Per­fec­ta sin re­to­ques con la mi­cro­pig­men­ta­ción

Esthetic World - - Editorial -

La téc­ni­ca de la mi­cro­pig­men­ta­ción es muy an­ti­gua. Exis­ten prue­bas de que los chi­nos ya ta­tua­ban an­tes de que na­cie­ra Je­su­cris­to. Por su par­te, los in­cas, los grie­gos, los egip­cios y los ma­yas per­te­ne­cen a los pue­blos que ya ta­tua­ban ha­ce 2000 años. De he­cho, en 1991 se des­cu­brió la mo­mia OTZI en Ita­lia. Te­nía más de 5300 años y con­ta­ba con más de 60 ta­tua­jes.

La mi­cro­pig­men­ta­ción se de­fi­ne téc­ni­ca­men­te co­mo la im­plan­ta­ción de pig­men­tos hi­poa­ler­gé­ni­cos y es­té­ri­les en las ca­pas su­per­fi­cia­les de la piel. Se tra­ta de una téc­ni­ca que da for­ma y co­lor a nues­tros la­bios, ojos, ce­jas, pó­mu­los, ci­ca­tri­ces, crá­neo, oje­ras y areo­las, di­si­mu­lan­do los pe­que­ños de­fec­tos que po­da­mos te­ner. La mi­cro­pig­men­ta­ción siem­pre ofre­ce un aca­ba­do pro­fe­sio­nal con el que lu­cir un as­pec­to perfecto y du­ra­de­ro.

Es­te tra­ta­mien­to se rea­li­za con la ayu­da de una má­qui­na y de una agu­ja es­té­ril pa­ra un so­lo uso. De he­cho, la mi­cro­pig­men­ta­ción es­tá co­gien­do ca­da vez más im­por­tan­cia y pres­ti­gio de­bi­do a las nue­vas má­qui­nas, agu­jas y las no­ve­do­sas téc­ni­cas que es­tán apa­re­cien­do.

La mi­cro­pig­men­ta­ción que hoy en día rea­li­zan las pro­fe­sio­na­les es de lo más su­til y sus tra­ba­jos lle­gan a ser ca­si im­per­cep­ti­bles. Es­tas téc­ni­cas ro­zan lo ul­tra na­tu­ral, per­mi­tien­do al clien­te que na­die se per­ca­te de las correcciones que se ha rea­li­za­do en el ros­tro.

Ti­pos de téc­ni­cas

Las téc­ni­cas que han cam­bia­do nues­tra ma­ne­ra de en­ten­der la mi­cro­pig­men­ta­ción son las si­guien­tes:

La mi­cro­pig­men­ta­ción pue­de con­ver­ti­se en el me­jor alia­do pa­ra una no­via. Gra­cias al maquillaje per­ma­nen­te la pro­ta­go­nis­ta pue­de lu­cir per­fec­ta sin preo­cu­pa­cio­nes.

La pa­ra­la efec­toy de te­ne­rPe­ro,al­go­la per­fec­ción­téc­ni­ca pig­men­tos­mez­cla­más ce­jas­si re­sul­ta­dos3D.lo so­fis­ti­ca­do,queLa nos lla­ma­da­de un fi­ne­za­la va­rias­nos per­mi­te­pe­lo clien­ta ex­tra­or­di­na­rios.per­mi­ten­de pe­lo na­tu­ral to­na­li­da­des­tam­bién­las si­mu­lar­bus­caa agu­jas pe­loy ob- unes se a ta­do pue­den téc­ni­ca­so pow­der,fi­nal. som­brear­co­mo Es­ta acen­tuan­doel téc­ni­ca,efec­to­las ce­ja­sel sha­do­waun­que­re­sul- con sea pe­lo,vea más si­gue mar­ca­da­sien­do na­tu­ral.que el pe­lo Las téc­ni­cas em­plear an­te­rio­res­tam­bién en se si­ner­gia­pue­den pa­ra que los re­sul­ta­dos sean más pu­li­dos y na­tu­ra­les. De es­ta ma­ne­ra la ce­ja pig­men­ta­da se apro­xi­ma a la na­tu­ral dán­do­le pun­tos os­cu­ros don­de los tie­ne y de­jan­do ver el pe­lo a pe­lo en las zo­nas en que se ob­ser­va en la ce­ja na­tu­ral.

Los con­tor­nos o re­lle­nos com­ple­tos de la mu­co­sa de los la­bios per­mi­ten co­rre­gir las asi­me­trías y real­zar los la­bios sin que se no­te, en un tono muy na­tu­ral o más mar­ca­do si la clien­ta lo desea. La mez­cla de dis­tin­tas to­na­li­da­des y de di­fe­ren­tes pun­tos de luz en la mu­co­sa permite que el la­bio se vea más vo­lu­mi­no­so, sin ne­ce­si­dad de in­yec­tar­le nin­gu­na sus­tan­cia. Es­ta téc­ni­ca tam­bién permite lu­cir un efec­to pin­ta­la­bios a dia­rio, evi­tan­do que se bo­rre cuan­do co­me­mos, be­be­mos o nos lim­pia­mos la bo­ca.

