Ges­tión de ser­vi­cios y de pro­duc­tos en el Spa

Esthetic World - - Sumario -

En los úl­ti­mos unos años es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de un ver­ti­gi­no­so cam­bio en nues­tro es­ti­lo de vi­da, una reali­dad que nos ge­ne­ra preo­cu­pa­ción y una cons­tan­te bús­que­da de la sa­lud, la re­la­ja­ción y la be­lle­za. Las per­so­nas ne­ce­si­tan ca­da vez más cui­da­dos pa­ra com­ba­tir el es­trés, la po­lu­ción, los des­equi­li­brios ali­men­ti­cios y el se­den­ta­ris­mo, pe­ro tam­bién bus­can al­can­zar un es­te­reo­ti­po es­té­ti­co. Cui­dar­se tan­to por den­tro co­mo por fue­ra y con­se­guir un equi­li­brio fí­si­co, psí­qui­co y emo­cio­nal se ha con­ver­ti­do hoy día en una ne­ce­si­dad más que en un lu­jo o un ca­pri­cho.

Ti­po­lo­gía de tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos en un spa

Un spa es un es­pa­cio emo­cio­nal y sen­so­rial don­de los cin­co sen­ti­dos es­tán en con­ti­nua es­ti­mu­la­ción, un cen­tro con una cla­ra orien­ta­ción a la pre­ven­ción, la sa­lud y el bie­nes­tar. Es­tos es­pa­cios bus­can pro­mo­ver y mejorar la ca­li­dad de vi­da, el des­can­so, el pla­cer y el ocio de sus clien­tes, pa­ra que lo­gren un equi­li­brio fí­si­co, psí­qui­co y emo­cio­nal.

Los spas ofre­cen un am­plio aba­ni­co de tra­ta­mien­tos te­ra­péu­ti­cos, es­té­ti­cos, al­ter­na­ti­vos, lú­di­cos y re­la­jan­tes, que van más allá de la ac­ción be­ne­fi­cio­sa del agua, ya que to­dos fa­vo­re­cen la re­no­va­ción del cuer­po y del es­pí­ri­tu.

Ti­pos de tra­ta­mien­tos

A con­ti­nua­ción de­ta­lla­re­mos los di­fe­ren­tes ti­pos de tra­ta­mien­tos y te­ra­pias que podemos en­con­trar en un spa:

Hi­dro­te­ra­pia.del Es­te agua sis­te­ma con se fi­nes Con­sis­teu­ti­li­za te­ra­péu­ti­cos.pa­raen el me- uso jo­rar la cir­cu­la­ción de re­torno (pier­nas can­sa­das, mi­cro va­ri­ces), co­mo an­ti es­trés (re­la­ja­ción mus­cu­lar y re­duc­ción de la pre­sión en las ar­ti­cu­la­cio­nes) y pa­ra la pues­ta a pun­to. Con es­te ob­je­ti­vo se usan di­fe­ren­tes téc­ni­cas a tra­vés de es­tí­mu­los tér­mi­cos y me­cá­ni­cos co­mo la bal­nea­ción (ba­ño, pis­ci­na, tan­que), con pre­sión (cho­rros y du­chas), com­bi­na­das (ma­sa­je ba­jo la ducha), sin pre­sión (en­vol­tu­ras) y las sau­nas o ba­ños de va­por, tan­to in­di­vi­dua­les co­mo co­lec­ti­vas.

Téc­ni­cas ma­nua­les. El ma­sa­je es la téc­ni­ca más de­man­da­da por su po­der re­la­jan­te y por su ca­pa­ci­dad pa­ra li­be­rar ten­sio­nes y res­tau­rar la ar­mo­nía del cuer­po. Ade­más, fa­vo­re­ce el dre­na­je de lí­qui­dos y la eli­mi­na­ción de to­xi­nas, así co­mo me­jo­ra la elas­ti­ci­dad y la fle­xi­bi­li­dad de la piel. Exis­ten mu­chas téc­ni­cas co­mo las clá­si­cas (qui­ro­ma­sa­je, sue­co), las es­pe­ci­fi­cas (dre­na­je lin­fá­ti­co,

Os ofre­ce­mos al­gu­nos con­se­jos so­bre la elec­ción de tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos pa­ra que sor­pren­das al clien­te y lo­gres una ma­yor ren­ta­bi­li­dad en tu cen­tro de bie­nes­tar.

lo­mi-lo­mi, ca­li­for­niano), las más com­ple­jas (de­por­ti­vos, crá­neo sa­cral) y en el agua (wat­su).

Tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les. Son cui­da­dos de ti­po pre­ven­ti­vo que me­jo­ran el es­ta­do ge­ne­ral y el bie­nes­tar del clien­te, co­mo el as­pec­to de la piel. Los más so­li­ci­ta­dos son la ex­fo­lia­ción con hi­dra­ta­ción, los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos (re­afir­man­te, an­ti­ce­lu­lí­ti­co, pier­nas can­sa­das), los ri­tua­les de re­la­ja­ción y los tra­ta­mien­tos de pues­ta a pun­to (de­to­xi­fi­ca­ción).

Tra­ta­mien­tos fa­cia­les. Es­tos pro­ce­di­mien­tos ayu­dan a mejorar el as­pec­to del ros­tro, así co­mo la ca­li­dad de la der­mis. Sus be­ne­fi­cios apor­tan a la piel el es­tí­mu­lo ne­ce­sa­rio pa­ra con­ser­var­la fir­me, jo­ven, sua­ve y con un bri­llo na­tu­ral. Ade­más, tam­bién ayu­dan a prevenir el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo, lo­gran dis­mi­nuir las lí­neas de ex­pre­sión, evi­tan la apa­ri­ción de arru­gas e hi­dra­tan, re­vi­ta­li­zan y me­jo­ran la to­ni­ci­dad de la piel.

Tra­ta­mien­tos de ma­nos y pies. Es­tos mé­to­dos son ca­da vez más de­man­da­dos. Se es­tán desa­rro­llan­do téc­ni­cas y pro­to­co­los es­pe­cí­fi­cos pa­ra la ma­ni­cu­ra y la pe­di­cu­ra spa.

Te­ra­pias al­ter­na­ti­vas. La ma­yo­ría de es­tas te­ra­pias tie­nen su ori­gen en téc­ni­cas an­ces­tra­les asiá­ti­cas, co­mo la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na y el ayur­ve­da, que han si­do adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des del mun­do oc­ci­den­tal. Son téc­ni­cas ho­lís­ti­cas ba­sa­das en la ca­na­li­za­ción y el equi­li­brio de la ener­gía co­mo: la acu­pun­tu­ra, fi­to­te­ra­pia, au­ricu­lote­ra­pia, las flores de Bach, cro­mo­te­ra­pia, re­fle­xo­lo­gía, shiat­su, aromaterapia, mo­xi­bus­tión y la ge­mo­te­ra­pia.

Téc­ni­cas es­pe­cia­les de me­di­ci­na es­té­ti­ca y te­ra­pia nu­tri­cio­nal. Las más co­mu­nes son el lá­ser, las te­ra­pias de re­ju­ve­ne­ci­mien­to y el an­ti-aging, así co­mo las te­ra­pias pa­ra ba­jar de pe­so o las que es­tán en­fo­ca­das a re­edu­car há­bi­tos ali­men­ti­cios.

Ti­pos de pro­duc­tos

Pa­ra rea­li­zar to­dos es­tos tra­ta­mien­tos se uti­li­zan dis­tin­tos ti­pos de pro­duc­tos que van des­de los tra­di­cio­na­les (los fan­gos) has­ta las más re­cien­tes in­no­va­cio­nes en el cam­po de la cos­mé­ti­ca. En es­te cam­po ca­da año se ge­ne­ran nue­vos pro­duc­tos fru­to, por una par­te, de la in­ves­ti­ga­ción y, por otra, del de­seo de in­cor­po­rar pro­duc­tos na­tu­ra­les, eco­ló­gi­cos o de una zo­na geo­grá­fi­ca de­ter­mi­na­da. Los ac­ti­vos que podemos en­con­trar en los spas son prin­ci­pal­men­te de­ri­va­dos del mar, del vino (po­li­fe­no­les), del ca­cao, del ca­fé, del acei­te de oli­va y de las plan­tas. Tam­bién, en los úl­ti­mos años, se ha in­cre­men­ta­do el uso de acei­tes esen­cia­les y se ha po­ten­cia­do la aromaterapia en los spas. En­tre las prin­ci­pa­les fa­mi­lias de pro­duc­tos que podemos ofre­cer en un spa en­con­tra­mos:

El agua

Las al­gas, los fan­gos y ar­ci­llas.

Los ex­fo­lian­tes pa­ra ros­tro y cuer­po.

Los acei­tes, tan­to ve­ge­ta­les co­mo esen­cia­les.

La cos­mé­ti­ca clá­si­ca.

La cos­me­ceu­ti­ca.

Los pro­duc­tos or­gá­ni­cos.

Apa­ra­to­lo­gía.

Cri­te­rios pa­ra ele­gir qué ser­vi­cios y pro­duc­tos ofre­cer

La ofer­ta de los ser­vi­cios y pro­duc­tos es uno de los pi­la­res más im­por­tan­te en el ne­go­cio del spa. De

ahí la im­por­tan­cia de ana­li­zar pre­via­men­te unos cri­te­rios cla­ve pa­ra que nues­tra ofer­ta sea cohe­ren­te y se­duc­to­ra.

