Ol­ví­da­te del ve­llo con la de­pi­la­ción lá­ser

Esthetic World - - Editorial -

Eli­mi­nar el ve­llo de for­ma de­fi­ni­ti­va an­tes de la bo­da apor­ta mu­cha tran­qui­li­dad a la no­via. Pa­ra ello, de­fi­nir un ca­len­da­rio de se­sio­nes con an­te­la­ción me­jo­ra­rá los re­sul­ta­dos.

El ve­llo no desea­do es uno de los pro­ble­mas es­té­ti­cos más ex­ten­di­dos en­tre las mu­je­res, y una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de la no­via el día de su bo­da. Pa­ra ellas la de­pi­la­ción lá­ser pue­de ser una so­lu­ción.

La de­pi­la­ción lá­ser es un tra­ta­mien­to que uti­li­za ener­gía lu­mí­ni­ca pa­ra la eli­mi­na­ción del ve­llo no desea­do. És­ta se ba­sa en el prin­ci­pio de fo­to­ter­mó­li­sis se­lec­ti­va, a tra­vés del cual se des­tru­yen los fo­lícu­los del pe­lo sin da­ñar otras es­truc­tu­ras ve­ci­nas. La ener­gía de la luz es cap­ta­da por el pig­men­to del pe­lo que trans­for­ma la ener­gía lu­mí­ni­ca en ca­lor y des­tru­ye el fo­lícu­lo. De es­ta for­ma, y gra­dual­men­te, se con­si­gue evi­tar el cre­ci­mien­to del ve­llo.

Be­ne­fi­cios de la de­pi­la­ción lá­ser

La de­pi­la­ción lá­ser es uno de los tra­ta­mien­tos que más be­ne­fi­cios pre­sen­ta res­pec­to a otros mé­to­dos de de­pi­la­ción por di­ver­sas ra­zo­nes.:

Es un tra­ta­mien­to se­gu­ro. La de­pi­la­ción lá­ser en ma­nos ex­per­tas es un mé­to­do se­gu­ro que eli­mi­na el pe­lo y no da­ña la piel. No es una ra­dia­ción que se acu­mu­le en el cuer­po y por lo tan­to no tie­ne con­se­cuen­cias ni re­per­cu­sio­nes so­bre la sa­lud ge­ne­ral a cor­to, me­dio o lar­go pla­zo.

Ob­tie­ne re­sul­ta­dos efi­ca­ces. El lá­ser eli­mi­na y des­tru­ye de for­ma per­ma­nen­te, en la gran ma­yo­ría de pa­cien­tes, un al­to por­cen­ta­je del ve­llo tra­ta­do.

Es rá­pi­do y có­mo­do. Los re­sul­ta­dos­me­ra se­sión­se no­tany son des­de du­ra­de­ros.la priT­ras ca­da se­sión el pa­cien­te ya se sien­te de­pi­la­do. Pos­te­rior­men­te el pe­lo cre­ce más des­pa­cio, es más fino, más cla­ro y me­nos abun­dan­te.

Es un tra­ta­mien­to sua­ve y al­ta­men­te to­le­ra­do.

no­ta una le­ve y pa­sa­je­ra Só­lo sen- se sa­ción de ca­lor que se ate­núa con un sis­te­ma de ai­re frio que el equi­po lle­va in­cor­po­ra­do. En ca­sos ex­cep­cio­na­les y de mu­cha sen­si­bi­li­dad al do­lor se pue­de apli­car una cre­ma anes­té­si­ca lo­cal.

Es be­ne­fi­cio­so. Me­jo­ra el as­pec­to y la tex­tu­ra de la piel.

Es ren­ta­ble. La in­ver­sión de­pen­de de la ex­ten­sión de la zo­na a tra­tar, pe­ro el cos­te es siem­pre me­nor que la su­ma to­tal to­das las de­pi­la­cio­nes tra­di­cio­na­les, ade­más del aho­rro de tiem­po que con­lle­va.

