DJ MÁR­QUEZ

EL SIE­TE VE­CES CAM­PEÓN DEL MUNDO SE CON­VIER­TE EN MÚ­SI­CO POR UN DÍA Y COM­PO­NE ‘LE­VEL 7’, UN TE­MA CREA­DO CON LOS SO­NI­DOS DE LA NUE­VA HON­DA X-ADV POR ANA PÉ­REZ

Esquire (Spain) - - Motor -

Para ce­le­brar su re­cien­te sép­ti­mo cam­peo­na­to del mundo de motociclismo, Hon­da in­vi­tó a Marc Már­quez a crear su pro­pio te­ma de mú­si­ca elec­tró­ni­ca, Le­vel 7, con un ins­tru­men­to de lo más ori­gi­nal y al que so­lo él sa­be sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho: una mo­to. Para ello, le lle­va­ron a una na­ve in­dus­trial cer­ca de Bar­ce­lo­na, don­de de­bía po­ner a prue­ba la nue­va Hon­da X-ADV y sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho. En pri­mer lu­gar, ex­pri­mió los so­ni­dos que pa­san más des­aper­ci­bi­dos, co­mo el de los in­ter­mi­ten­tes, el cru­ji­do de las es­tri­be­ras al apo­yar­se o el que ha­cen los dis­cos al fre­nar en se­co. Des­pués se di­vir­tió de lo lin­do en un cir­cui­to ce­rra­do para cap­tar có­mo sue­nan sus de­rra­pes, ace­le­ro­nes o do­nuts. Mien­tras él ‘to­ca­ba’ su ins­tru­men­to de dos rue­das, un equi­po de pro­duc­ción gra­ba­ba to­dos los so­ni­dos, adap­tán­do­los y dan­do for­ma a un te­ma mu­si­cal que, se­gún Hon­da, pre­ten­de cap­tu­rar la esen­cia de la libertad, de lo que sien­te el pi­lo­to cuan­do ha­ce lo que más le gus­ta: mon­tar en mo­to. El re­sul­ta­do de es­te ex­pe­ri­men­to se es­tre­nó en for­ma de vi­deo­clip en no­viem­bre y la can­ción es­tá dis­po­ni­ble aho­ra a tra­vés de Spo­tify y en los ca­na­les de Hon­da ( hon­da.es y en sus re­des so­cia­les con los hash­tag #le­vel7 y #MM93PLAYSXADV).

Fue­ra de los fo­cos más me­diá­ti­cos del de­por­te, el pá­del es, sin em­bar­go, un ni­cho don­de ar­gen­ti­nos y es­pa­ño­les co­pan, jun­to a al­gún bra­si­le­ño de pos­tín, los pues­tos más al­tos del rán­king. No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que si Inf­ni­ti, que aca­ba de cum­plir diez años de pre­sen­cia en Es­pa­ña (las ins­ta­la­cio­nes de Ma­drid fue­ron las pri­me­ras de la mar­ca en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal), bus­ca­ba em­ba­ja­do­res a la al­tu­ra de su ex­ce­len­cia, eli­gie­ra a dos de los me­jo­res ju­ga­do­res de pá­del del mundo: Juan Mar­tín Díaz (Mar del Pla­ta, Ar­gen­ti­na, 1975) y Pa­qui­to Na­va­rro (Se­vi­lla, 1989), que han for­ma­do pa­re­ja du­ran­te bue­na par­te de es­ta tem­po­ra­da. “El ba­lan­ce para mí es ex­ce­len­te. Des­pués de ha­ber es­ta­do un año y me­dio pa­ra­do [por una le­sión de ro­di­lla], he po­di­do vol­ver a sen­tir­me ju­ga­dor, ju­gar con Pa­co diez o do­ce tor­neos y avan­zar más rá­pi­do de lo que es­pe­ra­ba”, di­ce Díaz. “Nos ha fal­ta­do ga­nar al­gún tí­tu­lo”, aña­de Na­va­rro, “pe­ro he­mos ido de me­nos a más. Juan es un ejem­plo para to­dos por to­do lo que ha lu­cha­do”.

A la en­tre­vis­ta lle­gan ca­da uno en su co­che. Juan Mar­tín con un Q50 y Pa­qui­to con un QX30. “Son dos mo­de­los muy di­ná­mi­cos y, ade­más, tie­nen un equi­po de so­ni­do bue­ní­si­mo”, di­ce el se­vi­llano son­rien­do, aun­que re­co­no­ce que a los tor­neos pre­fe­re ir de co­pi­lo­to, mien­tras Juan Mar­tín con­du­ce. ¿Y quién eli­ge la mú­si­ca? “Los dos, los dos”, se ríe Pa­qui­to, aun­que lue­go re­co­no­ce: “Bueno, Juan me de­ja a mí”. “Así he co­no­ci­do a Ve­tus­ta Mor­la y a Ma­roon 5”, co­men­ta el mar­pla­ten­se, “y yo a él le he pues­to U2 o Cold­play”. Juan Mar­tín y Pa­qui­to for­man bue­na pa­re­ja, y no so­lo en la pis­ta. Se en­cuen­tran a gus­to jun­tos, se ríen, tie­nen quí­mi­ca, y así lo de­mos­tra­ron en un anuncio que gra­ba­ron para Inf­ni­ti es­te ve­rano (pue­des ver­lo en Youtu­be). “Me en­can­tó. Nos de­ja­ron vía li­bre y nos reí­mos mu­chí­si­mo”, re­co­no­ce Pa­qui­to. “¡La par­te de can­tar sa­lió de él!”, ríe Juan Mar­tín. “Y lue­go nos lle­va­ron a co­mer sus­hi, y Juan y yo so­mos ob­se­sos del sus­hi”, aña­de Pa­qui­to. Am­bos son la éli­te de la éli­te, y me pre­gun­to qué mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y el fra­ca­so en un de­por­te don­de se to­man tan­tas de­ci­sio­nes tan rá­pi­do. “El as­pec­to men­tal es lo di­fe­ren­cial”, di­ce Pa­qui­to. “Es lo más di­fí­cil de en­tre­nar”, pun­tua­li­za Juan, “lle­var lo que te di­ce el psi­có­lo­go a la pis­ta. Eso es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre un buen ju­ga­dor y un crack”. Ellos, des­de lue­go, ya pa­sa­ron esa lí­nea por­que son dos ases ab­so­lu­tos de es­te de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.