Cui­da­dos pa­ra pro­te­ger tu piel del sol

Cui­da­dos pa­ra pro­te­ger

Esthetic World - - Sumario -

Lle­ga el buen tiem­po y es ne­ce­sa­rio con­cien­ciar­nos so­bre la im­por­tan­cia de la pro­tec­ción so­lar, así co­mo de los cui­da­dos ex­tras que de­be­mos dar a nues­tra piel es­tos me­ses. Te da­mos al­gu­nas cla­ves.

la piel tie­ne me­mo­ria, per­do­na la que­ma­du­ra so­lar, pe­ro no ol­vi­da. Por ello es fun­da­men­tal una bue­na pro­tec­ción. Y aho­ra que es­ta­mos en pri­ma­ve­ra y que los días so­lea­dos son más lar­gos, es ne­ce­sa­rio que to­me­mos al­gu­nas pre­cau­cio­nes pa­ra que nues­tra piel no su­fra.

El sol y sus con­se­cuen­cias so­bre la piel

La pri­me­ra con­se­cuen­cia de una ex­po­si­ción re­pe­ti­da a los ra­yos del sol sin pro­tec­ción es el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to. Ade­más de la ace­le­ra­ción de los sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to, la ra­dia­ción so­lar in­ci­de so­bre la der­mis pu­dien­do cau­sar di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías. Las aler­gias, la der­ma­ti­tis, la fo­to­der­ma­to­sis y la fo­to­sen­si­bi­li­za­ción de la piel se in­cre­men­tan con la lle­ga­da del buen tiem­po al es­tar más ex­pues­tos a los ra­yos UVA, que da­ñan el DNA ce­lu­lar y afec­tan a las pie­les más fo­to­sen­si­bles.

Otra de las con­se­cuen­cias, ya men­cio­na­das, es la fo­to­der­ma­to­sis, una erup­ción cu­tá­nea des­en­ca­de­na­da por los ra­yos UVA, que afec­ta con­cre­ta­men­te a las mu­je­res. Exis­ten dos ti­pos: fo­to­der­ma­to­sis es­ti­val be­nig­na (apa­re­ce a par­tir de la pri­me­ra ex­po­si­ción a la ra­dia­ción so­lar) y la fo­to­der­ma­to­sis po­li­mor­fa (és­ta sub­sis­te con ca­da ex­po­si­ción al sol y pue­de im­pac­tar tan­to en zo­nas ex­pues­tas co­mo en no ex­pues­tas). Y por úl­ti­mo, la ex­po­si­ción re­pe­ti­da al sol tam­bién pue­de pro­vo­car fo­to­sen­si­bi­li­za­ción. Al­gu­nos me­di­ca­men­tos, plan­tas y perfumes pue­den ser res­pon­sa­bles de reacciones cu­tá­neas, vin­cu­la­das en un 75% con la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción UVA. Es­te pro­ble­ma se ex­pre­sa con reacciones in­fla­ma­to­rias agu­das, de­no­mi­na­das fo­to­to­xi­ci­dad, o por reacciones de hi­per­sen­si­bi­li­dad tar­día, lla­ma­das fo­to­aler­gias.

Có­mo ele­gir un buen fil­tro so­lar

La elec­ción de un pro­tec­tor so­lar co­rrec­to es el pri­mer paso pa­ra cui­dar la piel y pre­ve­nir la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des dér­mi­cas. El uso del fil­tro so­lar de­be ser dia­rio, los 365 días del año, y es un ele­men­to im­pres­cin­di­ble con la lle­ga­da del buen tiem­po.

En­tre las con­si­de­ra­cio­nes que de­be­mos te­ner en cuen­ta pa­ra la elec­ción de un buen fil­tro so­lar en­con­tra­mos:

Un buen fil­tro so­lar no só­lo de­be pro­te­ger de los ra­yos UVB (res­pon­sa­bles de los da­ños in­me­dia­tos so­bre la piel, co­mo las que­ma­du­ras), sino tam­bién de los ra­yos UVA (da­ños en el DNA de la piel, las cé­lu­las, los va­sos y los te­ji­dos).