Por otro la­do el tra­ta­mien­to con lá­ser eli­mi­na y des­tru­ye el pe­lo de for­ma per­ma­nen­te en un al­to por­cen­ta­je del ve­llo tra­ta­do y en la gran ma­yo­ría de pa­cien­tes. Se re­co­mien­da ha­cer al­gu­nas se­sio­nes de man­te­ni­mien­to a lar­go pla­zo pa­ra el po­si­ble ve­llo re­si­dual que pue­da per­ma­ne­cer. Ade­más, la de­pi­la­ción lá­ser pue­de tra­tar cual­quier zo­na del cuer­po que ten­ga el pe­lo apro­pia­do y es sus­cep­ti­ble de ser de­pi­la­da, co­mo pier­nas, ingles, axi­las, bra­zos, es­pal­da, el área fa­cial, etc. Es­te sis­te­ma es es­pe­cial­men­te útil en aque­llas zo­nas don­de se pro­du­cen in­to­le­ran­cias a la de­pi­la­ción tra­di­cio­nal co­mo en man­chas, fo­li­cu­li­tis o quis­tes.

Par­ti­cu­la­ri­da­des del tra­ta­mien­to

Los as­pec­tos de la de­pi­la­ción lá­ser que de­be­mos te­ner en cuen­ta an­tes del tra­ta­mien­to son:

Cuan­to más ne­gro sea el ve­llo, más rá­pi­da se­rá la res­pues­ta al tra­ta­mien­to.

noLa sión, eli­mi­na­ció­nes ya po­si­ble­que un en to­tal por­cen­ta­je­só­lo del una pe­lo­se- de ellos se en­cuen­tra en fa­se de des­can­so y ca­re­cen de co­lor. Es­to sig­ni­fi­ca que no es­tán en la fa­se de cre­ci­mien­to, que es la óp­ti­ma pa­ra rea­li­zar el tra­ta­mien­to con lá­ser.

Ge­ne­ral­men­te se ne­ce­si­tan va­rias se­sio­nes de tra­ta­mien­to pa­ra des­truir los pe­los que re­ini­cian su cre­ci­mien­to y se en­cuen­tran en la fa­se apro­pia­da pa­ra ser tra­ta­dos.

El nú­me­ro de se­sio­nes que re­quie­re un tra­ta­mien­to com­ple­to y el in­ter­va­lo de tiem­po en­tre se­sión y se­sión va­ría de una per­so­na a otra y de la zo­na que se pre­ten­de de­pi­lar. Se pue­de ha­blar de un nú­me­ro pro­me­dio de en­tre 6-8 se­sio­nes, y pos­te­rior­men­te al­gu­nas se­sio­nes de man­te­ni­mien­to pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo fi­nal.

Cual­quier zo­na del cuer­po que ten­ga el pe­lo apro­pia­do es sus­cep­ti­ble de ser de­pi­la­da (co­mo pier­nas, ingles, axi­las, bra­zos, es­pal­da, área fa­cial, etc.)

Ti­pos de tra­ta­mien­tos

Pa­ra eli­mi­nar el pe­lo no desea­do de raíz, en cual­quier par­te del cuer­po y pa­ra cual­quier ti­po de piel (blan­ca, mo­re­na o sen­si­ble) se uti­li­zan prin­ci­pal­men­te dos equi­pos de de­pi­la­ción lá­ser: el Lá­ser Ale­jan­dri­ta y la Luz Pul­sa­da In­ten­sa.

Luz Pul­sa­da In­ten­sa. Es­te tra­ta­mien­to es­tá ba­sa­do en la emi­sión con­tro­la­da de pul­sos de luz a la su­per­fi­cie de la piel, con los que se con­si­gue una de­pi­la­ción per­ma­nen­te. Es­tos pul­sos pe­ne­tran en la epi­der­mis y son ab­sor­bi­dos por la me­la­ni­na en el ve­llo con­te­ni­do en el fo­lícu­lo. La me­la­ni­na con­vier­te la ener­gía de la luz en ca­lor y es­te ca­lor se trans­fie­re al fo­lícu­lo pi­lo­so, el cual es des­trui­do e in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra pro­du­cir nue­vo ve­llo. El lá­ser Ale­jan­dri­ta de 755nn es más po­ten­te, por lo que permite re­du­cir la du­ra­ción de los tra­ta­mien­tos de de­pi­la­ción lá­ser. Se tra­ta de una luz muy in­ten­sa que lo­gra al­can­zar una pe­ne­tra­ción más pro­fun­da y que ac­túa de for­ma se­lec­ti­va, con­cen­tran­do to­da su ener­gía en aque­llas zo­nas de la piel de co­lor ne­gro (co­mo el de la raíz del ve­llo que es­tá cre­cien­do) y des­tru­yén­do­las sin cau­sar nin­gún da­ño. El lá­ser de Ale­jan­dri­ta es el más po­ten­te y más rá­pi­do, ade­más de ser el más ver­sá­til, por lo que permite adap­tar­se a las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da pa­cien­te.

