Adel­ga­zar sin pa­sar ham­bre

Es­te in­no­va­dor ba­lón in­tra­gás­tri­co in­ge­ri­ble y di­ge­ri­ble per­mi­te per­der has­ta 15 ki­los en 4 me­ses, de for­ma efi­caz y se­gu­ra.

Esthetic World - - Sumario -

adel­ga­zar de ma­ne­ra efi­caz, se­gu­ra y sin pa­sar ham­bre es po­si­ble con el nue­vo tra­ta­mien­to que es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el abor­da­je del so­bre­pe­so. Se tra­ta de un nue­vo ba­lón in­tra­gás­tri­co que es in­ge­ri­ble y di­ge­ri­ble: la cáp­su­la-ba­lón Elip­se. Sin ci­ru­gía, sin anes­te­sia ni en­dos­co­pia es ideal pa­ra po­der man­te­ner una die­ta, per­der has­ta 15 ki­los de pe­so en 4 me­ses e ins­tau­rar nue­vas pau­tas die­té­ti­cas más sa­lu­da­bles.

En la ba­ta­lla que la me­di­ci­na es­tá li­bran­do con­tra el so­bre­pe­so y la obe­si­dad, las nue­vas epi­de­mias del si­glo XXI, los ba­lo­nes in­tra­gás­tri­cos se es­tán con­vir­tien­do en un ins­tru­men­to ca­da vez más uti­li­za­do por­que fa­ci­li­tan una sus­tan­cial pér­di­da de pe­so sin ries­gos y el se­gui­mien­to de una die­ta sin pa­sar ham­bre.

El ba­lón in­tra­gás­tri­co es una es­fe­ra de si­li­co­na fle­xi­ble y blan­da, que se in­tro­du­ce en el es­tó­ma­go del pa­cien­te que, al ocu­par dos ter­ce­ras par­tes del es­tó­ma­go, li­mi­ta la in­ges­ta de co­mi­da y pro­du­ce sen­sa­ción de sa­cie­dad. Ha­bi­tual­men­te se co­lo­ca en el es­tó­ma­go me­dian­te en­dos­co­pia con lo que se re­quie­re anes­te­siar al pa­cien­te. Sin em­bar­go, hoy, gra­cias a una avan­za­da tec­no­lo­gía, la cáp­su­la-ba­lón Elip­se pue­de ser in­ge­ri­da y, por tan­to, es el pri­mer ba­lón que no re­quie­re ci­ru­gía, ni en­dos­co­pia ni anes­te­sia pa­ra ser co­lo­ca­do.

Per­der 15 ki­los en 16 se­ma­nas

La cáp­su­la-ba­lón Elip­se se in­gie­re por vía oral con un po­co de agua en la con­sul­ta mé­di­ca. Va uni­da a un ca­té­ter muy del­ga­do y lo su­fi­cien­te­men­te lar­go pa­ra que, una vez el pa­cien­te lo ha­ya tra­ga­do, el ba­lón pue­da lle­nar­se des­de fue­ra de la bo­ca con 550 ml de sue­ro des­pués de que el mé­di­co se ha­ya ase­gu­ra­do me­dian­te ra­dio­gra­fía que la cáp­su­la-ba­lón es­tá bien co­lo­ca­da en el es­tó­ma­go. El tu­bo se re­ti­ra una vez se ha com­ple­ta­do el pro­ce­so de lle­na­do. El pro­ce­so en to­tal no du­ra más de 15 mi­nu­tos. Es­ta nue­va téc­ni­ca re­sul­ta ideal pa­ra per­der has­ta 15 ki­los de pe­so en 16 se­ma­nas de for­ma se­gu­ra. 16 se­ma­nas es el tiem­po de vi­da del ba­lón du­ran­te el cual se dan dis­tin­tas pau­tas die­té­ti­cas al pa­cien­te pa­ra que la per­so­na pue­da te­ner la opor­tu­ni­dad de apren­der a ins­tau­rar unos nue­vos há­bi­tos die­té­ti­cos que le im­pi­dan vol­ver a re­cu­pe­rar el pe­so per­di­do.

