Re­ser­vas de be­lle­za por in­ter­net

Esthetic World - - Sumario -

Re­ser­var vue­los, ho­te­les y res­tau­ran­tes en la otra pun­ta del planeta. Pe­dir co­mi­da a do­mi­ci­lio. Com­prar ro­pa, za­pa­tos o ar­tícu­los de de­co­ra­ción. És­tas son só­lo al­gu­nas de las co­sas que hoy día podemos ha­cer por in­ter­net, có­mo­da­men­te des­de ca­sa o la ofi­ci­na, en el mó­vil, por­ta­til o ta­blet. In­clu­so el sec­tor de la be­lle­za, siem­pre fiel al sis­te­ma de pa­pel y lá­piz y re­sis­ten­te a la tec­no­lo­gía, se ha vis­to obli­ga­do a po­ner­se al día en una so­cie­dad ca­da vez más tec­no­ló­gi­ca y con una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes muy exi­gen­tes. Gra­cias a cier­tas pla­ta­for­mas on­li­ne, hoy los clien­tes pue­den re­ser­var ci­tas de be­lle­za por in­ter­net y los pro­fe­sio­na­les pue­den ges­tio­nar sus agen­das de ma­ne­ra to­tal­men­te di­gi­tal, re­le­gan­do la agen­da de pa­pel a un se­gun­do plano.

Una nue­va ge­ne­ra­ción tec­no­ló­gi­ca

Mi­lle­nials es el nom­bre de la ge­ne­ra­ción so­cio­de­mo­grá­fi­ca de los na­ci­dos en­tre 1981 y 1995 y des­cen­dien­tes de los baby­boo­mers. Se les sue­le re­la­cio­nar con el uso ma­si­vo de la tec­no­lo­gía y se di­ce que es­ta ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes adul­tos, que ac­tual­men­te tie­nen en­tre 21 y 35 años, es na­ti­va di­gi­tal, es de­cir que ha cre­ci­do ro­dea­da de tec­no­lo­gía y no lo­gra con­ce­bir la vi­da sin un smartp­ho­ne en la mano. Se es­ti­ma que en el mun­do hay más de 1.700 mi­llo­nes de mi­lle­nials y que son po­co más de 8 mi­llo­nes en España, lo que los con­vier­te en un tar­get muy atractivo.

Aun­que es­ta nue­va ge­ne­ra­ción es la más tec­no­ló­gi­ca a día de hoy, la in­clu­sión de las nue­vas tec­no­lo­gías no es un he­cho in­he­ren­te

la tec­no­lo­gía ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y son mu­chos los cen­tros de be­lle­za que bus­can ha­cer­se un hue­co en el mun­do di­gi­tal. Te pre­sen­ta­mos las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que ofre­cen las pla­ta­for­mas de re­ser­vas on­li­ne.

úni­ca­men­te a es­tos jó­ve­nes, sino que se ha ge­ne­ra­li­za­do en nues­tra so­cie­dad oc­ci­den­tal. La tec­no­lo­gía tam­bién ocu­pa un lu­gar muy im­por­tan­te en la vi­da de ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res, ya sea por ra­zo­nes per­so­na­les o pro­fe­sio­na­les. De he­cho, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), en 2015 el 78,7% de los ho­ga­res es­pa­ño­les te­nía ac­ce­so a in­ter­net y el 64,3% de la po­bla­ción en­tre 16 y 74 años usa­ba in­ter­net a dia­rio. Ade­más, el 99,3% de los ho­ga­res te­nía un te­lé­fono fi­jo o mó­vil, y 75,8% te­nía am­bos. Por otro la­do, se­gún un es­tu­dio de la con­sul­to­ra De­loit­te so­bre la pe­ne­tra­ción de los smartp­ho­nes en di­fe­ren­tes paí­ses, en 2015 el 88% de la po­bla­ción es­pa­ño­la te­nía un smartp­ho­ne, se­gun­da ci­fra mun­dial más al­ta, des­pués de Sin­ga­pur (92%).

