01 | ¿Por qué apos­tar por la cos­mé­ti­ca na­tu­ral?

Por la cos­mé­ti­ca na­tu­ral?

Esthetic World - - Sumario -

Des­cu­bri­mos las ca­rac­te­rís­ti­cas y los be­ne­fi­cios de la cos­mé­ti­ca más res­pe­tuo­sa con la

piel y el me­dio am­bien­te.

lo na­tu­ral ha irrum­pi­do en nues­tras vi­das en los úl­ti­mos años y lo ha he­cho con fuer­za. Ali­men­tos eco­ló­gi­cos, die­tas ve­ga­nas, te­ji­dos na­tu­ra­les y, por su­pues­to la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, han lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Pe­ro la eti­que­ta “cos­mé­ti­ca na­tu­ral” es muy am­plia y a ve­ces nos per­de­mos, o nos des­orien­tan, en es­te con­cep­to tan pa­no­rá­mi­co. Pa­se­mos a co­no­cer­lo en pro­fun­di­dad.

¿Qué es la cos­mé­ti­ca na­tu­ral?

Hoy en día no exis­te to­da­vía una de­fi­ni­ción úni­ca de lo que se con­si­de­ra un cos­mé­ti­co na­tu­ral, pe­ro a ni­vel ge­ne­ral po­de­mos con­si­de­rar cos­mé­ti­co na­tu­ral a to­do pro­duc­to cu­ya fór­mu­la con­ten­ga un ele­va­do por­cen­ta­je de in­gre­dien­tes de ori­gen na­tu­ral. Y ojo, por­que na­tu­ral no es si­nó­ni­mo de eco­ló­gi­co. Si un cos­mé­ti­co (o sus in­gre­dien­tes) es de ori­gen na­tu­ral y ade­más eco­ló­gi­co muy pro­ba­ble­men­te lo in­di­quen tam­bién en el eti­que­ta­do. De he­cho, las mar­cas son li­bres de in­for­mar a sus con­su­mi­do­res del con­te­ni­do en in­gre­dien­tes na­tu­ra­les co­mo lo deseen, ya sea a tra­vés del eti­que­ta­do, de la web, de for­ma di­rec­ta o a tra­vés de se­llos de cer­ti­fi­ca­ción na­tu­ral.

Por ejem­plo, el se­llo Eco­cert, que mu­chos pro­duc­tos na­tu­ra­les ex­hi­ben en su eti­que­ta­do, es un se­llo que in­di­ca que el pro­duc­to ha si­do so­me­ti­do a una cer­ti­fi­ca­ción por par­te de es­ta or­ga­ni­za­ción pri­va­da y que la ha su­pe­ra­do con éxi­to. Eco­cert, y otras or­ga­ni­za­cio­nes si­mi­la­res co­mo BDIH, Cos­me­bio, Na­true, etc., dis­po­nen de es­tán­da­res téc­ni­cos pro­pios a los cua­les las mar­cas y fa­bri­can­tes de­ci­den ad­he­rir­se. Al con­tra­rio de lo que se pue­da pen­sar, no son de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra to­dos los cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les, sino que son cer­ti­fi­ca­cio­nes vo­lun­ta­rias y que tie­nen un cos­te eco­nó­mi­co pa­ra la em­pre­sa.

Hay que te­ner en cuen­ta que to­das es­tas cer­ti­fi­ca­cio­nes es­tán in­di­can­do, en la ma­yo­ría de ca­sos, la can­ti­dad de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les del cos­mé­ti­co, pe­ro en nin­gún ca­so el ni­vel de inocui­dad de las fór­mu­las con las pie­les sen­si­bles o reac­ti­vas. Por­que no nos en­ga­ñe­mos, te­ne­mos ten­den­cia a aso­ciar que lo na­tu­ral es siem­pre me­jor pa­ra las pie­les con pro­ble­mas y, si bien los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les sue­len ser muy res­pe­tuo­sos con to­do ti­po de piel, no to­do lo na­tu­ral es 100% ino­cuo. Cier­tos acei­tes esen­cia­les o ex­trac­tos flo­ra­les, por ejem­plo, pue­den con­te­ner de­ter­mi­na­dos alér­ge­nos que no siem­pre se­rían re­co­men­da­bles pa­ra una piel reac­ti­va. Sin em­bar­go, una piel ató­pi­ca o que­ma­da po­dría ser tra­ta­da muy efi­caz­men­te con una mez­cla de acei­tes ve­ge­ta­les ade­cua­da. Por ello es muy acon­se­ja­ble pe­dir con­se­jo al far­ma­céu­ti­co, her­bo­la­rio o in­clu­so al mis­mo fa­bri­can­te pa­ra bus­car el cos­mé­ti­co na­tu­ral que se ajus­te a nues­tras ne­ce­si­da­des.