Una vez lle­na la cáp­su­la-ba­lón ocu­pa 2/3 par­tes del es­tó­ma­go y se pro­du­ce una sen­sa­ción de sa­cie­dad que per­mi­te a la per­so­na se­guir sin es­fuer­zo ni an­sie­dad una die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca y apren­der a co­mer de ma­ne­ra pla­ni­fi­ca­da y más sa­lu­da­ble sin su­frir ata­ques de ham­bre. Al cabo de es­tas 16 se­ma­nas, el dis­po­si­ti­vo se des­hin­cha y se va­cía por sí so­lo y se ex­cre­ta de ma­ne­ra na­tu­ral. Es de­cir, tam­po­co ne­ce­si­ta co­mo otros ba­lo­nes de una en­dos­co­pia pa­ra ser re­ti­ra­do ni de anes­te­sia.

Los dos pri­me­ros días des­pués de su co­lo­ca­ción el pa­cien­te pue­de ex­pe­ri­men­tar al­gu­nas náu­seas y/o mo­les­tias que se mi­ni­mi­zan si se si­gue una die­ta lí­qui­da pa­ra des­pués ir in­cor­po­ran­do po­co a po­co los ali­men­tos só­li­dos.

Sen­sa­ción de sa­cie­dad com­ple­ta en un 75% de los ca­sos

La Uni­dad de En­do­cri­no­lo­gía de la Clí­ni­ca Tu­fet ha rea­li­za­do un es­tu­dio so­bre el fun­cio­na­mien­to de la cáp­su­la Elip­se, así co­mo de su efec­ti­vi­dad. El 90% de las per­so­nas que lo uti­li­zan ase­gu­ran no te­ner sen­sa­ción de ham­bre. De he­cho, en una es­ca­la de va­lo­ra­ción del 1 al 5, el 75% ase­gu­ra man­te­ner una sen­sa­ción de sa­cie­dad com­ple­ta. Al

cabo de tan só­lo 40 días de ha­ber­se ini­cia­do el pro­ce­so, el 85% de los pa­cien­tes re­gis­tran una pér­di­da de más de 4 kg y en el 100% de los ca­sos han per­di­do una ta­lla. Con­cre­ta­men­te en un 75% de los ca­sos se re­gis­tra una re­duc­ción de 2 cen­tí­me­tros en el con­torno ca­de­ra-cin­tu­ra y en un 90% se dis­mi­nu­ye has­ta un 3% de la ma­sa grasa cor­po­ral to­tal con la con­si­guien­te re­duc­ción del ries­go de en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas aso­cia­das que es­to im­pli­ca.

Un dato tam­bién muy re­le­van­te es que el 90% de los ca­sos ha­bía se­gui­do an­te­rior­men­te dis­tin­tos ti­pos de die­tas pa­ra adel­ga­zar sin ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos mien­tras que con la Cáp­su­la Elip­se el cum­pli­mien­to de la die­ta les ha re­sul­ta­do fá­cil y lo han man­te­ni­do de for­ma cons­tan­te. Es, por tan­to, uno de los tra­ta­mien­tos en los que se re­gis­tra un por­cen­ta­je más al­to de cum­pli­mien­to de la die­ta y de lo­gro de los ob­je­ti­vos de pér­di­da de pe­so se­gún las con­clu­sio­nes del es­tu­dio.

La fór­mu­la pa­ra com­ba­tir el so­bre­pe­so en la me­no­pau­sia

Uno de los gru­pos de po­bla­ción que más pue­de be­ne­fi­ciar­se de es­te nue­vo ba­lón gás­tri­co in­ge­ri­ble y di­ge­ri­ble son las mu­je­res que es­tán en la me­no­pau­sia, una de las eta­pas de la vi­da en la que es más fre­cuen­te su­frir un au­men­to de pe­so, un so­bre­pe­so que, ade­más, re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil de com­ba­tir a cau­sa de los cam­bios hor­mo­na­les y me­ta­bó­li­cos que se pro­du­cen.

