Ele­va­ción de glú­teos sin ci­ru­gía con la téc­ni­ca en W

Esthetic World - - Sumario -

La gran ba­ta­lla con­tra los efec­tos del pa­so del tiem­po es la lu­cha con­tra la ley de la gra­ve­dad. Pe­ro si lo que te preo­cu­pa es la caí­da de las nal­gas es­tás de suer­te. Unos glú­teos fir­mes y ele­va­dos son po­si­bles sin ci­ru­gía gra­cias a la Téc­ni­ca de Ele­va­ción de Glú­teos en W. Un tra­ta­mien­to que bus­ca dar ma­yor pro­yec­ción a las nal­gas y mejorar to­do el con­jun­to.

La téc­ni­ca en W es un mé­to­do ideal pa­ra mu­je­res que no desean re­du­cir vo­lu­men sino mejorar la for­ma de los glú­teos y ele­var­los. Es­te pro­ce­di­mien­to le da un ai­re más ju­ve­nil a la si­lue­ta y, por qué ne­gar­lo, tam­bién más sen­sual. Es un pro­to­co­lo idó­neo pa­ra mu­je­res que no ten­gan pro­ble­mas de ex­ce­so de gra­sa, sino que sien­tan que, con el pa­so de los años, los glú­teos han per­di­do vo­lu­men y “no con­si­guen lle­nar los va­que­ros”.

¿En qué con­sis­te es­ta téc­ni­ca?

Es­ta téc­ni­ca con­si­gue una ele­va­ción me­dian­te un do­ble abor­da­je: por un la­do, se eli­mi­na la ba­na­na sub­glú­tea, que re­sal­ta el per­fil de los glú­teos de in­me­dia­to; y por otro, se crean pun­tos de ten­sión y se ele­van los mis­mos me­dian­te hi­los PDO, que po­seen un gran ni­vel de trac­ción.

In­fil­tra­cio­nes de des­oxi­co­la­to de so­dio

En pri­mer pa­so del tra­ta­mien­to con­sis­te en eli­mi­nar la ba­na­na sub­glú­tea me­dian­te in­fil­tra­cio­nes de des­oxi­co­la­to de so­dio, tam­bién co­no­ci­do co­mo Aqualyx o co­mo in­tra­li­po­te­ra­pia. Es­te ac­ti­vo, que ac­túa co­mo un “de­ter­gen­te” de las cé­lu­las gra­sas, se in­fil­tra úni­ca­men­te en la gra­sa sub­cu­tá­nea.

El tra­ta­mien­to es muy rá­pi­do, du­ra unos 30 mi­nu­tos, y es el pro­pio or­ga­nis­mo el que eli­mi­na los res­tos de los adi­po­ci­tos a tra­vés del sis­te­ma lin­fá­ti­co. Es un pro­ce­di­mien­to in­do­lo­ro, pe­ro que pro­vo­ca una li­ge­ra in­fla­ma­ción que per­ma­ne­ce una se­ma­na. Por ello se re­co­mien­da que se acom­pa­ñe de un dre­na­je lin­fá­ti­co pa­sa­das 48 ho­ras y que se usen cre­mas que me­jo­ren la cir­cu­la­ción lo­cal.

El des­oxi­co­la­to de so­dio es un ac­ti­vo que es­tá mos­tran­do una efi­ca­cia ex­tra­or­di­na­ria pa­ra eli­mi­nar la gra­sa de for­ma lo­ca­li­za­da y, a la vez, per­ma­nen­te. Bas­ta con muy po­ca can­ti­dad pa­ra re­mo­de­lar es­ta área y ob­te­ner gran­des re­sul­ta­dos.

Os pre­sen­ta­mos es­te mé­to­do in­no­va­dor que con­si­gue una ma­yor pro­yec­ción y ele­va­ción de los glú­teos sin in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, gra­cias a lo úl­ti­mo en re­mo­de­la­ción cor­po­ral.

