EL HOM­BRE DE­CONS­TRUI­DO

NI­CA­SIO TO­RRES ILUS­TRA EN EX­CLU­SI­VA PA­RA ES­QUI­RE SU PAR­TI­CU­LAR VI­SIÓN DE LA BE­LLE­ZA MAS­CU­LI­NA, COIN­CI­DIEN­DO CON SU CO­LA­BO­RA­CIÓN CON LA FIR­MA DE GA­FAS Y RE­LO­JES KO­MONO

Esquire (Spain) - - Gurú: - POR AN­TO­NIO DE DIOS

Sig­na­tu­re re­su­me la sim­pli­ci­dad y so­fis­ti­ca­ción que Ko­mono im­pri­me a to­das sus pie­zas.

El ne­gro y el me­tal pla­tea­do ha si­do el ne­xo co­mún de es­ta se­rie de re­lo­jes pa­ra hom­bre y mu­jer que ha ju­ga­do con ta­ma­ños y for­mas pa­ra crear nue­ve di­se­ños muy di­fe­ren­tes. La in­ter­ven­ción de Ni­ca­sio en Sig­na­tu­re ha con­sis­ti­do en in­te­grar uno de los mo­de­los en su obra. “Cuan­do la fir­ma me pro­pu­so par­ti­ci­par en es­te pro­yec­to es­ta­ba cla­ro que te­nía que ha­cer­lo a tra­vés de la pin­tu­ra de tin­ta agua­da y con el ros­tro, ya que nos iden­ti­fi­ca y di­fe­ren­cia de los de­más al mis­mo tiem­po que es­tá lleno de mis­te­rio”, ex­pli­ca el ar­tis­ta ca­na­rio, que ilus­tra en ex­clu­si­va es­ta pá­gi­na pa­ra Es­qui­re con su pin­tu­ra fui­da, bo­rro­sa y de­cons­trui­da. In­ge­nie­ro téc­ni­co de obras pú­bli­cas an­tes que li­cen­cia­do en Be­llas Ar­tes, ase­gu­ra que ha des­cu­bier­to que es­tos re­lo­jes, gra­cias a su es­té­ti­ca mi­ni­ma­lis­ta y geo­mé­tri­ca, tie­nen una per­so­na­li­dad pro­pia, al igual que los ros­tros que di­bu­ja.

Co­no­ci­do por sus ilus­tra­cio­nes de mo­da y sus pin­tu­ras rea­li­za­das con la téc­ni­ca de tin­ta agua­da, Ni­ca­sio To­rres (Las Pal­mas, 1975) ha si­do uno de los nue­ve ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les que han co­la­bo­ra­do en la nueva co­lec­ción de re­lo­jes Sig­na­tu­re de la mar­ca Ko­mono, ca­sa afin­ca­da en Am­be­res, una de las me­cas de la mo­da mun­dial –de su Aca­de­mia de Mo­das han sa­li­do nom­bres cla­ve co­mo Raf Si­mons, Mar­tin Mar­gie­la o Dries Van No­ten–. La co­lec­ción

CUA­DRA­DO: No ha­ce fal­ta ex­pli­car­lo mu­cho por­que ya lo ves tú: el BR-X1 Mi­li­tary es cua­dra­do. El mo­de­lo ori­gi­nal BR 01, crea­do en 2005, fue con­ce­bi­do por la mar­ca co­mo la adap­ta­ción del re­loj de la ca­bi­na de man­dos de un avión en la mu­ñe­ca. De ahí vie­ne su for­ma, que se ha con­ver­ti­do en la más re­co­no­ci­ble de Bell & Ross. En 2014 se lan­zó la ver­sión BR-X1 co­mo una evo­lu­ción más so­fi sti­ca­da tan­to en cons­truc­ción de la ca­ja co­mo de su me­ca­nis­mo.

