NO HAY TRA­DI­CIO­NES,

Esquire (Spain) - - Grooming -

qui­na del lo­cal de en­sa­yo del Woos­ter Group. Ha­ce ca­lor y la hu­me­dad es de ca­si del 90%, pe­ro a Da­foe se lo ve a gus­to con ca­mi­se­ta y un cár­di­gan abierto de co­lor azul ma­rino. To­ma un zu­mo ver­de.

A pe­sar de su ai­re ame­na­za­dor, fue­ra de la pan­ta­lla Da­foe es cor­dial, edu­ca­do y sor­pren­den­te­men­te atrac­ti­vo. Sen­tar­se fren­te a él en una so­lea­da ma­ña­na es un po­co co­mo es­tar en una ca­sa em­bru­ja­da y re­pa­rar de pron­to en la ele­gan­cia de su ar­qui­tec­tu­ra. Se mue­ve con el aplo­mo de un bai­la­rín, re­sul­ta­do de cua­tro dé­ca­das de in­ten­sa pre­pa­ra­ción fí­si­ca y 25 años de ash­tan­ga yo­ga. A me­di­da que la con­ver­sa­ción avan­za, em­pie­zas a acos­tum­brar­te a su ros­tro. Sin em­bar­go, de vez en cuan­do se le abren los ojos des­me­su­ra­da­men­te, se le con­traen las me­ji­llas y mues­tra su de­men­cial son­ri­sa.

Ha­ce tre­ce años, mien­tras fil­ma­ba Li­fe Aqua­tic en Ita­lia, Da­foe co­no­ció a la ci­neas­ta ita­lia­na Gia­da Co­la­gran­de, y se ca­sa­ron po­co des­pués. Aho­ra pa­sa la mi­tad del año en Ro­ma. “Ten­go el co­ra­zón di­vi­di­do”, con­fe­sa Da­foe. “Ita­lia to­da­vía tie­ne tra­di­cio­nes muy fuer­tes, lo que es una car­ga, pe­ro tam­bién una ben­di­ción. En Nue­va York no hay tra­di­ción, ex­cep­to ha­cer di­ne­ro. Me en­can­ta es­ta ciudad. Es una ur­be in­ter­na­cio­nal que to­da­vía con­ser­va al­go de cultura, pe­ro... ¿qué es lo que real­men­te se im­po­ne? Vas por West Si­de y ves esos edif­cios enor­mes... ¿ Cuán­to cues­tan? ¿ Qué es­tá pa­san­do? Ado­ro Nue­va York, pe­ro ha cam­bia­do mu­cho. Para mí, es una ciudad de re­cuer­dos y fan­tas­mas”, sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.