Pe­pe Castro

AHO­RA TO­DOS LE CO­NO­CEN CO­MO ‘THE PEA­CE SHOOTER’ POR­QUE SE HA PRO­PUES­TO RE­TRA­TAR A TO­DOS LOS PRE­MIOS NO­BEL DE LA PAZ. ¿LO CON­SE­GUI­RÁ?

Esquire (Spain) - - Best Version - TEX­TO ANA TRASOBARES FO­TO­GRA­FÍA PA­BLO SA­RA­BIA

YO ERA HOS­TE­LE­RO. TE­NÍA UN BAR, UN CLUB DE JAZZ... pe­ro siem­pre iba con mi cá­ma­ra ha­cien­do fo­tos que, a ve­ces, con­se­guía ex­po­ner. Mu­chos me de­cían que me te­nía que de­di­car a ello, pe­ro yo era hos­te­le­ro. Y un buen día, con 40 años, me le­van­té des­pués de una no­che agi­ta­da, fui a Ha­cien­da y me di de alta co­mo fo­tó­gra­fo free­lan­ce y me di­je: “Pe­pe, a par­tir de aho­ra eres fo­tó­gra­fo, em­pie­za a bus­car­te la vi­da”.

‘THE NO­BEL PAX PORTRAITS’ ES UN PRO­YEC­TO APA­SIO­NAN­TE CON UN COM­PRO­MI­SO SO­CIAL Y UN MEN­SA­JE DE PAZ

con el que me he pro­pues­to fo­to­gra­far y en­tre­vis­tar a to­dos los hom­bres y mu­je­res que han si­do pre­mia­dos con el No­bel de la Paz. Ac­tual­men­te son 31 pre­mia­dos vi­vos y so­lo lle­va­mos cua­tro –Ós­car Arias, Juan Ma­nuel San­tos, Ri­go­ber­ta Men­chú y Adolfo Pé­rez Es­qui­vel–, así que se­rá un pro­yec­to que irá cre­cien­do en el tiem­po. Ade­más, no se pue­de ter­mi­nar nun­ca por­que ca­da año se en­tre­ga uno nue­vo...

TO­DO LO QUE TEN­GA QUE VER CON EL SU­FRI­MIEN­TO DE LA MU­JER ME­RE­CE UNA ATEN­CIÓN ES­PE­CIAL. Por eso me gus­ta que el No­bel de la Paz de es­te año ha­ya si­do pa­ra De­nis Muk­we­ge y Na­dia Mu­rad por su la­bor en la lu­cha con­tra la vio­len­cia se­xual. Es in­creí­ble que en pleno siglo XXI ha­ya víc­ti­mas de abu­sos y ve­ja­cio­nes por par­te, in­clu­so, del en­torno más cer­cano... Ya los he in­clui­do en mi lis­ta, cla­ro, aun­que aho­ra ten­dré que es­pe­rar un tiem­po pa­ra fo­to­gra­far­los.

MI ABUE­LO FUE DI­REC­TOR DE FO­TO­GRA­FÍA DE CI­NE. Tra­ba­jó en pe­lí­cu­las mí­ti­cas co­mo Bien­ve­ni­do, Mr. Mars­hall (Luis G. Ber­lan­ga, 1953), ¡Aquí hay pe­tró­leo! (Ra­fael J. Sal­via, 1956), Un vam­pi­ro pa­ra dos (Pe­dro La­za­ga, 1965)... Él no me en­se­ñó nun­ca fo­to­gra­fía. De he­cho, mu­rió an­tes de que yo fue­ra fo­tó­gra­fo, pe­ro aho­ra sé que des­de esas char­las que man­te­nía­mos sien­do yo ni­ño ya que­ría ser co­mo él. Lue­go, con mi padre, cuan­do me lle­va­ba al fút­bol, re­cuer­do es­tar más pen­dien­te del lu­gar don­de es­ta­ban los fo­tó­gra­fos que del par­ti­do. Me en­can­ta­ba ver­los tra­ba­jar.

LA PRI­ME­RA FO­TO­GRA­FÍA CON LA QUE GA­NÉ DI­NE­RO no la re­cuer­do muy bien, pe­ro sí que em­pe­cé a tra­ba­jar en una agen­cia pe­que­ña en To­le­do. Y re­cuer­do que a los dos años hi­ce una ex­po­si­ción de re­tra­tos y los ven­dí to­dos.

