Con­si­gue tu fi­gu­ra ideal con el dre­na­je lin­fá­ti­co

Esthetic World - - Editorial -

To­da no­via sue­ña con es­tar ra­dian­te en uno de los días más es­pe­cia­les e im­por­tan­tes de su vi­da. Y pa­ra con­se­guir­lo exis­ten tra­ta­mien­tos en­fo­ca­dos a cui­dar de su cuer­po y de su piel, pa­ra que se sien­ta be­lla y có­mo­da con su fi­gu­ra el día de su bo­da.

En­tre es­tos tra­ta­mien­tos en­con­tra­mos el dre­na­je lin­fá­ti­co, ya sea de for­ma ma­nual o a tra­vés de apa­ra­to­lo­gía, co­no­ci­do co­mo pre­so­te­ra­pia, una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra mejorar el as­pec­to de la piel y la si­lue­ta de la no­via.

¿En qué con­sis­te?

El dre­na­je lin­fá­ti­co y la pre­so­te­ra­pia bus­can eli­mi­nar to­xi­nas y for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­ne. Es­tas téc­ni­cas eli­mi­nan lí­qui­dos, me­jo­ran la cir­cu­la­ción y evi­tan que la lin­fa se acu­mu­le. Es­to se de­be a que el sis­te­ma lin­fá­ti­co, so­bre el que se ba­sa es­te ti­po de dre­na­je, ac­túa co­mo fil­tro pa­ra eli­mi­nar cier­to ti­po de re­si­duos que pue­den aca­bar da­ñan­do el or­ga­nis­mo. Con es­tas téc­ni­cas ayu­da­re­mos a mejorar pro­ble­mas co­mo la re­ten­ción de lí­qui­dos o la ce­lu­li­tis en­quis­ta­da. Ade­más, el dre­na­je lin­fá­ti­co no es só­lo un ex­ce­len­te tra­ta­mien­to de es­té­ti­ca an­ti­ce­lu­lí­ti­co exclusivo pa­ra mu­je­res, sino que ayu­da a adel­ga­zar y es una ex­ce­len­te te­ra­pia an­ti es­trés, al­go ideal pa­ra el rit­mo fre­né­ti­co de las no­vias an­tes del en­la­ce.

Una se­sión de dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual (DLM) de­be em­pe­zar en un am­bien­te se­reno y agra­da­ble, con una tem­pe­ra­tu­ra re­gu­la­da e idó­nea pa­ra la pa­cien­te. Una vez que es­té es­ti­ra­da se em­pie­za el ma­sa­je con un rit­mo len­to, pau­sa­do y re­pe­ti­ti­vo. En­ton­ces el es­pe­cia­lis­ta

Es­te tra­ta­mien­to de eli­mi­na­ción de to­xi­nas y lí­qui­dos pre­pa­ra la piel y el cuer­po de la no­via pa­ra el gran día.

ha­ce pre­sio­nes de em­pu­je, y tras ca­da fa­se de pre­sión hay una fa­se de re­la­ja­ción, en la que los va­sos lin­fá­ti­cos tie­nen tiem­po de lle­nar­se de nue­vo. Es­tos em­pu­jes de­ben ser lar­gos y len­tos, y no de­ben pro­du­cir do­lo­res o en­ro­je­ci­mien­tos en la piel.

Es im­por­tan­te que la du­ra­ción de la se­sión no ex­ce­da la ho­ra y me­dia, ya que es­te ti­po de ma­sa­je pro­du­ce una gran re­la­ja­ción que ha­ce que dis­mi­nu­ya el rit­mo car­día­co.

¿Có­mo se rea­li­za?

El Dre­na­je Lin­fá­ti­co Ma­nual (DLM) es un ma­sa­je:

Muy sua­ve y rít­mi­co.

Se ca­rac­te­ri­za por mo­vi­mien­tos en for­ma cir­cu­lar o es­pi­ral.

Se rea­li­za con las ma­nos y los de­dos por to­do el cuer­po.

Se ejer­ce una pre­sión mí­ni­ma so­bre la piel re­per­cu­tien­do de es­te mo­do so­bre los cen­tros de los gan­glios lin­fá­ti­cos.