En es­ta eta­pa de la vi­da el in­cre­men­to de pe­so sue­le si­tuar­se al­re­de­dor del 7% del pe­so ha­bi­tual y vie­ne acom­pa­ña­do del au­men­to del 17% de ma­sa grasa en la com­po­si­ción cor­po­ral. Con la ba­ja­da de los es­tró­ge­nos que se pro­du­ce du­ran­te la pre­me­no­pau­sia y la me­no­pau­sia, la sen­sa­ción de ham­bre se al­te­ra. En­tre otros fac­to­res se pro­du­ce una al­te­ra­ción de un po­ten­te

anore­xí­geno, la co­le­cis­ti­ci­ni­na, que es­tá ele­va­da en pre­sen­cia de es­tró­ge­nos y en cam­bio dis­mi­nu­ye con la me­no­pau­sia. Lo mis­mo ocu­rre con la lep­ti­na, otra sus­tan­cia in­hi­bi­do­ra del ape­ti­to, y la sín­te­sis de otras sus­tan­cias que de­pen­den del ni­vel de es­tró­ge­nos y que llevan a la mu­jer a te­ner más ape­ten­cia por ali­men­tos ri­cos en grasa e hi­dra­tos de car­bono. Tam­bién se pro­du­ce un cam­bio de la dis­tri­bu­ción de la grasa que pa­sa más de las ca­de­ras a la cin­tu­ra, a par­tir de los 45 años.

Es­tos cam­bios se unen a una des­ace­le­ra­ción del me­ta­bo­lis­mo que va au­men­tan­do con los años, se cal­cu­la que a ra­zón de un 10% por ca­da dé­ca­da des­de la pu­ber­tad, con lo que a los 50 años el con­su­mo ener­gé­ti­co del cuer­po en es­ta­do de re­po­so pue­de ser en al­gu­nos ca­sos muy ba­jo. El por­cen­ta­je de ma­sa mus­cu­lar tam­bién dis­mi­nu­ye no­ta­ble­men­te a par­tir de los 50 años y no hay que ol­vi­dar que cuan­to me­nor es el por­cen­ta­je de ma­sa mus­cu­lar me­nor gas­to ener­gé­ti­co. Es­ta pér­di­da de mus­cu­la­tu­ra es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con una me­nor ca­pa­ci­dad del cuer­po pa­ra pro­du­cir la pro­teí­na que ge­ne­ra mus­cu­la­tu­ra.

A par­tir de los 50 años se re­gis­tra tam­bién una dis­mi­nu­ción de la hor­mo­na de cre­ci­mien­to, una hor­mo­na que re­du­ce el por­cen­ta­je de grasa cor­po­ral y aumenta la ma­sa mus­cu­lar. Así pues, in­clu­so cui­dan­do la ali­men­ta­ción o si­guien­do una die­ta, a las mu­je­res que es­tán en la me­no­pau­sia les cues­ta per­der es­tos ki­los de más que mer­man su sa­lud y ca­li­dad de vi­da. Pre­ci­sa­men­te en es­ta lu­cha con­tra el so­bre­pe­so pro­pia de la me­no­pau­sia en la cual se­guir una die­ta re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil y no só­lo es una cues­tión de po­ner­le vo­lun­tad, la Cáp­su­la Elip­se es una gran alia­da pa­ra ob­te­ner los re­sul­ta­dos de adel­ga­za­mien­to que no só­lo se bus­can pa­ra re­cu­pe­rar la si­lue­ta, sino que son ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner la sa­lud.

Los re­sul­ta­dos son mu­cho más sa­tis­fac­to­rios si se acom­pa­ña el pro­ce­so de pér­di­da de pe­so con se­sio­nes de coaching nu­tri­cio­nal pa­ra que coach y pa­cien­te pue­dan en­con­trar nue­vas es­tra­te­gias pa­ra po­der cum­plir las me­tas que el pa­cien­te se ha pro­pues­to y me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da tan­to a ni­vel fí­si­co co­mo emo­cio­nal. Es­tas se­sio­nes pro­pi­cian la re­fle­xión y el em­po­de­ra­mien­to del pa­cien­te pa­ra que pue­da prio­ri­zar aque­llo que más va­lor y pla­cer le apor­tan a su vi­da y des­pren­der­se de las ru­ti­nas me­nos gra­ti­fi­can­tes. Tam­bién son un buen com­ple­men­to las se­sio­nes de apa­ra­to­lo­gía pa­ra aca­bar de op­ti­mi­zar la re­mo­de­la­ción cor­po­ral y eli­mi­nar la grasa lo­ca­li­za­da de aque­llas zo­nas del cuer­po en las que es más re­sis­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.