Mi­cro­bla­ding pa­ra ce­jas II

Esthetic World - - Sumario -

Te con­ta­mos más se­cre­tos so­bre la úl­ti­ma téc­ni­ca en ma­qui­lla­je se­mi­per­ma­nen­te rea­li­za­do pe­lo a pe­lo, que te brin­da la opor­tu­ni­dad de lu­cir unas ce­jas na­tu­ra­les y per­fec­tas.

el mi­cro­bla­ding de ce­jas es una ra­ma del ma­qui­lla­je se­mi­per­ma­nen­te que per­mi­te lu­cir unas ce­jas per­fec­tas, tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res, gra­cias a su na­tu­ra­li­dad.

Pe­ro es­ta téc­ni­ca no es tan nue­va co­mo pen­sa­mos, ya que tie­ne sus orí­ge­nes en el con­ti­nen­te asiá­ti­co, en­tre los si­glos XVIII y XIX, en un pro­ce­di­mien­to que uti­li­za só­lo agu­jas y pig­men­tos, sin que in­ter­ven­ga nin­gu­na má­qui­na.

¿En qué con­sis­te?

Es­ta téc­ni­ca se ba­sa en im­plan­tar pig­men­tos es­té­ri­les en la piel con la ayu­da de un té­bo­ri (plu­ma) y las agu­jas que se co­lo­can en la pun­ta. El té­bo­ri no va en­gan­cha­do a la co­rrien­te, al con­tra­rio que el der­mó­gra­fo de mi­cro­pig­men­ta­ción. Es por ello que la pre­ci­sión de la mano pa­ra rea­li­zar la téc­ni­ca es muy im­por­tan­te.

Es un pro­ce­di­mien­to que por fá­cil que pa­rez­ca lle­va mu­cho tiem­po de es­tu­dio, pa­ra no da­ñar la piel de la clien­ta, de­bi­do a lo fá­cil que re­sul­ta pro­vo­car un cor­te pro­fun­do con es­te uten­si­lio. La pre­ci­sión es­tá en mar­car lo su­fi­cien­te ca­da pe­lo, sin que es­to pro­vo­que un san­gra­do, pa­ra que la ci­ca­tri­za­ción sea lo más su­per­fi­cial po­si­ble y el pig­men­to que­de bien im­plan­ta­do.

Una ten­den­cia en au­ge

Des­de ha­ce unos años el mi­cro­bla­ding es­tá co­gien­do mu­cha im­por­tan­cia en Eu­ro­pa gra­cias a los bue­nos re­sul­ta­dos que es­tá ofre­cien­do. Y ca­da vez hay más de­man­da de es­ta téc­ni­ca, tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res, so­bre to­do en aque­llas per­so­nas que pre­sen­tan las ce­jas po­co po­bla­das o alo­pe­cias par­cia­les o com­ple­tas. La si­mu­la­ción del pe­lo a tra­vés del cor­te que pro­vo­can las agu­jas del te­bo­rí nos per­mi­te te­ner exac­ti­tud en el di­se­ño del pe­lo, pre­sen­tán­do­lo lo más pa­re­ci­do po­si­ble a uno real.

Los pe­los que se di­bu­jan con es­ta téc­ni­ca son perfectos, na­tu­ra­les e im­per­cep­ti­bles, per­mi­tien­do rea­li­zar tra­ba­jos de ce­jas par­cia­les o to­ta­les. Es­tos tra­ba­jos tam­bién se pue­den com­ple­men­tar con la téc­ni­ca del sha­dow, que es un som­brea­do muy su­til que ayu­da a crear más in­ten­si­dad en las zo­nas que lo ne­ce­si­tan. Y con ella la sa­tis­fac­ción de los clien­tes es to­tal.

Re­qui­si­tos

En es­ta téc­ni­ca la sa­tu­ra­ción del pig­men­to de­be rea­li­zar­la una pro­fe­sio­nal, ya que en es­te ca­so no con­ta­mos con la po­ten­cia de la má­qui­na de mi­cro­pig­men­ta­ción pa­ra im­plan­tar el pig­men­to. Es por ello que tan­to la con­sis­ten­cia del pro­duc­to co­mo la can­ti­dad de pig­men­to que de­be­mos de­po­si­tar en ca­da pe­lo es im­pres­cin­di­ble pa­ra un buen re­sul­ta­do.

Los precios de es­te tra­ta­mien­to va­rían en­tre 180€ y los 600€ y ca­da vez son más las per­so­nas que se for­man con es­ta téc­ni­ca. Es­ta va­ria­ción de pre­cio es­tá re­la­cio­na­da con: Los ma­te­ria­les em­plea­dos. No hay que ol­vi­dar que en es­te ti­po de tra­ta­mien­tos el con­ta­gio es un ries­go, por lo que to­do de­be es­tar muy bien pro­te­gi­do y de­sin­fec­ta­do tras ca­da clien­te. La ex­pe­rien­cia de la pro­fe­sio­nal. Es­ta pe­ri­cia es im­por­tan­tí­si­ma e im­pli­ca: un buen di­se­ño de ce­jas; bue­nas no­cio­nes de pig­men­to­lo­gia; buen ma­ne­jo de las he­rra­mien­tas de tra­ba­jo y el co­no­ci­mien­to a la per­fec­ción de ca­da paso a eje­cu­tar.

