Groo­ming:

Esquire (Spain) - - Grooming -

En­tre­na­do­res per­so­na­les, cen­tros de bo­xeo, cla­ses de wor­kout a 35 ºc y bou­ti­ques ho­me & well­ness son so­lo un ape­ri­ti­vo de to­do lo que pue­de dar de sí la ciu­dad de Es­pa­ña que nun­ca des­can­sa... de ha­cer de­por­te.

‘WOR­KOUT’ A 35 ºc

Ha­cer de­por­te con ca­lo­ra­zo y un 75% de hu­me­dad y que no sea una cla­se de Bi­kram Yo­ga no es lo más ha­bi­tual. Has­ta que Tracy An­der­son lo in­ven­tó. La en­tre­na­do­ra de los fa­mo­sos, que tie­ne 170 DVD en el mer­ca­do, 2.000 mo­vi­mien­tos re­gis­tra­dos, cla­ses en strea­ming y ba­rras pro­tei­cas (ca­si na­da), ha abier­to su pro­pio cen­tro Tracy An­der­son Met­hod en Ma­drid (Fer­nan­do VI, 10). Es­te nue­vo templo del cul­to al cuer­po, úni­co en tras­pa­sar las fron­te­ras de EEUU, po­de­mos de­no­mi­nar­lo co­mo un ‘gim­na­sio pa­ra na­da al uso’. ¿El mo­ti­vo? No son so­lo los gra­dos a los que rea­li­zas ca­da uno de los ejer­ci­cios. De­trás de su sis­te­ma hay al­re­de­dor de vein­te años de es­tu­dio que se tras­la­dan en un aná­li­sis de­ta­lla­do del cuer­po pa­ra sa­ber qué zo­na hay que ‘ma­cha­car’ más y por qué pa­ra con­se­guir tu ob­je­ti­vo ca­da día. Sí, has leí­do bien: ca­da día. Tracy, en con­tra de to­dos los en­tre­na­do­res, di­ce que no hay que de­jar días de des­can­so en­tre en­treno y en­treno pa­ra ‘li­be­rar’ los múscu­los por­que sus se­sio­nes de wor­kout no los da­ñan ni tam­po­co los ago­tan. y la men­te de to­dos y ca­da uno de los que se ani­men a en­trar en es­te nue­vo club que, sin du­da, pro­me­te sor­pren­der. que Fightland “es un club pa­ra gen­te que ya se ha abu­rri­do de los gim­na­sios tra­di­cio­na­les. No es un cen­tro de fit­ness ni hay má­qui­nas con dis­plays di­gi­ta­les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, ni ví­deos, ni co­reo­gra­fías, ni mú­si­ca atro­na­do­ra... Aquí vie­ne la gen­te a lu­char con­tra el so­bre­pe­so, el abu­rri­mien­to, el estrés, el se­den­ta­ris­mo, la mo­no­to­nía, sus li­mi­ta­cio­nes, las ba­rre­ras que creen no po­der ven­cer... A lu­char con­tra su peor enemi­go: uno mis­mo”. Se pue­de de­cir que Cé­sar es co­mo el cha­mán del bo­xeo, un hom­bre muy fuer­te (de cuer­po y men­te), con las ideas muy cla­ras y con una for­ma de en­tre­nar du­ra que (ju­ra­mos) pue­de en­gan­char a cual­quie­ra: sal­to de com­ba, ca­rre­ra, sen­ta­di­llas, bur­pees y TRX son so­lo el ca­len­ta­mien­to pa­ra, des­pués, con los guan­tes pues­tos, prac­ti­car las técnicas de bo­xeo. Por si aún no te has ani­ma­do, te chi­va­mos que con el es­fuer­zo e in­ten­si­dad ade­cua­dos se pue­den per­der has­ta mil ca­lo­rías en una se­sión.

EN­TRE­NA­DO­RES, ¿VAS O VIE­NEN?

Pa­ra ha­cer de­por­te ya no hay nin­gún ti­po de ex­cu­sa. Aque­llo de “es­tá llo­vien­do, no pue­do ir al gim­na­sio”, co­mo si no se hu­bie­ran in­ven­ta­do los pa­ra­guas ni chu­bas­que­ros, ha pa­sa­do a la his­to­ria. Ya sa­bes que si quie­res cui­dar­te, en vez de mo­jar­te tú pue­de mo­jar­se tu en­tre­na­dor. Se va di­rec­ta­men­te a tu ca­sa y te po­ne a ha­cer fe­xio­nes y bur­pees en me­dio del sa­lón rá­pi­da­men­te. Mi­guel Án­gel Peinado, co­no­ci­do co­mo Mi­guel Trai­ner, es un ex­per­to en tras­la­dar­se a las ca­sas de los más sport-freaks (o va­gos) de Ma­drid. “En­tre mis ser­vi­cios hay se­sio­nes de en­tre­na­mien­to fun­cio­nal con lo úl­ti­mo en ma­te­rial de­por­ti­vo, co­mo pue­de ser la ta­bla de surf Surf­set o la ba­se ines­ta­ble Te­rra­co­re. Tam­bién se pue­den al­ter­nar pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to con se­sio­nes de úl­ti­ma tec­no­lo­gía de elec­tro­es­ti­mu­la­ción inalám­bri­ca, con­tro­la­da con una tá­blet. Con es­tas se­sio­nes de en­tre 50 y 75 mi­nu­tos, que equi­va­len a 2 o 3 ho­ras de en­tre­na­mien­to, mis clien­tes dan pa­sos agi­gan­ta­dos en la con­se­cu­ción de sus ob­je­ti­vos y su trans­for­ma­ción pue­de ver­se de for­ma cla­ra a los tres me­ses”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.