Es­te tra­ta­mien­to, ade­más de pa­ra no­vias, es ideal pa­ra per­so­nas con va­ri­ces y mu­je­res em­ba­ra­za­das, ya que el dre­na­je permite que el cuer­po se va­ya pu­ri­fi­can­do po­co a po­co. El re­sul­ta­do prin­ci­pal de es­ta téc­ni­ca es un me­jor as­pec­to de la piel, lu­cien­do más ter­sa, y una dis­mi­nu­ción im­por­tan­te de la ce­lu­li­tis.

Una de las prin­ci­pa­les cau­sas por las que se lle­va a ca­bo es­te tra­ta­mien­to, ade­más de los bue­nos re­sul­ta­dos que se lo­gra en las pa­cien­tes, es la im­por­tan­cia que tie­ne la fun­ción del sis­te­ma lin­fá­ti­co al co­la­bo­rar con el sis­te­ma car­dio­cir­cu­la­to­rio y el san­guí­neo en la nu­tri­ción de las cé­lu­las de nues­tros te­ji­dos. Ade­más, ayu­da en el man­te­ni­mien­to del equi­li­brio de los flui­dos cor­po­ra­les y en el re­fuer­zo de nues­tras de­fen­sas an­te mi­cro­or­ga­nis­mos in­fec­cio­sos y agen­tes ex­tra­ños al or­ga­nis­mo. El equi­li­brio co­rrec­to de los lí­qui­dos ase­gu­ra al cuer­po un en­torno ade­cua­do en el que to­das las cé­lu­las pue­dan rea­li­zar sus fun­cio­nes de for­ma fa­vo­ra­ble.

Sus ven­ta­jas

Es­ti­mu­la el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio lin­fá­ti­co.

Me­jo­ra la cir­cu­la­ción y ate­núa la sen­sa­ción de pe­sa­dez y can­san­cio de las pier­nas.

Fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de to­xi­nas de for­ma na­tu­ral, y por eso es el com­ple­men­to ideal a los tra­ta­mien­tos re­duc­to­res.

Re­du­ce la hin­cha­zón y ayu­da a eli­mi­nar lí­qui­dos. Es ideal pa­ra la re­mo­de­la­ción cor­po­ral.

Con­tri­bu­ye a mejorar el flu­jo san­guí­neo y, co­mo con­se­cuen­cia, el tono y la fir­me­za de la piel.

Ade­más, a tra­vés de la ex­pe­rien­cia de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos, se ha com­pro­ba­do que las per­so­nas que se so­me­ten a es­ta te­ra­pia pier­den pe­so con ma­yor fa­ci­li­dad, re­du­cen no­ta­ble­men­te el vo­lu­men de sus mus­los y los to­ni­fi­can y ade­más re­la­jan su cuer­po.

Com­bi­nar con una bue­na ali­men­ta­ción

Pa­ra rea­li­zar es­te tra­ta­mien­to, es im­por­tan­te acom­pa­ñar­lo de una bue­na ali­men­ta­ción, ya que de lo con­tra­rio pue­de pro­du­cir­se un au­men­to de la fa­bri­ca­ción de to­xi­nas, un de­bi­li­ta­mien­to del sis­te­ma lin­fá­ti­co y un es­tan­ca­mien­to de la cir­cu­la­ción. Una si­tua­ción que lle­va al de­te­rio­ro de la piel y de la fi­gu­ra.

Es por eso que hay que lle­var una ali­men­ta­ción ade­cua­da que de­be­rá es­tar for­ma­da por una gran can­ti­dad de fru­tas y ver­du­ras, mu­cha agua y rea­li­zar ejer­ci­cio fre­cuen­te­men. Ade­más, se re­co­mien­da tam­bién to­mar com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les con an­ti­oxi­dan­tes, de­to­xi­fi­can­tes y pu­ri­fi­can­tes, y así los re­sul­ta­dos se­rán los es­pe­ra­dos.

Si es­te año la no­via va a ce­le­brar su bo­da, es re­co­men­da­ble que se reali­ce el dre­na­je lin­fá­ti­co con bas­tan­te tiem­po de an­te­la­ción pa­ra po­der cum­plir así to­dos sus ob­je­ti­vos. Y es que, por lo ge­ne­ral, son tra­ta­mien­tos de lar­ga du­ra­ción. Es acon­se­ja­ble ade­más em­pe­zar el tra­ta­mien­to con dos se­sio­nes a la se­ma­na, y a me­di­da que se avan­ce en el pro­ce­so se es­pa­cien las vi­si­tas al cen­tro.

NU­RIA SOTERAS

Di­rec­to­ra de Backs­ta­ge BCN www.backs­ta­gebcn.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.