Ríe­te de la ce­lu­li­tis

Est­he­tic­world I #148 te pre­sen­ta­mos los úl­ti­mos tra­ta­mien­tos an­ti­ce­lu­lí­ti­cos más efec­ti­vos que no de­ben fal­tar en tu cen­tro de es­té­ti­ca.

Esthetic World - - Sumario -

se acer­ca la pri­ma­ve­ra y con ella la tem­po­ra­da en la que em­pe­za­mos a en­se­ñar par­tes del cuer­po. Pa­ra mu­chas mu­je­res es­ta es una si­tua­ción in­có­mo­da y evi­tan lu­cir esas zo­nas que más les acom­ple­ja, co­mo pue­den ser las pier­nas.

Se cal­cu­la que apro­xi­ma­da­men­te en­tre el 80 y el 90 por cien­to de las mu­je­res pre­sen­tan ce­lu­li­tis en las pier­nas (zo­na de la ca­de­ra, nal­gas y mus­los), aun­que tam­bién pue­de afec­tar a bra­zos y vien­tre. Un por­cen­ta­je que se ha ele­va­do en los úl­ti­mos años co­mo con­se­cuen­cia de los nue­vos há­bi­tos de vi­da de nues­tra so­cie­dad.

Te­nien­do en cuenta es­tos da­tos, los cen­tros de es­té­ti­ca sa­ben que ofre­cer lo úl­ti­mo en tra­ta­mien­tos que ayu­den a com­ba­tir la ce­lu­li­tis es pri­mor­dial pa­ra aten­der a las ne­ce­si­da­des de sus clien­tas. Re­pa­sa­mos a con­ti­nua­ción al­gu­nos de los tra­ta­mien­tos que fun­cio­nan y que son im­pres­cin­di­bles pa­ra ayu­dar a re­du­cir la te­mi­da piel de na­ran­ja.

Com­ba­tir la ce­lu­li­tis ede­ma­to­sa

Es­te ti­po de ce­lu­li­tis tie­ne su ori­gen en la ma­la cir­cu­la­ción y en la re­ten­ción de lí­qui­dos. En la ma­yo­ría de los ca­sos se mez­cla con otros ti­pos de ce­lu­li­tis, por ello lo ideal pa­ra tra­tar­la es com­bi­nar di­fe­ren­tes téc­ni­cas pa­ra con­se­guir una ma­yor efi­ca­cia.

Sue­le apa­re­cer en la ado­les­cen­cia y es uno de los pro­ble­mas es­té­ti­cos que más que­bra­de­ros de ca­be­za da a las mu­je­res. ¿Las ra­zo­nes? Las pier­nas se hin­chan y la piel de na­ran­ja sue­le ir acom­pa­ña­da de ca­lam­bres, va­ri­ces y pe­sa­dez. Las téc­ni­cas más co­mu­nes pa­ra tra­tar­la son: Ozo­no­te­ra­pia: sue­le ser el pri­mer pa­so ya que fa­ci­li­ta una rá­pi­da oxi­ge­na­ción de los te­ji­dos ede­ma­to­sos. El ozono agre­de los áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos y los con­vier­te en hi­dró­fi­los, de ma­ne­ra que su eli­mi­na­ción por las vías na­tu­ra­les del or­ga­nis­mo es más rá­pi­da. Tec­no­lo­gía mul­ti­dis­ci­pli­nar: es­te ti­po de equi­po es­ti­mu­la el te­ji­do cu­tá­neo, re­ge­ne­ra la piel y el co­lá­geno. La piel re­ci­be 1.180 mi­cro­es­ti­mu­la­cio­nes por de­cí­me­tro cua­dra­do en ca­da pa­sa­da. Ma­sa­jes de pre­so­te­ra­pia: con­sis­te en un in­ten­so dre­na­je lin­fá­ti­co a tra­vés de un com­pre­sor se­cuen­cial que eli­mi­na el ex­ce­so de to­xi­nas y com­ba­te la re­ten­ción de lí­qui­dos y ali­via la pe­sa­dez de las pier­nas.

Cua­tro tec­no­lo­gías en una

Un sis­te­ma que con­si­gue re­du­cir un cen­tí­me­tro por sesión en la ca­ra in­ter­na de los mus­los, es es­te com­ple­to tra­ta­mien­to que com­bi­na cua­tro efec­ti­vas tec­no­lo­gías: HIFU, ca­vi­ta­ción, va­cum­te­ra­pia y ra­dio­fre­cuen­cia, y que ofre­ce re­sul­ta­dos vi­si­bles des­de la pri­me­ra sesión.

