Re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial: Lá­ser CO2 Frac­cio­nal Ul­tra­pul­sa­do

Esthetic World - - Sumario -

Ca­da vez más pa­cien­tes se de­can­tan por los tra­ta­mien­tos de re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial me­dian­te el lá­ser. En­tre los mo­ti­vos de su éxi­to des­ta­can sus re­sul­ta­dos na­tu­ra­les y que no re­quie­ra lar­gos tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción. Den­tro del mer­ca­do de la apa­ra­to­lo­gía lá­ser, el CO2 se ha ga­na­do un lu­gar pri­vi­le­gia­do y, ade­más, es una he­rra­mien­ta irrem­pla­za­ble en la prác­ti­ca de la ci­ru­gía der­mo­cos­mé­ti­ca.

Los nue­vos sis­te­mas de lá­ser de CO2 frac­cio­nal ul­tra­pul­sa­do nos per­mi­ten pro­du­cir una di­fu­sión tér­mi­ca den­tro de la der­mis. El lá­ser ori­gi­na así fe­nó­me­nos in­fla­ma­to­rios que com­pac­tan y re­or­ga­ni­zan el co­lá­geno y la elas­ti­na. De es­te mo­do se di­fu­mi­nan las arru­gas, se me­jo­ra el as­pec­to y la ca­li­dad de la piel y se ob­tie­ne un in­tere­san­te efec­to ten­sor en la der­mis. Es­te sis­te­ma nos ofre­ce ade­más la po­si­bi­li­dad de tra­tar a pa­cien­tes jó­ve­nes y en áreas de di­fí­cil tra­ta­mien­to co­mo son las ma­nos, el cue­llo o las áreas pe­rio­cu­la­res.

Ven­ta­jas fren­te a otros tra­ta­mien­tos

La prin­ci­pal ven­ta­ja del lá­ser CO2 frac­cio­nal ul­tra­pul­sa­do es su efi­ca­cia, con unos efec­tos vi­si­bles des­de la pri­me­ra se­sión, con­si­guien­do un as­pec­to de en­tre 5 a 10 años más jo­ven. Se lo­gra un re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial na­tu­ral, con re­sul­ta­dos evi­den­tes e ino­cuos.

Se tra­ta de un tra­ta­mien­to muy rá­pi­do, se­gún la zo­na a tra­tar y la in­ten­si­dad del tra­ta­mien­to, in­do­lo­ro y con una re­cu­pe­ra­ción in­me­dia­ta, lo que permite vol­ver a la ru­ti­na dia­ria rá­pi­da­men­te. Ade­más, es­te tra­ta­mien­to permite tra­tar: arru­gas y lí­neas fi­nas, ci­ca­tri­ces, mar­cas de ac­né, im­per­fec­cio­nes, man­chas, fal­ta de lu­mi­no­si­dad y elas­ti­ci­dad en la piel.

¿En qué con­sis­te?

El re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial lá­ser de CO2 frac­cio­nal ul­tra­pul­sa­do es una te­ra­pia don­de la piel es tra­ta­da con una ma­triz de pun­tos de luz lá­ser que va­rían en in­ten­si­dad, de­pen­dien­do del ti­po de piel y los re­sul­ta­dos desea­dos.

El pro­ce­so pue­de va­riar des­de un tra­ta­mien­to su­per­fi­cial so­bre la epi­der­mis has­ta un tra­ta­mien­to que pe­ne­tra pro­fun­da­men­te so­bre la piel, e in­clu­so de for­ma com­bi­na­da.

Pro­ce­di­mien­to

El pri­mer pa­so del tra­ta­mien­to con­sis­te en apli­car una cre­ma anes­té­si­ca so­bre la zo­na a tra­tar du­ran­te 20 mi­nu­tos, pa­ra ase­gu­rar­nos que el pa­cien­te no sien­ta do­lor a lo lar­go del pro­ce­di­mien­to. A con­ti­nua­ción se re­ti­ra la cre­ma y, du­ran­te 15 mi­nu­tos, se apli­can los im­pac­tos de lá­ser CO2.

Tras el tra­ta­mien­to es po­si­ble que el pa­cien­te sien­ta cier­to es­co­zor, que se ali­via­rá con una ga­sa hu­me­de­ci­da con sue­ro frío. En unas dos ho­ras es­ta mo­les­tia aca­ba des­apa­re­cien­do. De­be­mos in­di­car que es­te pro­ce­so es­té­ti­co ape­nas pre­sen­ta efec­tos se­cun­da­rios y que las me­jo­ras en los tra­ta­mien­tos lá­ser han per­mi­ti­do que ac­tual­men­te no cau­sen eri­te­ma ni es­co­zo­res pro­lon­ga­dos, co­mo su­ce­día ha­ce años.

Fi­nal­men­te, hay que in­di­car que una vez aca­ba­do el pro­ce­di­mien­to pue­de exis­tir cier­ta in­fla­ma­ción en la zo­na y es po­si­ble que la piel es­té

Lu­cir un ros­tro más jo­ven y ra­dian­te es po­si­ble gra­cias a es­te tra­ta­mien­to es­té­ti­co que ofre­ce unos re­sul­ta­dos muy na­tu­ra­les e in­me­dia­tos. Te des­cu­bri­mos sus ven­ta­jas.

son­ro­sa­da. Es al­go nor­mal. Du­ran­te los si­guien­tes cua­tro días la piel se os­cu­re­ce­rá y fi­nal­men­te se pe­la­rá li­ge­ra­men­te pa­ra ofre­cer una nue­va ca­pa de piel más ter­sa.

Otras apli­ca­cio­nes

El lá­ser frac­cio­nal de CO2 tam­bién tie­ne otras in­di­ca­cio­nes, en­tre ellas la eli­mi­na­ción de le­sio­nes hi­per­plá­si­cas be­nig­nas co­mo: fi­bro­mas, acro­cor­do­nes, ve­rru­gas, al­gu­nos ne­vus, que­ra­to­sis, etc. Uno de sus atri­bu­tos más des­ta­ca­dos es que permite tra­tar le­sio­nes que es­tén en cual­quier par­te del cuer­po o del ros­tro.

Otra de las in­tere­san­tes apli­ca­cio­nes de es­te ti­po de lá­ser es la eli­mi­na­ción de los xan­te­las­mas, es de­cir, de­pó­si­tos gra­sos al­re­de­dor de los ojos, y de al­gu­nos ta­tua­jes en ce­jas o la­bios.

La más re­cien­te in­di­ca­ción de es­te ti­po de lá­ser es la eli­mi­na­ción de gra­nu­lo­mas cau­sa­dos por im­plan­tes de re­lleno en los la­bios. Es­ta téc­ni­ca me­jo­ra el as­pec­to de los ines­te­ti­cis­mos pro­vo­ca­dos por los au­men­tos de la­bios que ha­yan pro­vo­ca­do reac­cio­nes no desea­das.

Y por úl­ti­mo, a ni­vel gi­ne­co­ló­gi­co tam­bién se han desa­rro­lla­do unos dis­po­si­ti­vos pa­ra rea­li­zar el re­ju­ve­ne­ci­mien­to va­gi­nal, con re­sul­ta­dos muy sa­tis­fac­to­rios.

El lá­ser CO2 frac­cio­na­do es, sin du­da, un tra­ta­mien­to en au­ge por mé­ri­tos pro­pios y que ofre­ce un gran nú­me­ro de in­tere­san­tes apli­ca­cio­nes. 

Clí­ni­ca Pla­nas Bar­ce­lo­na. www.cli­ni­ca­pla­nas.com dra. mon­tse­rrat pla­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.