La vi­no­te­ra­pia y sus be­ne­fi­cios

Esthetic World - - Sumario -

Los tra­ta­mien­tos de vi­no­te­ra­pia ba­sa­dos en las

vir­tu­des de la uva son un te­so­ro pa­ra el bie­nes­tar. De­ja que tu piel se be­ne­fi­cie de las pro­pie­da­des de es­te ju­go­so néc­tar.

la ali­men­ta­ción no es la úni­ca vía por la que se pue­de nu­trir el cuer­po. De he­cho, mu­chos ali­men­tos cons­ti­tu­yen una fuen­te im­por­tan­te de nu­trien­tes y se uti­li­zan co­mo prin­ci­pios ac­ti­vos des­ti­na­dos a ali­men­tar zo­nas ex­ter­nas del cuer­po, así co­mo anexos cu­tá­neos, ta­les co­mo la piel, las uñas y el pe­lo.

Una de las ten­den­cias que es­tá en au­ge en la ac­tua­li­dad es el uso de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral. En ella la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos se rea­li­za con in­gre­dien­tes ve­ge­ta­les o pro­ce­den­tes de ali­men­tos, a di­fe­ren­cia del cos­mé­ti­co más tra­di­cio­nal. Con es­te ti­po de cos­mé­ti­ca se evi­tan los co­lo­ran­tes, los adi­ti­vos o los ex­ci­pien­tes quí­mi­cos, que en oca­sio­nes, pro­vo­can in­to­le­ran­cias o reacciones ad­ver­sas y agre­den la piel.

El uso de cos­mé­ti­ca más na­tu­ral, a ba­se de re­cur­sos ali­men­ti­cios, tam­bién con­lle­va una éti­ca de sa­lud y bie­nes­tar na­tu­ral, a la vez que eco­ló­gi­ca, muy va­lo­ra­do en nues­tros días. Pa­ra su ela­bo­ra­ción se uti­li­zan ma­te­rias pri­mas no sin­té­ti­cas ni per­ju­di­cia­les pa­ra el me­dio am­bien­te, por lo que la re­cep­ción y la pe­ne­tra­ción de las sus­tan­cias ac­ti­vas na­tu­ra­les es­tá ase­gu­ra­da.

Por otro la­do, es im­por­tan­te re­cor­dar que los re­cur­sos na­tu­ra­les co­mo los ve­ge­ta­les y sus fru­tos ya se uti­li­za­ban pa­ra nu­me­ro­sos tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos y de sa­lud ha­ce si­glos. Por suer­te ha vuel­to a re­na­cer en es­tas dos úl­ti­mas dé­ca­das con ma­yor fuer­za, sien­do hoy en día com­pa­ñe­ra in­sus­ti­tui­ble de tra­ta­mien­tos de bie­nes­tar, y po­ten­cia­da por bal­nea­rios y spas.

El con­cep­to más ho­lís­ti­co y te­ra­péu­ti­co de la ma­te­ria na­tu­ral, así co­mo el po­der del agua co­mo sa­lud in­te­gra­do­ra y de re­equi­li­bro de men­te y cuer­po, ha pues­to a la van­guar­dia una vez más la cos­mé­ti­ca na­tu­ral.

Y un ejem­plo de ma­te­ria pri­ma y de re­cur­so ali­men­ti­cio na­tu­ral in­cor­po­ra­do a la cos­mé­ti­ca y a los tra­ta­mien­tos des­ti­na­dos pa­ra la piel es la uva y el vino que de­ri­va tam­bién de ella, tam­bién nom­bra­do en el sec­tor es­té­ti­co y la be­lle­za co­mo vi­no­te­ra­pia, te­ra­pia de sa­lud in­te­gral a tra­vés de las pro­pie­da­des de la uva.

Pro­pie­da­des de la uva

Las uvas con­tie­nen un 80% de agua, fi­bra, tie­ne mu­chas ca­lo­rías e hi­dra­tos de car­bono (glu­co­sa y fruc­to­sa = azú­ca­res). Pe­ro ade­más con­tie­nen: vi­ta­mi­nas: C, A, B6, B1, B2, E; mi­ne­ra­les: po­ta­sio, cal­cio, mag­ne­sio, fós­fo­ro, hie­rro, so­dio; y áci­do fó­li­co, an­to­cia­nos, fla­vo­noi­des, ta­ni­nos (que dan co­lor y aro­ma al vino), an­ti­oxi­dan­tes y áci­do oxál­ti­co.

¿Qué be­ne­fi­cios ofre­ce al or­ga­nis­mo?