Con­si­de­ra­cio­nes

Hi­gie­ne. Las pro­fe­sio­na­les que rea­li­zan el tra­ta­mien­to de­ben po­seer un tí­tu­lo hi­gié­ni­co sa­ni­ta­rio o el tí­tu­lo su­pe­rior de es­té­ti­ca. Ade­más, pa­ra lle­var a ca­bo el mi­cro­bla­ding se de­ben res­pe­tar las me­di­das de hi­gie­ne co­rres­pon­dien­tes, el ma­te­rial desecha­ble de­be em­plear­se pa­ra

un só­lo uso y el té­bo­ri de­be es­te­ri­li­zar­se des­pués de ca­da clien­te. Por otro la­do, to­dos los ma­te­ria­les que ha­ya que desechar (go­rro, guan­tes, mas­ca­ri­lla, bo­tes pa­ra el pig­men­to, ba­tas, ga­sas, re­ci­pien­tes, bas­ton­ci­tos) de­ben ser es­té­ri­les, ya que se rea­li­za una in­ci­sión en la piel y exis­te ries­go de in­fec­ción. Vi­sa­jis­mo. Las ce­jas pue­den cam­biar la ex­pre­sión del ros­tro por com­ple­to, es por ello que la téc­ni­co de­be te­ner las no­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra adap­tar el ti­po de ce­jas al ros­tro de ca­da clien­te. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la for­ma de ros­tro, los ojos y la mí­mi­ca de ca­da clien­te pa­ra po­der me­jo­rar el di­se­ño de ce­jas. Co­lo­ri­me­tría y pig­men­to­lo­gía. De­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad quí­mi­ca de los pig­men­tos (mez­cla de ama­ri­llo, cian y ma­gen­ta pa­ra con­se­guir los to­nos ma­rro­nes) y a los di­fe­ren­tes to­nos de piel de ca­da clien­te, es im­pres­cin­di­ble co­no­cer la com­po­si­ción de los pig­men­tos a ni­vel del con­te­ni­do en to­na­li­da­des cá­li­das o frías pa­ra po­der es­ta­bi­li­zar­los y neu­tra­li­zar­los, adap­tán­do­los de la me­jor ma­ne­ra a ca­da piel. Fac­to­res co­mo el sol, el co­lor de piel, la com­po­si­ción quí­mi­ca y la ca­pa­ci­dad que tie­ne la piel de eli­mi­nar las to­na­li­da­des son muy im­por­tan­tes pa­ra evi­tar el cam­bio de co­lor en los di­se­ños de ce­jas. Rea­li­za­ción del pe­lo. El tra­zo, la di­rec­ción, la cur­va­tu­ra y la to­na­li­dad de los pe­los ha­cen del di­se­ño de ce­jas uno de los pun­tos más im­por­tan­tes. Los pe­los que di­bu­ja­mos de­ben pa­re­cer­se lo má­xi­mo po­si­ble a los pe­los na­tu­ra­les. Im­plan­ta­ción del pig­men­to. Uno de los as­pec­tos que más preo­cu­pa a las pro­fe­sio­na­les es sa­ber cuál es la pro­fun­di­dad exac­ta. Si es de­ma­sia­do pro­fun­da se pro­du­ce un san­gra­do que pro­vo­ca que el pig­men­to sal­ga y no se fi­je ade­cua­da­men­te y si es muy su­per­fi­cial cuan­do la piel se re­ge­ne­ra el pig­men­to des­apa­re­ce. Es por ello que la pre­ci­sión de la pro­fe­sio­nal es im­pres­cin­di­ble. Pa­ra ga­ran­ti­zar la fi­ja­ción del pig­men­to la piel del clien­te de­be te­ner una hi­dra­ta­ción óp­ti­ma. Cui­da­dos post tra­ta­mien­to. Tras rea­li­zar el mi­cro­bla­ding de­be­mos sa­ber que cuan­do se ter­mi­na el tono que­da más os­cu­ro que el ele­gi­do de­bi­do a que el pig­men­to es­tá en la su­per­fi­cie y la cos­tra apa­re­ce en cues­tión de ho­ras. Una vez la cos­tra cae el pig­men­to des­apa­re­ce y es­to asus­ta mu­cho a la clien­ta, pe­ro en 15-30 días vuel­ve a apa­re­cer. Es por ello que los re­to­ques no se acon­se­jan has­ta pa­sa­dos 45-60 días, pa­ra que la piel ten­ga el tiem­po ne­ce­sa­rio de re­ge­ne­rar­se y pue­da im­plan­tar­se co­rrec­ta­men­te el pig­men­to. Asi­mis­mo, la clien­ta de­be­rá cui­dar la zo­na con cre­ma post tra­ta­mien­to y no ras­car­se ni ex­po­ner­la al sol sin pro­tec­ción UVA.

Es­ta téc­ni­ca es­tá con­tra­in­di­ca­da pa­ra: las per­so­nas que tie­nen dia­be­tes, to­man me­di­ca­men­tos an­ti­coa­gu­lan­tes o anal­gé­si­cos. las mu­je­res em­ba­ra­za­das o en pe­rio­do de lac­tan­cia las per­so­nas que es­tán ba­jo tra­ta­mien­to de qui­mio­te­ra­pia; tie­nen in­fec­cio­nes co­mo ve­rru­gas, ve­sí­cu­las, am­po­llas, pús­tu­las, úl­ce­ras; tie­nen vi­tí­li­go ac­ti­vo; su­fren de ma­la ci­ca­tri­za­ción o su­fren ries­go de que­loi­des o gra­nu­lo­mas.

Mar­ta San­tia­go For­ma­do­ra y so­por­te téc­ni­co de Atré­ve­te DC. www.atre­vetdc.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.