Se re­co­mien­da es­co­ger fil­tros fí­si­cos, no quí­mi­cos e inor­gá­ni­cos que re­bo­ten los ra­yos UV an­tes que sean ab­sor­bi­dos por la piel. Es­te ti­po de fil­tros se co­no­cen co­mo “Sun­block”.

Evi­tar los fil­tros so­la­res que con­ten­gan PABA en su for­mu­la­ción, pues el áci­do pa­ra-ami­no­ben­zoi­co pue­de cau­sar da­ño ce­lu­lar y hay una ma­yor in­ci­den­cia de aler­gias re­la­cio­na­das con el uso de PABA y de­ri­va­dos.

De­ben ser pro­duc­tos es­ta­bles an­te el ca­lor (fo­to­es­ta­bles).

Se acon­se­ja es­co­ger pro­duc­tos de apli­ca­ción sen­ci­lla y có­mo­da pa­ra fo­men­tar la reapli­ca­ción fre­cuen­te del fil­tro.

Cui­da­do con los pro­tec­to­res se­cun­da­rios, aque­llos que in­clu­yen re­cla­mos pu­bli­ci­ta­rios so­bre pro­tec­ción so­lar, pe­ro cu­yo co­me­ti­do prin­ci­pal no es pro­te­ger la piel del sol (por ejem­plo, las cre­mas hi­dra­tan­tes con SPF15).

Nu­trien­tes que pro­te­gen la piel del sol

La pig­men­ta­ción de la piel es fun­da­men­tal co­mo agen­te fo­to­pro­tec­tor, ya que la me­la­ni­na cum­ple la fun­ción de ab­sor­ber las ra­dia­cio­nes UV y es ade­más un po­ten­te an­ti­ra­di­cal. Por ello, pa­ra pro­te­ger la piel se ne­ce­si­ta es­ti­mu­lar la sín­te­sis de me­la­ni­na, es de­cir, au­men­tar la can­ti­dad de me­la­ni­na den­tro de los me­la­no­ci­tos y fa­vo­re­cer su co­rrec­ta dis­tri­bu­ción a ni­vel epi­dér­mi­co.

Exis­ten una se­rie de nu­trien­tes bá­si­cos que ayu­dan a la pro­tec­ción cu­tá­nea y ac­túan di­rec­ta­men­te so­bre la me­la­ni­na de la piel. Es­tos son:

Q10: es­te nu­trien­te es el pri­mer an­ti­oxi­dan­te en de­gra­dar­se en la piel por la acción del sol. De ahí la im­por­tan­cia de to­mar ali­men­tos que lo con­ten­gan. El Q10 es un an­ti­oxi­dan­te que es­tá pre­sen­te de for­ma na­tu­ral en el pes­ca­do, el ma­ris­co, las es­pi­na­cas y las nue­ces. Al con­su­mir es­tos ali­men­tos apor­ta­mos a la der­mis un su­ple­men­to bá­si­co pa­ra re­for­zar la pro­tec­ción na­tu­ral de la piel.

Be­ta­ca­ro­te­nos: es­te nu­trien­te se con­si­de­ra uno de los ele­men­tos pre­cur­so­res más im­por­tan­tes de la Vi­ta­mi­na A y por ello se le co­no­ce tam­bién co­mo pro-vi­ta­mi­na A. Ayu­da a man­te­ner la piel sa­na, evi­tan­do los da­ños de la ra­dia­ción so­lar. Es­ta sus­tan­cia abun­da en la ca­la­ba­za, las za­naho­rias, los me­lo­co­to­nes, al­ba­ri­co­ques, la pa­pa­ya, los pi­mien­tos. Aun­que tam­po­co con­vie­ne ex­ce­der­se en su con­su­mo, por­que pue­de su­po­ner una so­bre­do­sis de Vi­ta­mi­na A que pue­de ser da­ñi­na pa­ra el hí­ga­do, en­tre otros pro­ble­mas.

