STRET­CHING CE­LU­LAR

La úl­ti­ma re­vo­lu­ción en tec­no­lo­gía cor­po­ral

Esthetic World - - Dossier Lo Último En Aparatología -

Tras las fies­tas na­vi­de­ñas y con el co­mien­zo del nue­vo año los cen­tros de be­lle­za re­ci­ben a clien­tas que quie­ren qui­tar­se los ki­los de más y mar­car­se nue­vos pro­pó­si­tos, en­tre ellos mejorar su si­lue­ta. La me­to­do­lo­gía que aho­ra pre­sen­ta­mos ofre­ce gran­des ven­ta­jas pa­ra tra­tar la fla­ci­dez y es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de co­lá­geno sa­lu­da­ble en los fi­bro­blas­tos.

En­ten­de­mos co­mo fla­ci­dez la pér­di­da de la ten­sión de la piel y de los múscu­los a cau­sa de la de­gra­da­ción de las fi­bras de co­lá­geno y elas­ti­na. Es­tas fi­bras son las en­car­ga­das de dar to­ni­ci­dad y fir­me­za a la ca­ra y cuer­po y su pro­duc­ción dis­mi­nu­ye con el pa­so del tiem­po. A par­tir de los 25 años nues­tro me­ta­bo­lis­mo em­pie­za a ra­len­ti­zar­se y nues­tras cé­lu­las dis­mi­nu­yen su ac­ti­vi­dad. No obs­tan­te, hoy día exis­ten tra­ta­mien­tos que nos per­mi­ten re­cu­pe­rar­las.

El Stret­ching ce­lu­lar, o es­ti­ra­mien­to de cé­lu­las, es una téc­ni­ca que me­jo­ra la elas­ti­ci­dad de la piel y tra­ta ci­ca­tri­ces y es­trías, gra­cias a su efi­ca­cia pa­ra es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de co­lá­geno sa­lu­da­ble en los fi­bro­blas­tos. En tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos es­te avan­ce lo­gra mejorar la ca­li­dad de la piel y la re­mo­de­la­ción ar­mó­ni­ca de la si­lue­ta des­de la pri­me­ra se­sión.

¿En qué con­sis­te es­ta téc­ni­ca?

El Stre­ching ce­lu­lar se rea­li­za con un dis­po­si­ti­vo de de­pre­so­te­ra­pia que com­bi­na 3 ro­di­llos de ma­sa­je con ac­ce­so­rios es­pe­cí­fi­cos que rea­li­zan una suc­ción ver­ti­cal en el área de piel a tra­tar. El es­ti­ra­mien­to de las cé­lu­las y de su te­ji­do con­jun­ti­vo se con­si­gue de mo­do me­cá­ni­co, es de­cir, de for­ma na­tu­ral. De es­ta ma­ne­ra, las cé­lu­las op­ti­mi­zan sus fun­cio­nes y au­men­tan su pro­duc­ción de co­lá­geno, cu­ya pér­di­da es la prin­ci­pal cau­san­te de la fla­ci­dez.

Es­ta téc­ni­ca se rea­li­za con una po­ten­cia tres ve­ces in­fe­rior a la uti­li­za­da por otras téc­ni­cas, me­jo­ran­do su pro­fun­di­dad de ac­ción. El Stret­ching ce­lu­lar ofre­ce tra­ta­mien­tos de es­ti­mu­la­ción pa­ra re­edu­car a las cé­lu­las sin da­ñar los te­ji­dos, en­tre­nán­do­las pa­ra que per­ma­nez­can jó­ve­nes por más tiem­po.

Pro­to­co­los

Es­te tra­ta­mien­to permite a las pro­fe­sio­na­les adap­tar los dis­po­si­ti­vos pa­ra ca­da zo­na del cuer­po o de la ca­ra que se va­ya a tra­tar. Ca­da uno de es­tos dis­po­si­ti­vos cum­ple di­fe­ren­tes fun­cio­nes, co­mo dre­nar, to­ni­fi­car, ac­ti­var y re­co­lo­car vo­lú­me­nes tra­ba­jan­do con pre­ci­sión la arru­ga o la es­tría.

Os pre­sen­ta­mos es­ta me­to­do­lo­gía 100% na­tu­ral y no in­va­si­va pa­ra es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de co­lá­geno sa­lu­da­ble en las cé­lu­las del cuer­po.

Ade­más, al tra­tar­se de un mo­vi­mien­to me­cá­ni­co no hay ries­go de que las clien­tas su­fran al­gu­na que­ma­du­ra o reac­ción alér­gi­ca. Es una te­ra­pia tan na­tu­ral co­mo el ma­sa­je ma­nual, con la úni­ca di­fe­ren­cia de que las ma­nos no pue­den al­can­zar tan­to ni­vel de pro­fun­di­dad.