PER­FEC­CIO­NA­DO: El equipo di­ri­gi­do por Bruno Be­la­mich, di­rec­tor crea­ti­vo de Bell & Ross, apli­có en el BR-X1 to­dos aque­llos as­pec­tos que me­jo­ra­ran su com­po­nen­te pro­fe­sio­nal. Por es­ta ra­zón in­cor­po­ra­ría la ca­ja más com­ple­ja ja­más crea­da por la mar­ca. Al­gu­nos ele­men­tos son muy lla­ma­ti­vos, co­mo los pul­sa­do­res bas­cu­lan­tes del cro­nó­gra­fo. Otros son más dis­cre­tos, co­mo ve­mos en el re­sal­te del la­do iz­quier­do, que per­mi­te una po­si­ción más fir­me del de­do pul­gar a la ho­ra de ac­ti­var el cro­nó­gra­fo. Tie­ne un diá­me­tro de 45 mm, vie­ne pro­te­gi­do por un cris­tal de za­fi­ro y es her­mé­ti­co has­ta un cen­te­nar de me­tros. CAS­TREN­SE: El com­po­nen­te mo­du­lar ha da­do pie a Bell & Ross a rea­li­zar nu­me­ro­sas ver­sio­nes del BR-X1 y cam­biar así la ima­gen del re­loj con la sus­ti­tu­ción de unos sim­ples ele­men­tos. Es­ta ver­sión Mi­li­tary des­ta­ca por su aca­ba­do en ver­de. Se ha con­se­gui­do me­dian­te el uso de un ti­ta­nio es­pe­cial de al­ta re­sis­ten­cia (HRT, por sus si­glas en in­glés) mo­di­fi ca­do du­ran­te su ela­bo­ra­ción pa­ra que sea más du­ro que el ti­ta­nio nor­mal y do­tar­lo tam­bién de es­te ori­gi­nal tono ca­qui. La ca­ja se com­ple­ta con ele­men­tos en ce­rá­mi­ca e in­ser­cio­nes de cau­cho ne­gro, el mis­mo ma­te­rial que se ha uti­li­za­do pa­ra fa­bri­car la correa. 56 rubíes y una fre­cuen­cia de 28.800 al­ter­nan­cias por ho­ra. Lo más sig­ni­fi ca­ti­vo es su es­pec­ta­cu­lar aca­ba­do: to­dos los puen­tes han re­ci­bi­do un tra­ta­mien­to DLC ne­gro ma­te de cla­ra ins­pi­ra­ción mi­li­tar. Ade­más, el fron­tal di­bu­ja la X que iden­ti­fi ca la co­lec­ción. El ór­gano re­gu­la­dor es vi­si­ble a tra­vés de una pe­que­ña ven­ta­na cir­cu­lar en el fon­do de la ca­ja.

DES­CU­BIER­TO: La es­fe­ra tam­bién dis­fru­ta de una com­ple­ja cons­truc­ción. Por un la­do, te­ne­mos el ar­ma­zón, que per­mi­te la lec­tu­ra de las in­di­ca­cio­nes y que dis­po­ne de un aca­ba­do ca­qui a jue­go con la ca­ja. Vie­ne mon­ta­do so­bre un dis­co de za­fi­ro que per­mi­te ver los de­ta­lles del me­ca­nis­mo, pe­ro que ha re­ci­bi­do un tra­ta­mien­to ahu­ma­do pa­ra que la trans­pa­ren­cia no di­fi cul­te la vi­sión de las agu­jas. El ca­rác­ter mi­li­tar del re­loj vie­ne re­for­za­do por la Su­per­lu­mi­no­va C3 de al­ta in­ten­si­dad en los ín­di­ces, agu­jas y lo­go­ti­po.

DI­FE­REN­TE: El BR-X1 Mi­li­tary es cua­dra­do y es­tá fa­bri­ca­do en ti­ta­nio ver­de. ¿Te ima­gi­nas al­go más di­fe­ren­te del res­to de re­lo­jes que ves to­dos los días por la ca­lle? Esa es su prin­ci­pal vir­tud: ser di­fe­ren­te. Pe­ro tam­bién es li­ge­ro, dis­po­ne de una ma­qui­na­ria muy bien aca­ba­da y cuen­ta con fun­cio­nes prác­ti­cas pa­ra el día a día. Ade­más, es una edi­ción li­mi­ta­da a so­lo 250 pie­zas pa­ra to­do el mun­do, lo que le apor­ta un gra­do más de ex­clu­si­vi­dad. Cues­ta 19.700 eu­ros. Su pre­cio sube en com­pa­ra­ción con los mo­de­los bá­si­cos BR de­bi­do al im­por­tan­te sal­to téc­ni­co y es­té­ti­co que se pro­du­ce en­tre las co­lec­cio­nes. Una pie­za pa­ra te­ner en cuen­ta por quie­nes quie­ren sa­lir­se de la ru­ti­na con un mo­de­lo con­tem­po­rá­neo.

RE­VE­LA­DO: La co­lec­ción BR-X1 re­pre­sen­ta un sal­to de ca­li­dad im­por­tan­te res­pec­to a los me­ca­nis­mos usa­dos en las lí­neas bá­si­cas de Bell & Ross. Es un mo­vi­mien­to de car­ga au­to­má­ti­ca, con

Es­qui­re.

Cua­tro ejem­plos de la mas­cu­li­ni­dad de­cons­trui­da y re­ima­gi­na­da que Ni­ca­sio To­rres pin­ta en ex­clu­si­va pa­ra

Una mues­tra de lo bien que sien­ta un re­loj Sig­na­tu­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.