Es­te re­pen­tino sal­to tec­no­ló­gi­co ha obli­ga­do a mu­chos sec­to­res e in­dus­trias a adap­tar sus pro­duc­tos y mo­de­los de ne­go­cios pa­ra man­te­ner su com­pe­ti­ti­vi­dad y no que­dar­se ob­so­le­tos. El sec­tor de la be­lle­za es uno de los que se ha que­da­do atrás, y aún son mu­chos los pro­fe­sio­na­les de pe­lu­que­ría y be­lle­za que no tie­nen or­de­na­dor en sus sa­lo­nes y que se sir­ven úni­ca­men­te de agen­da y bo­lí­gra­fo. Sin em­bar­go, la tran­si­ción tec­no­ló­gi­ca es inevi­ta­ble si se quie­re lle­gar a ese pú­bli­co al­ta­men­te tec­no­ló­gi­co.

Las pla­ta­for­mas de re­ser­va de be­lle­za

Se es­ti­ma que en España exis­ten en­tre 80.000 y 90.000 cen­tros de be­lle­za (pe­lu­que­rías y cen­tros de es­té­ti­ca) que fac­tu­ra­ron al­re­de­dor de 7.000 mi­llo­nes de eu­ros en 2014. A pe­sar del du­ro im­pac­to de la cri­sis (subida del IVA, re­duc­ción del tic­ket me­dio y de los ser­vi­cios), el sec­tor de la be­lle­za re­sis­te y si­gue sien­do muy atractivo. Al­gu­nas em­pre­sas han vis­to la opor­tu­ni­dad, han lan­za­do pla­ta­for­mas de re­ser­vas on­li­ne y lle­van al­gu­nos años im­plan­ta­das en paí­ses co­mo Fran­cia e In­gla­te­rra. Es­te fi­lón tam­po­co se ha des­apro­ve­cha­do en España y hoy en día hay más de una pla­ta­for­ma que se de­di­ca a ges­tio­nar las re­ser­vas de be­lle­za y bie­nes­tar on­li­ne.

El prin­ci­pio de es­tas pla­ta­for­mas siem­pre es el mis­mo, el usua­rio re­ser­va sus ci­tas de be­lle­za a tra­vés del por­tal on­li­ne pa­gan­do en el mo­men­to y sin ne­ce­si­dad al­gu­na de usar el te­lé­fono. Así, el clien­te pue­de re­ser­var y pa­gar en unos cuan­tos clics, a cual­quier ho­ra y des­de cual­quier lu­gar. La ma­yo­ría de es­tas webs dis­po­nen de apli­ca­ción mó­vil, por lo que se pue­de re­ser­var des­de ca­sa, en el tra­ba­jo o en el me­tro. Los usua­rios pue­den des­cu­brir mi­les de cen­tros de be­lle­za en su ciu­dad e in­clu­so los más cer­ca­nos a por po­si­ción geo­grá­fi­ca, gra­cias a la geo­lo­ca­li­za­ción en los mó­vi­les.

¿Có­mo fun­cio­nan?

El fun­cio­na­mien­to es muy sen­ci­llo: el usua­rio en­tra en la web o apli­ca­ción, bus­ca el ser­vi­cio que quie­re

“Gra­cias a es­tas pla­ta­for­mas los pro­fe­sio­na­les del sec­tor tie­nen la po­si­bi­li­dad de for­mar par­te del mun­do di­gi­tal, y con una pe­que­ña in­ver­sión lle­gar a un pú­bli­co ma­yor."