A ni­vel fa­cial: tra­ba­ja des­de la pri­me­ra se­sión la re­ge­ne­ra­ción mus­cu­lar me­jo­ran­do la tex­tu­ra, re­sis­ten­cia y ca­li­dad de la piel y tra­ba­jan­do en pro­fun­di­dad las arru­gas, mar­cas de ac­né y pér­di­da de vo­lu­men. Es­tá prin­ci­pal­men­te in­di­ca­do pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la fir­me­za y del óva­lo fa­cial ( an­ti-aging).

A ni­vel cor­po­ral: la ma­yor in­no­va­ción ra­di­ca en el tra­ta­mien­to de la fla­ci­dez y las es­trías. Ade­más lo­gra gran­des re­sul­ta­dos en tra­ta­mien­tos de ce­lu­li­tis, gra­sa lo­ca­li­za­da, re­cu­pe­ra­ción tras una li­po­suc­ción y me­jo­ras en la re­afir­ma­ción de te­ji­dos y en la re­duc­ción de ci­ca­tri­ces.

BE­NE­FI­CIOS DEL TRA­TA­MIEN­TO

Es­ta re­vi­ta­li­zar téc­ni­cay ar­mo­ni­za­res­tá di­se­ña­da­la ac­ti­vi- pa­ra dad me­ta­bó­li­ca a fin de que re­cu­pe­re su óp­ti­mo fun­cio­na­mien­to. Los re­sul­ta­dos se pue­den ob­ser­var des­de la pri­me­ra se­sión en el as­pec­to de la piel, la ar­mo­nía de la si­lue­ta y la re­pa­ra­ción de es­trías y ci­ca­tri­ces. El tra­ta­mien­te ofre­ce los si­guien­tes be­ne­fi­cios:

Efec­to adel­ga­zan­te: con­si­gue re­du­cir 6 cm de ba­rri­ga, 7,5 cm de ali­sa­mien­to de glú­teos y 6,4 de con­torno de mus­los y ca­de­ras.

Pér­di­da de pe­so y vo­lu­men: ayu­da a re­du­cir has­ta 3 ki­los sin die­ta aso­cia­da y dis­mi­nu­ye has­ta 4 pun­tos el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral, es de­cir, un -19% de ma­te­ria gra­sa.

Me­jo­ra vi­si­ble de la elas­ti­ci­dad cu­tá­nea: au­men­ta más de un 49% de elas­ti­ci­dad en la piel.

Di­fe­ren­cias con otras téc­ni­cas

Has­ta aho­ra la ma­yo­ría de los tra­ta­mien­tos an­ti-aging se han cen­tra­do en ayu­dar a adel­ga­zar al pa­cien­te, eli­mi­nar la ce­lu­li­tis y ha­cer des­apa­re­cer las arru­gas, pe­ro que­da­ba una asig­na­tu­ra pen­dien­te y era tra­tar la fla­ci­dez cu­tá­nea. El Stret­ching ce­lu­lar con­si­gue so­lu­cio­nar tam­bién es­te pro­ble­ma.

La no­ve­dad de es­te mé­to­do ra­di­ca en la uti­li­za­ción de una téc­ni­ca te­ra­péu­ti­ca que no re­quie­re de una al­ta po­ten­cia pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. Es más, es­te sis­te­ma po­co in­va­si­vo ejer­ce una gran es­ti­mu­la­ción, sien­do ca­paz de re­edu­car a las cé­lu­las sin da­ñar los te­ji­dos. Los re­sul­ta­dos se per­ci­ben des­de la pri­me­ra se­sión: la tex­tu­ra de la piel me­jo­ra, la ar­mo­nía de la si­lue­ta se de­fi­ne y las es­trías y ci­ca­tri­ces se mi­ni­mi­zan.

Es­ta téc­ni­ca se pue­de uti­li­zar en una ex­ten­sa ga­ma de tra­ta­mien­tos y en ám­bi­tos tan di­ver­sos co­mo la sa­lud, la be­lle­za, el de­por­te y la re­la­ja­ción.

No su­fras más pa­ra es­tar be­lla, aho­ra los cen­tros de be­lle­za tie­nen la po­si­bi­li­dad de ofre­cer a las clien­tas que deseen re­cu­pe­rar su si­lue­ta de for­ma muy agra­da­ble y efi­caz es­te tra­ta­mien­to in­no­va­dor, que se pre­sen­ta co­mo una re­vo­lu­ción en la tec­no­lo­gía cor­po­ral y que es­tá ofre­cien­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. 

Es­te­ve Ju­lià Di­rec­tor ge­ne­ral de Star­vac Grup Ibé­ri­ca. www.star­vac.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.