El per­fil de la clien­te­la. ¿Quién es? Sa­ber el se­xo, edad, pro­fe­sión, po­der ad­qui­si­ti­vo, na­cio­na­li­dad, lu­gar de tra­ba­jo o do­mi­ci­lio y co­no­cer a qué tar­get se di­ri­ge el spa.

Com­por­ta­mien­to ac­tual de con­su­mo de mi clien­te. ¿Qué quie­re? los tra­ta­mien­tos y tiem­pos que con­su­me más en mi cen­tro. ¿Qué le gus­ta­ría? gus­tos, ti­po de com­pras, pre­cios, pro­duc­tos. ¿Cuán­do vie­ne? fre­cuen­cia de vi­si­ta. ¿Cuán­to gas­ta? tic­ket me­dio.

Ex­pec­ta­ti­vas y de­seos de los clien­tes. El con­su­mi­dor bus­ca la ex­ce­len­cia en el ser­vi­cio y la per­so­na­li­za­ción de los tra­ta­mien­tos, adap­ta­dos a sus exi­gen­cias y ne­ce­si­da­des. El clien­te desea dis­mi­nuir el es­trés, au­men­tar el bie­nes­tar y ali­viar do­lo­res, pe­ro ade­más exi­ge ca­li­dad en los pro­duc­tos que se apli­ca en la piel, (co­mo que sean pro­duc­tos na­tu­ra­les o bio­ló­gi­cos).

La ti­po­lo­gía del spa. Exis­ten dis­tin­tos ti­pos de cen­tros spas en fun­ción de su fi­lo­so­fía de tra­ba­jo. Podemos cla­si­fi­car­los en: spa ur­bano, spa des­tino, spa ho­tel, spa& well­ness re­sort, spa mé­di­co.

La te­má­ti­ca del spa. Si es que exis­te una. Co­mo, por ejem­plo, Les Sour­ces de Cau­da­lies, de­di­ca­do a la uva y el vino.

Los cos­tes de los tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos. Es im­pres­cin­di­ble co­no­cer el mar­gen co­mer­cial de ca­da uno de los tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos que ofre­ce­mos si de­ci­di­mos rea­li­zar pro­mo­cio­nes y sa­ber lo que ga­na­mos con ca­da uno de los tra­ta­mien­tos.

La com­pe­ten­cia. De­be­mos sa­ber qué ofre­ce nues­tra com­pe­ten­cia pa­ra ofre­cer tra­ta­mien­tos di­fe­ren­cia­do­res y po­der cap­tar a otro ti­po de clien­te­la.

Las ten­den­cias de con­su­mo. Hoy en día exis­te una gran sen­si­bi­li­dad ha­cia las po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les y se bus­ca ca­da vez más el bie­nes­tar, la per­so­na­li­za­ción y la au­ten­ti­ci­dad en los tra­ta­mien­tos.

El mer­ca­do y los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res del sec­tor. Co­no­cer, por ejem­plo, la fre­cuen­cia de los clien­tes; el por­cen­ta­je de ma­sa­jes rea­li­za­dos en los spas; el ín­di­ce de vi­si­tas re­pe­ti­das; el pre­cio me­dio del tra­ta­mien­to; el in­gre­so me­dio por vi­si­ta y el in­gre­so dia­rio me­dio por ca­bi­na.

Es im­por­tan­te que pen­se­mos con fre­cuen­cia en la ofer­ta de ser­vi­cios que ofre­ce­mos en nues­tros cen­tros spa. El clien­te ne­ce­si­ta que le sor­pren­da­mos pa­ra cap­tar su in­te­rés y ello re­quie­re de una con­ti­nua ca­pa­ci­dad de re­no­va­ción por nues­tra par­te. Pa­ra lo­grar­lo es im­pres­cin­di­ble es­tar al día en las úl­ti­mas ten­den­cias del mer­ca­do, co­no­cer al clien­te y ser crea­ti­vo, con el fin de an­ti­ci­par­se a sus ne­ce­si­da­des y sor­pren­der­le. Y por úl­ti­mo, es ne­ce­sa­rio ofre­cer en el spa un nú­me­ro ra­zo­na­ble de tra­ta­mien­tos pa­ra lo­grar una ofer­ta equi­li­bra­da, di­ver­si­fi­ca­da y ren­ta­ble, así co­mo sa­ber ana­li­zar el im­pac­to de nues­tra ofer­ta en los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de nues­tro cen­tro de bie­nes­tar. 

CEO & well­ness spa ex­pert. va­le­rie@la­te­lier­dus­pa.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.