Mi­cro­bla­ding pa­ra ce­jas

Co­no­ci­do tam­bién co­mo té­bo­ri, es­te tra­ta­mien­to se ba­sa en una téc­ni­ca tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa de ta­tua­je cu­yo ori­gen se re­mon­ta a ha­ce más de 3.000 años. Te con­ta­mos en qué con­sis­te. est­he­tic­world I #148

Esthetic World - - Sumario -

el té­bo­ri se uti­li­za pa­ra des­cri­bir una téc­ni­ca de ta­tua­jes que na­ció en Ja­pón en­tre los si­glos XVIII y XIX y que con­sis­te en un pro­ce­di­mien­to to­tal­men­te ma­nual que uti­li­za só­lo agu­jas y pig­men­tos, sin que in­ter­ven­ga nin­gu­na má­qui­na. En paí­ses co­mo Tai­lan­dia o Fi­li­pi­nas es­te ti­po de ta­tua­jes se rea­li­za con un bam­bú que lle­va ata­das las agu­jas en la pun­ta y, al ser una téc­ni­ca que no crea ca­si cos­tra, per­mi­te que el ta­tua­je se cure an­tes.

Di­fe­ren­cias en­tre mi­cro­pig­men­ta­ción y mi­cro­bla­ding

Des­de ha­ce unos años es­ta téc­ni­ca de ta­tua­je se uti­li­za en Eu­ro­pa pa­ra tra­ta­mien­tos pa­re­ci­dos a la mi­cro­pig­men­ta­ción, que se han nom­bra­do mi­cro­bla­ding. Los dos sis­te­mas se apro­xi­man bas­tan­te ya que en am­bos ca­sos se in­tro­du­ce un pig­men­to es­té­ril ba­jo la piel (a ni­vel epi­dér­mi­co) con ayu­da de una o va­rias agu­jas y la com­bi­na­ción de las dos téc­ni­cas per­mi­te ob­te­ner re­sul­ta­dos muy na­tu­ra­les.

El mi­cro­bla­ding se apli­ca con un ins­tru­men­to lla­ma­do té­bo­ri (pa­re­ci­do a un bo­lí­gra­fo) en el que se co­lo­can las agu­jas que desee­mos en la pun­ta. Hay va­rias agu­jas con dis­tin­tas pun­tas de 7, 12, 14 o 18, sol­da­das en­tre sí que per­mi­ten rea­li­zar de for­ma ma­nual la téc­ni­ca del pe­lo a pe­lo. La ni­ti­dez del pe­lo es ma­yor, ya que és­te se co­lo­ca en un so­lo tra­zo y la can­ti­dad de pig­men­to la con­tro­la­mos no­so­tros, evi­tan­do el ries­go de mi­gra­ción en es­ta téc­ni­ca. Ade­más, el tra­ta­mien­to es me­nos do­lo­ro­so pa­ra la piel que la mi­cro­pig­men­ta­ción y su du­ra­bi­li­dad es de

en­tre 6 y 12 me­ses. Se rea­li­za pa­ra las ce­jas, bien sean com­ple­tas o par­cia­les, y es­tá acon­se­ja­do pa­ra aque­llas clien­tas que las de­jan cre­cer, pa­ra re­lle­nar hue­cos o bien pa­ra quien quie­ra po­blar­las un po­co más. A ni­vel pa­ra­mé­di­co, se pue­den rea­li­zar di­se­ños de ce­jas a las per­so­nas que tie­nen alo­pe­cia par­cial o to­tal a con­se­cuen­cia de re­ci­bir tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos o su­frir cho­ques emo­cio­na­les sin que pa­rez­ca ar­ti­fi­cial. El tiem­po del tra­ta­mien­to va­ría en­tre una ho­ra y ho­ra y me­dia, y los pro­duc­tos que ne­ce­si­ta la pro­fe­sio­nal son go­rros, mas­ca­ri­lla, guan­tes es­té­ri­les, ban­de­jas, agu­jas, protector de ca­mi­lla, ba­tas desecha­bles y ga­sas es­té­ri­les. Es­te tra­ta­mien­to tan no­ve­do­so to­da­vía no es­tá re­gla­men­ta­do pe­ro se pue­de con­si­de­rar una ra­ma de la mi­cro­pig­men­ta­ción, campo don­de a día de hoy exis­te un va­cío le­gal en la prác­ti­ca de es­te ti­po de tra­ta­mien­tos. La mi­cro­pig­men­ta­ción en cam­bio, es un tra­ta­mien­to que nos per­mi­te di­bu­jar el pe­lo a pe­lo igual­men­te ya que dis­po­ne­mos de va­rias agu­jas di­fe­ren­tes ( 1 pun­ta, 1 pun­ta mi­cro, 1 pun­ta nano, 3 slo­ped, 5 slo­ped) pe­ro la agu­ja, al rea­li­zar un mo­vi­mien­to as­cen­den­te y des­cen­den­te, ha­ce que la pre­ci­sión en el tra­zo del pe­lo sea más di­fí­cil de con­se­guir. Sin em­bar­go, es­tos tra­ta­mien­tos pue­den du­rar en­tre 12 y 18 me­ses.