Vi­ta­mi­na C: tra­ba­ja con la fo­to­pro­tec­ción na­tu­ral de la piel, ayu­dan­do a equi­li­brar la res­pues­ta in­fla­ma­to­ria del cuer­po, a los me­ca­nis­mo an­ti­oxi­dan­tes y la ac­ti­vi­dad apop­tó­ti­ca sa­lu­da­ble. La Vi­ta­mi­na C pue­de en­con­trar­se de for­ma abun­dan­te en fru­tas cí­tri­cas, co­li­flor, es­pi­na­cas, etc. La fuen­te prin­ci­pal de áci­do as­cór­bi­co es la ma­yo­ría de fru­tas y ver­du­ras.

Su­ple­men­tos ora­les: Es ne­ce­sa­rio con­tar con un re­fuer­zo oral que su­ple­men­te la efec­ti­vi­dad de los pro­tec­to­res so­la­res tó­pi­cos, pro­te­gien­do así to­da la su­per­fi­cie cu­tá­nea.

Asi­mis­mo, exis­ten otros ac­ti­vos que se re­co­mien­da in­cluir en la die­ta en tem­po­ra­das de ma­yor ex­po­si­ción so­lar co­mo: Vi­ta­mi­na A, Vi­ta­mi­na E, Vi­ta­mi­na C, Ro­me­ro, Cúr­cu­ma, Té Ver­de, Se­mi­llas de uva, Vi­ta­mi­na D3, Áci­do hia­lu­ró­ni­co. Ade­más, lo ideal es ali­men­tar­se y usar su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes, que son los alia­dos más im­por­tan­tes pa­ra pre­ve­nir el da­ño de la ra­dia­ción UV y ayu­dan a las cé­lu­las a pro­te­ger­se de los eri­te­mas.

Com­bi­na­ción pe­li­gro­sa: sol + me­di­ca­men­tos o perfumes

La to­ma de de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos o la apli­ca­ción de un cos­mé­ti­co o per­fu­me pue­de ser el cau­san­te de reacciones ad­ver­sas so­bre la piel (hi­per­sen­si­bi­li­da­des, in­fla­ma­cio­nes, etc). Exis­ten me­di­ca­men­tos y de­ter­mi­na­dos cos­mé­ti­cos que con­tie­nen agen­tes fo­to­reac­ti­vos ca­pa­ces de in­du­cir reacciones de fo­to­to­xi­ci­dad, si se to­ma el sol mien­tras se con­su­men.

Al­gu­nos de es­tos me­di­ca­men­tos fo­to­sen­si­bi­li­zan­tes son: anes­té­si­cos lo­ca­les, an­ti­con­cep­ti­vos ora­les, an­ti­de­pre­si­vos, an­ti­his­ta­mí­ni­cos, an­ti­sép­ti­cos, ben­zo­dia­ce­pi­nas, la­xan­tes o diu­ré­ti­cos, en­tre otros. Ade­más, exis­ten otros pro­duc­tos fo­to­tó­xi­cos co­mo al­gu­nos co­lo­ran­tes, perfumes, esen­cias de li­món o la­van­da que pue­den lle­gar a pro­du­cir reacciones ad­ver­sas.

Fi­nal­men­te, ca­be in­di­car que el ase­so­ra­mien­to de los ex­per­tos en for­mu­la­ción y vía tó­pi­ca pa­ra re­vi­sar com­po­si­cio­nes, in­di­ca­cio­nes y tra­ta­mien­tos a se­guir es lo úni­co que pue­de ga­ran­ti­zar el pro­ce­so glo­bal de ade­cua­ción, efec­ti­vi­dad y se­gu­ri­dad de los tra­ta­mien­tos en la piel.

in­ma­cu­la­da can­ter­la Di­rec­to­ra de Cos­me­ceu­ti­cal Cen­ter. www.cos­me­ceu­ti­cal­cen­ter.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.