LOS ‘IVY’ NI­PO­NES

SI HAS NA­CI­DO EN SHIBUYA Y NO EN CA­LI­FOR­NIA, PO­NER­TE UNA CHA­QUE­TA DE CUA­DROS, UN PO­LO Y UNA COR­BA­TA ULTRAFINA AL MÁS PU­RO ES­TI­LO IVY LEA­GUE PUE­DE RE­SUL­TAR UNA RE­BEL­DÍA. ES­TA ES LA HIS­TO­RIA DE LOS MIYUKI-ZOKU, LOS PRE­CUR­SO­RES DE ES­TA MO­DA EN EL JA­PÓN DE LO

Esquire (Spain) - - Gurú: - POR GON­ZA­LO ROLANÍA

Es­ta tem­po­ra­da que los looks ivy, los ins­pi­ra­dos en las li­gas de­por­ti­vas de las uni­ver­si­da­des yan­kis, es­tán en pleno au­ge, es el me­jor mo­men­to pa­ra ren­dir­le un me­re­ci­do ho­me­na­je. La Miyuki-zoku fue la pri­me­ra tri­bu ur­ba­na ja­po­ne­sa que in­tro­du­jo es­ta ten­den­cia en el país ni­pón y los jó­ve­nes que la com­po­nían eran unos ver­da­de­ros re­bel­des que se en­fren­ta­ron al sis­te­ma mo­nó­tono de mo­da ins­tau­ra­do allí. Por­que sí, por­que ade­más de aban­de­rar el ivy look son los res­pon­sa­bles de to­da la in­fuen­cia ja­po­ne­sa que te­ne­mos hoy en día en la mo­da in­ter­na­cio­nal. Gra­cias a ellos, que de­ci­die­ron des­mar­car­se de las nor­mas dic­ta­das por la ma­yo­ría y em­pe­zar a ha­cer­lo con las su­yas pro­pias. Bueno, en es­te ca­so más bien con las de sus co­le­gas nor­te­ame­ri­ca­nos.

La tri­bu Miyuki-zoku apa­re­ció re­pen­ti­na­men­te en el ve­rano de 1964.

Miyuki, por la ca­lle don­de nor­mal­men­te se reunían, en el ba­rrio co­mer­cial y ex­clu­si­vo de Gin­za, en Ja­pón, y zoku, ‘sub­cul­tu­ra o gru­po so­cial’, en ja­po­nés. Lo for­ma­ron unos 700 tee­na­gers, chi­cos y chi­cas, har­tos de los uni­for­mes es­co­la­res, y de­vo­tos del slim fit y de las ca­mi­sas con but­ton down co­llar, los pan­ta­lo­nes a cua­dros o blan­cos y ca­quis, y los mo­ca­si­nes, por ci­tar al­gu­nos hitos ivy. Por adop­tar, adop­ta­ban has­ta el mis­mo cor­te de pe­lo que los mu­cha­chos de Ya­le. Muy cor­ti­to por los la­dos y más lar­go por arri­ba. Tam­bién em­pe­za­ron a usar se­ca­dor, al­go que no gus­tó mu­cho a sus ma­yo­res, que lo veían co­mo un ges­to fe­me­nino.

Pe­ro ¿dón­de es­tá el ori­gen? ¿Por qué le da a un gru­po de jó­ve­nes ja­po­ne­ses por co­piar el es­ti­lo ivy y no el ti­be­tano, el fa­men­co o el de Peaky Blin­ders? Lo pri­me­ro es que eran los años 60, los peaky ya ha­bían te­ni­do su mo­men­to y Al Ca­po­ne ha­bía muer­to, así que el es­ti­lo gáns­ter no era ten­den­cia y los ja­po­ne­ses bus­ca­ban co­mo lo­cos re­fe­ren­cias en EEUU. Lo ve­nían haciendo des­de 1945, pe­ro ra­ra vez te­nían opor­tu­ni­dad de ver a jó­ve­nes ame­ri­ca­nos que no fue­sen los pro­pios sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses, siem­pre pre­sen­tes en la is­la.

NI­ÑOS BIEN

Y es que, en reali­dad, los com­po­nen­tes de la Miyuki-zoku no co­pia­ron a los uni­ver­si­ta­rios de la Ivy Lea­gue. ¿Có­mo iban a ha­cer­lo si ni si­quie­ra po­dían ver­los…? Es­tos jó­ve­nes en­con­tra­ron re­fe­ren­cias a es­te es­ti­lo a tra­vés de una nueva re­vis­ta, la Hei­bon Punch. La pu­bli­ca­ción es­ta­ba di­ri­gi­da al cre­cien­te nú­me­ro de jó­ve­nes ur­ba­nos ri­cos de Ja­pón.

