EL LA­DRÓN DE MÚ­SI­CAS

Esquire (Spain) - - Best Version - POR ANA TRASOBARES

Te­nía tres o cua­tro años cuan­do su abue­la le can­ta­ba ha­ba­ne­ras y unos po­cos más el día en que una can­ción le lle­gó al al­ma: un cla­si­ca­zo del es­ti­lo Dos gar­de­nias. Es­tos son los pri­me­ros re­cuer­dos mu­si­ca­les de Jai­ro Za­va­la (Ma­drid, 1973), el mú­si­co tro­ta­mun­dos y trans­fron­te­ri­zo que se es­con­de de­trás de De­pe­dro. Ba­jo es­te seu­dó­ni­mo re­gre­sa con su quin­to dis­co, To­do va a sa­lir bien (War­ner Mu­sic), aun­que co­mo fun­da­dor del gru­po de rock Va­ca­zul, la ban­da de mú­si­ca ne­gra 3000 Hom­bres o co­mo gui­ta­rris­ta de Luz Ca­sal lle­va mu­chos más. “Mis abue­los vi­vie­ron en Gui­nea y yo cre­cí es­cu­chan­do esa vi­da so­ña­da que un día se aca­bó de for­ma trá­gi­ca. Cuan­do vol­vie­ron, se tu­vie­ron que adap­tar a otra muy dis­tin­ta al pa­raí­so en el que vi­vían y ese pa­raí­so es­ta­ba lleno de fies­ta, de co­lor, de mú­si­ca... Y se lo tra­je­ron pa­ra com­par­tir­lo”.

Él na­ció en Ma­drid, en Alu­che, de padre pe­ruano de ori­gen vas­co. Su ado­les­cen­cia so­na­ba a Le­ño, a Obús, a Led Zep­pe­lin. Y tam­bién a las can­cio­nes an­ti­guas an­te­rio­res a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Tam­po­co fal­ta­ron los rit­mos que le traía su padre de sus via­jes por La­ti­noa­mé­ri­ca y Áfri­ca. Es­te cóc­tel exó­ti­co le hi­zo abrir las ore­jas mu­cho an­tes de que él y su gui­ta­rra fue­ran com­pa­ñe­ros de via­je: “Aquí te­ne­mos in­fi­ni­dad de rit­mos por­que so­mos un país mes­ti­zo. El otro día ha­bla­ba con Drex­ler y Au­se­rón so­bre el ori­gen de las ri­mas en len­gua ro­man­ce. Y si mi­ras al sur, es­tán los rit­mos an­da­lu­síes... Así es el Me­di­te­rrá­neo, la cu­na de la cul­tu­ra. Pe­ro tam­bién es­tán Áfri­ca y Amé­ri­ca, y to­do es muy

De­pe­dro ce­le­bra ro­dea­do de co­le­gas diez años de can­cio­nes fron­te­ri­zas, pe­ro es Jai­ro Za­va­la quien nos cuen­ta có­mo ha lle­ga­do has­ta aquí: “Ro­ban­do in­fluen­cias”

in­tere­san­te... Aho­ra es­toy es­tu­dian­do el fol­clo­re sud­ame­ri­cano, las cha­ca­re­ras ar­gen­ti­nas”.

Es in­creí­ble que es­ta ex­plo­sión de rit­mos que en la teo­ría sa­len de su bo­ca se tra­duz­ca en can­cio­nes sen­ci­llas, ca­si an­ces­tra­les, por­que to­do lo su­yo sue­na a nue­vo y a vie­jo a la vez. “Es por­que ro­bo to­do lo que me en­cuen­tro por ahí pa­ra co­lo­rear mis can­cio­nes [ri­sas], así que no sé has­ta qué pun­to exis­ti­ría mi mú­si­ca sin esos via­jes y ese com­par­tir con los de­más”. Y eso es lo que ha he­cho pa­ra ce­le­brar diez años de De­pe­dro, lla­mar a los su­yos (Luz Ca­sal, Au­se­rón, Am­pa­ro de Am­pa­ra­noia, Ca­mi­lo La­ra, Co­que Ma­lla, Fuel Fan­dan­go, Ve­tus­ta Mor­la e Izal) pa­ra re­vi­sar su can­cio­ne­ro y gra­bar­lo ca­si del ti­rón: “Lo han he­cho tan bien que has­ta me he pues­to ce­lo­so”. Y, lan­za­do el pi­ro­po, se vuel­ve a reír de sí mis­mo: “De­pe­dro es el ti­po que se sube al es­ce­na­rio a ha­cer el ri­dícu­lo [ri­sas], y yo soy Jai­ro”.

CALEXICO, SU PUER­TA AL MUN­DO

En es­te dis­co tam­po­co fal­ta Calexico, el gru­po de folk rock ame­ri­cano que le abrió las puer­tas al mun­do en 2008. Con ellos ha gi­ra­do mil ve­ces co­mo gui­ta­rris­ta y, a cam­bio, ellos han si­do su ban­da. “Tam­bién se lo de­bo a Am­pa­ri­to, que nos pre­sen­tó. Re­cuer­do cuan­do me in­vi­ta­ron a Tuc­son, Ari­zo­na, a gra­bar mi pri­mer dis­co co­mo De­pe­dro. Gra­cias a ellos me es­cu­chan en to­do el mun­do”. Así es co­mo pa­só de to­car en los clu­bes de Ma­drid a ha­cer­lo en Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Co­rea, Amé­ri­ca del Nor­te y del Sur, Ru­sia... des­ti­nos en los que ha com­par­ti­do mú­si­ca y vi­ven­cias. “He bai­la­do des­cal­zo en Se­ne­gal con las mu­je­res que co­se­cha­ban, he con­vi­vi­do con los pue­blos fron­te­ri­zos de Mé­xi­co, he to­ca­do en el Pre­ser­va­tion Hall de Nue­va Or­leáns... A ve­ces no me lo creo: ¿có­mo un tío de Alu­che ha lle­ga­do has­ta aquí?”. Aho­ra la ex­pe­rien­cia “y la edad” le pi­den que fre­ne. So­lo es­te año ha es­ta­do 120 días fue­ra de ca­sa: “Aho­ra mi me­jor via­je siem­pre es el de vuel­ta. Quie­ro ser me­jor gui­ta­rris­ta, me­jor le­tris­ta, pe­ro tam­bién me­jor padre y me­jor com­pa­ñe­ro”. Mien­tras lo con­si­gue, su vi­da es gira: To­le­do, Chile, Oren­se, Mé­xi­co, Mie­res, Salz­bur­go...

“De­pe­dro es el ti­po que se sube al es­ce­na­rio a ha­cer el ri­dícu­lo. Yo soy Jai­ro”

ca­li­dad y la f abi­li­dad –que es­tá di­rec­ta­men­te uni­da a la se­gu­ri­dad de quien los con­du­ce y de los que los dis­fru­tan–. To­do ello en­vuel­to siem­pre en un di­se­ño au­daz y de­pu­ra­do que te ha­rá sen­tir que con­du­ces un vehícu­lo úni­co, pen­sa­do pa­ra ti y pa­ra acom­pa­ñar­te, triun­far, se­guir tu es­ti­lo de vi­da. Eli­gien­do Opel acier­tas por­que ob­tie­nes in­ge­nie­ría ale­ma­na con in­no­va­cio­nes úti­les, y un atrac­ti­vo y per­so­na­li­za­do di­se­ño pa­ra em­pren­der una ex­pe­rien­cia al vo­lan­te sim­ple­men­te inolvidable.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.