El éxi­to de es­ta tec­no­lo­gía mul­ti­fun­ción es que reúne en una mis­ma má­qui­na y sesión las téc­ni­cas más efec­ti­vas de eli­mi­na­ción de grasa del mer­ca­do. Es­to ha he­cho que se con­vier­ta en uno de los pro­to­co­los más de­man­da­dos pa­ra mol­dear zo­nas com­pli­ca­das co­mo la ca­ra in­ter­na de los mus­los, ya que aquí se pue­de lle­gar a per­der has­ta un cen­tí­me­tro por sesión.

Pro­to­co­lo

An­tes de co­men­zar se rea­li­za un diag­nós­ti­co pre­vio del pa­cien­te pa­ra

com­pro­bar su com­po­si­ción cor­po­ral, grasa, agua y ma­sa mus­cu­lar.

Gra­cias a la com­bi­na­ción de las di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías se consiguen efec­tos muy pre­ci­sos: Tec­no­lo­gía HIFU: los ul­tra­so­ni­dos se con­cen­tran en un pun­to rom­pien­do las cé­lu­las gra­sas. Re­du­ce vo­lu­men y eli­mi­na ce­lu­li­tis. Ca­vi­ta­ción: aumenta la per­mea­bi­li­dad de las cé­lu­las me­jo­ran­do la trans­fe­ren­cia de lí­qui­dos y nu­trien­tes a los te­ji­dos. Va­cum­te­ra­pia: me­ca­nis­mo de suc­ción que eli­mi­na el ex­ce­so de lí­qui­dos y to­xi­nas, dre­na y eli­mi­na la ce­lu­li­tis más di­fí­cil. Ra­dio­fre­cuen­cia mo­no­po­lar y bi­po­lar: re­afir­ma la piel pa­ra evi­tar la fla­ci­dez que se po­dría pro­du­cir al re­du­cir vo­lu­men.

Sus re­sul­ta­dos son vi­si­bles des­de la pri­me­ra sesión, evi­den­cian­do una re­duc­ción de cen­tí­me­tros y con­si­guien­do eli­mi­nar la ce­lu­li­tis, dre­nar lí­qui­dos y re­afir­mar la piel. Se re­co­mien­dan en­tre 12 y 24 se­sio­nes, una por semana.

El tra­ta­mien­to TOP

El éxi­to de to­dos los tra­ta­mien­tos de be­lle­za es, sin lu­gar a du­das, aquel que es­tá to­tal­men­te per­so­na­li­za­do y crea­do en ex­clu­si­va en fun­ción de las ne­ce­si­da­des del pa­cien­te.

Os de­ta­lla­mos un ejem­plo de pro­to­co­lo de ac­ción muy efec­ti­va pa­ra re­du­cir la ce­lu­li­tis: 1. En pri­mer lu­gar, se co­mien­za con una va­lo­ra­ción de la per­so­na me­dian­te un com­ple­to diag­nós­ti­co per­so­na­li­za­do en fun­ción de la edad, pe­so, al­tu­ra, há­bi­tos de vi­da, etc., del pa­cien­te. 2. Se­gui­da­men­te se ini­cia el pro­to­co­lo apli­can­do téc­ni­cas de va­cum­te­ra­pia, una de las más efec­ti­vas pa­ra tra­tar la ce­lu­li­tis ya que, a tra­vés de pe­que­ñas suc­cio­nes, se lle­ga a los ni­ve­les más pro­fun­dos de la piel. Los efec­tos son ca­si in­me­dia­tos: me­jo­ra la ca­li­dad de la piel y dis­mi­nu­ye el vo­lu­men cor­po­ral. Ade­más, se pue­de apli­car de ma­ne­ra ge­ne­ral o lo­ca­li­za­da, en fun­ción de ca­da pa­cien­te. 3. El pro­to­co­lo con­ti­núa con téc­ni­cas de elec­tro­es­ti­mu­la­ción, con la que se tra­ba­ja el sis­te­ma mus­cu­lar a tra­vés de mi­cro­im­pul­sos. Los múscu­los se ac­ti­van y se con­traen lo que ha­ce que me­jo­re la cir­cu­la­ción san­guí­nea, lo­gran­do un efec­to re­afir­man­te vi­si­ble y real. 4. Pa­ra fi­na­li­zar, se apli­can téc­ni­cas de dre­na­je lin­fá­ti­co (ma­nual o me­cá­ni­co) pa­ra po­ten­ciar la re­duc­ción de vo­lu­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.