Los tra­ta­mien­tos de mi­cro­pig­men­ta­ción pa­ra los ojos van des­de la lí­nea más fi­na a ras de las pes­ta­ñas has­ta el efec­to lla­ma­do ojo de ga­to, don­de to­do el pár­pa­do mó­vil se co­lo­rea ma­qui­llan­do a la clien­ta des­de el de­li­nea­do has­ta la som­bra de ojos. Asi­mis­mo, los de­li­nea­dos de ojos

a ras de pes­ta­ñas o un po­co más grue­sos per­mi­ten rea­li­zar correcciones en los ojos co­mo agran­dar­los o le­van­tar­los.

Ade­más,tam­bié­no­je­ras. in­no­va­do­ra Es­tá­se en téc­ni­cay pue­de­nel permite con­tor­noes co­rre­gir­de ca­mu­flar­de lo má­so­jos las el de co­lor­la zo­na, ver­de, pro­vo­ca­doa­zu­la­do o por li­liá­ceo una mala cir­cu­la­ción san­guí­nea, con to­na­li­da­des que se apro­xi­men a la piel. Es­te ti­po de tra­ta­mien­to es com­ple­jo de rea­li­zar, ya que el co­lor bei­ge-blan­co no des­apa­re­ce con el pa­so de los años y si no se apli­ca de ma­ne­ra ho­mo­gé­nea po­dría de­jar man­chas.

Y los tra­ta­mien­tos antiedad tam­bién tie­nen su téc­ni­ca, lla­ma­da dry­need­ling, en la que con la agu­ja úni­ca­men­te se tra­ba­ja ca­da sur­co de la arru­ga rea­li­zan­do una es­ti­mu­la­ción de los fi­bro­blas­tos que pro­du­ce una ma­yor pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na. Es­te ti­po de tra­ta­mien­tos es acon­se­ja­ble pa­ra clien­tas con arru­gas no muy pro­fun­das y con eda­des com­pren­di­das en­tre los 35 y los 55 años.

To­das es­tas téc­ni­cas de mi­cro­pig­men­ta­ción son muy acon­se­ja­bles pa­ra to­das aque­llas mu­je­res que quie­ran es­tar siem­pre per­fec­tas y bien ma­qui­lla­das.

Tra­ta­mien­to ideal pa­ra no­vias

Pe­ro si hay un mo­men­to por ex­ce­len­cia en el que las clien­tas bus­can es­te tra­ta­mien­to es an­tes de una bo­da. Y es que un maquillaje per­ma­nen­te -la mi­cro­pig­men­ta­ción- pue­de ser la so­lu­ción pa­ra que una no­via luz­ca unas ce­jas, unos ojos y unos la­bios per­fec­tos du­ran­te to­da la ce­re­mo­nia, man­te­nien­do un look muy cui­da­do y sin te­ner que preo­cu­par­se por el ne­ce­ser.

Pa­ra ello, es acon­se­ja­ble que el tra­ta­mien­to se reali­ce en­tre 3 y 4 me­ses an­tes del gran día, pa­ra que ha­ya tiem­po de ha­cer el di­se­ño, que és­te ci­ca­tri­ce com­ple­ta­men­te y que la piel es­té en per­fec­tas con­di­cio­nes pa­ra la bo­da.

Pe­ro es que ade­más se tra­ta de una téc­ni­ca ideal tan­to pa­ra las no­vias co­mo pa­ra el res­to de las in­vi­ta­das a la bo­da. Y es­to es así por­que pa­ra es­te even­to no só­lo la no­via se cui­da al de­ta­lle, sino que las ma­dres de los no­vios y las ma­dri­nas tam­bién se pre­pa­ran de ma­ne­ra muy es­pe­cial. Pa­ra ellas los tra­ta­mien­tos de oje­ras, an­ti­arru­gas o mi­cro­pig­men­ta­ción son los más de­man­da­dos.

La mi­cro­pig­men­ta­ción permite que un día tan es­pe­ra­do el maquillaje no go­tee y las no­vias e in­vi­ta­das pue­dan lu­cir per­fec­tas du­ran­te to­do el día, sin im­pe­dir­les co­mer o llo­rar y sin ne­ce­si­dad de re­to­car el maquillaje.

Con­si­de­ra­cio­nes a te­ner en cuen­ta

Pa­ra rea­li­zar es­tos tra­ta­mien­tos de ma­ne­ra satisfactoria se de­ben te­ner en cuen­ta va­rios factores:

La hi­gie­ne. Las pro­fe­sio­na­les que rea­li­zan el tra­ta­mien­to de­ben po­seer un tí­tu­lo hi­gié­ni­co sa­ni­ta­rio o el tí­tu­lo su­pe­rior de es­té­ti­ca. Ade­más, pa­ra lle­var a ca­bo la mi­cro­pig­men­ta­ción se de­ben res­pe­tar las me­di­das de hi­gie­ne co­rres­pon­dien­tes y el ma­te­rial desecha­ble de­be em­plear­se pa­ra un só­lo uso. Por otro la­do, to­dos los ma­te­ria­les desecha­bles

(go­rro, guan­tes, mas­ca­ri­lla, bo­tes pa­ra el pig­men­to, ba­tas, ga­sas, re­ci­pien­tes y bas­ton­ci­tos) de­ben ser es­té­ri­les, ya que se rea­li­za una in­ci­sión en la piel y exis­te ries­go de in­fec­ción.

