Ma­nos im­pe­ca­bles pa­ra el no­vio

Esthetic World - - Editorial -

De ca­ra al día de la bo­da la no­via sue­le cui­dar su ima­gen per­so­nal al mí­ni­mo de­ta­lle, y es­ta ten­den­cia se ha ex­ten­di­do en los úl­ti­mos años tam­bién a los no­vios. Es­tos, aún en un dis­cre­to se­gun­do plano, aca­pa­ran tam­bién mu­chas fo­tos y mi­ra­das de fa­mi­lia­res y ami­gos en ese día tan es­pe­cial.

Y es que el cui­da­do de las ma­nos es tan­to pa­ra las no­vias co­mo los no­vios un as­pec­to cla­ve, ya que esas ma­nos im­pe­ca­bles no só­lo re­ci­bi­rán el ani­llo nup­cial, sino que aca­pa­ra­rán to­dos los flas­hes. Y un as­pec­to fun­da­men­tal en ese cui­da­do es la ma­ni­cu­ra.

En la an­ti­gue­dad las ma­nos ás­pe­ras en los hom­bres era sím­bo­lo de vi­ri­li­dad y de tra­ba­jo du­ro, pe­ro hoy en día és­ta ya no es una ra­zón pa­ra no cui­dar­las. Al con­tra­rio, unas ma­nos cui­da­das en la ac­tua­li­dad es si­nó­ni­mo de aten­ción por el as­pec­to per­so­nal y es ya tan im­por­tan­te pa­ra los hom­bres co­mo un buen cor­te de pe­lo.

A con­ti­nua­ción, os pre­sen­ta­mos al­gu­nos de los tra­ta­mien­tos y con­se­jos ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar un cui­da­do perfecto de las ma­nos de los no­vios.

Lu­cir unas ma­nos cui­da­das ya no es exclusivo só­lo de las no­vias, ellos tam­bién desean aca­pa­rar to­dos los flas­hes.

Tra­ta­mien­tos pa­ra ma­nos

Hoy en día la ma­ni­cu­ra pa­ra los hom­bres tie­ne dos fi­na­li­da­des:

El cui­da­do de la piel. Pa­ra ello se re­co­mien­da rea­li­zar una ma­ni­cu­ra spa, que con­sis­te en la ex­fo­lia­ción de la piel y en la apli­ca­ción de una mas­ca­ri­lla o cre­ma hi­dra­tan­te. Si la piel de las ma­nos es­tá muy se­ca se pue­de am­pliar el ser­vi­cio con un ba­ño de pa­ra­fi­na. Así, ade­más de que la piel luz­ca más sua­ve y bri­llan­te, el efec­to del ca­lor se­rá re­la­jan­te y be­ne­fi­cio­sa pa­ra los múscu­los de las ma­nos del no­vio.

El En pre­fe­ren­te­men­tey no cui­da­does­te re­don­da­ca­so de seu uñas ova­la­da,de­been li­mar for­may cu­tí­cu­las.ya la que rec­ta uña­la for­ma­te. Ade­más, rec­ta es da pre­fe­ri­bleun to­que no ele­gan-li­mar las uñas muy cor­tas, de­jan­do siem­pre un mi­lí­me­tro má­xi­mo de bor­de li­bre. A con­ti­nua­ción, se eli­mi­na la piel se­ca y des­pren­di­da con el ali­ca­te y se pu­le la uña.

Asi­mis­mo, es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que a mu­chos hom­bres no les gus­ta el pu­li­do de las uñas con mu­cho bri­llo. Si es el ca­so se le pue­de apli­car un top coat con aca­ba­do ma­te. Lo im­por­tan­te es que la uña se vea lim­pia y no ne­ce­sa­ria­men­te bri­llan­te.

¿Cuán­do rea­li­zar el ser­vi­cio?

La ma­ni­cu­ra pue­de rea­li­zar­se unos días an­tes de la ce­re­mo­nia. Pe­ro lo ideal es que los hom­bres reali­cen una vi­si­ta pre­via al cen­tro pa­ra que se so­me­tan a una eva­lua­ción de las ma­nos. Es­ta vi­si­ta pre­via per­mi­ti­ría que en el ca­so de que la piel o las cu­tí­cu­las del no­vio es­tén muy re­se­cas se pue­da rea­li­zar una ma­ni­cu­ra ex­tra al del dia de la bo­da. Por otro la­do, tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de que el no­vio ten­ga al­gún pro­ble­ma en las uñas, co­mo por ejem­plo oni­co­fa­gia, pso­ria­sis, etc. En es­tos ca­sos la ma­ni­cu­ris­ta po­drá re­co­men­dar el tra­ta­mien­to ade­cua­do pa­ra mejorar la ca­li­dad de las uñas an­tes de la bo­da. Ade­más, en es­ta vi­si­ta pre­via se pue­de acon­se­jar al no­vio los pro­duc­tos a uti­li­zar en ca­sa pa­ra ex­ten­der los efec­tos de la ma­ni­cu­ra, co­mo la cre­ma hi­dra­tan­te, el acei­te de cu­tí­cu­las y, en ca­so ne­ce­sa­rio, un en­du­re­ce­dor con aca­ba­do ma­te y/o es­mal­te an­ti-es­trías.

Re­co­men­da­cio­nes

Es muy co­mún que los no­vios pre­sen­ten la piel de las ma­nos y las cu­tí­cu­las muy se­cas. En es­te ca­so es con­ve­nien­te re­co­men­dar­le al clien­te el uso pre­vio de una cre­ma hi­dra­tan­te y de un buen acei­te de cu­tí­cu­las, pre­fe­ren­te­men­te or­gá­ni­co, y es­pe­cial pa­ra uñas y cu­tí­cu­las, por lo me­nos una se­ma­na an­tes de la ce­re­mo­nia.

Exis­ten mu­chos pro­duc­tos en el mer­ca­do es­pe­cia­les pa­ra el cui­da­do de las ma­nos de los hom­bres. De he­cho, hoy en día ca­si to­das las mar­cas de pro­duc­tos pa­ra ca­ba­lle­ro ofre­cen una bue­na cre­ma hi­dra­tan­te pa­ra ma­nos. Pe­ro el acei­te de uñas pa­ra hom­bres es di­fe­ren­te, por­que la ca­li­dad es de su­ma im­por­tan­cia. El acei­te pa­ra uñas y cu­tí­cu­la de­be­rá ser or­gá­ni­co y no mi­ne­ral, pa­ra ase­gu­rar la efec­ti­vi­dad del pro­duc­to. Fi­nal­men­te, de­be­mos re­cor­dar al no­vio que el acei­te es pa­ra las uñas lo que la cre­ma es pa­ra el ros­tro y por lo tan­to no es só­lo exclusivo pa­ra mu­je­res, sino tam­bién pa­ra hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.