Maquillaje es­pe­cial ma­dri­nas

La edad y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la piel de­ter­mi­nan el maquillaje que me­jor sien­ta a ca­da ma­dri­na. Os ofre­ce­mos al­gu­nos con­se­jos y cui­da­dos pa­ra ma­qui­llar y re­sal­tar las pie­les más ma­du­ras.

Esthetic World - - Editorial -

Ser ma­dri­na en una bo­da es si­nó­ni­mo de con­ver­tir­se en el cen­tro de aten­ción jun­to a los no­vios, por ello to­dos los de­ta­lles son im­por­tan­tes pa­ra que luz­ca per­fec­ta. Y, sin du­da, una bue­na elec­ción en el maquillaje se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra que bri­lle en un día tan es­pe­cial.

Co­mo pro­fe­sio­na­les, de­be­mos lo­grar un look ele­gan­te y fiel al es­ti­lo per­so­nal de ca­da ma­dri­na. Pa­ra ello, de­be­mos dar con un maquillaje que le per­mi­ta es­tar ra­dian­te y en el que lo­gre­mos re­sal­tar su be­lle­za, con­si­guien­do siem­pre un as­pec­to re­ju­ve­ne­ce­dor y fres­co.

Pa­sos a se­guir

En pri­mer lu­gar, de­be­mos te­ner muy pre­sen­te si se tra­ta de una bo­da de ma­ña­na o de tar­de, ya que la ilu­mi­na­ción se­rá un fac­tor de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de de­fi­nir la in­ten­si­dad del maquillaje en la piel, los ojos y los la­bios. Una vez se­pa­mos es­te da­to podemos em­pe­zar a tra­ba­jar el ros­tro.

Pre-ba­se y correcciones

Co­men­za­re­mos apli­can­do una pre-ba­se ali­san­te pa­ra ate­nuar las arru­gas y de­jar una piel más ju­go­sa; des­pués usa­re­mos un buen con­torno de ojos an­ti­arru­gas. A con­ti­nua­ción, in­ten­ta­re­mos ocul­tar po­si­bles man­chas apli­can­do un co­rrec­tor li­ge­ro en la zo­na del con­torno de ojos pa­ra evi­tar so­bre­car­gar la zo­na de las oje­ras y las po­si­bles pa­tas de ga­llo.

Ba­se

Es muy im­por­tan­te que eli­ja­mos tam­bién una ba­se li­ge­ra y sin gra­sa pa­ra ofre­cer un re­sul­ta­do na­tu­ral y re­ju­ve­ne­ce­dor, fi­na­li­zán­do­lo con pol­vos trans­lu­ci­dos de ma­ne­ra su­til y sin ex­ce­sos. No es re­co­men­da­ble usar una ca­pa muy grue­sa, así co­mo tam­po­co uti­li­zar ba­ses den­sas o sa­ti­na­das, pa­ra no acen­tuar las arru­gas.

Ojos

Lle­ga­mos a una par­te muy im­por­tan­te de to­do maquillaje, los ojos. En el ca­so de las ma­dri­nas, pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos que rea­li­zar al­gu­nas correcciones pre­vias, aun­que siem­pre muy su­ti­les, pa­ra ele­var al­gún pár­pa­do caí­do o hun­di­do. Pa­ra ello siem­pre in­ten­ta­re­mos ha­cer la co­rrec­ción por en­ci­ma del pár­pa­do mó­vil, rea­li­zan­do un sua­ve de­gra­da­do. En cuan­to a los to­nos a usar, los que más les sue­len fa­vo­re­cer son los gri­ses y lo ma­rro­nes, así co­mo los to­nos pastel pa­ra las zo­nas más cla­ras co­mo iri­sa­dos, nu­de, vai­ni­lla o ro­sas que dan un as­pec­to muy lu­mi­no­so y na­tu­ral.

Por otro la­do, pa­ra la lí­nea de agua o in­fe­rior del ojo lo me­jor es uti­li­zar per­fi­la­do­res con to­nos ver­des, azu­les, gri­ses y ma­rro­nes que le den al ojo un efec­to de ca­li­dez y fres­cu­ra. Asi­mis­mo, de­be­mos evi­tar mar­car la lí­nea del ojo con eye­li­ner o lá­pi­ces muy os­cu­ros, ya que con ello con­se­gui­re­mos en­du­re­cer aún más la mi­ra­da. Y fi­nal­men­te, pa­ra las pes­ta­ñas podemos op­tar por apli­car pes­ta­ñas pos­ti­zas de gru­pos en la par­te ex­te­rior del ojo pa­ra ele­var y po­ten­ciar la mi­ra­da.

Ce­jas

Las ce­jas son un pun­to que de­be­mos te­ner tam­bién muy pre­sen­tes, ya que con la edad se van des­po­blan­do y son una par­te muy im­por­tan­te en la mi­ra­da y el ros­tro. Por ello, pa­ra las ma­dri­nas de­fi­ni­re­mos la for­ma de las ce­jas con som­bra o lá­piz es­pe­cí­fi­co, sin lle­gar a re­mar­car de­ma­sia­do pa­ra no en­du­re­cer el ros­tro.

Ru­bor

En es­te ele­men­to del maquillaje, los to­nos que más les fa­vo­re­cen sue­len ser el me­lo­co­tón o tie­rra, siem­pre evi­tan­do uti­li­zar to­nos de­ma­sia­do in­ten­sos. Ade­más, los ru­bo­res en cre­ma fun­cio­nan muy bien pa­ra es­te ti­po de pie­les.

La­bial

Pa­ra la­bia­les lo ideal son los to­nos cla­ros o neu­tros pa­ra di­si­mu­lar las arru­gas de las co­mi­su­ras, aun­que tam­bién sue­len gus­tar los to­nos fuer­tes. En es­te ca­so es pre­fe­ri­ble apli­car la­bia­les ma­te y uti­li­zar per­fi­la­do­res que no sean muy gra­sos. Por úl­ti­mo, evi­te­mos uti­li­zar el gloss pa­ra es­te ti­po de maquillaje.

ÁNGELES ABEL PINA

Ma­qui­lla­do­ra pro­fe­sio­nal y pro­pie­ta­ria del cen­tro Ma­rian cen­tro de es­té­ti­ca. www.an­ge­le­sa­bel.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.