In­ser­ción de hi­los PDO

A las tres se­ma­nas, una vez se ha eli­mi­na­do la adi­po­si­dad lo­ca­li­za­da, se rea­li­za la in­ser­ción de hi­los PDO con la téc­ni­ca en for­ma de “W” que le da nom­bre al tra­ta­mien­to. Los hi­los crean pun­tos de ten­sión tan­to en el área me­dia de los glú­teos co­mo en los la­te­ra­les, ya que se apli­can des­de el sub­glú­teo ha­cia la zo­na tro­can­té­rea, lo que con­tri­bu­ye a ten­sar, pro­yec­tar y mejorar su for­ma en un so­lo ac­to.

En con­cre­to pa­ra es­te tra­ta­mien­to se uti­li­zan los hi­los COG, tam­bién co­no­ci­dos co­mo Hi­los Es­pi­cu­la­dos. Dis­po­nen de es­pí­cu­las di­mi­nu­tas a lo lar­go del hi­lo que ejer­cen un efec­to me­cá­ni­co de trac­ción, pues a su pa­so va de­jan­do más pun­tos de an­cla­je en la lí­nea de ten­sión. Es el ti­po que más du­ra en el or­ga­nis­mo y son per­fec­tos pa­ra áreas don­de se re­quie­re más ele­va­ción y re­afir­ma­ción. Los hi­los COG ac­túan co­mo pi­la­res de ele­va­ción de los glú­teos.

Pe­ro no só­lo tie­nen un gran po­der de trac­ción y ele­va­ción, sino que pre­sen­tan el be­ne­fi­cio aña­di­do de crear nue­vo co­lá­geno (so­bre to­do Co­lá­geno de ti­po I y II, los más im­por­tan­tes de la der­mis) y elas­ti­na, me­jo­ran­do la tex­tu­ra, as­pec­to y fir­me­za de la piel.

El pro­ce­di­mien­to de in­ser­tar los hi­los du­ra unos 40 mi­nu­tos. Pa­ra au­men­tar la trac­ción y efec­to ten­sor de los hi­los, és­tos se in­ser­tan en for­ma de “W” pa­ra au­men­tar ese efec­to de pi­lar de ele­va­ción. Los hi­los crean pun­tos de ten­sión tan­to en el área me­dia de los glú­teos co­mo, so­bre to­do, en los la­te­ra­les, pues se apli­can des­de el sub­glú­teo ha­cia la zo­na tro­can­té­rea, lo que con­tri­bu­ye a ten­sar, pro­yec­tar y mejorar su for­ma en un so­lo ac­to.

Ven­ta­jas del tra­ta­mien­to

Es in­do­lo­ro y no re­quie­re anes­te­sia. Só­lo en oca­sio­nes, y si la pa­cien­te lo desea, se pue­de apli­car una pe­que­ña can­ti­dad de anes­te­sia lo­cal en el pun­to de en­tra­da de los hi­los.

Ab­sor­be gra­sa acu­mu­la­da. Los hi­los se co­lo­can des­de de­ba­jo del glú­teo has­ta el tro­cán­ter. De­bi­do a la ca­pa­ci­dad de los hi­los pa­ra ab­sor­ber la gra­sa, pue­de no­tar­se có­mo la si­lue­ta se re­du­ce. He­mos com­pro­ba­do co­mo pa­cien­tes ade­más de ele­var el glú­teo han vis­to có­mo la ca­de­ra per­día vo­lu­men.

No de­ja ni mar­cas ni ci­ca­tri­ces.

La Téc­ni­ca de Ele­va­ción de Glú­teos en W es un pro­to­co­lo perfecto pa­ra las mu­je­res que no quie­ren re­du­cir vo­lu­men, pe­ro que desean mejorar la for­ma de sus glú­teos y ob­te­ner una ma­yor ele­va­ción de los mis­mos, con re­sul­ta­dos muy na­tu­ra­les. 

“És­te es un pro­to­co­lo idó­neo pa­ra mu­je­res que no ten­gan pro­ble­mas de ex­ce­so de gra­sa, sino que sien­tan que, con el pa­so de los años, los glú­teos han per­di­do vo­lu­men y no con­si­guen lle­nar los va­que­ros”

Mé­di­co Es­té­ti­co del Cen­tro Mé­di­co La­jo Plaza cen­tro­me­di­co­la­jo­pla­za.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.