Es un po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral, ya que con­tie­ne proan­to­cia­ni­di­nas. Es un al­ca­li­ni­zan­te, por lo que pu­ri­fi­ca la san­gre. Tie­ne efec­to diu­ré­ti­co, be­ne­fi­cio­so en ca­so de hi­per­uri­ce­mia o go­ta y li­tia­sis re­nal (fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de áci­do úri­co y sus sa­les), hi­per­ten­sión ar­te­rial u otras en­fer­me­da­des aso­cia­das a re­ten­ción de lí­qui­dos. Es un po­ten­te bac­te­ri­ci­da, con­tie­nen ta­ni­nos y áci­dos ca­fei­cos. Otra de las pro­pie­da­des de la uva es su po­der pa­ra lim­piar los in­tes­ti­nos y evi­tar el es­tre­ñi­mien­to,

por lo cual es un la­xan­te sua­ve na­tu­ral. Es una fuen­te de azú­ca­res y car­bohi­dra­tos, ideal co­mo po­ten­te nu­trien­te ener­gé­ti­co. Ac­ti­va la vi­go­ro­si­dad mus­cu­lar. De­sin­to­xi­ca.

Be­ne­fi­cios pa­ra la piel

Re­tar­da el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, le ayu­da a re­ju­ve­ne­cer y re­vi­ta­li­zar el cu­tis. Pre­vie­ne y ate­núa las arru­gas y las pa­tas de ga­llo. Nu­tre el cu­tis de for­ma na­tu­ral. Hu­mec­ta la piel. Con­fie­re hi­dra­ta­ción y una piel ter­sa, sua­ve y to­ni­fi­ca­da.

¿Qué es la vi­no­te­ra­pia?

La vi­no­te­ra­pia es un ti­po de tra­ta­mien­to de be­lle­za que se apli­ca pa­ra el cui­da­do de la piel, el bie­nes­tar y la re­la­ja­ción, que aú­na las téc­ni­cas de bal­nea­rios y spa con las pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes de las uvas y el vino.

Co­mo he­mos co­men­ta­do, la vi­no­te­ra­pia no só­lo uti­li­za vinos sino tam­bién otros de­ri­va­dos de la uva. Fun­cio­na de­bi­do a que la uva y su fer­men­ta­ción pro­du­cen en gran can­ti­dad una se­rie de sus­tan­cias na­tu­ra­les be­ne­fi­cio­sas pa­ra la piel y el or­ga­nis­mo en ge­ne­ral, co­mo son los po­li­fe­no­les, pro­cia­ni­do­les, an­to­cia­no­si­dos y res­ve­ra­trol.

Es­tos com­po­nen­tes pro­por­cio­nan al vino cua­li­da­des an­ti­oxi­dan­tes que fa­ci­li­tan la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar, lim­pian la piel de las cé­lu­las muer­tas, eli­mi­nan to­xi­nas de la der­mis y es­ti­mu­lan la cir­cu­la­ción me­jo­ran­do la oxi­ge­na­ción y nu­tri­ción de la epi­der­mis.

Ti­pos de vinos más usados

Ca­da cla­se de vino tie­ne una cua­li­dad es­pe­cí­fi­ca y di­fe­ren­te res­pec­to a otros. En­tre los más usados por la vi­no­te­ra­pia des­ta­can: Lam­brus­co: Por su ma­yor can­ti­dad de mi­ne­ra­les se usa, so­bre to­do, pa­ra nu­trir la piel. Sau­vig­non y Chian­ti: Sus cua­li­da­des re­la­jan­tes per­mi­ten que se uti­li­ce pa­ra las se­sio­nes de vi­no­te­ra­pia con ma­sa­jes re­la­jan­tes y an­ti­es­trés. Cabernet o Merlot: Su ca­pa­ci­dad lim­pia­do­ra per­mi­te su uso en tra­ta­mien­tos ex­fo­lian­tes. Rio­ja: Por sus di­ver­sas cua­li­da­des es un vino co­mo­dín y es­tá in­di­ca­do pa­ra di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos de be­lle­za.

Ven­ta­jas

Es­tas te­ra­pias pro­por­cio­na los si­guien­tes be­ne­fi­cios: La ri­que­za en an­ti­oxi­dan­tes del vino neu­tra­li­za los ra­di­ca­les li­bres que son los cau­san­tes de la oxi­da­ción ce­lu­lar, una de las causas del en­ve­je­ci­mien­to de la piel. Los po­li­fe­no­les man­tie­nen las fi­bras de elas­ti­na y co­lá­geno pro­por­cio­nan­do una der­mis elás­ti­ca y me­nos pro­pen­sa a las arru­gas. El vino po­see vi­ta­mi­nas B1 y B2 y su apli­ca­ción tó­pi­ca nu­tre la piel vién­do­se más sa­na, re­no­va­da, fres­ca y lus­tro­sa.

Y por úl­ti­mo, en­tre los di­fe­ren­tes ti­pos de tra­ta­mien­tos que ofre­ce la vi­no­te­ra­pia se en­cuen­tran: te­ra­pia re­ju­ve­ne­ce­do­ra, re­afir­man­te o to­ni­fi­can­te, re­la­jan­te, re­duc­to­ra e in­clu­so cir­cu­la­to­ria pa­ra com­ba­tir las pier­nas can­sa­das. Y las se­sio­nes pue­den ser fa­cia­les o com­ple­tas.

San­dra SÁN­CHEZ Pro­fe­so­ra de Ri­tua­les Spa y Es­té­ti­ca de la es­cue­la Vi­pas­sa­na de Bar­ce­lo­na. www. vi­pas­sa­na.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.