en­tre una mul­ti­tud de pro­pues­tas, se­lec­cio­na fe­cha y ho­ra, in­tro­du­ce sus da­tos de pa­go y re­ser­va. Un sis­te­ma fá­cil y sen­ci­llo. Si por el con­tra­rio bus­ca un cen­tro par­ti­cu­lar só­lo tie­ne que es­cri­bir el nom­bre del sa­lón en el sis­te­ma de bús­que­da y po­drá re­ser­var el ser­vi­cio que quie­ra en su cen­tro fa­vo­ri­to. Asi­mis­mo, el usua­rio po­drá en­con­trar en la pla­ta­for­ma fo­to­gra­fías de los cen­tros, así co­mo va­lo­ra­cio­nes y opi­nio­nes reales de usua­rios que ya han vi­si­ta­do los sa­lo­nes de be­lle­za. Es­te úl­ti­mo ele­men­to ha de­mos­tra­do ser gran im­por­tan­cia pa­ra los usua­rios, ya que les permite co­no­cer opi­nio­nes reales de clien­tes del cen­tro, y po­der ha­cer­se una idea de la ca­li­dad del cen­tro y sus ser­vi­cios. Las em­pre­sas de ges­tión de ci­tas lo sa­ben, y por ello le dan es­pe­cial im­por­tan­cia a la au­ten­ti­ci­dad de las opi­nio­nes y a la rá­pi­da re­so­lu­ción de in­ci­den­cias, tan­to con clien­tes co­mo con los cen­tros de be­lle­za.

Pe­ro la co­mo­di­dad no es la úni­ca ven­ta­ja que es­tas pla­ta­for­mas pre­sen­tan a los usua­rios. Los pro­fe­sio­na­les tie­nen la op­ción de po­ner ofer­tas es­pe­cia­les en sus per­fi­les, con­vir­tién­do­las en una pro­mo­ción muy atrac­ti­va pa­ra el clien­te. Por otro la­do, di­chas pla­ta­for­mas lan­zan pro­mo­cio­nes y des­cuen­tos pun­tua­les muy in­tere­san­tes, con la fi­na­li­dad de atraer y fi­de­li­zar a los clien­tes.

Las ven­ta­jas pa­ra el pro­fe­sio­nal

En lo que con­cier­ne al pro­fe­sio­nal, es­tas pla­ta­for­mas le ofre­cen la po­si­bi­li­dad de es­tar pre­sen­tes y ser vi­si­bles en in­ter­net. Es­tas webs ha­cen gran­des in­ver­sio­nes en mar­ke­ting di­gi­tal pa­ra lo­grar el me­jor po­si­cio­na­mien­to po­si­ble en in­ter­net, al­go que a los cen­tros les se­ría muy di­fí­cil ob­te­ner sin es­te ti­po de apo­yo. Su fun­cio­na­mien­to es tam­bién muy fá­cil pa­ra los pro­fe­sio­na­les: ca­da uno pue­de ges­tio­nar su per­fil, qui­tan­do o agre­gan­do ser­vi­cios, fo­to­gra­fías, etc. Ade­más, los cen­tros tie­nen la po­si­bi­li­dad de su­bir ofer­tas só­lo dis­po­ni­bles en la pla­ta­for­ma, es­pe­cí­fi­cas pa­ra cier­tos días y ho­ras, con la fi­na­li­dad de pro­mo­cio­nar al­gún ser­vi­cio nue­vo o de lle­nar ho­ras y días de me­nor ac­ti­vi­dad. El sis­te­ma de co­bro de ca­da pla­ta­for­ma es di­fe­ren­te, pe­ro la ma­yo­ría fun­cio­nan con un ser­vi­cio de co­mi­sión de en­tre 10% y 15%, y/o con un sis­te­ma de cuo­ta men­sual. Así, al ele­gir una pla­ta­for­ma que só­lo co­bra una co­mi­sión, el pro­fe­sio­nal se ase­gu­ra de que no pa­ga­rá na­da si no tie­ne nin­gu­na re­ser­va. La tec­no­lo­gía ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Gra­cias a es­tas pla­ta­for­mas los pro­fe­sio­na­les del sec­tor tie­nen la po­si­bi­li­dad de for­mar par­te del mun­do di­gi­tal, y con una pe­que­ña in­ver­sión lle­gar a un pú­bli­co ma­yor. Es­tas pla­ta­for­mas ofre­cen una gran ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, ya que en­tre mu­chas otras co­sas ofre­cen una im­por­tan­te vi­si­bi­li­dad en in­ter­net, es­pe­cial­men­te va­lio­sa pa­ra cen­tros que no cuen­tan con pá­gi­na web o per­fi­les en re­des so­cia­les. ¡Los clien­tes po­drían es­tar a un clic de dis­tan­cia! 

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.