BOTTEGA VENETA ABRE TIEN­DA EN MA­DRID

Esquire (Spain) - - Gurú -

La frma ita­lia­na fun­da­da en 1966 inau­gu­ra bou­ti­que en Ma­drid, en el nú­me­ro 70 de la ca­lle Se­rrano. 559 me­tros cua­dra­dos para aco­ger las co­lec­cio­nes de hom­bre y mu­jer, y sus clá­si­cos com­ple­men­tos de piel tren­za­da. El di­rec­tor crea­ti­vo de Bottega Veneta, To­mas Maier­tur, ha di­se­ña­do el in­te­rior, don­de des­ta­can las pa­re­des cu­bier­tas con Ul­tra­sue­de o Mar­mo­rino bei­ge y las al­fom­bras de Nue­va Ze­lan­da. Un es­pa­cio ele­gan­te y atem­po­ral, co­mo sus di­se­ños.

Em­pe­zó co­mo un tro­va­dor so­li­ta­rio con su gui­ta­rra acús­ti­ca dan­do ban­da­zos aquí y allá, y aho­ra aca­ba de gra­bar un vi­deo­clip con Ky­lie Mi­no­gue en La Fe­ni­ce de Ve­ne­cia. Es­ta es la his­to­ria de Jack Sa­vo­ret­ti (Lon­dres, 1983), el can­tau­tor ita­lo­bri­tá­ni­co que se em­pe­ñó en ser mú­si­co a pe­sar de que la in­dus­tria in­ten­tó con­ver­tir­le en es­tre­lla. El ca­mino fue du­ro por la re­nun­cia y sus con­se­cuen­cias, pe­ro hoy su folk cá­li­do y ale­ja­do del bu­si­ness mu­sic ha con­quis­ta­do a gran­des co­mo Paul Mccart­ney o Gior­gio Armani. “Co­no­cí a Ky­lie por­que el di­rec­tor de ci­ne Co­nor Mc­der­mot­troe me pro­pu­so can­tar con ella para su pe­lí­cu­la Ha­lal daddy. Cuan­do nos en­con­tra­mos, pen­sa­mos que se­ría me­jor es­cri­bir jun­tos una nue­va can­ción. Los dos te­ne­mos una co­sa en co­mún: la mú­si­ca nos ha da­do fe­li­ci­dad y tam­bién do­lor. Y así es­cri­bi­mos Mu­sic’s too sad wit­hout you para la pe­lí­cu­la. Lue­go Ky­lie me pre­gun­tó: ‘¿Pue­do in­cluir­la en mi nue­vo ál­bum, Gol­den?’. Ob­via­men­te di­je: ‘Sí, ¡es un ho­nor!’. Can­tar la otra no­che con ella en el tea­tro de ópe­ra más im­por­tan­te del mundo fue in­creí­ble”.

A LA SOM­BRA DE BOB DY­LAN

Con cin­co ál­bu­mes en el mer­ca­do y un sex­to de ca­mino para el pró­xi­mo mar­zo, Sa­vo­ret­ti siem­pre tu­vo cla­ro qué ti­po de mú­si­ca que­ría ha­cer. Fue su pa­dre, sin sa­ber­lo, quien le des­per­tó la vo­ca­ción cuan­do le re­ga­ló al cum­plir 16 años un ca­se­te ti­tu­la­do Fo­re­ver Young. Lo can­ta­ba Joan Baez, pe­ro pron­to des­cu­brió quién era el au­tor de esa ma­ra­vi­lla: el sa­gra­do Bob Dy­lan. A par­tir de ahí, Neil Young, Tom Petty, Springsteen, Chet Ba­ker... fue­ron sus co­le­gas de al­co­ba. “Mi pri­mer ál­bum, Bet­ween the minds, fue un éxi­to. Te­nía vein­ti­po­cos años y en­se­gui­da me fi­cha­ron. Cuan­do me di cuen­ta de que con el se­gun­do dis­co no es­ta­ba ha­cien­do lo que que­ría, re­nun­cié. No me im­por­tó vol­ver a to­car en la ca­lle, en clu­bes y ga­ri­tos, con tal de ha­cer mi mú­si­ca. Siem­pre tu­ve cla­ras mis re­fe­ren­cias. Y ten­go buen gus­to, ¿ver­dad? [ri­sas]”.