Vi­sa­jis­mo. Las ce­jas, la­bios y ojos pue­den cam­biar la ex­pre­sión del ros­tro por com­ple­to, es por ello que la téc­ni­co de­be te­ner las no­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra adap­tar el ti­po de di­se­ño al ros­tro de ca­da clien­ta. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la for­ma de ros­tro, los ojos y la mí­mi­ca de ca­da clien­ta pa­ra po­der mejorar el di­se­ño de ce­jas, ojos y la­bios.

Co­lo­ri­me­tría y pig­men­to­lo­gía. De­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad quí­mi­ca de los pig­men­tos (mez­cla de los co­lo­res pri­ma­rios pa­ra ob­te­ner los di­fe­ren­tes to­nos de ma­rro­nes,

ro­jos,a ca­da los di­fe­ren­tes­clien­ta,ro­sas, na­ran­jas,es to­nos im­pres­cin­di­ble­de ne­gro...)piel dey co­no­cer la com­po­si­ción de los pig­men­tos a ni­vel del con­te­ni­do pa­ra po­der es­ta­bi­li­zar­los y neu­tra­li­zar­los adap­tán­do­los de la me­jor ma­ne­ra a ca­da piel. Factores co­mo el sol, el co­lor de piel, la com­po­si­ción quí­mi­ca y la ca­pa­ci­dad que tie­ne la piel de eli­mi­nar las to­na­li­da­des son muy im­por­tan­tes pa­ra evi­tar el cam­bio de co­lor en los di­se­ños de ce­jas, ojos y la­bios.

Tra­za­do. Es cla­ve pa­ra dar­le una ar­mo­nía al ros­tro de la clien­ta.

Im­plan­ta­ción del pig­men­to. Uno de los as­pec­tos que más preo­cu­pa a las pro­fe­sio­na­les es sa­ber cuál es la pro­fun­di­dad exac­ta. Si es de­ma­sia­do pro­fun­da se pro­du­ce

un san­gra­do que pro­vo­ca que el pig­men­to sal­ga y no se fi­je ade­cua­da­men­te y si es muy su­per­fi­cial cuan­do la piel se re­ge­ne­ra el pig­men­to des­apa­re­ce. Es por ello que cuan­do se rea­li­za el tra­ta­mien­to, la pre­ci­sión de la pro­fe­sio­nal es im­pres­cin­di­ble. Pa­ra ga­ran­ti­zar la fi­ja­ción del pig­men­to la piel del clien­te de­be te­ner una hi­dra­ta­ción óp­ti­ma.

Cui­da­dos­rea­li­zar­ber tono que que­dael cuan­do­post ser­vi­cio­más tra­ta­mien­to.os­cu­ro­se de­be­mos ter­mi­naal ele­gi- Tras sa-el do en la de­bi­do su­per­fi­ciea que y el la pig­men­to­cos­tra apa­re- es­tá ce en cues­tión de ho­ras. Una vez la cos­tra cae el pig­men­to pue­de des­apa­re­cer y es­to asus­ta mu­cho a la clien­ta, pe­ro en 15-30 días vuel­ve a sa­lir. Es por ello que los re­to­ques no son acon­se­ja­bles has­ta que ha­yan pa­sa­do en­tre 45-60 días, pa­ra que la piel ten­ga tiem­po ne­ce­sa­rio de re­ge­ne­rar­se y pue­da im­plan­tar­se co­rrec­ta­men­te el pig­men­to. Asi­mis­mo, la clien­ta de­be­rá cui­dar la zo­na con cre­ma des­pués del tra­ta­mien­to y no ras­car­se ni ex­po­ner­la al sol sin pro­tec­ción UVA.

Es­te ti­po de tra­ba­jos es muy ar­tís­ti­co. Por ello el pro­fe­sio­nal no só­lo de­be te­ner las no­cio­nes de co­lo­ri­me­tría, pig­men­to­lo­gía y vi­sa­gis­mo ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var­los a ca­bo, sino que de­be po­seer ade­más una par­te ar­tís­ti­ca pa­ra adap­tar y plas­mar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble to­dos los di­se­ños.

MAR­TA SAN­TIA­GO

For­ma­do­ra y so­por­te téc­ni­co de Atré­ve­te DC www.atre­ve­tedc.es 931 190 269

“La mi­cro­pig­men­ta­ción pue­de ser la so­lu­ción pa­ra que una no­via luz­ca unas ce­jas, unos ojos y unos la­bios per­fec­tos du­ran­te to­da la ce­re­mo­nia."

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.