¿Son pro­duc­tos se­gu­ros?

Sí, los cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les son igual de se­gu­ros que un cos­mé­ti­co no na­tu­ral. Por suer­te, la Unión Eu­ro­pea dis­po­ne de una de las le­gis­la­cio­nes cos­mé­ti­cas más es­tric­tas del mun­do en lo que a se­gu­ri­dad se re­fie­re, y to­dos los cos­mé­ti­cos fa­bri­ca­dos en Eu­ro­pa de­ben cum­plir unos re­qui­si­tos mí­ni­mos de se­gu­ri­dad ha­cia el con­su­mi­dor, sean

na­tu­ra­les o no. Así pues, com­prar cos­mé­ti­cos fa­bri­ca­dos en la Unión Eu­ro­pea es siem­pre una ga­ran­tía de com­prar cos­mé­ti­cos se­gu­ros. Aquí es don­de la com­pra de cos­mé­ti­cos por in­ter­net pue­de su­po­ner un ries­go si se ad­quie­ren de fa­bri­can­tes de ori­gen du­do­so.

Có­mo iden­ti­fi­car­los

Pa­ra sa­ber que un cos­mé­ti­co es na­tu­ral só­lo hay que leer su lis­ta de in­gre­dien­tes. Ca­da vez hay más mar­cas que lo co­mu­ni­can de for­ma cla­ra y le­gi­ble, e in­clu­so las hay que in­di­can el por­cen­ta­je de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les que con­tie­ne su pro­duc­to. Pe­ro si no es el ca­so, siem­pre po­de­mos leer la com­po­si­ción y tra­tar de iden­ti­fi­car, por ejem­plo, los ex­trac­tos ve­ge­ta­les.

Los iden­ti­fi­ca­re­mos por­que sue­len in­di­car el nom­bre de la plan­ta por el nom­bre específico (ej: Pru­nus Amyg­da­lus­dul­ci­so­il, o acei­te de al­men­dras dul­ces). Sin em­bar­go, exis­ten mu­chos otros in­gre­dien­tes de ori­gen na­tu­ral que no ven­drán acom­pa­ña­dos de nin­gún nom­bre de plan­ta, co­mo por ejem­plo el To­cop­he­rol, que es vi­ta­mi­na E y que pue­de pro­ce­der de fuen­tes na­tu­ra­les. El co­no­cer los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les que con­tie­ne un cos­mé­ti­co pue­de tam­bién ser­vir­nos pa­ra ser con­su­mi­do­res cons­cien­tes y evi­tar aque­llas fór­mu­las que con­ten­gan es­pe­cies que pu­die­ran es­tar ame­na­za­das.

El Me­di­te­rrá­neo nos ofre­ce una bio­di­ver­si­dad muy va­lio­sa, con plan­tas tan po­ten­tes e in­tere­san­tes des­de el pun­to de vis­ta cos­mé­ti­co co­mo: la la­van­da, pa­ra cal­mar las pie­les es­tre­sa­das. el acei­te de oli­va, pa­ra nu­trir e hi­dra­tar. el acei­te de na­ran­jas dul­ces, pa­ra apor­tar an­ti­oxi­dan­tes. el ex­trac­to de hi­pé­ri­co (hier­ba de San Juan) pa­ra re­ge­ne­rar y re­no­var.

Es­tas pequeñas jo­yas de “km 0”, que ya vie­nen usán­do­se des­de ha­ce si­glos, han lle­ga­do a nues­tros días de la mano de las tra­di­cio­nes he­re­da­das ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción y hoy es nues­tro re­to re­in­ter­pre­tar­las y apro­ve­char to­do su po­ten­cial cos­mé­ti­co.

Fi­nal­men­te, es pre­ci­so des­ta­car que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral es una op­ción de con­su­mo que ya es­tá mar­can­do una ten­den­cia muy cla­ra en el sec­tor. Y que com­prar pro­duc­tos con co­ra­zón ver­de ayu­da a po­ten­ciar y a re­va­lo­ri­zar los re­cur­sos na­tu­ra­les y los es­fuer­zos de mu­chos pe­que­ños fa­bri­can­tes que tra­ba­jan pa­ra ofre­cer pro­duc­tos ho­nes­tos y de gran ca­li­dad que ade­más son res­pe­tuo­sos con nues­tro ór­gano más gran­de, la piel.

laia Guasch Mood Na­tu­ral Bar­ce­lo­na. www.mood­na­tu­ral.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.