¿POR QUÉ YA NO DI­CES TA­COS, KA­SE?

El rey del rap quie­re des­can­sar, cui­dar a su hi­ja, edu­car con­tra el ma­chis­mo y sor­tear los ta­cos de su ri­ma. Al­go es­tá cam­bian­do

Esquire (Spain) - - Best Version - POR DA­VID RUIZ

Ja­vier Iba­rra ha en­tra­do por fín en la ma­du­rez. Atrás que­dó su eta­pa más ca­na­lla. Aho­ra el mo­tor de su vi­da no es so­lo la pro­tes­ta so­cial, sino tam­bién su hi­ja Ali­yah, que aca­ba de cum­plir un año. Por eso, cuan­do aca­be sus con­cier­tos en Ma­drid y Barcelona (21 y 29 de di­ciem­bre res­pec­ti­va­men­te), quie­re to­mar­se un año sa­bá­ti­co pa­ra dis­fru­tar de su fa­mi­lia. “Es­toy más cen­tra­do que nun­ca a ni­vel per­so­nal, aun­que me si­go sin­tien­do un crío”, avan­za a mo­do de ad­ver­ten­cia. To­ma­mos no­ta.

ES­QUI­RE: Tu­yo es el ver­so: “De­cir mi pro­pio nom­bre me pro­du­ce vér­ti­go”... KA­SE.O: Era un va­ci­le to­tal, una ma­ne­ra de chu­lear­me que me vino muy bien pa­ra la ri­ma. ESQ: Con tus dos con­cier­tos de Ma­drid y Barcelona cie­rras gi­ra. ¿Es un pun­to y apar­te o un pun­to y se­gui­do? KO: Quie­ro des­can­sar, es­tar con mi hi­ja Ali­yah y con mi pa­re­ja. Me no­to can­sa­do crea­ti­va­men­te y ne­ce­si­to ha­cer un pa­rón pa­ra co­ger fuer­zas. ESQ: Nos cues­ta creer que lo cum­plas... KO: El es­ce­na­rio es dro­ga du­ra, no lo nie­go, pe­ro con El círcu­lo y la gi­ra me he va­cia­do to­tal­men­te. De mo­men­to pu­bli­co un DVD con cua­tro te­mas iné­di­tos y un do­cu­men­tal con si­tua­cio­nes muy per­so­na­les nun­ca vis­tas. ESQ: ¿Pa­ra cuán­do nue­vo dis­co? KO: Siem­pre lle­vo en­ci­ma mi cua­derno y voy apun­tan­do co­sas. Mi si­guien­te ál­bum no se­rá tan se­su­do e in­ten­so. Ha­ré al­go más de va­ci­le, sin ex­pre­sar tan a fon­do mis sen­ti­mien­tos. Crear es su­frir. No sé lo que es crear un dis­co y pa­sar­lo bien. Soy muy per­fec­cio­nis­ta. ESQ: ¿Có­mo es ese pro­ce­so crea­ti­vo? KO: En El círcu­lo fue muy caó­ti­co. Es­cri­bía frases po­ten­tes que no ri­ma­ban y lue­go las se­lec­cio­na­ba. Com­pré un cua­derno con ho­jas de co­lo­res: en las rojas, frases ro­mán­ti­cas; en las azu­les, crí­ti­ca so­cial y po­lí­ti­ca; en las ne­gras, in­ten­si­dad, y en las ama­ri­llas, es­pi­ri­tua­li­dad. Siem­pre fun­ciono igual: ta­chan­do y ta­chan­do has­ta que que­da la cre­ma. ESQ: ¿ Có­mo ha­ces pa­ra re­cor­dar tan­to ver­so se­gui­do? KO: Es co­mo re­ci­tar un poe­ma a la vie­ja usan­za, co­mo un tro­va­dor. Ten­go bue­na me­mo­ria, es un don. Ade­más, es mi ofi­cio y me apli­co mu­cho. ESQ: ¿Te has equi­vo­ca­do al­gu­na vez? KO: En to­dos los con­cier­tos. La idea es que no se no­te y ha­blo en arameo. Y si no, im­pro­vi­so, aun­que es más di­fí­cil. ESQ: En La­ti­noa­mé­ri­ca te ado­ran.... KO: Por­que ellos aman el len­gua­je, son muy poe­tas. En Bue­nos Ai­res pue­do lle­nar una sa­la con 4.000 per­so­nas.

“Soy un ti­po muy per­fec­cio­nis­ta. No sé pa­sar­lo bien crean­do un ál­bum. Su­fro”

ESQ: Tu­ya es la ri­ma: “La mú­si­ca aho­ra es la peor de la his­to­ria, fá­cil bri­llar en­tre tan­ta es­co­ria”. KO: La mú­si­ca es un ar­te su­bli­me y no acep­to la dic­ta­du­ra del au­dio­vi­sual. Aho­ra cual­quie­ra sin ta­len­to can­ta. ESQ: ¿Qué es­cu­chas ac­tual­men­te? KO: Roc Marciano, KA, Ken­drick La­mar, Beck y... ¡tan­tos otros! ESQ: ¿ Qué opi­nas de to­do lo que le ha pa­sa­do a Val­tònyc? KO: Es una ca­za de bru­jas. La jus­ti­cia es hoy una lo­te­ría: se­gún el juez que te to­que pue­des ser culpable o inocen­te. To­do es­to no es más que una ex­pre­sión de ra­bia de gen­te jo­ven que uti­li­za el rap co­mo un ca­nal, sin nin­gu­na in­ten­ción de ha­cer da­ño. ESQ: ¿Qué es­tás le­yen­do aho­ra mis­mo? KO: Es­toy con al­gu­nos li­bros es­pi­ri­tua­les y otro so­bre la vi­da tras la muer­te. ESQ: ¿Eres un ti­po cre­yen­te? KO: Sí que lo soy. Me le­van­to y acues­to dan­do gra­cias a ‘al­go’, aun­que evi­to la pa­la­bra Dios por­que sé que a al­gu­nos les in­co­mo­da. La cul­pa es de la re­li­gión, que ha he­cho mu­cho da­ño. El ser hu- mano ne­ce­si­ta creer. ESQ: El rap es ma­chis­ta pe­ro tú te has re­be­la­do. ¿Te ha cos­ta­do? KO: A los hom­bres nos asus­ta que las mu­je­res ten­gan po­der. Cuan­do su­bo a un es­ce­na­rio les di­go a los cha­va­les que hay que res­pe­tar­las siem­pre. ¡ No me pue­do que­dar ca­lla­do! ESQ: ¿Exis­te de ver­dad el rap sin ta­cos? KO: Sí, aun­que cues­ta bas­tan­te. De he­cho, El círcu­lo ca­si no tie­ne y los pa­dres me lo han agra­de­ci­do [ri­sas]. ESQ: En­tre una ri­ma per­fec­ta sin con­te­ni­do o un gran men­sa­je con ma­la ri­ma, ¿con qué te que­das? KO: Yo he si­do siem­pre un este­ta y he pri­ma­do la be­lle­za de la ri­ma, pe­ro aho­ra me que­do con el men­sa­je.

“He si­do un este­ta pe­ro aho­ra pre­fie­ro una ma­la ri­ma con men­sa­je que al re­vés”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.