Di­fe­ren­cias en­tre mi­cro­pig­men­ta­ción y mi­cro­bla­ding

Pa­ra rea­li­zar un tra­ta­mien­to de ce­jas con la téc­ni­ca del mi­cro­bla­ding es im­pres­cin­di­ble se­guir las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes:

Res­pe­tar las re­glas de hi­gie­ne, sien­do ne­ce­sa­rio que sea un hi­gié­ni­co sa­ni­ta­rio quien lo ejer­za. Te­ner unas no­cio­nes de vi­sa­gis­mo pa­ra po­der di­bu­jar las ce­jas de ma­ne­ra per­fec­ta, ya que es­tas son el mar­co del ros­tro y pue­den cam­biar la ex­pre­sión por com­ple­to. Es por ello que en el es­tu­dio de la ce­ja se ven téc­ni­cas pa­ra los di­fe­ren­tes ti­pos de ros­tros (cua­dra­dos, re­don­dos, pun­tia­gu­dos, trian­gu­la­res, etc.). La for­ma y la di­rec­ción de ca­da pe­lo que va­mos a di­bu­jar tam­bién mar­ca­rá la na­tu­ra­li­dad de la ce­ja. Te­ner unas ba­ses de co­lo­ri­me­tría pa­ra evi­tar que, una vez que el pig­men­to es­té en la piel, es­ta cam­bie lo me­nos po­si­ble, si bien es im­po­si­ble que no va­ríe da­do que la piel es un ór­gano que es­tá vi­vo y, por lo tan­to, hay va­rios fac­to­res que en­tran en jue­go co­mo son la ca­pa­ci­dad que tie­ne la piel pa­ra eli­mi­nar los co­lo­res cá­li­dos o fríos, la in­fluen­cia del sol (si la piel se ex­po­ne mu­cho al sol o no), la ines­ta­bi­li­dad química del co­lor ma­rrón (mez­cla de azul, ro­jo y ama­ri­llo) o la vi­si­bi­li­dad del co­lor por transparencia de la piel (ro­ji­za, oli­va, ce­tri­na, etc.). Sin em­bar­go, si tra­ba­ja­mos co­no­cien­do los to­nos cá­li­dos y fríos y los neu­tra­li­za­mos con los pig­men­tos es­ta­bi­li­za­do­res, po­de­mos dis­mi­nuir es­te cam­bio de co­lor.