NUN­CA ME HA GUS­TA­DO LA FO­TO­GRA­FÍA AMA­BLE. Siem­pre es­toy bus­can­do el retrato con ca­rác­ter, que no siem­pre ter­mi­na gus­tan­do al retratado –a la gran ma­yo­ría sí–, por­que al­gu­nos es­pe­ran que los va­ya a sa­car lu­cien­do una son­ri­sa es­pec­ta­cu­lar. Yo pre­fe­ro ahon­dar en la per­so­na pa­ra en­con­trar ese ges­to más se­ve­ro, esa mi­ra­da más intensa.

UN RETRATO ES UNA PE­QUE­ÑA FRAC­CIÓN DE VI­DA. POR LO TAN­TO, TIE­NE QUE SER REAL. Si ha­go un retrato y al ca­bo de un año ha­go otro a la mis­ma per­so­na, nun­ca se­rá el mis­mo, por­que los sen­ti­mien­tos, los cir­cuns­tan­cias y los pen­sa­mien­tos del retratado se­rán otros. Ri­chard Ave­don e Ir­ving Penn son mis prin­ci­pa­les re­fe­ren­cias.

SOY UN FO­TÓ­GRA­FO MÁS DE CO­RA­ZÓN QUE DE TÉC­NI­CA, por­que me de­di­co a es­tu­diar a la per­so­na, a es­ta­ble­cer un diá­lo­go con el per­so­na­je que me per­mi­te abrir esa co­ne­xión con él pa­ra fo­to­gra­far su esen­cia.

CO­NO­CER A BELÉN RUE­DA FUE UNA GRA­TA SOR­PRE­SA. Que­dé con ella pa­ra co­mer unos días an­tes de la se­sión. Yo lle­gué unos mi­nu­tos an­tes y la es­pe­ra­ba sen­ta­do en una me­sa del fon­do del res­tau­ran­te por aque­llo de char­lar más tran­qui­los. Cuan­do la vi apa­re­cer, gua­pí­si­ma, es­pec­ta­cu­lar, me di cuen­ta de que to­do el res­tau­ran­te la es­ta­ba mi­ran­do y te­nía que atra­ve­sar­lo has­ta lle­gar a mí. Se­gu­ro que al­guno de­bió de pen­sar cual­quier co­sa, pe­ro lo cier­to es que es­tu­vi­mos ha­blan­do ca­si to­da la co­mi­da de sus hi­jas, de mis hi­jos... Ni una pa­la­bra de ci­ne o fo­to­gra­fía. Es­te tra­ba­jo pre­vio al retrato es fun­da­men­tal pa­ra mí.

ES­TOY DESEAN­DO QUE LLE­GUE EL MO­MEN­TO DE SEN­TAR­ME FREN­TE AL DA­LAI LA­MA. Es una de mis fo­tos so­ña­das, pe­ro aún no sa­be­mos cuán­do se po­drá ha­cer. La agen­da de The No­bel Pax Portraits la va­mos ce­rran­do se­gún va­mos ha­cien­do. Aho­ra he­mos em­pe­za­do a con­tac­tar con Jody Wi­lliams, No­bel de la Paz de 1997. Y des­pués de unos re­tra­tos sa­len otros. Por ejem­plo, cuan­do hi­ci­mos a Juan Ma­nuel San­tos nos di­jo que era muy ami­go de Oba­ma y que con­tá­ra­mos con él si nos ha­cía fal­ta.

LA FA­MI­LIA, MIS PE­RROS Y LA MO­TO son lo úni­co que ne­ce­si­to pa­ra des­co­nec­tar. Cuan­do via­jo es­toy más de un mes fue­ra de ca­sa, así que ten­go mu­cha suer­te de que mi mu­jer acep­te en­car­gar­se de to­do en mi au­sen­cia: hi­jos, pe­rros, obli­ga­cio­nes va­rias... Y con­fe­so que aun­que sí les ha­go al­gu­nas fo­tos, soy más de cu­chi­llo de pa­lo. Lo sien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.