TU FA­MI­LIA QUIE­RE EMO­CIO­NES FUER­TES

HAY VI­DA MÁS ALLÁ DE LOS SUV. LA VER­SIÓN FA­MI­LIAR DEL PEU­GEOT 508 MAN­TIE­NE EL CA­RÁC­TER DE­POR­TI­VO DE LA BER­LI­NA CON UN MA­LE­TE­RO DE DI­MEN­SIO­NES ÉPI­CAS POR ANA PÉ­REZ

Esquire (Spain) - - Motor -

“Una ber­li­na ra­di­cal”, así de­fi­ne Peu­geot el nue­vo 508 y, por ex­ten­sión, su ver­sión fa­mi­liar SW. ¿La ra­zón? Que quie­re en­trar en la dispu­ta por el pues­to de ‘es­la­bón per­di­do’ en­tre las mar­cas ge­ne­ra­lis­tas y las pré­mium y dar una al­ter­na­ti­va a aque­llos a los que les gus­ta ir a con­tra­co­rrien­te y no quie­ren un SUV, co­mo to­dos. Ade­más, su ca­rác­ter de­por­ti­vo su­ma en el ha­ber de los po­si­bles com­pra­do­res, clien­tes jó­ve­nes que no quie­ren de­jar de di­ver­tir­se hi­lan­do cur­vas a pe­sar de lle­var el co­che re­ple­to de chu­rum­be­les, ma­le­tas o am­bas co­sas. Pa­ra con­se­guir­lo, el nue­vo 508 ha re­du­ci­do su lon­gi­tud (es 5 cen­tí­me­tros más corto que su an­te­ce­sor), su al­tu­ra (6 cen­tí­me­tros más ba­jo) y ha au­men­ta­do su an­chu­ra, de ma­ne­ra que su per­fil, de lí­neas flui­das y ae­ro­di­ná­mi­cas, per­fi­la una si­lue­ta shooting bra­ke (lo que se pue­de tra­du­cir co­mo ‘atlé­ti­ca’) y lim­pia. De fren­te, su as­pec­to ga­na en agre­si­vi­dad gra­cias a su ca­lan­dra y la hi­le­ra de full led, que va des­de los fa­ros has­ta la sa­li­da de ai­re y que le da un as­pec­to in­con­fun­di­ble por la no­che. Igual que por de­trás, don­de un pe­que­ño ale­rón y los fa­ros tra­se­ros, en una lí­nea, pa­re­cen de­cir “sí­gue­me”.

POR DEN­TRO

Una vez sen­ta­do en el pues­to de con­duc­ción en­con­tra­mos el i-cock­pit que la mar­ca desa­rro­lló pa­ra el 208 y que, des­de en­ton­ces, in­cor­po­ra en to­dos sus mo­de­los. ¿Sus in­gre­dien­tes? Un vo­lan­te muy re­du­ci­do, acha­ta­do por los po­los, co­mo la Tie­rra, y bas­tan­te ba­jo, lo que per­mi­te al con­duc­tor ver el cua­dro de ins­tru­men­tos –un po­co ele­va­do– sin in­ter­fe­ren­cias y eje­cu­tar mo­vi­mien­tos pre­ci­sos, sea cual sea el ta­ma­ño de tus ma­nos y la com­ple­ji­dad de la si­tua­ción. Sin em­bar­go, la pan­ta­lla di­gi­tal de 10 pul­ga­das en la que se ges­tio­nan el sis­te­ma mul­ti­me­dia, la in­ter­ac­ción con el te­lé­fono mó­vil y el na­ve­ga­dor es al­go más ba­ja, lo que obli­ga a apar­tar los ojos de la ca­rre­te­ra. So­bre ella, sie­te in­te­rrup­to­res tog­gle swit­ches, que imi­tan las te­clas de un piano y con los que se pue­de ac­ce­der de for­ma di­rec­ta a las prin­ci­pa­les fun­cio­nes. Los ma­te­ria­les del in­te­rior es­tán en la lí­nea pré­mium a la que as­pi­ra la mar­ca, con mol­du­ras in­te­rio­res de ma­de­ra, cue­ro, etc. Y tie­ne to­do ti­po de de­ta­lles high class, co­mo los pe­da­les de aluminio o un es­tu­pen­do sis­te­ma de so­ni­do de la mar­ca Focal. Y es que en el apar­ta­do de equi­pa­mien­to tec­no­ló­gi­co es es­pe­cial­men­te ge­ne­ro­so, tan­to en el plano de se­gu­ri­dad co­mo en el de en­tre­te­ni­mien­to a bor­do. Tam­bién inn­cor­po­ra un sis­te­ma de vi­sión noc­tur­na con cá­ma­ra de in­fra­rro­jos (de­tec­ta cual­quier co­sa que se mue­va has­ta a 250 me­tros), fre­na­da de emer­gen­cia, re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les de trá­fi­co y la­ne as­sist, sin ol­vi­dar que in­cor­po­ra car­ga­dor de mó­vil por in­duc­ción o un na­ve­ga­dor en

tres di­men­sio­nes. En la par­te tra­se­ra, los pa­sa­je­ros go­zan de un es­pa­cio muy am­plio pa­ra las pier­nas, aun­que ahí la caí­da del te­cho obli­ga a un adul­to a aga­char­se pa­ra ac­ce­der al co­che y a par­tir de 1,70 m de al­tu­ra po­dría ser in­có­mo­do in­clu­so es­tar sen­ta­do. Una vez en mar­cha, en au­to­pis­ta, las sen­sa­cio­nes de con­duc­ción son de tu­ris­mo de ga­ma al­ta y, en ca­rre­te­ras vi­ra­das, pa­ra ha­cer con­duc­ción de­por­ti­va, con una di­rec­ción muy pre­ci­sa y una sus­pen­sión que po­de­mos cam­biar pa­ra es­tos en­tor­nos a su ver­sión Sport. El SW sa­le a la ven­ta es­te enero en dos mo­to­res ga­so­li­na Pu­re­tech, de 180 y 225 CV, y cua­tro Diesel Blueh­di, de 130 (uno con cam­bio ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des y otro au­to­má­ti­co de ocho), 160 y 180 CV. Con cin­co ni­ve­les de equi­pa­mien­to, des­de el más bá­si­co Ac­ti­ve (que ya es bas­tan­te com­ple­to) has­ta el más de­por­ti­vo, el GT, el 508 SW es­tá dis­po­ni­ble des­de 50.300 €.

In­cor­po­ra to­do ti­po de de­ta­lles ‘high class’, co­mo los pe­da­les de aluminio o un es­tu­pen­do sis­te­ma de so­ni­do de Focal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.