De­pi­la­ción lá­ser es­pe­cial pa­ra no­vias

Con­vie­ne in­di­car que pa­ra las no­vias que van a ca­sar­se, se re­co­mien­da rea­li­zar el tra­ta­mien­to lá­ser con va­rios me­ses de an­te­la­ción, pa­ra dar es­pa­cio su­fi­cien­te a la piel de la zo­na tra­ta­da a re­cu­pe­rar­se por com­ple­to. Hay que des­ta­car tam­bién la im­por­tan­cia de que la piel que se va­ya a tra­tar no es­té pre­via­men­te bron­cea­da -al­go que acos­tum­bra a pa­sar en las no­vias-, ya que en es­te ca­so no se re­co­mien­da usar el lá­ser pa­ra evi­tar los efec­tos se­cun­da­rios. Lo ideal es que el tra­ta­mien­to se em­pie­ce de seis me­ses a un año an­tes de la bo­da, pa­ra que ha­ya tiem­po de ha­cer un nú­me­ro su­fi­cien­te de se­sio­nes que per­mi­tan que el pe­lo ya es­té mi­ni­mi­za­do y los re­sul­ta­dos sean sa­tis­fac­to­rios pa­ra la pa­cien­te.

Re­co­men­da­cio­nes

An­tes de ini­ciar un tra­ta­mien­to de de­pi­la­ción lá­ser, es im­por­tan­te se­guir una se­rie de re­co­men­da­cio­nes y con­se­jos pa­ra con­se­guir unos re­sul­ta­dos óp­ti­mos.

No hay que ex­po­ner­se al sol (ni a las ca­bi­nas de ra­yos UVA) las cua­tro y cin­co se­ma­nas pre­vias a la se­sión de de­pi­la­ción lá­ser.

Es muy im­por­tan­te pro­te­ger la piel con pro­tec­ción so­lar con al­to ín­di­ce de fo­to­pro­tec­ción si la zo­na a de­pi­lar que­da ex­pues­ta, co­mo es el ca­so del ros­tro en la de­pi­la­ción fa­cial.

No se pue­den uti­li­zar au­to­bron­cea­do­res días an­tes de la se­sión lá­ser.

No se de­be ra­su­rar la zo­na que se va a de­pi­lar con lá­ser a po­cos días del tra­ta­mien­to.

Tam­po­co se de­be de­pi­lar la zo­na a tra­tar con téc­ni­cas de trac­ción (pin­zas, ce­ra o ma­qui­ni­llas), ya que arran­can el pe­lo de raíz y se ne­ce­si­ta que el pe­lo ha­ya sa­li­do pa­ra que el tra­ta­mien­to sea efi­caz.

Hay que acu­dir a la con­sul­ta con la zo­na a tra­tar lim­pia y sin ha­ber­se apli­ca­do nin­gún pro­duc­to cos­mé­ti­co, maquillaje, tó­ni­co, co­lo­nia, etc.

Se de­be co­men­tar al mé­di­co o pro­fe­sio­nal que le atien­da: cual­quier en­fer­me­dad que se pa­dez­ca o si se es­tá to­man­do al­gún me­di­ca­men­to; si tie­ne al­gu­na aler­gia co­no­ci­da; an­te­ce­den­tes de her­pes o al­gún tras­torno re­la­cio­na­do con la ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das.

No se po­drá rea­li­zar un tra­ta­mien­to de de­pi­la­ción lá­ser si se es­tá en tra­ta­mien­to con iso­tre­ti­noi­na.

Los úni­cos ca­sos dón­de no se re­co­mien­da la de­pi­la­ción lá­ser es en pie­les con un bron­cea­do re­cien­te o in­ten­so, en pie­les muy os­cu­ras, en pie­les con de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas y en mu­je­res em­ba­ra­za­das.

La de­pi­la­ción lá­ser es un sis­te­ma muy efi­caz pa­ra aca­bar con el ve­llo no desea­do. No obs­tan­te, se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to mé­di­co y por tan­to, de­be rea­li­zar­se ba­jo la su­per­vi­sión de pro­fe­sio­na­les ex­per­tos que ga­ran­ti­cen la seguridad de es­te tra­ta­mien­to, sin da­ñar la piel.

DRA. RA­QUEL AN­DREU

Li­cen­cia­da en Ci­ru­gía y Me­di­ci­na, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Es­té­ti­ca y Coor­di­na­do­ra de la Pla­ta­for­ma Lá­ser de IDERMA. www.iderma.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.