DE­CI­DEN

EN UN DES­PA­CHO

Esquire (Spain) - - Grooming -

ca­ra y des­apa­re­cer”, con­ti­núa. “Cuan­do to­mas las ac­cio­nes y los pen­sa­mien­tos de otra per­so­na su­ce­de al­go muy be­llo. Te sien­tes más vi­vo, por­que hay más po­si­bi­li­da­des. Te bur­las del dia­blo”.

En 1979, Da­foe ob­tu­vo su pri­mer pa­pel en La puer­ta del Cie­lo, de Mi­chael Ci­mino, pe­ro lo des­pi­die­ron por­que se rio de­ma­sia­do fuer­te de un chis­te ver­de. “Para un ac­tor el ci­ne no era muy dis­tin­to del tea­tro. Pe­ro, so­cial­men­te, era to­tal­men­te di­fe­ren­te. To­dos par­lo­tea­ban de sus ca­sas, sus ca­ba­llos, sus agen­tes. Yo creía que ha­bla­rían de poesía, de pin­tu­ra y de li­bros”, co­men­ta Da­foe. La puer­ta del cie­lo fue una ca­tás­tro­fe fnan­cie­ra que arrui­nó la ca­rre­ra de su di­rec­tor y hun­dió un es­tu­dio. La in­dus­tria se re­sin­tió. “Creo que la gen­te que na­ció un po­co an­tes que yo tu­vo un pe­rio­do más fruc­tí­fe­ro”, suel­ta, ci­tan­do a Jack Ni­chol­son. Pe­ro aña­de: “La en­vi­dia es ve­neno. Es al­go que no me per­mi­to”.

Da­foe tie­ne “un cier­to pres­ti­gio en el ci­ne de au­tor, por lo que se le contrata para pro­yec­tos po­co co­rrien­tes”, di­ce Schra­der. “Pe­ro cuan­do se es­tá en esa si­tua­ción hay que te­ner cui­da­do de no que­dar­se fue­ra del cir­cui­to co­mer­cial. Si se va a Ro­ma con Abel Fe­rra­ra, la si­guien­te pa­ra­da se­rá para Dis­ney”. Schra­der se re­fe­re a Si­be­ria, de Fe­rra­ra, una his­to­ria ins­pi­ra­da en El li­bro ro­jo de Carl Jung, y a To­go, una cin­ta de Dis­ney so­bre un con­duc­tor de tri­neos de pe­rros, am­bas pro­ta­go­ni­za­das por Da­foe.

En 2002, in­ter­pre­tó a Nor­man Os­born, el Duen­de Ver­de, en Spi­der-man, de Sam Rai­mi. “Mis ami­gos de­cían: ‘ ¿ En se­rio? ¿Un có­mic?’”. No se sa­be si es cier­to, pe­ro to­dos, Ni­co­las Ca­ge, John Mal­ko­vich, John Tra­vol­ta, Bill Pax­ton, Billy Cru­dup y Ro­bert De Ni­ro ase­gu­ran que les ofre­cie­ron el pa­pel an­tes que a Da­foe.

En aque­lla épo­ca, mu­chos ac­to­res creían que ha­cer de su­per­hé­roe o de vi­llano su­po­nía el fn de su ca­rre­ra. Eso cam­bió re­pen­ti­na­men­te des­pués de que Spi­der-man se con­vir­tie­ra en la pri­me­ra pe­lí­cu­la en re­cau­dar cien millones de dó­la­res en un so­lo fn de semana. Die­ci­séis años des­pués, el Uni­ver­so Mar­vel ha ga­na­do a to­dos los Star Wars y Ja­mes Bond jun­tos. “Ca­da vez son más gran­des, más gran­des, más gran­des”, suel­ta Da­foe, que el año pa­sa­do pa­só cin­co me­ses en Aus­tra­lia flman­do Aqua­man, de Ja­mes Wan.

Aqua­man siem­pre ha si­do un su­per­hé­roe me­nor. Po­día res­pi­rar ba­jo el agua, ha­blar del­fín y mon­tar tor­tu­gas ma­ri­nas gi­gan­tes, pe­ro ahí aca­ba­ba la co­sa. En la ver­sión de Wan, es un dios-hom­bre ta­tua­do con una pro­fun­da ci­ca­triz. “El pe­so re­cae so­bre Ja­son Mo­moa, pe­ro mu­cho de­pen­de­rá del mundo re­crea­do, que es bas­tan­te es­pec­ta­cu­lar”. Mien­tras que Spi­der-man era “muy ar­te­sa­nal, con mu­chos efec­tos me­cá­ni­cos”, Da­foe pa­só gran par­te del rodaje de Aqua­man col­ga­do de ca­bles fren­te a una pan­ta­lla ver­de. “Ca­si nun­ca es­tu­ve en tie­rra frme”, ex­pli­ca. Tie­ne, sin em­bar­go, sus du­das so­bre el cre­cien­te modelo de fran­qui­cia a la ho­ra de ha­cer pe­lí­cu­las. “Da mu­cho mie­do. Ca­si he­mos lle­ga­do a una si­tua­ción en la que diez per­so­nas de­ci­den en un des­pa­cho lo que la gen­te quie­re por­que les sa­len las cuen­tas”.

Mu­chos ac­to­res con­fe­san que ha­cen “una para ellos, una para mí”, lo que en la prác­ti­ca sue­le sig­nif­car ha­cer un flme por el sueldo y otro por el pres­ti­gio. Para Da­foe, la pro­por­ción es más bien de uno a cin­co, y al­gu­nos de los pro­yec­tos más pe­que­ños que em­pren­de nun­ca con­si­guen una cam­pa­ña ade­cua­da, ni si­quie­ra de lan­za­mien­to. Aun así, si­gue arries­gán­do­se con el ci­ne in­de­pen­dien­te cuan­do po­dría li­mi­tar­se a las gran­des su­per­pro­duc­cio­nes. Cuan­do Da­foe di­ce: “Creo en el ci­ne di­ri­gi­do por ci­neas­tas. Creo en el ci­ne per­so­nal”, no son so­lo pa­la­bras. Es un com­pro­mi­so. Se­gún Sean Ba­ker, quien lo di­ri­gió en The Flo­ri­da Pro­ject, “so­lo acep­ta un pa­pel si ve en él al­go que no ha­ya he­cho an­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.