Por­que sí, no lo he­mos di­cho, pe­ro los jo­ven­ci­tos re­bel­des de los que ha­bla­mos te­nían pas­ta (que siem­pre se lle­va me­jor que la re­bel­día). Par­te de la mi­sión editorial de es­ta re­vis­ta era de­cir­les a los tee­na­gers có­mo ves­tir­se, y los edi­to­res en­ten­dían que el ivy look era el me­jor mo­do pa­ra ha­cer­lo. Por aquel en­to­nes es­te ti­po de ro­pa en Ja­pón so­lo la co­mer­cia­li­za­ba una mar­ca na­cio­nal, VAN. Ken­su­ke Is­hi­zu, un em­pre­sa­rio ja­po­nés va­lien­te y con una vi­sión de ne­go­cio en­vi­dia­ble, se per­ca­tó de es­ta ten­den­cia en au­ge en la dé­ca­da de los 50 y la em­pe­zó ha­cer su­ya a tra­vés de VAN, im­pul­sán­do­la co­mo una al­ter­na­ti­va al look de cha­que­ta y pan­ta­lón de hom­bros altos y ta­lle al­to que do­mi­nó el es­ti­lo mas­cu­lino ja­po­nés du­ran­te la dé­ca­da de los 50.

Co­mo un as­pec­to im­por­ta­do, la mo­da de la Ivy Lea­gue se con­vir­tió en van­guar­dis­ta y so­fis­ti­ca­da pa­ra los ado­les­cen­tes de To­kio, y es­to en­ca­ja­ba per­fec­ta­men­te con la mi­sión de Hei­bon Punch de dar­le a los jo­ven­zue­los un es­ti­lo pro­pio. En 1964 to­dos los ado­les­cen­tes es­ta­ban ya in­mer­sos en la ten­den­cia, pe­ro lo del se­ca­dor y que coin­ci­die­ra en el ve­rano de los Jue­gos Olím­pi­cos fue el aca­bo­se de es­ta tri­bu, nun­ca bien acep­ta­da por los pa­dres de los mu­cha­chos, que vi­vían en un Ja­pón mu­cho más an­cla­do a la tra­di­ción de lo que lo es­tá el de aho­ra (si ca­be).

PERSECUCIÓN Y ¿CAÍ­DA?

Aquel año to­do gi­ra­ba en torno a los Jue­gos Olím­pi­cos que co­men­za­rían en oc­tu­bre de 1964. Era el re­gre­so de Ja­pón a la co­mu­ni­dad glo­bal des­pués de su in­no­ble de­rro­ta de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y no que­rían que los asis­ten­tes vie­sen có­mo sus cha­va­li­llos ves­tían pan­ta­lo­nes blan­cos de ta­lle al­to ajus­ta­dos y ame­ri­ca­nas de cua­dros. Ha­bía que erra­di­car la Mi­yu­ki­zo­ku fue­ra co­mo fue­ra, y lo con­si­guie­ron. De for­ma so­te­rra­da, pe­ro con mano fir­me, fue­ron prohi­bien­do la de­mos­tra­ción de mo­da de los tee­na­gers. Al­gu­nos de los miem­bros ce­die­ron a las pre­mi­sas de la po­li­cía. Otros se opu­sie­ron y aca­ba­ron en la cár­cel (tam­bién lo de­ci­mos en se­rio). Era la so­cie­dad ja­po­ne­sa la que sim­ple­men­te no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra la idea de que la mo­da ju­ve­nil po­dría ser par­te del mer­ca­do.

Pe­ro la mo­da ivy no mu­rió con la Mi­yu­ki­zo­ku. Al con­tra­rio, su fa­lle­ci­mien­to no hi­zo más que ha­cer re­sur­gir mul­ti­tud de tri­bus ivy (es­ta vez sin nom­bre, que se­pa­mos) que se en­fren­ta­ron de lleno al hos­ti­ga­mien­to su­fri­do por sus an­te­ce­so­res. La Miyuki-zoku pu­do ha­ber per­di­do la ba­ta­lla de Gin­za, pe­ro ga­nó la gue­rra por el es­ti­lo de la Ivy Lea­gue.

Es­tos jó­ve­nes en­con­tra­ron re­fe­ren­cias Ivy Lea­gue a tra­vés de una nueva re­vis­ta, la ‘Hei­bon Punch’, di­ri­gi­da al cre­cien­te nú­me­ro de jó­ve­nes ur­ba­nos ri­cos de Ja­pón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.