CE­LI­NE AL FES­TI­VAL DE BE­NI­CA­SIM

Esquire (Spain) - - Gurú -

Para una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción mas­cu­li­na que sue­le ron­dar la trein­te­na, la van­guar­dia más pu­ra y la es­té­ti­ca más mo­der­na la en­car­na gen­te co­mo Paul We­ller o Jar­vis Coc­ker. El pri­me­ro sa­có su dis­co de­but en 1977; el se­gun­do, en 1983. Para ellos, eter­nos ado­les­cen­tes (al me­nos en el ar­ma­rio), no hay otra si­lue­ta que la slim. La cul­ti­van has­ta la sa­cie­dad: en va­que­ros, en abri­gos y, por su­pues­to, en los tra­jes. Da igual que sea la bo­da del pri­mo que la fies­ta del cua­ren­ta cum­plea­ños del co­le­ga de tra­ba­jo: ellos lle­van cor­ba­ta fi­na, ca­mi­sa blan­ca (ajus­ta­da) y tra­je ne­gro (muy ajus­ta­do). El pe­lo, cui­da­do­sa­men­te des­pei­na­do a cien eu­ros el cor­te. En la ca­ra, ga­fas de sol aun­que no ha­ga sol. En los pies, za­pa­ti­llas Con­ver­se.

En 2001, el can­tan­te de Franz Fer­di­nand, Alex Ka­pra­nos, se con­vir­tió para ellos en el equi­va­len­te a Ka­te Moss para sus res­pec­ti­vas no­vias: el ho­ri­zon­te al que as­pi­rar, la uto­pia de es­ti­lo que al­can­zar. Por en­ton­ces, He­di Sli­ma­ne, que di­ri­gía la lí­nea mas­cu­li­ne de Dior, re­afir­mó las creen­cias de es­te gru­po so­cial con sus tra­jes de so­la­pa es­tre­cha y es­pal­da aún más es­tre­cha, sus som­bre­ros bor­sa­lino y su gus­to por el as­pec­to (y el es­ti­lo de vi­da) del po­sa­do­les­cen­te adi­ne­ra­do. Más de quin­ce años des­pués, ellos si­guen cre­yen­do que es­ta es­té­ti­ca es el úni­co es­que­ma de ele­gan­cia. Tam­bién si­guen yen­do a fes­ti­va­les ca­da ve­rano: aho­ra no acam­pan, van a ho­te­les y han cam­bia­do el ca­li­mo­cho por el gin-to­nic, pe­ro su ro­pa si­gue sien­do la mis­ma.

Y de nue­vo, más de quin­ce años des­pués, el dios Sli­ma­ne ha vuel­to, para ma­yor glo­ria de su tri­bu de fans mas­cu­li­nos. Aho­ra di­ri­ge Ce­li­ne (sin til­de), pe­ro ca­si na­da ha cam­bia­do: las so­la­pas si­guen sien­do es­tre­chas y sus arquetipos de es­ti­lo ni­ños ri­cos que aca­ban de sa­lir de un af­ter ex­clu­si­vo. Eso sí, al­gu­nas co­sas han cam­bia­do: las cin­tu­ras son más al­tas y los pan­ta­lo­nes más bom­ba­cho, co­mo si el can­tan­te de una ban­da de brit pop se fu­sio­na­ra con el Bo­wie de los ochen­ta, o co­mo si el eterno fes­ti­va­le­ro se de­ja­ra ver en el Stu­dio 54.

Den tiem­po a los fans para que se acos­tum­bren a ce­rrar­se los pan­ta­lo­nes por en­ci­ma del om­bli­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.