Cuan­do un mú­si­co to­ca el cie­lo con sus acor­des, el res­to del mundo le so­bra. El pro­ble­ma lle­gó cuan­do dio el pa­so y for­mó una fa­mi­lia. En­ton­ces se dio cuen­ta de que el éx­ta­sis no da­ba de co­mer. To­ca­ba y to­ca­ba, pe­ro sus ras­gueos no da­ban para tan­ta fac­tu­ra. Es­ta­ba an­gus­tia­do. Has­ta que un día res­pi­ró hon­do y bro­ta­ron esas le­tras que ha­bla­ban de ti­pos co­rrien­tes, con pro­ble­mas co­mu­nes: “En­ton­ces ha­blé de lo di­fí­cil que es ser pa­dre, man­te­ner el tra­ba­jo, no caer en el al­coho­lis­mo o las dro­gas... En fin, de las batallas del hom­bre mo­derno [ri­sas]”. Y fun­cio­nó. Su ál­bum Writ­ten in scars y el si­guien­te, Sleep no mo­re, fue­ron un éxi­to. Adiós pro­ble­mas. “Los tiem­pos du­ros son los más ins­pi­ra­do­res, así que esa cri­sis al fi­nal me sal­vó la vi­da. Hay que su­frir para sa­car bue­nas can­cio­nes”.

Ali­via­do y con las fac­tu­ras al día, Jack re­ci­bió un día una sor­pre­sa. Paul Mccart­ney le lla­ma­ba para gra­bar en los mí­ti­cos es­tu­dios Ab­bey Road el te­ma Quee­nie Eee, con Johnny Depp, Ka­te Moss, Ju­de Law... “No me lo po­día creer... Le pre­gun­té si era ver­dad que en ese piano ha­bía com­pues­to Rocky Rac­coon, mi fa­vo­ri­ta. Me di­jo que no, pe­ro se sen­tó al te­cla­do y to­có Lady Ma­don­na. ¡Un re­ga­la­zo!”. En sep­tiem­bre re­ci­bió otra lla­ma­da. Em­po­rio Armani le in­vi­ta­ba al es­pec­ta­cu­lar show Em­po­rio Armani Boar­ding, que se ce­le­bró en el han­gar de Li­na­te, pro­pie­dad del di­se­ña­dor: “Gior­gio es to­do un señor. Me sor­pren­dió que una em­pre­sa tan gran­de fun­cio­ne co­mo una fa­mi­lia... Y aho­ra ten­go en el ar­ma­rio me­jo­res tra­jes que mi mu­jer [ri­sas]. Cuan­do me pongo ro­pa de Armani me sien­to im­por­tan­te”.

Con ella se pa­sea por Lon­dres, don­de vi­ve, y por Gé­no­va y For­men­te­ra, sus ciu­da­des de adop­ción. Di­ce que le en­can­ta la is­la y que allí des­co­nec­ta co­mien­do en Can Carlos y le­yen­do a Una­muno. Aho­ra Ha­ra­ri es su nue­va lec­tu­ra y Na­ta­lia La­four­ca­de, la ar­tis­ta con la que le gus­ta­ría co­la­bo­rar. To­do es­to nos lo cuen­ta por te­lé­fono, des­de los es­tu­dios En­nio Mo­rri­co­ne, en Ro­ma, don­de gra­ba su nue­vo dis­co, el de un mú­si­co que si­gue em­pe­ña­do en no ser una es­tre­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.