UN VI­LLANO CON ES­TI­LO

RE­CIÉN ES­TRE­NA­DA LA CUA­REN­TE­NA, AN­DRÉS VELENCOSO SI­GUE EN PER­FEC­TO ES­TA­DO DE FOR­MA. ES­TE OTO­ÑO LO VE­RÁS CO­MO IMA­GEN DE CORTEFIEL E IN­TER­PRE­TAN­DO AL NUE­VO MA­LO DE ‘VEL­VET CO­LEC­CIÓN’ Tex­to ANA PÉ­REZ

Esquire (Spain) - - Guru - Fo­tos AA­RÓN GUERRERO

Cum­plir 40 años, pa­ra un mo­de­lo in­ter­na­cio­nal co­mo An­drés Velencoso (Tos­sa de Mar, Ge­ro­na, 1978), no es lo mis­mo que pa­ra el res­to de los mor­ta­les. “¿ Cri­sis? No he te­ni­do por aho­ra. La ver­dad es que no me sien­to con edad de 40 años: en mi ca­be­za ten­go me­nos”, di­ce di­ver­ti­do. Y con­ti­núa: “Lo que sí he no­ta­do es que me can­so an­tes, que el jet lag lo aguan­to peor. Ya no to­le­ro me­ter­me una co­mi­lo­na, por ejem­plo. Y an­tes via­ja­ba por la no­che, lle­ga­ba y me iba a ha­cer fo­tos. Aho­ra no pue­do, por­que el as­pec­to ya no es el mis­mo”. Y es que, a pe­sar de sus más de vein­te años de ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, si­gue sin pa­rar de tra­ba­jar. En­tre otras co­sas, es em­ba­ja­dor de la lí­nea mas­cu­li­na de Cor­te­fel pa­ra es­ta tem­po­ra­da, y tam­bién a él le asal­ta la pre­gun­ta, igual que a to­dos los mor­ta­les, hom­bres y mu­je­res: “¿ Qué me pon­go?”. Pe­ro pa­re­ce que An­drés no de­di­ca mu­cho tiem­po a es­to de ele­gir la ro­pa: “La ver­dad es que no lo pien­so de­ma­sia­do. En el día a día voy bas­tan­te ca­sual y no soy de co­lo­res es­tri­den­tes. ¿Im­pres­cin­di­bles en mi ar­ma­rio? Unos jeans, aun­que tam­bién me gus­tan los chi­nos pa­ra lar­gos via­jes en avión, por ejem­plo, que son más fe­xi­bles. Me han pues­to ca­si de to­do tra­ba­jan­do, pe­ro con lo úni­co que no me veo es con som­bre­ro. En la ca­be­za so­lo me pon­go go­rras, que me en­can­tan”, ex­pli­ca.

Des­de ha­ce unos sie­te años, An­drés com­pa­gi­na su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo in­ter­na­cio­nal con el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción. ¿Su úl­ti­mo pa­pel? El de un re­tor­ci­do em­ba­ja­dor de Irán en Vel­vet Co­lec­ción, que le ha di­ver­ti­do es­pe­cial­men­te: “Ha si­do ge­nial for­mar par­te del mun­do Vel­vet. Ade­más, in­ter­pre­to a un vi­llano y no a un ga­lán, que es lo que más he he­cho. Me gus­ta cam­biar de re­gis­tro”, ase­gu­ra. Sin em­bar­go, en tiem­po de de­di­ca­ción to­da­vía pe­sa mu­cho más su tra­ba­jo co­mo mo­de­lo que el de actor. Por eso vi­ve en Lon­dres des­de ha­ce un par de años.

“YO NO ME VOY A RE­TI­RAR NUN­CA”

“Me fui en una épo­ca en la que tu­ve gran­des cam­bios per­so­na­les, un pa­rón en mi ca­rre­ra co­mo actor y que­ría es­tar un po­co más vi­si­ble pa­ra tra­ba­jar co­mo mo­de­lo”, di­ce, aun­que vie­ne a Es­pa­ña muy a me­nu­do y siem­pre sa­ca un ra­to pa­ra vol­ver a la Costa Bra­va, don­de se crió y aún si­gue vi­vien­do su fa­mi­lia. “So­mos una pi­ña y me sor­pren­de cuan­do otros mo­de­los me cuen­tan que lle­van un año sin vol­ver a ca­sa... Yo siem­pre he en­con­tra­do un hue­co”, di­ce.

¿ Y con qué so­ña­ba el An­drés ni­ño, cuan­do vi­vía en Tos­sa? “Que­ría ser fut­bo­lis­ta, co­mo to­dos los ni­ños. Lo de mo­de­lo vino más tar­de. Cuan­do me lo pro­pu­sie­ron, con 18 años, acep­té por­que no que­ría de­pen­der de la set­ma­na­da, que es co­mo se lla­ma a la pa­ga en Ca­ta­lu­ña. Des­pués se con­vir­tió en un tra­ba­jo”, apun­ta. “¿Y pien­sas vol­ver al­gún día, cuan­do te re­ti­res, por ejem­plo?”, le pre­gun­to. “Yo no me voy a re­ti­rar nun­ca. ¡ Qué iba a ha­cer sin tra­ba­jar! A mí me gus­ta mu­cho lo que ha­go y es­pe­ro que, con el tiem­po, va­yan sur­gien­do más opor­tu­ni­da­des co­mo actor”, di­ce. Pues­tos a pe­dir, al­gún día le en­can­ta­ría po­ner­se en la piel de un su­per­hé­roe. “A to­do el mun­do le gus­ta­ría te­ner su­per­po­de­res. He leí­do mu­chos có­mics de Mar­vel y me en­can­ta la Ma­sa, por­que es in­des­truc­ti­ble”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.