­PU­LA­CIÓN

Dos da­tos de los que ca­rez­co: el nú­me­ro de mu­je­res que han acu­di­do a la pe­lu­que­ría pi­dien­do “un Ana Blan­co” y la ofer­ta que esa em­pre­sa cos­mé­ti­ca (sí, ESA) es­ta­ría dis­pues­ta a ha­cer­le a la pe­rio­dis­ta vas­ca a cam­bio de que es­ta pro­mo­cio­na­se sus pro­duc­tos. Al­go que no va a ocu­rrir por­que, ade­más de por su ima­gen es­ta­ble y, per­dón por el chis­te ma­lo, blan­ca, Ana Blan­co se ca­rac­te­ri­za por su ex­tre­ma dis­cre­ción. Es la pre­sen­ta­do­ra de in­for­ma­ti­vos más fa­mo­sa de Es­pa­ña... pe­ro no es una fa­mo­sa. Por eso ha­ce po­co sor­pren­dió que ‘ La Blan­co’ se vis­tie­se de ne­gro cuan­do mos­trar­se así en la pan­ta­lla de TVE sim­bo­li­za­ba la lu­cha de los pro­fe­sio­na­les de la cor­po­ra­ción pú­bli­ca con­tra la ma­ni­pu­la­ción de sus in­for­ma­ti­vos.

Eso sig­ni­fi­ca que su se­re­na pre­sen­cia, con el fle­qui­llo rec­to o la­dea­do, más rí­gi­do o más ca­sual, ha co­no­ci­do cin­co pre­si­den­tes de go­bierno, tres pre­sen­ta­do­res de Gran Her­mano y dos rei­nas. Con una de ellas com­par­tió más que un apre­tón de ma­nos pro­to­co­la­rio. Le­ti­zia Or­tiz to­da­vía no ha­bía fir­ma­do su pri­mer con­tra­to co­mo pe­rio­dis­ta cuan­do Ana Blan­co se plan­tó an­te las cá­ma­ras pa­ra con­du­cir su pri­mer te­le­dia­rio (da­to que sí ten­go: su com­pa­ñe­ra de me­sa fue la irrepetible Fran­ci­ne Gálvez). Ca­si trein­ta años des­pués, Ana, co­mo el di­no­sau­rio del mi­cro­cuen­to, ahí si­gue. Co­mo el di­no­sau­rio o co­mo Jor­di Hur­ta­do. El otro ros­tro in­co­rrup­to de TVE pa­só de es­cu­char bro­mas so­bre su in­mor­ta­li­dad a pro­ta­go­ni­zar­las él mis­mo.

Lo úl­ti­mo, una cam­pa­ña de The Wal­king Dead en la que, evi­den­te­men­te, se su­gie­re que Hur­ta­do pu­die­se ser un no- muer­to de du­ra­ción eter­na. En es­ta re­vis­ta no te­ne­mos el mal gus­to de de­cir esas co­sas tan feas de Ana Blan­co, pe­ro lo de re­pli­can­te... ¿por qué no?

POR­QUE TÚ LO VA­LES

Se­gún Bla­de Run­ner, los re­pli­can­tes son crea­dos a ima­gen y se­me­jan­za de los hu­ma­nos... e in­clu­so me­jo­res. Pa­ra evi­tar que ter­mi­nen con­tro­lan­do el mun­do la em­pre­sa que los fa­bri­ca les po­ne una fe­cha de ca­du­ci­dad: cua­tro años.

Ana Blan­co lle­va 28 en TVE, así que no pue­de ser una re­pli­can­te. Pe­ro los fans de Bla­de Run­ner sa­be­mos que sí pue­de. Por­que ella lo va­le.

To­do cam­bia en RTVE me­nos Ana Blan­co: 28 años en an­te­na, 9 di­rec­to­res ge­ne­ra­les, más de 30 pre­sen­ta­do­res, una de ellas rei­na de Es­pa­ña. Su se­cre­to: ge­né­ti­ca in­mu­ta­ble y ex­tre­ma dis­cre­ción

Sor­pren­dió que se vis­tie­ra de ne­gro, un men­sa­je con­tra la ma­ni­pu­la­ción de los in­for­ma­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.