Con­train­di­ca­cio­nes

Es­te tra­ta­mien­to tie­ne una se­rie de con­train­di­ca­cio­nes que im­pi­den su rea­li­za­ción, co­mo son: To­mar me­di­ca­men­tos an­ti­coa­gu­lan­tes, ya que pro­du­cen más san­gra­do y li­qui­di­fi­can la san­gre. La in­ges­ta de anal­gé­si­cos o al­cohol pro­vo­ca, tam­bién, que la san­gre se li­qui­di­fi­que. Du­ran­te los tres pri­me­ros me­ses de un em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. En per­so­nas dia­bé­ti­cas, sien­do ne­ce­sa­rio siem­pre te­ner la apro­ba­ción de un mé­di­co de­bi­do a los po­si­bles ries­gos de gan­gre­na cau­sa­dos por la ma­la ci­ca­tri­za­ción. Des­pués de re­ci­bir un tra­ta­mien­to de qui­mio­te­ra­pia, ya que se de­be es­pe­rar, co­mo mí­ni­mo, unos tres me­ses pa­ra rea­li­zar­se la téc­ni­ca de­bién­do­se con­sul­tar siem­pre con el mé­di­co, de­bi­do a que en es­tas si­tua­cio­nes el sis­te­ma au­to­in­mu­ne se en­cuen­tra dé­bil. Cuan­do se tie­ne in­fec­cio­nes, así co­mo en el ca­so de ve­rru­gas, ve­sí­cu­las, am­po­llas, pús­tu­las, úl­ce­ra o ic­te­ri­cia (mal ges­tión del hí­ga­do), ca­sos en los que es me­jor es­pe­rar­se y con­sul­tar, ade­más, al mé­di­co. Con el vi­tí­li­go ac­ti­vo, es de­cir, cuan­do apa­re­cen man­chas blancas en la piel de­bi­do a un pro­ble­ma de me­la­ni­na. Jus­to des­pués de una ope­ra­ción es­té­ti­ca don­de se es­pe­ra una bue­na ci­ca­tri­za­ción, gra­nu­lo­mas y que­loi­des.

Cui­da­dos pa­ra la zo­na

No po­de­mos ol­vi­dar que, al ser un tra­ta­mien­to que tie­ne una du­ra­bi­li­dad de en­tre 6 y 12 me­ses, el tra­ba­jo de­be es­tar muy es­tu­dia­do a ni­vel de la for­ma y el co­lor ele­gi­dos pa­ra las ce­jas, de­bién­do­se tra­ba­jar siem­pre de for­ma hi­gié­ni­ca y res­pe­tan­do to­das las me­di­das sa­ni­ta­rias pa­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do per­fec­to. Ade­más, se de­be ex­pli­car a ca­da clien­ta có­mo de­be­rá cui­dar la zo­na des­pués de ca­da tra­ta­mien­to pa­ra po­der ga­ran­ti­zar su re­sul­ta­do y du­ra­bi­li­dad.

Jus­to des­pués del tra­ta­mien­to se ob­ser­va­rá que el tono ele­gi­do es más os­cu­ro por­que es­tá en la su­per­fi­cie y apa­re­ce la cos­tra, no vién­do­se el tono ele­gi­do has­ta pa­sa­dos unos 7 ó 10 días, mo­men­to en que des­apa­re­ce­rá la pos­ti­lla y la piel es­ta­rá ci­ca­tri­za­da, que­dan­do un 30% más cla­ra. Tras el tra­ta­mien­to, la zo­na tra­ta­da se hin­cha, se po­ne ro­ja y es­tá sen­si­ble du­ran­te 48 ho­ras, apro­xi­ma­da­men­te, lle­gan­do a es­tar­lo has­ta una semana en pie­les muy sen­si­bles.

Ca­da piel es di­fe­ren­te, sin em­bar­go pa­ra ob­te­ner el re­sul­ta­do desea­do ha­rá fal­ta rea­li­zar un re­to­que que de­pen­de­rá de la ca­li­dad de la piel, la me­la­ni­na, los cui­da­dos pa­ra la ci­ca­tri­za­ción y su cui­da­do pos­te­rior. Al­gu­nos de los con­se­jos pa­ra cui­dar la zo­na des­pués del tra­ta­mien­to son: No to­car nun­ca la zo­na con las ma­nos su­cias. Te­ner siem­pre las ce­jas bien hi­dra­ta­das, apli­can­do una cre­ma especial e hi­dra­tan­te post ta­tua­je, que ha­rá que la pos­ti­lla no se cai­ga an­tes de tiem­po y que el pig­men­to ten­ga el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra fi­jar­se co­rrec­ta­men­te. Pa­ra que el pig­men­to pue­da fi­jar­se co­rrec­ta­men­te, no se pue­de ras­car la pos­ti­lla. La mi­cro­pig­men­ta­ción de­be pro­te­ger­se del sol pa­ra que el pig­men­to guar­de su co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.